Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Hermanos Musulmanes 2 - Mujeres 0

Por: | 17 de marzo de 2011

 Mujercairo

Una mujer se manifiesta en El Cairo. / MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ

 

Las mujeres del país del Nilo sienten cómo la revolución se les escapa de las manos. La historia se repite en Egipto. Si en 1919 y 1952 sus esperanzas revolucionarias fueron aplastadas, en 2011 ya han sufrido los primeros empellones. Esta semana los islamistas Hermanos Musulmanes que defienden la sharia como base de Derecho, han pedido que se vete la posibilidad de que mujeres y cristianos puedan alcanzar la presidencia del país. El próximo sábado los egipcios decidirán con su voto si aceptan las enmiendas constitucionales propuestas por un comité de sabios en el que no había ni una sola mujer.

La misma noche que Mubarak abandonaba el poder, el 11 de febrero, acababa la primavera revolucionaria en la que todas las mujeres afirmaban haber sido sorprendidas por un inusual respeto y una rara sensación de igualdad. Las agresiones, asaltos y acosos sexuales tan comunes en toda la región, volvían a las calles. Esa misma noche, la periodista de CBS Lara Logan sufría un brutal asalto. Nada nuevo bajo el sol.

No mucho después, el  8 de marzo, Día de la Mujer, las egipcias se lanzaron a la plaza de Tahrir, donde habían luchado como iguales junto a sus compatriotas, para pedir igualdad. Pero encontraron algo muy distinto. La marcha del millón de mujeres se convirtió en su peor pesadilla. Lo que empezó siendo una reivindicación pacífica que reclamaba que nadie olvidara que ellas son una  parte importante de las sociedades árabes y no deben ser dejadas atrás, se convirtió en el peor ejemplo de por qué Egipto necesita un cambio urgente en cuestión de género. Hoda Badran, directora de la Alianza de Mujeres Árabes, con sede en El Cairo, no puede estar más de acuerdo. "Debemos estar en alerta para luchar y saber que no será fácil", me dice en una conversación que se encendió por momentos. "Tenemos una religión, una sociedad patriarcal y una legislación que nos discrimina. Todo está en contra", lamenta.

En la plaza les gritaban “fuera, fuera”,  las instaban a volver a casa, donde debían estar, según sus agresores. Algunos de los hombres que las atacaron las culpabilizaban de obstaculizar la revolución les chillaban ensañándose en su condición de mujeres que sólo servían para parir y criar hijos. Nada más lejos de la realidad. Las egipcias, a diferencia de sus hermanas de otros países árabes como Libia, donde en Bengasi las mujeres se manifiestan a diario en una zona acotada, camparon a sus anchas los 18 días que duró el alzamiento. Rompiendo tabúes pasaron la noche en la plaza, veladas o no, junto a cientos de hombres que dormían a la intemperie o bajo improvisadas jaimas.

Tal vez fuera eso lo que no les perdonaban sus acosadores el Día de la Mujer. "Los hombre sienten que la base de todo lo que conocen se está tambaleando. El 20% de las familias ya están encabezadas por mujeres. Su supremacía como proveedores, su preeminencia respecto a la mujer en la religión es insostenible. Están aterrorizados y debemos aprovechar para organizarnos", subrayaba Badrán. La excusa del sexo débil ya no es asumible. 

Mahmud Mukhtar, un activista político y director de teatro egipcio, me contaba hace unos días que muchos de los rumores que se hicieron circular sobre los que ocurría en la plaza de Tahrir para desmoralizar a los manifestantes y generar un rechazo popular a la protesta, afirmaban que existían relaciones sexuales y actos impúdicos entre los manifestantes  Pero no sólo los más beatos acosaban a las mujeres el 8 de marzo. Hombres de toda clase social les recriminaban no estar en casa “limpiando y cuidando a sus hijos”. No se trataba de una cuestión de religión, argumentaban algunas de las chicas, con las que la directora de la Alianza de Mujeres Árabes está totalmente de acuerdo, sino de machismo puro y simple.

“Las cosas no han cambiado, están cambiando”, afirma Mozn Hasan, de 32 años, la directora ejecutiva de la organización Nazra para Estudios Feministas, en un artículo publicado por The New York Times hace unos días. “Simplemente, ganamos la primera fase”. Una forma de explicar que la revolución fue solo el primer paso de todos los que a las egipcias aún les quedan por dar. 

No le faltaba razón. Ablación, unas escandalosas cifras de acoso sexual  (el Código Penal no criminaliza el maltrato y solo si hay heridas puede llegar a considerarlo delito) y escasa, por no decir nula, representación política. "No podemos permitir que nos dejen fuera en esta revolución igual que tampoco podemos aceptar que la cifra de analfabetismo entre nosotras sea del 40%", aduce Badran. 

En 2010, las mujeres ocuparon sólo ocho de los 454 escaños del Parlamento. Las fraudulentas elecciones parlamentarias de diciembre fueron las primeras que incorporaron una mejora: se fijó una cuota femenina limitada a 64 asientos. Pero la transición tampoco ha empezado con buen pie. Si el Gobierno de Hosni Mubarak tenía a tres mujeres entre una veintena de ministros, el nuevo Gabinete de Essam Sharaf solo tiene a una: Fayza Abul Naga. Sin olvidar el asunto de la enmienda constitucional, cuyos reformadores eran todos varones.

Para Badrán el problema tiene una clara solución de mínimos: "Las mujeres deben estar presentes en cualquier órgano o comité, representadas al menos con un 30% del total". En su opinión es inadmisible que en un comité que enmienda la constitución haya al menos dos simpatizantes de los Hermanos Musulmanes y un jefe de grupo, "muy conservador e inclinado claramente en contra de la igualdad de géneros". Para Badrán el mismo intento se está haciendo en Túnez, al dejar a las mujeres sin representación. Por eso su organización, junto a una coalición de asociaciones de defensa de los derechos de la mujer, ha presentado una petición para reunirse con la cúpula del Gobierno militar que hasta ahora no ha recibido respuesta.

Para poner la guinda al pastel, como decíamos, los Hermanos exigen la exclusión de las mujeres de la presidencia. Visto así no es raro que Egipto sea el país número 125 de 134, según un informe del Foro Económico Mundial, en lo que se refiere a igualdad entre hombres y mujeres.

 

Hay 49 Comentarios

Los que Hablan delIslamno saben que es una filosofia de vida global en que la mujer se respetaba como un ser intocable( EL PROFETA DIJO : "el paraiso està bajo los pies de las madres" y dijo también:"no las maltrata sino un malvado y no las (bientrata) sino un honorado").Dicho esto, tenemos que reconocer que algunos musulmanes machistas ententan esclavizar las mujeres aunque siendo ellos poco musulmanes. El Islam iguala las mujeres a los hombes en los derechos y da màs deberes a los hombres. Por eso, los periodistas que gritan en el cielo clamando la injustici del Islam dben ser mas objetivos en sus posturas y no dar alrmas falsas.

Responsables... y afectados/as. Porque el sexismo también afecta negativamente en los hombres. Aquí todo el mundo sale mal parado. Luchar contra el sexismo no significa derrumbar a los hombres, sino derrumbar el sistema que nos deja fijos en una posición, sin poder avanzar.

¿Y en qué salen perjudicados los hombres? Por ejemplo, en la imposibilidad de pasar el tiempo con nuestros/as hijos/as, en tener que optar por un tipo de trabajos que no queremos, en no poder mostrar nuestras emociones porque entonces somos cosiderados "nenazas", en muchas cosas.

Las mujeres lo tienen peor que nosotros. Pero nosotros lo tenemos también mal. Ya digo, se trata de un sistema y no de una lucha entre sexos. Deberíamos unir nuestras fuerzas en lugar de tirarnos piedras.

SIGO SIN ENTENDER PORQUÉ LE DAMOS TANTAS VUELTAS: el hombre solo abandona su posición de privilegio si se le arrebata. Y los llamados hombres progres, en general, es porque no les queda más remedio. Si pudieran, volverían a la situación anterior: la mujer bajo mi autoridad. Así, menos paro, menos competencia, menos exigencia, menos comparación, menos de todo (para nosotras las mujeres, claro). para ellos, un gran Plus.

Estamos de acuerdo Enrique. Y, como estamos de acuerdo, deberás convenir conmigo en que ya es hora de que se repartan responsabilidades por igual y no siempre en el mismo lado. Ya está bien de atribuir todos los males del mundo a un género y las bondades al otro. Esto no es una guerra en efecto...aunque haya grupos que se ganen el sustento con ello.

Son ambos sexos, Wsrmatre. Se trata de un sistema que se muerde la cola y que se reproduce generación tras generación. Lo mismo ocurría con los esclavos: los padres y las madres esclavos enseñaban a sus hijos e hijas cuál era su posición y que debían obedecer al amo.

No se trata de una guerra de sexos, sino de un sistema que afecta a todas las personas y del cual todos/as somos responsables.

Saludos.

No es por nada pero son mujeres egipcias quienes han educado a los hombres egipcios. Aún más que aquí en la sociedad musulmana los niños, hasta los 7-8 años, son asunto casi exclusivamente de las mujeres de la familia. En esos años es cuando se forma la futura personalidad del individuo. No son barbudos machistas quienes están detrás de otros barbudos machistas...sino sus mamás.

Claaaaaaro, porque aqui todos los hombres podemos elegir que es lo que vamos a ser. Y por supuesto, una vez lo elegimos se nos concede por arte de Biribirloque.

Por que usan algunos tanto el adjetivo "progre" de forma descalificante? Las mujeres que desean el cambio en Egipto también son progres. Cuál creeis que es el adjetivo contrario a "progre" vale "regresivo" (patrás). El que hace regresiones no avanza. Por lo tanto los progres nos sentimos hermanados con las mujeres egipcias. Vosotros los regresivos !no! Chau limitados

Pero aquí las mujeres tampoco son libres de elegir ser o no "floreros", porque se educa a las mujeres y se ponen normas que dictas que has de ser mujer florero si quieres ser aceptada y que te vean con buenos ojos.

Resumen: Aquí podremos estar mejor que allí... pero también estamos mal.

Saludos.

Precisamente, Laura, la liberación de la mujer consiste en llegar a poder hacer de su vida lo que le dé la gana, siempre y cuando respete a los demás. Si la mujer liberada quiere ser florero, que lo sea; si quiere enseñar las piernas, que las enseñe, y si quiere ser una rata biblioteca, que nadie pueda impedírselo. La diferencia está, y parece que tú no la ves, en que las mujeres musulmanas no pueden elegir ni el florero, ni las minifaldas, ni los libros, ni nada. Si no eres capaz de ver la enorme diferencia que hay en ese sentido entre Occidente y el orbe musulmán es que tienes un serio problema como mujer o como simple cerebro pensante.

Creo que Egipto tiene que cambiar, por supuesto, pero también Europa. No somos quién para dar ejemolo de nada, ni de democracia ni de liberación de la mujer. En occidente hay mucha mujer florero. Un ejemplo tonto, en la celebración de los Goyas ¿Quiénes salían bailando y enseñando las piernas?
¿En eso consiste la libreación de la mujer? Venga ya!!!

"lucharon en igualdad de condiciones...." no quiero restar mérito pero cuando salían las luchas callejeras no se veían muchas mujeres ante las piedras o las balas, eso no quita para reconocer que tengan los mismos derechos pero por favor no inventarse las cosas.

El hecho de mentirse a uno mismo ("la primavera revolucionaria en la que todas las mujeres afirmaban haber sido sorprendidas por un inusual respeto") no debería engañar a nadie más. Sin ir más lejos, el "inusual respeto" incluyó la violación de una periodista occidental por parte de los "revolucionarios" aquellos de las barbas. Que el asunto se tapase hasta después, tampoco debería engañar a nadie. La revolución francesa sacó a Europa de la Edad Media y la llevó a la época moderna. Estas sedicentes "revoluciones" islámicas, tan publicitadas por la prensa progre, llevan precisamente por el camino contrario: desde la modernidad, de vuelta hasta la Edad Media. Que pregunten si no en Irán. La misma basura de prensa progre nos vendió la misma moto averiada hace 30 años. Pero resulta que, algunos, tenemos memoria. No memoria histórica manipulada. Memoria en nuestros propios cerebros. Y el que quiera ser engañado, que se engañe todo lo que quiera. Pero que no engañe a los demás, por favor.

Me parece patético el tono doliente de algunos comentarios. ¿Qué esperaban, que las mujeres iban a poder liberarse de la noche a la mañana en una sociedad musulmana? ¿En qué guindo anidaban para creer tal dislate? El falso progresismo, como siempre, poniendo el carro delante de los bueyes. Por mucho que duela a los profesionales del optimismo progre, las sociedades no se cambian con revoluciones, sino mediante un proceso evolutivo largo. Por ejemplo, una revolución como la francesa no fue más que la eclosión violenta de multitud de cambios que ya se habían producido o estaban en proceso de cumplirse. Por desgracia, la evolución democrática en las sociedades musulmanes será larga y penosa, si no imposible.

Caldodeberza | 17/03/2011 9:09:30: Es pura demagogia . Esta entrada habla de otras cosas. ¿Trasnochados?. Y tu, ¿que eres?. ¿Un iluminado como alguno de los que pululan por los paises árabes?. Seguro no desontanarias en ellos.

Es curioso pero leyendo los indignados comentariosde los internautas a un artículo de la juez sexista Sra. Tardón en El Mundo se remitía a un estudio que parece indicar que las mujeres cuya pareja es otra mujer tienen más de 4 veces más probabilidades de ser maltratadas que aquellas cuya pareja es un hombre. Ahí es nada...

Todas las revoluciones o canvios han utilizado a la mujer i la seguiran utilizando i las religiones ja no digamos esta claro que el hombre no apendre i li cuesta mucho avanzar.
TODO MI APOYO A LAS MUJERES EGIPCIAS.

Está muy bien este artículo porque no es de opinión. Constata una noticia y desenmascara a Javier Valenzuela y a toda esa banda de "opinadores diletantes" que anunciaban la llegada de la democracia al mundo árabe y que los HH.MM. no eran tan terribles como los pintaba Occidente. La primera en la frente. Y ahora que venga el Valenzuela y la gesticulante Rosa María Molló a hacerle un lavado de imagen al islamismo y a insultar a Europa por no haber apoyado con más determinación la salida de Mubarak. Qué bueno es opinar sin tener ningún tipo de responsabilidad posterior. El velo vuelve a Túnez, Hermanos Musulmanes 2- Mujeres 0... Hala corre a entrevistar a la de la Casa Arabe para que nos haga una editorial sobre los estereotipos negativos del moro.

No entiendo por qué en este artículo habría que hacer autocrítica de occidente. Claro que hay muchas cosas que cambiar aún pero si se habla sobre este caso en concreto es por la revolución tan cercana y en la que se tenia tantas esperanzas. Sinceramente, nunca creí que les diesen el papel que les corresponde.creo que fueron bastante ilusas y confiaron demasiado en aquellos que solo buscaban seguir dominandolas. Aquí con todo lo que llevamos luchando y aún tenemos que seguir rompiendo barreras. Algo muy positivo es su valentía, han estado ahí en la revuelta, se han enfrentado como ellos. Desde luego que les llevará tiempo pero ya han empezado.

No me gusta el título de este artículo, nada en absoluto. Los Hermanos Musulmanes tendrán su representación en el parlamento, y por supuesto, harán todo lo posible por anular a la mujer, pero ésta, en Egipto podrá votar en las próximas elecciones. Solo espero que los integristas representen una minoría decadente en su democracia, minorías no democráticas que por otra parte existen en Europa, como Le Pen en Francia. Latentes y peligrosos, sobre todo si evitamos las urnas.

Interesantísimo artículo. Realmente triste el aplastamiento al que la mujer se siente sometida. Los hombres y mujeres de todo el mundo deberían apoyar a las egipcias, y a todas las mujeres que son discriminadas.

Los "padres" de la constitución americana, o de la mucho más reciente constitución española , eran igualmente todos hombres y nadie se escandalizó en su momento. Era lo "normal"

No es que defienda la desigualdad sexual ni mucho menos, sólo señalo que los occidentales tenemos mucha facilidad para ver la paja en el ojo ajeno, especialmente cuando se refiere al mundo musulmán. He echado de menos referencias críticas a nuestro propio entorno, para evitar un discurso que parece pronunciado desde el habitual complejo de superioridad moral de Occidente, un fallo en el que todos caemos tarde o temprano.

Un cordial saludo.

Increíble!
parecia que realmente el cambio en "el mundo Árabe" se iba por fin a materializar desde Egipto, dándo ejemplo de valentia y unión del pueblo contra el sistema. Sin LAS MUJERES, eso no será posible!!
lamentablemente estas noticias ya quedaran en un rincon de los diarios y la lucha interna se convertirá en un calvario más para ellas, ajeno a la opinión pública!
Me sentí muy orgullosa de Egipto, hoy me siento decepcionada!
ánimo a todas esas valientes que se atreven a luchar por sus derechos y por hacer sentir su voz!

Pue aqui podiamos exportar progres trasnochados que ya no nos hacen falta pero que alli estarian en la vanguardia, oyes! ¿No querran a la Pajin, La Mienbra y el Zpartero, no?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal