Diario de un cubano (VIII): “Es lo que hay” o el teorema de la supervivencia

Por: | 28 de enero de 2016

4678692221_98ba9141e9_bLa vida de un guardia de seguridad. / CC Martín Calderón

 

Uno por pura supervivencia va convirtiéndose en un monstruo. Nos vamos monstruorizando, no existe el verbo, pero..

Luis Eduardo Aute

 

Desperté desorientado, me di cuenta de que aún era de noche. A pesar del ruido de la calle y de la televisión había podido dormir varias horas. Era la primera vez que iba a trabajar em horario nocturno y el primer consejo que me habían dado fue que cambiara los horarios de sueño: debía acostarme por la mañana a mi llegada y tratar de simular un espacio oscuro que me permitiera descansar. Cuando cambias los horarios tan drásticamente tu cuerpo se altera, pero al menos compensa saber que algunos te creen dichoso por tener un trabajo, algo así como un guiño de resignación que la mayoría suele rematar con una frase célebre: “Es lo que hay..”


La parada del bus estaba desolada. Un coche blanco se acercó, y me imaginé que me había identificado con mi uniforme gris muy mal planchado, con cierto parecido al que usaban los reos en mi país. La comparación, al margen de parecer un poco cruda, no se alejaba de la real. "¿Imagino que eres cubano?", me dijo con tono inquisitivo. A mi respuesta afirmativa siguió una parrafada introductoria de su vida, y sin reparar en sinceridades me comentó que Alfredo (aquel hombre inmenso detrás del escritorio) solo coge emigrantes para este trabajo, pues sabe que todos estamos jodidos pero... "es lo que hay".

Carlos (como se llamaba el chófer) hizo una pausa y prosiguió contando su vida mientras se sucedía una curva tras otra. Yo quedé en silencio buscando el significado de aquella frase tan usada por todos, casualmente minutos antes por mis amigos, antes de salir de casa. Pensé que ese "es lo que hay"  es la realidad cogiéndote por la solapa y abofeteando varias veces, es el suelo en el que reposan tus rodillas cuando estas a punto de arrastrarte, es la certeza de que estás cerca del fondo. Pero aun así ayuda a respirar, a veces es útil no tener alternativas.

Llegamos a un residencial inmenso y seguí a Carlos por los laberinticos pasillos. En mi mano, un dispositivo de fichado electrónico que marcaría mi ruta. Constante, muy semejante a cuando le colocan objetos dispersos a los animales para que se mantengan en movimiento. Mis cosas quedarían en un cuarto pequeño, casi hermético y polvoriento, donde a su vez estaban los registros eléctricos. Una breve despedida y allí, justo a la entrada quedé, apenas con la sensación de un náufrago en un mar de concreto. Mi trabajo era sencillo: consistía en saludar a todos los vecinos como si fuese una figura decorativa más de aquel parque y caminar hasta el amanecer.

Una y otra vez miraba al reloj. Las familias no paraban de pasar durante las primeras horas, la pareja que venía de la fiesta, el niño que se le escapa a su padre corriendo y a esa hora quería ir a mecerse en la hamaca del parque, el señor que venía de su trabajo a deshoras con su corbata ya desanudada, la mujer casi solitaria que sacaba su perro... Todos pasaban y decían un “hola” desanimado, sin contacto visual, por puro civismo.  Yo respondía el saludo con automatismo. Todos tenían una vida, una dirección hacia dónde ir, un propósito, mientras yo permanecía allí de pie con la luna a cuestas y el frio de la intemperie. Eesa era la consecuencia de lo que había.

Algunas ventanas quedaban abiertas. Casas preciosas, familias reunidas en torno a la televisión y riendo con el programa de moda... Yo retornaba cada 45 minutos al cuarto de contadores para sentarme en aquella silla desvencijada, cerraba los ojos  y escuchaba la sonrisa de mi hijo. Volaba por unos segundos y allí estaba mi padre sentado en su sillón de aluminio, yo en el de madera mirando, quizás, una película mientras mi mama preparaba la cena para todos… Las horas no pasaban, las lágrimas se deslizaban tímidamente por mi cara.

4293230793_4c324ae490_bSoledad / cc Zitzioune


La quinta hora fue la peor de todas. La adrenalina se transformó en hambre, pues no había comido nada antes de salir de casa. Busqué en una pequeña mochila, pero solo había llevado agua. Tomé un sorbo como para engañar el estómago, pero no resultó. No pensé que a esa hora la ansiedad querría cobrar en calorías, ahora solo pensaba en comida…

Justo entonces siento que se abre la verja y, como de costumbre, saludo al vecino que entra. Este era un hombre joven que traía en su mano un paquete envuelto en papel de brillante. Lo puso cuidadosamente encima del colector de residuos, a la entrada del complejo, y siguió su camino. Con la intuición de animal de caza me acerqué y abrí el paquete. Allí estaba un pedazo de pan con carne. No era el momento de preguntarme si era ético lo que iba a hacer: mire a ambos lados, con temor a ser visto, metí el paquete en el abrigo y fui al cuarto donde tenía mi mochila.

Una vez allí recorte la zona mordida pues, aun con hambre, se conserva el instinto de la higiene. Las mordidas se sucedieron una tras otra, el sorbo de agua apenas vencía el atragantamiento, no recuerdo hoy lo que contenía el pan. Me incline hacia atrás, la digestión estaba empezando, mis ojos me pesaban. Era increíble, había comido de la basura y no sentía remordimiento ni vergüenza.

Creí entender esa noche el sentido práctico del teorema de “es lo que hay” , medio por el cual sobrevivir no es una opción, es una obligación, es la confirmación de seguir vivo más allá de lo convencional. Es la supresión de los escrúpulos, es el principio filosófico del que busca un sueño y el primer paso de una lucha que no termina nunca.

 

Hay 2 Comentarios

Ernesto amigo, eres fuerte y valiente puedes con todo para salir adelante, incluido el cambiar el bioritmo lógico del cuerpo para conseguir un trabajo. Gran trabajador, redactas con muy buen detalle y destreza, sigue con el viaje, esperamos con anhelo tus siguientes pasos.

Este relato, tal y como se cuenta es muy triste, pero no siempre estos estados se mantienen durante toda la vida, es necesario intentar buscar algo de ilusión, aunque sea pequeña. Yo tuve un sueño, no era nada material, era un sueño de amor y tengo la ilusión que antes de morir se cumpla. También trabajé de noche durante un tiempo, me levantaba a las tres de la mañana y mi trabajo estaba a media hora en coche, pero tardaba más porque hacían, entonces, una carretera nueva y conozco a otros chicos que también trabajan de noche pero tienen algún proyecto que te lo cuentan con mucho ánimo, claro ellos son jóvenes, no es lo mismo a que todo esto ocurra cuando ya eres más mayor.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal