Te toca elegir

Por: | 24 de junio de 2016

RrefGrupo de refugiados caminando/ Gabriel Tizón

 El 20 de junio fue el Día Mundial del Refugiado. Un día como otros. Un colectivo, como todos los colectivos oprimidos que viven en la sombra, desigualdad e injusticia. Colectivos que no son atendidos durante todo el año, pero sí durante su día, aunque sea en una foto con un postureo de actores y actrices profesionales, con lágrimas de cocodrilo y promesas mojadas. En días como ese la gente muestra su preocupación y malestar, aunque de una forma temporal porque al siguiente ya se pasa a otra cosa, los titulares siguen su ritmo sensacionalista y los políticos siguen con sus vidas de élite, con sus trajes intactos y su maquillaje bien cuidado. Mientras tanto los ciudadanos de a pie seguiremos con nuestros problemas, porque con lo nuestro ya tenemos bastante.

Mientras tanto, no muy lejos de nosotros, seguirán muriendo personas por tratar de cumplir un sueño y un derecho: vivir en protección y huir de la muerte. No muy lejos de nosotros seguirán sufriendo personas por nuestro ego. No muy lejos de aquí  otras seguirán siendo secuestradas. No muy lejos de aquí se están forrando mafias de tráfico y de trata de personas, mafias de tráfico de órganos, mafias esclavistas y mafias racistas. No muy lejos de aquí nuestra debilidad cobra vida, nuestra mentira sale a la luz: nuestra humanidad va desapareciendo.

Estamos en una crisis humanitaria y nos da igual. Nos llegan datos escalofriantes sobre la situación de los refugiados, sobre pobreza, trata de personas y de desigualdades y no parece afectarnos. Esto es muy grave. Se trata de algo sencillamente intolerable. Nos estamos deshumanizando y nos importa un pimiento. Si no somos capaces de exigir una acogida a la gente que muere, ¿qué nos pasará mañana si sufrimos lo mismo? ¿Crees que alguien moverá un dedo por ti? Lo que vemos en otros es el reflejo de lo que somos y de lo que vivimos.

En el mundo hay 65,3 millones de personas que huyen. Huir no es de cobardes, sino de valientes, de luchadores, de optimistas y esperanzadores. Huir es la única solución cuando la muerte es un castigo arbitrario. No hay peor castigo para una persona que vivir en la incertidumbre entre la vida y la muerte. Muchos habremos visto en alguna película cómo sufre la gente cuando tiene un familiar hospitalizado con un diagnostico entre la vida y la muerte. A muchos se nos habrá, incluso, escapado alguna lágrima. ¿En serio? Hemos caído tan bajo que sentimos más por la ficción que por la realidad. Te parece duro lo que ves en la televisión, no te imaginas lo duro que es en la vida real. Gente que pasa meses andando y buscando la forma de llegar a buen puerto. Gente que después de meses sufriendo el trayecto, se ve obligada a volver. ¿Volver a dónde? Los refugiados no dejan nada atrás, solo sufrimiento. No les devolvamos a la muerte. No seamos tan inhumanos. Tengamos misericordia, solidaridad o como queráis llamarlo. Tengamos humanidad.

Según las cifras, cada minuto 24 personas se ven obligadas a abandonar su hogar y buscar refugio. Se ven atacadas, ultrajadas, saqueadas, robadas, violadas, golpeadas por las guerras, violencias, persecuciones o ataques contra los Derechos Humanos.

 

RefugPintadas protesta de refugiados/ Gabriel Tizón

 Derechos Humanos. Algo tan básico que se ha convertido en un privilegio. Se ha convertido en una moneda de cambio. Lo hemos mercantilizado. Nos hemos mercantilizado. Vale más un fajo de billetes que un grupo de personas. Dado el material con lo que está hecho el dinero, ¿quién lo diría?

En Europa nos gusta dar lecciones de vida. Nos creemos los reyes del mambo. Europa es una utopía, no los Derechos Humanos. Los Derechos Humanos son más importantes que Europa. A Europa la mueve y le da vida el dinero, a los Derechos Humanos la vida y las personas.

Europa está en decadencia. Normal. Nació con un propósito y sigue firme con otro propósito. Nació pobre, y se hizo rica empobreciendo a otros. Sus bases más fundamentales están manchadas de sangre inocente. Sangre de americanos, de africanos y de asiáticos. Nos creemos los mejores, pero somos descendientes de los peores.

Por cierto, ¿conoces el himno de la Alegría? Pues es el himno oficial de Europa. Alegría. ¿En serio quieres que me trague el cuento de hadas y duendes? No soy tonto ni voy a dejar que me traten como tal. ¿Tú eres tonto? Imagino, y me atrevería a asegurar, que no. Pues estamos siendo tratados como tontos. La política no es un juego de pocos. La política es un derecho de todos. El ser humanos es ser racional, emocional y político. La política debe ser como el fútbol hoy en día. Todos los días debemos leer el periódico. Apostar por los equipos que luchan por dar la talla, y castigar a los equipos millonarios y que no hacen ni el tato. Lo bello del fútbol es la igualdad; que el equipo pobre le haga frente al rico. De eso se trata el espectáculo. De esto trata la vida.

El 20 de junio fue el Día Mundial de Refugiado, el día mundial del derecho a la vida. En la misma semana, España se evalúa en las urnas. Nuestras vidas pueden cambiar, puedes seguir igual o pueden empeorar. El 26 de junio nos jugamos algo más que votos, nos jugamos nuestras vidas y las de otros. Nos jugamos ser tratados como personas o continuar siéndolo tratados como idiotas. Yo ya he elegido. Te toca a ti.  

 

Vive, ayuda a vivir y deja vivir. Esta frase, querido amigo, es nuestra esencia y consta de tres partes. En cuanto no cumplimos una parte de la frase, perdemos un poco de nuestra esencia. La esencia es la humanidad. Y sin humanidad no somos personas, tan solo somos seres vivos, seres humanos. Luchemos por nuestra humanidad, luchemos por nuestras vidas.

La esencia de la vida. Abdelouahed B.

Hay 2 Comentarios

Muchas gracias Noemi por tu aportación. Estoy completamente e acuerdo contigo, pienso igual. Pero algo tendrán que ver los países occidentales en las causas de la guerra y en su estancamiento. La pobreza y guerras es algo que han provocado los países occidentales por puro negocio. La pobreza es un negocio. La guerra también lo es. No podemos quejarnos de que nos llegan refugiados (todo exagerando las cifras comparado con otros paises), y no hacer nada para cambiar las cosas.

La solución del problema de los refugiados debe suponer una prioridad para la UE, pero para ello no sólo basta con acogerlos e integrarlos en nuestra sociedad, hay que hablar también de aquello que provoca que los haya y procurar mantener las relaciones y conversaciones necesarias para acabar con la guerra de Siria y otros problemas de África; esto último, por supuesto, no se hace en un dia, pero si debe figurar en el horizonte de las políticas europeas y, por último faltaría otro argumento, si el acogimiento de refugiados en los países de la UE , o en el caso de España, tuviera éxito y se lograra integrarlos, debería mostrarse al mundo este logro para evitar todas esas políticas ruines que llevan a las personas a tener que abandonar su país y dejarlo todo e ir sin rumbo y sin nada por el mundo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Migrados

Sobre el blog

España vista desde la mirada de quienes nacieron en otros países. Migrados es un blog de encuentros y desencuentros, de episodios cotidianos, de integración y de lucha por la supervivencia en un entorno extraño y, a veces, hostil. Es una ventana a las vidas de personas que se han quedado en una tierra donde la crisis ha convertido a sus propios ciudadanos en emigrantes. Coordinado por Lola Hierro.

Sobre el autor

Lola HierroLola Hierro. Periodista y viajera, está convencida de que su oficio debe entenderse como un servicio público. Cree que una de las obligaciones de los de su gremio es dar voz a los olvidados y a los débiles y, ante la duda, ponerse siempre del lado de las víctimas. Con Migrados quiere llamar la atención sobre un fenómeno social que no siempre recibe la atención que merece a través de las experiencias de héroes y heroínas cotidianos.

Quan Zhou WuQuan Zhou Wu. China de cara, pero andaluza de corazón. Quan es diseñadora gráfica y dibujante del cómic Gazpacho Agridulce. Nacida en Algeciras en el seno de una familia profundamente tradicional, lleva 24 años intentando alcanzar el perfecto equilibrio entre sus raíces orientales y un estilo de vida muy occidental. @Gazpacho_Agri

Abdel Abdelouahed BelattarAbdelouahed Belattar, Abdel. Es educador social y especialista en migraciones. Español de origen marroquí, él se ve de aquí de allá, o de los dos sitios a la vez. Su pasado le ha hecho tener una perspectiva diferente de las migraciones hasta el punto de estar decidido a investigar y demostrar que quienes emigran aportan mucho a la economía, a la política, a la cultura y a la sociedad, y que por ello tienen la llave para lograr un cambio social real.

Jean-Arsène YaoJean-Arsène Yao. Originario de Costa de Marfil, es Doctor en Historia de América por la Universidad de Alcalá (España), y titular de un Master en periodismo de agencia por la Universidad Rey Juan Carlos (España). En la actualidad combina su labor docente con actividades periodísticas.

Ernesto G. MachínErnesto G. Machín. Cubano de corazón y con raíces españolas, profesor, periodista y escritor. Proviene de una familia trabajadora, vivió la época dorada de la revolución cubana y un día se convirtió en aprendiz de viajero. Un día decidió contar su largo viaje por el mundo convencido de que sus crónicas ilustraran el dulce amargo de la emigración.

Julissa JáureguiJulissa Jáuregui. Madrileña de origen peruano, ha vivido más años en esta ciudad que en su natal Lima. Politóloga cuyo activismo le llevó a especializarse en cooperación internacional y migraciones. Escribir reportajes y crónicas narrando las historias de vida de los migrantes se ha convertido en una herramienta más de su reivindicación.

Sagar Prakash KhatnaniSagar Prakash Khatnani. Escritor español de origen indio, y autor del bestseller internacional “Amagi”. Ciudadano del mundo y convencido acérrimo de que la cultura ha de servir para derribar fronteras, diferencias y dogmas.

Otros autores

  • Shivan Khalil
  • John Ekow Ampan
  • Mercedes Rodríguez

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal