¿Qué nos puede llegar, desde el más allá, a la pantalla del móvil o del ordenador?

Por: | 08 de abril de 2013

Black-mirror mensaje a martaSon tan solo tres episodios con historias diferentes. Charlie Broker lo explica de la siguiente manera: “cada episodio tiene un tono diferente, un entorno diferente, incluso una realidad diferente”. Así es como aclara Broker, el creador de la serie de televisión Black Mirror (Espejo Negro) el sentido de esta serie. En la definición compleja añade: “todos los episodios son acerca de la forma en que vivimos ahora y la forma en que podríamos estar viviendo en 10 minutos”. Pese a ser diferemtes, todas las historias de esta serie tienen algo en común: crean una atmósfera de terror en base al impacto que la tecnología tiene en nuestras vidas. En una entrevista a The Guardian, Broker explicaba así el título de la serie: “si la tecnología es una droga, y se siente como una droga, entonces, ¿cuáles son los efectos secundarios?. Esta área, entre el placer y el malestar, es donde Black Mirror, mi nueva serie, está establecida. El espejo negro del título es lo que el espectador encontrará en cada muro, en cada escritorio, en la palma de cada mano: la pantalla fría y brillante de un televisor, un monitor, un teléfono inteligente”. En esta última frase reside la paranoia que transmiten todos los episodios de esta serie. Una paranoia que nos lleva a plantearnos que contenidos nos podemos encontrar en las pantallas de los dispositivos que nos rodean.

La segunda temporada de la serie arranca con Be Right Back (Vuelvo enseguida), la historia de Martha y Ash, una joven pareja que se muda a una nueva casa aislada en el campo. Ash es un
adicto a las redes sociales
. Una adicción que le lleva a consultar compulsivamente la pantalla de su teléfono. Durante la mudanza a su nueva casa, Ash muere en un accidente de tráfico, Black mirror we can speak Martha se derrumba hasta que descubre la existencia  de un servicio de internet que permite mantenerse "en contacto virtual" con los difuntos. Un programa recopila toda la información publicada en los perfiles de las diferentes redes sociales de la persona que ha fallecido. En base a esta información es capaz de crear nuevos contenidos. Este es tan solo el principio de la historia. Una situación, en teoría, del todo irreal. ¿En que cabeza cabe que alguien que se ha muerto pueda publicar contenidos en sus perfiles de las redes sociales?. ¿Cómo va a poder alguien tuitear desde el más allá?.  

Pues, aún no salgo de mi asombro. Resulta que esto último es posible. Según los creadores de la red social LivesOn, las personas que se den de alta en esta red podrán seguir publicando

Liveson logocontenidos en su perfil de Twitter una vez que hayan fallecido. "Cuando tu corazón deje de latir, seguirás tuiteando. Bienvenidos a tu vida social después de la muerte", es el lema de esta nueva red social. Eso sí, las personas registradas en esta aplicación pueden dar de alta a un administrador de su cuenta que podrá decidir si mantiene la misma activa o la suspende. Los contenidos que se publicarían “desde el más allá” se crean en base a un análisis del historial de lo publicado por la persona fallecida. Este análisis identificaría los gustos e intereses de la persona muerta y crearía nuevos contenidos afines a lo que esta persona habría publicado. Lo que resulta escalofriante de esta propuesta es que desarrolla la misma tesis que narra Broker en Be Rigth Back. Si se cumpliera aquello de “la realidad supera a la ficción”, esto de recibir tuits "desde el más allá" sería tan solo el principio. En Be Right Back, Martha recibía mensajes en su móvil enviados por el Ash virtual. Pero, lo de recibir mensajes en el móvil era tan solo el principio. Lo realmente escalofriante venía después. La pregunta realmente inquietante que nos plantea esta situación sería: ¿qué es lo que nos acabará llegando a las pantallas de los mil y un dispositivos que nos rodean?. 

Liveson

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mil millones de vecinos

Sobre el blog

Al grito de guerra "Síguenos en Twitter" o "Hazte fan en Facebook" las empresas exploran nuevas estrategias para posicionarse en las redes sociales. Un mercado millonario de ¿usuarios, clientes, amigos, seguidores, fans...?. Echemos un vistazo a lo que está pasando en las redes sociales.

Sobre el autor

Lola Pardo

Lola Pardo es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha trabajado en las áreas de Márketing de Consumo, Desarrollo de Negocio y Nuevas Tecnologías de Apple, Guinness y el Grupo Sol Meliá . En la actualidad es responsable de Desarrollo de Proyectos de internet en la Fundación "la Caixa" y profesora de e-commerce del Máster en Márketing Digital en la Barcelona School of Management (Universidad Pompeu i Fabra).

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal