Hospitalidad, una campaña para ayudar a los refugiados

Por: | 14 de enero de 2016

0003unos sirios besan suelo Europeo despue_s de un viaje en bote des de la costa Turca

Unos sirios besan el suelo tras haber llegado a la costa turca. / Sergi Cámara (Entreculturas)

La crisis de los refugiados ha alcanzado cotas dramáticas. Con 60 millones de desplazados, ya es la mayor desde la Segunda Guerra Mundial. Tan solo en 2015 perdieron la vida en el Mediterráneo 3.771 personas intentando llegar a Europa. Por tierra, hombres, mujeres y niños se agolpan en las fronteras de un contiente que les permite entrar con cuentagotas y, cuando lo consiguen, encuentran con que los recursos de ayuda son escasos o inexistentes. Que no encuentran un lugar para vivir, que no entienden el idioma del país al que han llegado, que no saben qué papeles deben tramitar. Parece que todo son trabas, y más cuando atendemos a noticias tan preocupantes como la que se conoció hace un par de días: que Dinamarca ha decidido requisar los objetos de valor a los refugiados que reciba para contribuir a su mantenimiento.

En España la situación también es preocupante. Del millón de personas migrantes y refugiadas llegadas por mar a Europa en 2015, 3.845 entraron por la península ibérica y 10.900 lo hicieron por Ceuta y Melilla. Y pese a que España se comprometió a acoger a 19.000 de las que llegaron a las costas de Grecia e Italia, sólo ha recibido a 18

Tanto la sociedad civil como muchos ayuntamientos (en España eran 55 hasta septiembre) han dado muestras desde el primer día de su preocupación y su interés por aliviar el padecimiento de quienes huyen. Ya es famosa la campaña #refugeeswellcome, entre otras, que se expandió por las redes sociales para advertir de que sí, que los refugiados son bienvenidos y se les quiere acoger. El propio Ayuntamiento de Madrid tiene una pancarta con esta inscripción colgada de la fachada principal del consistorio, en la madrileña plaza de Cibeles y la alcaldesa, Manuela Carmena, anunció una partida de 10 millones de euros para colaborar con la recepción de estos desplazados.

Por desgracia, la acogida sigue siendo más urgente que nunca ya que el flujo de migrantes y solicitantes de asilo y refugio no cesa, del mismo modo que no lo hacen los conflictos que empujan a todas estas personas a abandonar sus países. Y atendiendo a esta necesidad, las obras sociales de la Compañía de Jesús han decidido unirse con una acción que pretende facilitar un poco las cosas con una respuesta integral. Se llama Campaña Hospitalidad y la presentan hoy jueves en Madrid. Hospitalidad quiere ser "una llamada a la acogida, a la promoción de una cultura de solidaridad y a la inclusión de las personas migrantes y refugiadas que están llegando a nuestras fronteras, sin olvidar a las que no pudieron escapar de los conflictos y a quienes están en países en tránsito".

Con copy 0004 na familia siria descansa despue_s del viaje desde PresevoUna familia siria descansa tras un viaje hasta Presevo. / Sergi Cámara (Entreculturas)

La campaña se llevará a cabo desde cuatro ámbitos de acción: acogida, cooperación, sensibilización e incidencia. Así describen estos puntos desde la Compañía de Jesús:

  • Acogida: Para que las personas se conviertan en un miembro más de la familia en pie de igualdad y no en alguien que recibe un servicio. Entendemos la acogida como compartir vida mediante una presencia cotidiana y real, que incluya integración en los barrios y comunidades no sólo a corto plazo. Esto se llevará a cabo de tres maneras. La primera consisten en acoger a una persona o una familia durante un tiempo de entre tres y seis meses como si fuera un miembro más. La segunda pasa por ofrecer casas vacías, dependencias parroquiales y otros establecimientos, una medida especialmente adecuada, creen, para familias completas. En este caso, los beneficiarios contarán con el acompañamiento de un tutor. La tercera son los alojamientos de emergencia para personas que necesitan pernoctar una o dos noches antes de seguir viajando hacia otros destinos o, también, para aquellos que requieran alojamiento durante periodos breves, mientras realizan trámites administrativos de entrada a otros países, por ejemplo.
  • Cooperación internacional: Como ya se venía haciando antes, se seguirá apoyando al Servicio Jesuita a Refugiados. "No olvidamos a los que no pudieron escapar del conflicto, así como a aquellos que están en tránsito buscando una vida digna y segura", dice la organización.
  • Sensibilización y comunicación: Queremos contribuir a que nuestra sociedad comprenda las causas que motivan la movilidad humana para generar una cultura de solidaridad e inclusión con todas las personas migrantes y refugiadas con el fin de prevenir el racismo y la xenofobia.
  • Incidencia pública: Estamos presentes en debates para incidir en el logro de unas políticas migratorias justas. Este trabajo de incidencia pública incluye investigación y análisis para cambiar las políticas estatales e internacionales.

La web habilitada ofrece información y también permite donar fondos para llevar estos objetivos a cabo.

Durante la presentación de la campaña, Cristina Manzanedo, responsable de incidencia del SJM, destacó que se quiere poner especial atención en la Frontera Sur, en las personas que ya están entre nosotros y en la falta de coordinación de la respuesta europea. Mariana Morales, coordinadora del servicio de acogida en Madrid, leyó el testimonio de una familia sudanesa refugiada en la capital tras pasar por varios países, por mafias de tráfico de personas y por ver vulnerados sus derechos más fundamentales. "Lo han pasado muy mal en su país, no quieren hablar de lo que ocurrió", afirmó. Esta es la prueba del estado psicológico en el que llegan las personas refugiadas, desorientadas y con miedo a hablar.

Hay 1 Comentarios

Me parece que en este problema de las migraciones de personas a un nivel tan alto y dramático, es un problema de estado/s más que de la iglesia, aunque puedan ponerse en común acuerdo para solucionarlo; aunque en España parece que a nivel político de olviden del tema, con lo cual dá lugar a que sea la Iglesia la que tome cartas en el asunto, creo , tal como se apuntaba por ahí, que es en los municipios onde debe existir todas las ayudas posibles para estas personas y es aqui donde puede unirse las acciones de ambas instituciones, sin embargo los municipìos deben estar apoyados, sin discusión alguna, desde el Estado y no ya económicamente, sino en otros muchos otros aspectos, como son de profesionales de distinto tipo: psicólogos, maestros, sanitarios, etc...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal