Vacaciones para disfrutar

Por: | 09 de septiembre de 2015

NiñoNiño en el barrio/ CC. Gratisography

Durante los veranos de todos los años los niños tienen vacaciones, tiempo que muchos esperan pasar con sus amigos y familiares. Pero, dado que las vacaciones académicas (de los niños) son más largas que las laborales (de los padres), los hijos se convierten en una gran preocupación. ¿Quién se ocupará de ellos? ¿Quién los vigilará? ¿Cómo vamos a organizarnos?

En algunos hogares, el progenitor que se encuentra sin empleo o en casa es el que se encarga del cuidado y la vigilancia de los niños. En los que no hay ningún padre o madre en casa, se busca una forma de mantener a los menores cuidados, ocupados y alimentados. La opción a la que recurre la mayoría de las personas es llevarlos a una escuela de verano.

Las escuelas de verano se caracterizan por dos cosas: son óptimas para el periodo vacacional de los niños y son caras. Este último rasgo las hace inaccesibles para algunas personas, en especial, la población migrante.

En mi pueblo, Llíria, como cada verano, la gente compite para acceder a las escuelas de verano municipales. Esta competencia provoca que mucha gente sin recursos tenga que acudir a la oferta del sector privado.  Las escuelas privadas suelen tener un precio que oscila entre los 40 euros semanales (el más bajo) y los 200 euros semanales (el más caro).

Como suele pasar en la mayoría de localidades, los servicios gratuitos no suelen tener una difusión muy trabajada. Por lo tanto, la población migrante, ante la falta de información, se queda sin servicio de atención y cuidado de sus hijos.

Lliria es un pueblo de un total de 23.993 personas, de las cuales 3.310 son inmigrantes. De estos inmigrantes, 1.039 son comunitarios, mientras que 2.271 extracomunitarios.

La población marroquí es, después de la rumana, la más numerosa del municipio con un total de 530 personas. A pesar de su numerosidad, no hay ninguna asociación o servicio para la atención de las necesidades de este colectivo.

A principios de este verano, un compañero y yo decidimos organizar algo una vez vistas las necesidades:

  • Los niños no tenían alternativas de ocio.
  • La mayoría de niños presentaba un bajo rendimiento escolar.
  • Estos niños tienen bajas expectativas sobre su futuro profesional.
  • Los padres no pueden o no tienen tiempo de ayudar a sus hijos en sus labores académicas.
  • El ocio de los niños se limitaba a estar en casa o en la piscina.

No nos interesaba explotar económicamente el proyecto, sólo buscábamos crear algo de lo que estar orgullosos nosotros y los niños. Decidimos organizar una escuela de verano. Le pusimos una cuota mensual de 10 euros para cubrir gastos de tinta, material deportivo y comida.

Como era la primera vez que organizábamos algo de estas características, decidimos que fuera algo informal y dirigido única y especialmente a la infancia magrebí.

Pese al atractivo del proyecto y el buen recibimiento que tuvo por parte de muchos, apenas conseguimos apuntar a unos 15 niños. A esto se le sumó la ausencia de mi compañero por motivos personales. Así que estaba yo con 15 niños al frente, cada uno de una edad y queriendo estudiar o repasar una asignatura.

Como la edad ni el tiempo ayudaban, decidí formar dos grupos de edades: menores de 12 años y mayores de 12 años. Decidí también que las asignaturas a estudiar fueran castellano e inglés ya que eran dos en las que más flojeaban los chicos en sus expedientes académicos.

AguaNiños jugando con un adulto/ Cc. Pixabay

Durante el mes de julio tuvimos clases de lunes a viernes y, una vez cada dos semanas, hacíamos una excursión a un parque municipal muy conocido a las afueras del pueblo. El ultimo dia de cada mes, hicimos una merienda de convivencia con todos los niños.

Julio fue dedicado al refuerzo escolar, agosto al ocio. Agosto lo dedicamos a que los niños disfrutaran de su tiempo libre antes de retomar las clases. Es extraño, pero muchos padres han sacado a sus hijos de la escuela al saber que íbamos a dedicarnos a actividades recreativas.

Durante estos meses me he dado cuenta de lo poco que se necesita para alegrar a los niños. Lo poco que se necesita para cambiar las cosas, para cambiar nuestra realidad. Solo se necesita un empujoncito para dar el primer paso y luego todo fluye como el agua.

Quizá los padres aun no han tenido la oportunidad de ver lo que disfrutan sus hijos en las clases pero los niños están ansiosos por seguir haciendo cosas y me dicen y repiten que haga una escuela durante el invierno para “ir de excursiones, ir al pabellón y merendar juntos”.

Los niños necesitan divertirse, disfrutar de las vacaciones, rodearse de otros niños, alejarse de espacios conflictivos o nocivos… necesitan espacio y tiempo para ellos.

Los adultos tenemos la costumbre de pensar por los niños, de llevarlos a hacer lo correcto. Pero lo correcto no siempre es lo que desean. Esta actitud en los migrantes es más visible y remarcada dado que los padres intentan alejar a los niños de las malas influencias, aquellas que los alejen de su cultura de origen. Piensan y hablan por ellos, pensamos y hablamos por ellos. Dejémosles ser niños, dejémosles disfrutar, dejémosles vivir.

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal