Refugiados, migrantes y manipulación mediática

Por: | 11 de septiembre de 2015

AUTORA INVITADA: SYLVIA KONIECKI

 

Migrantes_refugiados
Autora: Florencia Rojas

Durante los últimos días, en Europa se ha desarrollado una corriente de empatía y solidaridad hacia la situación de las personas refugiadas que intentan acceder a países que garantizan plenamente el asilo, debida fundamentalmente a la dureza de las imágenes que hemos podido ver en medios de comunicación y redes sociales, y que han culminado con las fotografías de un niño sirio ahogado. No cabe duda que es emocionante ver a la ciudadanía reaccionar contra las actitudes xenófobas y las políticas migratorias excluyentes, dando la bienvenida a familias refugiadas e incluso brindando un rincón de sus casas para acogerlas. Desde personas a título individual, ONGs, colectivos profesionales e instituciones públicas y privadas se han planteado iniciativas -más o menos realistas, más o menos simbólicas- con la idea de ayudar a quienes se encuentran desamparados y arriesgan sus vidas para escapar de la barbarie.

Existen fotografías icónicas que han hecho, a lo largo de la Historia, que tanto la clase política como la ciudadanía despierten sus adormecidas conciencias, sacudidas por el poder y la violencia de ciertas imágenes brutales. Pero no es menos cierto que la barrera que separa la información del morbo y el amarillismo es a veces demasiado sutil y que, hoy en día, el efecto multiplicador de las redes sociales puede, a golpe de clic, convertir lo que es un terrible drama humano en la última novedad mediática de usar y tirar, en un trending topic que será reemplazado por otros en días o semanas, dejando un rastro de reacciones emocionales que se diluirán en el caos de sobreinformación que nos rodea.

Ante los titulares que se regodean en el estado de putrefacción de los cadáveres encontrados en el camión austriaco y la reproducción insistente de las fotografías del cuerpo del pequeño Aylan, poco impacto producen ya las noticias de naufragios diarios con cientos de víctimas. Y ante esta realidad, es inevitable preguntarse qué ocurrirá cuando este tipo de informaciones dejen de copar los titulares en las noticias, qué imágenes volverán a despertar nuestro dolor, nuestra indignación, y sobre todo, qué hará falta para que reaccionemos y ofrezcamos nuestra ayuda activa para paliar el sufrimiento de quienes se ven obligados a emprender estos desplazamientos forzosos.

Por otro lado, hay un aspecto aún más preocupante que estamos advirtiendo, como es la distinción nada inocente que se está haciendo entre inmigrantes y refugiados. En los medios de comunicación, las redes sociales e incluso en algunas campañas de promoción de la solidaridad con los exiliados están apareciendo muchas voces que insisten en diferenciar a las personas refugiadas de los demás inmigrantes, justificando las muestras de apoyo con los primeros por el hecho de que huyen de situaciones de emergencia, que no tienen la intención de quedarse en Europa y que no vienen atraídos por el estado de bienestar. Es evidente que las características de vulnerabilidad y riesgo de quienes sufren persecución (no sólo en situaciones de guerra, sino también por cuestiones étnicas, religiosas, o de orientación sexual) les hacen acreedores de una protección especial, pero ello jamás puede ir en detrimento de los derechos de aquellas personas que buscan para sí mismas y para sus familias un futuro mejor.

1440594076_266806_1440594387_album_normal
Una mujer camina por las vías del tren con sus hijas en la frontera macedonia. / R. ATANASOVSKI (AFP)

Los llamados “inmigrantes económicos” no abandonan sus países de origen por gusto, o con la idea de vivir de recursos públicos, usurpar puestos de trabajo o acceder a los lujos consumistas que supuestamente ofrece un país desarrollado. La gran mayoría de las personas que emprenden un camino tan traumático como incierto buscan, legítimamente, acceder a un nivel de vida digno que les aleje de la pobreza, la miseria y la falta de expectativas de futuro, y en ningún caso podemos criminalizarlas o tacharlas de oportunistas respecto a aquellas que se ven obligadas a escapar de la destrucción y la persecución.

No es casualidad que esta distinción aparezca en una Europa cuyas políticas migratorias tienden a no reconocer el derecho a migrar: políticas que se niegan a permitir la regularización de personas indocumentadas que no sean solicitantes de asilo, condenándolas a vivir en la clandestinidad, bajo la constante amenaza de ser detenidas, encerradas en un CIE y expulsadas a sus países de origen. Debemos mantenernos alerta para evitar que la obligación de reconocer los derechos de los refugiados constituya la coartada perfecta para recortar aún más los derechos de las personas inmigrantes, propiciando de paso que la opinión pública se posicione en contra de quienes se ven empujados a salir de su país en busca de una mejora en sus condiciones de vida.

Es importante recordar que, además del derecho a migrar, también se ve vulnerado el derecho a no hacerlo. Cuando no existe esa posibilidad, la emigración es el único destino al que estás abocado, aunque tengas que poner tu vida en manos de traficantes de seres humanos, ser víctima de vulneraciones de derechos como las devoluciones en caliente o permanecer retenido en un Centro de Internamiento de Extranjeros a pesar de no haber cometido delito alguno. No permitamos que la legítima e ineludible preocupación por la situación de las personas refugiadas nos haga olvidar que también tenemos la obligación de reconocer y garantizar los derechos fundamentales de las personas inmigrantes.

Sylvia Koniecki es presidenta de Andalucía Acoge

 

Más información:

Hay 1 Comentarios

"Los llamados “inmigrantes económicos” no abandonan sus países de origen por gusto, o con la idea de vivir de recursos públicos, usurpar puestos de trabajo o acceder a los lujos consumistas que supuestamente ofrece un país desarrollado"
Pero esto es exactamente lo que hacen.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal