Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La historia de Elize, cada 26 segundos en Sudáfrica

Por: | 31 de marzo de 2011

P1070884

Elize September se dirige a su casa en Mitchell´s Plain (Ciudad del Cabo) desde el barrio de Bellville, después de una entrevista de trabajo satisfactoria. Con 21 años y largo tiempo en el paro, tiene esperanzas. Viaja en un minibús-taxi, las furgonetas compartidas, el transporte más usado en Sudáfrica. A las doce del mediodía de un viernes, Elize no duda en subir al vehículo pese a que éste va casi vacío, sólo el conductor y otro pasajero que se sientan delante. Tras unos minutos en la carretera, el pasajero se agita: dice que se ha equivocado de minibús, de trayecto. Discute con el conductor a voz en grito. Saca una pistola.

 

Las estadísticas en Sudáfrica sobre violencia contra mujeres y niños marean por su magnitud: se habla de una mujer violada cada 26 segundos, una mujer asesinada cada seis horas, seis veces más que la media global. Aún así, nadie tiene claras las estadísticas. Lo que sí es evidente es que desde el final del apartheid, en 1994, las agresiones sexuales denunciadas se han disparado hasta revelar una epidemia. En 1994, se denunciaron a la policía 44.571 violaciones. En 2006, la figura llegó a 53.000. Las últimas figuras facilitadas por la policía, -criticadas porque bajo el epígrafe de “delitos sexuales” se mezclan agresiones sexuales y, por ejemplo, desmantelamientos de burdeles-, ascienden a 68.000.

Elize se hace pequeña en el asiento trasero. El pasajero, irascible, parece estar drogado y el conductor procura apaciguarle. De poco sirve. “De repente salta atrás, a mi lado y me pone la pistola en la cintura. Coge el bolso, saca el poco dinero que lleva y el móvil. Por un momento pienso que con eso acaba, que con robarme se quedará tranquilo”. No va a ser tal.

Las cifras son todavía más inaprensibles con la estimación de que sólo una de cada nueve violaciones se denuncian a la policía. Un estudio de 2009 del Consejo de Investigaciones Médicas, (MRC, en inglés) con entrevistas anónimas a cerca de dos mil hombres de entre 18 y 49 años de dos provincias diferentes, reveló que uno de cada cuatro habían violado en el pasado reciente y, entre éstos, que la violación no fue un único episodio: habían agredido a más de una mujer. Uno de cada diez había participado en violaciones en grupo. La mayoría de ellos se habían iniciado en la agresión sexual a temprana edad.

El pasajero dirige al conductor a un campo de tiro en las afueras de la ciudad. “Me obliga a ir a los asientos del fondo y a quitarme la ropa. Me viola. Yo no puedo respirar, sólo pienso en el conductor que toma fotos con el móvil. No lo entiendo. Por un momento hasta pienso que me quiere ayudar, que las fotos servirán para luego denunciar a la policía”, Elize explica en voz baja pero firme.

Las organizaciones feministas y en contra de abusos contra mujeres y niños coinciden: no hay una sola razón que explique porqué Sudáfrica es el país que en tiempos de paz registra más agresiones sexuales del mundo. “Se puede aludir a la teoría de Frantz Fanon: un país colonizado, brutalizado, en el que los oprimidos acaban emulando a sus opresores; se puede aludir a la represión violenta y disgregación familiar del apartheid; a que vivimos en una sociedad terriblemente patriarcal que se ve amenazada; a la persistencia de estereotipos referentes a lo que se espera de un niño y de una niña; a comunidades pobres, con mucho desempleo, drogas y alcohol”, argumenta Shiralee McDonald, responsable de Rape Crisis.

El pasajero conmina al conductor a ir a la parte de atrás. “Y le anima a que me viole. El hombre se me sube encima, hace ver que pasa algo, pero no hace nada. Sigo confusa, sigo sin poder respirar”. No cuela. El pasajero insiste. “Vuelve a encaramarse encima y hace ver que acaba, no sé, ya no entiendo nada”. La abandonan cerca de una gasolinera, desde donde Elize pide ayuda para llamar a su padre.

P1070894

Elize mira a los ojos, sonríe mucho, excepto cuando narra su historia de forma mecánica, factual. La ha repetido con frecuencia, sigue acudiendo a terapia a la casa victoriana donde Rape Crisis tiene su sede en Ciudad del Cabo. Tiene un bebé regordete, poco más de un año, que pasa de mano en mano, de regazo en regazo de las mujeres de la organización. Desde el patio de la casa, donde hablamos, se le oye reir y gorjear como un gorrión. Elize no tiene vergüenza, ha aprendido, me dice, que no es culpa suya que la violaran, "repasaba en mi cabeza lo sucedido, me culpaba por haber subido a un minibús-taxi vacío, ha requerido tiempo y terapia". Elize me pide que no salga su cara en las fotos y casi se disculpa por ello: "no tengo vergüenza, pero tampoco es algo por lo que quiero salir en los periódicos, no es algo bueno".

Sheryl McDonald recuerda que la poca atención en las comisarías, la larga espera para el juicio (en caso de detención), acaba por victimizar más a las mujeres: "necesitamos más apoyo a las víctimas. Necesitamos, sobre todo, mucha educación en las escuelas”.

Y en las escuelas es donde también se gesta la violencia. En noviembre de 2010 una niña de 15 años era violada por dos compañeros en un instituto de Johannesburgo. La prensa se hizo eco de ello, así como de la grabación que hicieron los chavales en sus móviles, del hecho de que no sólo los profesores no lo denunciaron sino que se rieron con el vídeo -al que los críos llegaron a poner precio- o de que luego la niña confesó al juez que el acto fue consentido. La multitud de delitos no perseguidos en un solo acto hizo sonar las alarmas: los profesores no denunciaron, tampoco aquellos en posesión del vídeo, cuya venta es ilegal; las filtraciones a la prensa desde la judicatura son inadmisibles; el hecho de que el acto fuera consentido, según confesó luego la niña que dijo haber sido drogada, no supone que dejara de ser delito (y en Sudáfrica mantener relaciones sexuales, consentidas o no, con un menor de 16 años es delito y considerado violación y se llegó a considerar procesar a la chica también) y, sobre todo, no se protegió a la víctima ni su identidad. Pero el caso no sólo disparó las alarmas sobre la deficiencia de la acción judicial, sino también sobre la situación de violencia en las propias escuelas. Sólo en noviembre, tres casos de violaciones en diferentes colegios. “Necesitamos un plan de acción de tres años para combatir la violencia en las escuelas. Ahora sólo vamos de crisis en crisis, repitiendo los mismos errores”, decía en un comunicado Shaheda Omar de la Clínica Teddy Bear, contra el abuso infantil. “Desde muy temprana edad los niños aprenden que tienen fuerza física y poder colectivo, que comportarse de forma antisocial es, para los adultos, “ser niños”. De las niñas se espera que no sean violadas y de serlo la gente se pregunta qué hicieron para merecérselo. La prevención de la violación empieza en el hogar, en las escuelas y en las comunidades”, explica Rachel Jewkes, autora de la investigación del MRC.

Elize acudió inmediatamente a la policía. Fue al hospital y recibió tratamiento para evitar infección por VIH. Su familia la protegió. Su novio la animó a ir a la terapia en grupo para mujeres violadas. “Pero el caso de Elize es excepcional”, argumenta McDonald, “las trabas en la policía, el saber que sólo el 7% de las denuncias acaban en condena, el miedo a que se las culpe, que no haya ayuda terapéutica regulada, hace que las agresiones se silencien”.

El ataque a Elize fue en 2007. Desde el año pasado el conductor del minibús y el pasajero están en prisión. Llevaban años violando juntos. Que Elize sepa, diez mujeres más se sumaron a la causa contra ellos. Elize le preguntó a su asaltante porqué la violaba “me respondió que a él también le habían pasado cosas, como si se vengara”. El estudio del MRC revela que la mitad de los violadores habían experimentado acoso o humillaciones durante la infancia.

Shiralee McDonald cree que Sudáfrica requerirá de generaciones para superar la llamada guerra silenciosa contra las mujeres en el país. Aunque es una guerra cada vez menos silenciosa. Cada año, antes de las fiestas de Navidad, el país participa activamente en la campaña internacional de 16 días d e activismo contra el abuso a mujeres y niños y son cada vez más los hombres que se suman a la campaña, asqueados por los niveles de violencia. En 2006 se creó Sonke Gender Justice Network, una organización de hombres que pretende movilizar a "la mayoría de la población masculina del país que no usa la violencia". Sonke inició la campaña One Man Can, que llama a la acción individual de los hombres para luchar contra sexismo y abuso infantil, que llamar a ser padres y compañeros responsables y modelos sociales. Y funciona. Sólo un ejemplo: a raíz de un taller sobre papeles sexuales, género y violencia en el Eastern Cape, una de las provincias más pobres, un grupo de siete hombres decidió unirse a organizaciones que cuidan de huérfanos: delantal en ristre, hacen comidas, visitan a los niños en sus casas, lavan platos (el cuidado de la casa, de los niños y de los enfermos, tradicionalmente cae sobre las espaldas de las mujeres, sobre todo en las áreas rurales) y se han convertido en roles a seguir en la comunidad. Cambia, poco a poco.

"Sé que ésto irá conmigo, que hay días que sólo quiero llorar y que hubo días que me sentía culpable, pero también lo quiero dejar atrás". Difícil dejarlo atrás cuando la violencia se hace cotidiana. "La semana pasada, una niña de diez años de mi barrio, violada por un vecino. Lo cogieron, por suerte". Elize toma en brazos a su pequeño cuando se despide: "me da miedo su futuro, sí, pero él va a crecer con un buen padre, abuelos, tíos, con modelos de hombres y mujeres que seguir".

 

Hay 46 Comentarios

El victimismo es la enfermedad infantil del feminismo.

Ana María estoy de acuerdo contigo, en este país no hay sino cerdos machistas sobreprotegidos por la ley. Es hora de que las mujeres hagamos algo para acabar con esta lacra social. Tenemos que reunirnos en asociaciones y actuar para arrebatar el poder a estos malnacidos. Para estos individus matar una mujer es como matar una cucaracha.

La violencia nunca es justificable, venga de donde venga...e infortunadamente en muchisimos paises (incluido España) hasta el hombre más bajo, más ruin, más miserable tendrá siempre la posibilidad de machacar y someter a una mujer, que sigue siendo en eslabón más bajo ...Qué machismo por Dios!!! es una lacra y muchos lo siguen justificando.

Lo que no entiendo es como no se trata la apología de la violación o del maltrato, con el mismo rigor que la apología del terrorismo.
Quien maltrata no tiene ningún problema para mentir, se sitúa en el papel de juez y desplaza sobre la mujer la culpa de sus propias acciones. Así se traslada a la víctima la responsabilidad de las acciones del maltratador.

Cuando mandaban los blancos, cuando los negros estaban los pobrecitos sin derechos y sojuzgados... ¿ habia más o menos violaciones ?... Pero no es el unico pais de AFRICA en el que una de las primeras cosas que se disparan, que aumentan salvajemente en cuanto los negros llegan al poder... Son las violaciones... Ruanda... Burundi... El Congo... Sudan... Y de paises como Rodesia mejor no hablar,

Ahora eres tú quien se ha pasado david...

ah! bueno no pasa nada Mokho. Tu eres de los que se dejan llevar: calentamiento, navajazo y disculpas.

Pido disculpas por el anterior post, me he dajado llevar por la crueldad del mensaje de "Yo".


Lo siento.


Un saludo.

No acabé de leer el artículo, porque veo que los blogs empiezan a copiar el estilo de las televisiones, empiezan con una historia, saltan a otra (aquí las estadísticas) retornan a la historia, la cortan, te meten más en medio y vuelven a ella, repitiendo el esquema una y otra otra vez.
Lo siento porque el tema es interesante y me preocupa, pero me niego a este estilo de contar las cosas.

HORA 2128:EL PAIS PERMITE QUE ALGUN MAMARACHO DIGA: "ESPERO QUE LA SIGUIENTE MUJER ASESINADA SEAS TU", IIIIIIIIIINCREIBLE!!QUIEN COÑO ESTA CONTROLANDO LOS MENSAJES QUE SE PUBLICAN!!!!!!
DEBERÍA ESTAR MAÑANA EL PARO

En el mes de mayo las Cortes de Aragón aprobaron en ejercicio de sus competencias forales una ley que establecía la custodia compartida en todo proceso de divorcio, en julio ha sido Cataluña la que ha dado el paso, Valencia y Navarra preparan sus respectivas reformas, al fin se empiezan a adoptar medidas en pro de la igualdad real y en contra de la discriminación que los hombres sufrimos. ¿Cuando instará Bibiana Aido una modificación legal en este sentido que establezca la custodia compartida de los hijos en todo el territorio nacional? Me temo que nunca, el PSOE ya votó en contra una resolución en este sentido en el Senado el 21 de julio, las hembristas defienden la igualdad tan sólo cuando les beneficia y saben que la custodia de los hijos es la llave para quedarse con el domicilio conyugal y la pensión, así que en este aspecto prefieren asumir el rol tradicional de mujer y considerar que los hijos mejor están cuidados por la madre, y usarán sus multimillonarias subvenciones y sus resortes políticos y mediáticos para no perder ese privilegio ¿Cuando se respetarán los derechos de los padres y se dejará de discriminarnos? Hasta 2006 había una estadística de más de 630 hombres que se habían suicidado cuando estaban en una situación de crisis de pareja. El INE dejó de publicar esa estadística, muy superior a la de mujeres (el 78% de los suicidados en 2008 fueron hombres, tan sólo el 22% mujeres), porque molestaba mucho en tiempos del populismo de género, provocaba una reflexión inmediata acerca de quien es el que se queda con el domicilio conyugal, con la custodia de los hijos, quien paga una pensión compensatoria, la hipoteca de una casa en la que no vive y se convierte en un indigente.

Leyendo el foro descubro q este pais se parece mucho a sudafrica.

Machismo, y salvajismo brutal del hombre.Le falto escribir al articulista

Con respecto a Sudáfrica, es el único país en África que admite el matrimonio homosexual. Ha habido, por desgracia, violaciones de mujeres "excusadas" por considerarlas lesbianas para "corregir" su orientación sexual. Todo eso es criminal y una excusa que ni siquiera podría decirse de los niños, pero ese dato existe.
Lo del Congo es espeluznante. ha habido militares condenados, pero muy pocos. Ahí han llegado a "justificar" la violencia con niños por la creencia de que no les transmitirán el SIDA.

A "Yo":


Espero que la siguiente mujer asesinada seas tú, escoria inmunda.

Y ahora que no digan que la culpa es del apartheid o del imperialismo...

Lo que pasa en el Congo es, también, espeluznante. El violar forma parte de la deshumanización de los soldados para que actúen más despiadadamente. Son técnicas de mafiosos.
La legítima defensa existe, Asmodeo.
El título está perfecto.

Hay q animar a las sudafricanas a q tengan una navaja bien afilada y q la usen, contra violación cortar, cortar, cortar,

Jejeje. El jurado no carga contra la mujer por que no son juristas. Es decir, es mucho mas mediatizable (cualquier recluso que se sabe culpable prefiere un jurado a un juez). No niego que no haya sufrido lo que sea, pero todo el que haya sufrido tiene derecho a matar o solo las mujeres a sus maridos? O sólo esta? Hace o no hace primavera? Como dices tu, alguien penso "pobre mujer, vamos a exculparla, despues de lo que ha pasado...."

Es curioso que, en ese caso que no hace primavera, y que no es del periódico de hoy, y en que no hay niños muertos, el jurado, integrado por ocho hombres y una mujer no cargaran contra la mujer, al haber sufrido un infierno de maltrato, y que la defendieran sus cinco hijos tanto hembras como varones. Pero la diferencia es que el "apaño" se hace incluso a posterori tras haber pasado un la justicia. Y las consecuencias parecen ser más de lo mismo ... Sin duda el tío es un asesino, pero a lo mejor alguien con la mentalidad de Paul pensó pobre hombre vamos a reducirle condena aunque se haya cargado a la parienta y al niño con toda la sangre fría, total es la parentela y ésta siempre calienta --- Esta reducción es ya bien rara.

El artículo es bueno, pero la palabra aluvión -lali- la quitaría No me parece adecuada porque da la sensación de que se ha producido en un momento puntual o en razón de un evento particular y no es el caso. La impunidad o la Lacra ... me parece más correcto.

Pues sí que están más salidos que el burro entero del tío Chilindorras.

A "yo":

Te ha faltado decir "a callar y a pagar cerdos"...

A Europa empieza en los pirineos...

Busca en google Josef Fritzl o Dolores Martin Pozo... Y si quieres ver un eufemismo de "defensa propia", y ver lo barato que sale, ahi tienes un link.
http://www.laprovincia.es/sucesos/2010/10/28/juez-absuelve-mujer-mato-marido-navarra/330884.html

Espero que tus neuronas lo soporten.

A Europa empieza en los pirineos...

Busca en google Josef Fritzl o Dolores Martin Pozo... Y si quieres ver un eufemismo de "defensa propia", y ver lo barato que sale, ahi tienes un link.
http://www.laprovincia.es/sucesos/2010/10/28/juez-absuelve-mujer-mato-marido-navarra/330884.html

Espero que tus neuronas lo soporten.

Es increíble lo mucho que lloran los hombres porque pierden la custodia y la casa. A ver cuando menos llorar y mas jornada reducida, que ya sabemos quien de los dos generalmente arrima mas el hombro. De todas formas os estáis desviando bastante del tema que es mas interesante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal