Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La revolución ya no va de quemar el sujetador

Por: | 08 de marzo de 2011

Estábamos acostumbrados a que la revolución incluyera quitarse el sujetador y quemarlo en la primera llamarada disponible, pero al leer la nueva novela de Harlan Coben me doy cuenta de que ese icono grabado en la memoria colectiva es ya cosa de abuelas. La madre de Bolitar acompaña al padre en su lecho de muerte y lo que este protagonista de la mítica serie de intriga recuerda es eso, cómo esta venerable anciana que hoy acaricia la mano a su marido fue de las que un día quemó el sujetador y vistió la camiseta con el lema: “Las mujeres en casa… blanca”. Y me acuerdo de eso precisamente porque ya no está. Porque las revoluciones hoy ya no van de eso, o al menos no por el momento.

The Women of Tahrir from Yasmin Moll on Vimeo.

Por el contrario, lo que hoy nos cuenta Ignacio Cembrero es que, tras la caída del dictador, las mujeres de Túnez han corrido a ponerse el velo antes prohibido. Ben Ali había prohibido el hiyab en todos los edificios públicos y muchas empresas habían seguido su ejemplo. Pero acabada la dictadura, se acabaron sus leyes, sus prohibiciones. Este mismo año, antes de la revolución que ha extendido la esperanza en todo el norte de África, cientos de mujeres jóvenes se colocaron el hiyab durante el Ramadán para protestar, era uno de los primeros avisos que barruntaban jaleo para el dictador.

Y sé que la libertad consiste en eso, en ponerse el velo si una quiere, pero la sospecha de que se lo ponen porque es otro el que lo quiere es difícil de combatir. Ana Carbajosa, por ejemplo, ha charlado con varias blogueras de Gaza a las que Internet ha concedido una ventana abierta en la que respirar el aire que Israel y Hamás les han cercenado.

Asmaa Alghoul es una de ellas. Divorciada, harta de obedecer a la familia o el marido, por fin hizo lo que ella quiso y se quitó el velo. "Me lo quité y sí, la gente te critica ¿y?" Y además se inventó un blog.

En el otro extremo también hay argumentos. Ángeles Espinosa entrevista aquí a la dueña del único sex shop del Golfo Pérsico, y deja claro que, debajo de ese velo, se esconden grandes ideas para salvar matrimonios. Otras mujeres con las que ha charlado, formadas y activas, nos lo dicen a la cara: "Estamos hartas de que ustedes sólo se fijen en cómo nos vestimos. ¿Por qué no hablan de nuestros cerebros?"

El debate del velo también se ha encendido en España y nadie me va a convencer (y algunos lo han intentado) de que detrás de cada adolescente que se planta con la cabeza cubierta en un colegio español no hay un padre o una comunidad aterradoramente conservadora que se frota las manos ante una nueva asta para su bandera, otra muesca en su tablón. Bandera del atraso, la sumisión, claro. Mírenlo aquí: Pilar Álvarez ha investigado los casos en España y nos recuerda en este post que la última niña, la de Arteixo (Galicia), también tiene un solo portavoz: su padre. Así que no nos engañen.

Pero ni era de sujetadores de lo que iba esta revolución, decíamos, ni probablemente de velos. Es de crecimiento, de libertad, de dignidad, de educación, de lograr aire suficiente para respirar. La histórica feminista egipcia Nawal el Saadawi se lo cuenta aquí a Georgina Higueras: aspira a conquistar hoy de nuevo la plaza de Tahrir, en El Cairo, con su Marcha del Millón de Mujeres para dejar claro que, esta vez, no pueden quedarse atrás. Las primeras noticias son malas. El consejo de sabios de la revolución sólo tuvo una sabia entre 27 sabios. Y los primeros comités de transición de nuevo han dado la espalda a las mujeres. En Libia ni siquiera han tenido un gran protagonismo en las calles y son escasos los ejemplos de mujeres en la brecha, pero alguno hay. Nuria Tesón entrevista a Naima Rifi, una oficial del Ejército libio que se ha pasado al bando rebelde. Y su testimonio nos lleva a otro asunto feo: la explotación sexual en el Ejército libio, donde la elección de "vírgenes" por parte de Gadafi es más que una leyenda. "No me uní al Ejército para prestar servicios sexuales", relata con toda crudeza. También la activista Chefia Alibi se lo cuenta a María Antonia Sánchez-Vallejo: cuidado con las violaciones, llegan noticias de abusos y violaciones en los tupidas noches de los disturbios aún vivos de Túnez. Y esta ONG traza el mapa de la violencia sexual en Egipto.

En el fragor de la revuelta, pero desde el otro lado de la barrera está Mabrouka Khedir, una cámara tunecina a la que ha entrevistado Álvaro de Cózar, el enviado de EL PAÍS en la frontera libio-tunecina. Joven, rápida, activa, se encuentra día a día ante la resistencia de los hombres a que les grabe una mujer. La revolución le ha dado vida e ilusión de libertad, dice, pero sabe que compatibilizar esto con tener familia costará un mundo. "Por eso siempre pospongo lo de casarme". Otra que está deseando regresar a su Egipto para trabajar es Jihan El Thari, escritora y directora de documentales, que desde el festival de cine de Burkina Faso le cuenta a Álvaro Corcuera: "Estoy deseando volver y rodar en Egipto".

Y esa es la libertad. Volver a casa y rodar. Estudiar, trabajar, vivir, incluso enterrar a tus muertos con dignidad. Varias mujeres libias se lo cuentan a Bernardo Pérez en este vídeo denuncia: sus hijos desaparecieron en las mazmorras de Gadafi, quieren saber su paradero. ¿Hay algo más básico que eso?

No creo mucho en el santoral laico de los días internacionales, pero si hoy contamos todo esto es para explicar por qué EL PAÍS y su blog Mujeres han decidido dedicarlo este año a poner el foco en una generación de árabes y musulmanas que está ante su gran oportunidad, como cuenta Michelle Bachelet, presidenta de la ONU Mujeres.

Hemos tardado siglos en llegar hasta aquí, pero no hará falta esperar mucho para comprobar que la verdadera revolución ha llegado. Y no es la de sujetadores ni velos. Ni siquiera la de los tiros. Es la que ha llenado ya las universidades árabes de una mayoría de mujeres estudiantes frente a unos hombres en estampida. Esas futuras médicas, abogadas, profesoras o ingenieras tendrán su futuro en sus manos.

Y no se me ocurre ningún otro asunto más interesante para hoy que este: que el nuevo papel de las mujeres en igualdad impulse la vía hacia un mundo más potable.

 

El vídeo que ilustra esta entrada es de Yasmin Moll,estudiante de doctorado en antropología en la Universidad de Nueva York.

Hay 55 Comentarios

el problema esque muchas de esas mujeres quieren ponerlo...hay muchisimos caso sobre todo en europa de que el hombre obliga a la mujer a quitarse el panuelo...para que no le tachen a el de machista estc...pero ella no quiere...quiere llevarselo puesto...entonces que debe de hacer el hombrE???respetar su decesion o obligarla a quitarlo???de esto casi nunca se habla

Estoy con independencia económica y, además, operativa: tan mal me parece que una mujer se case para vivir del salario de su marido como que un hombre se case por un plato de sopa. Los adultos deben ser completamente autónomos y casarse sólo porque les parezca que la vida va a ser más divertida o interesante con esa persona cuya manera de pensar y comportarse les atrae.

¿Cuál es el logro feminista para la mujer? ¿Cuál es el fruto real de tanta propaganda y tanta intervención política? Porque es evidente que el feminismo ha hecho que unas pocas mujeres, mal constituidas en su feminidad, medren y a base de bien en tanto que feministas profesionales, pero el grueso del colectivo femenino, el conjunto de mujeres, está pagando muy caro el éxito monetario de cuatro políticas y profesionales liberales. ¿Cuál es, en definitiva, el logro feminista para la mujer común?
Niñas de trece años, o pocos más, completamente emputecidas, tempranamente desvirgadas, usadas como sumidero sexual por cualquiera, aún antes de llegar a la mayoría de edad, analfabetas funcionales, víctimas de un sistema educativo que se preocupa más de su corrupción que de su formación, sin disciplina de sí mismas, chillonas, histéricas, intratables, con voz muy ronca y modales muy rudos, brutas, hostiles a toda forma de cultura superior, reacias al deporte, fascinadas por la moda zafia de hoy, por las compras, por la basura musical, maleducadas en una familia desestructurada o casi, sin saber siquiera cocinar, consumidoras de comida basura, alcohólicas de fin de semana, doctoras y catedráticas en sexo multirracial en retretes de discotecas, subempleadas y por fin liberadas del macho, cobrando 600 euros al mes por 45 horas semanales de trabajo. Prematuramente embarazadas, con 25 años y tres abortos a sus espaldas, con 35 y ni un solo hijo, con 40 y solas, absolutamente solas, ya divorciadas. Amargadas, infelices, con cara de ajo y pose patética.
¡Ahí tenéis vuestro logro, feministas!

soy musulmana , a mi nadie me obligo a llevar el velo , pero si me obligaron a quitarme lo para trabajar.

asi que queda claro quien es el machista.

Ellas ya estan empezando a sospechar que todas poco a poco seran reducidas al domicilio conyugal sin salir a la calle y servir a su Marido (Amo) que es lo que pretenden los radicales Extremistas poco a poco.

Para mi todas estas payasas, las de aqui, y las de alli, solo mereceran una fraccion de mi respeto cuando mueran en los mismos numeros que lOs VALIENTES que estan muriendo por hacer de sus paises grandes.

Hasta entonces calladitas estarian mucho mas guapas y harian mucho menos el ridiculo.

ALA ES GRANDE

He oido hoy en la radio que en Castilla y Leon, el candidato del PSOE a la presidencia de la comunidad, Oscar Lopez promete, si gana, equiparar los sueldos de hombre y mujeres en........... LA ADMINISTRACION PUBLICA DE LA COMUNIDAD AUTONOMA.

¿Pero todavía estamos así?

http://lalugareja.blogspot.com/2011/03/te-corresponde-nos-corresponde-solo.html

Buenos días,
Os recomiendo el artículo "Masculino y femenino" en el blog www.elrincondelacritica.com

Gracias CL y gracias de acuerdo y a todos los que aportáis, sobre los retrógrados que atacan, pues que Se diviertan así y no de otras maneras, ellos se definen solos. Solo lo lamento por las mujeres que deben soportarles, gracias!

Si Mona Lisa fuera una mujer musulmana, o Leonardo Da Vinci hubiese sido musulmán; Mona Lisa tendría el aspecto que pueden ver en una obra de un caricaturista iraní en la siguiente dirección: http://rasspedram.wordpress.com/broma-aparte/

Sólo quería felicitar a El PAÍS por la excelente cobertura sobre el día de la mujer. Muy relevantes las notas publicadas en la edicion principal, así como este blog. Me quedo con la nota sobre las jóvenes reporteras árabes. Qué entereza y valentía para luchar por sus derechos.

Son países muy apetecidos, dado sus recursos de petróleo y gas, por reyes, emires, integrismo y neoliberalismo. Los árabes tienen un gran reto ante sí para salir de una vez de la edad media, opresión y pobreza: luchar contra la dictadura y el islám. Desembarazarse de ellos y afines como liberalismo económico e izquierda. Un signo inequívoco de cambio y libertad sería ver sus mujeres libres de pañuelo y burka luchando junto a ellos. Sus esperanzas se esfumarían si derribando una tiranía ortodoxa respecto al islam, caen presa de en un régimen integrista islámico; estarían en las mismas o peor, ambos odian la libertad y democracia. Si no son capaces de plantear y llevar a cabo reformas serias para sumarse a la libertad, democracia, estados de derecho y defensa de derechos humanos, todo habrá sido en balde. Ojalá lo consigan. Una transición pacífica ya es imposible,lamentablemente. Caciques, jeques, imanes santones, reyes, alqaeda, islamistas, etc., no están por la labor.

Lo de, hoy, de Egipto es una vergüenza. Pero esas jóvenes plantan cara y se han manifestado. Qué porquería de individuos los que las han amedrentado e insultado.

Y los periódicos siguen vendiendo que son revoluciones para instaurar la democracia...Si la que se está cociendo no diera tanto miedo,sería de risa.Del velo al burka solo es un paso.Y las idiotas manifestándose por su derecho a que las traten como ceros a la izquierda.Y los del turbante y las barbas,frotándose las manos.Y los wasp y los de la nariz,con la calculadora...y el resto,diciendo tonterías...Y yo temblando ante la próxima gran carnicería...

Si dependes de otro no eres libre, estás subordinad@. Y eso vale para mujeres, hombres e hij@s. Sólo que en el caso de las mujeres la sociedad les lava la cabeza con cuentos románticos y la presión social quiere hacer de su dependencia una virtud. Y es porque a la sociedad le va bien que traigan hijos al mundo y que haya alguien que cuide de ancianos y enfermos GRATIS. Luego, cuando ya han dado de sí, se acaba viendo a esas mujeres como una carga social o unas marujas. La excepción es que nazcas con fortuna propia.

Es hora de acabar con la dictadura de estas feministas avinagradas, estériles y odia-hombres. Volver a tener alrrededor a mujeres de verdad, parece que sólo va a ser posible gracias a estas mujeres musulmanas que todavía no han perdido su esencia femenina. Al final la la alianzada de las civilizaciones de ZP va ser la única forma de salir de este lodazal feminazi. Esperemos que vengan con sus correspondientes sujetadores y que no se los quiten.

¿no era el día de la mujer trabajadora? ¿o el de la mujer a secas?... porque mi hija, que es generación Ni,ni; pretende que le haga un regalo y la felicite..

Pero dónde van estos retrógrados, si llevan 1000 años de atraso social y encima del velito tienen la fea costumbre de hacer ablaciones, por favor ¡que se queden en sus paises! que no queremos aliarnos con esos incivilizados QUE NO VENGAN Y LOS QUE ESTAN QUE SE ADAPTEN O SE MARC HEN

Sostenes, sex shop, velo o bruka da igual. Es la imposibilidad de ver a la mujer como persona. Da igual si van de liberales fo de monjitas. La revolución pasa por la independencia económica. No hay más.

Estimada Berna:

Estoy absolutamente de acuerdo con tu artículo. 100%.
Soy español, cristiano, y varón.

No hagas caso a tanta tontería que se pone en los comentarios.

Saludos

A Andreita: cómete el pollo. ¿Dónde deben de estar las mujeres? Yo creía que en el mismo sitio que los hombres, pero si voy a compartir mi sitio contigo, prefiero que no...
En suma, a ver si os ponéis el velo todos vosotros, y de paso que os hagan un par de hablaciones, que también es supercultural y superprogre.

La cuestión no es ir tapada o destapada. Tanto el uniforme de ir tapada que te convierte en una mercancía privada como el que te conviertan en una mercancía pública puede ser una utilización a fines de esclavitud. Da igual la orden. Es obedecer al colectivo lo que prima. Ellos van como les da la gana porque pueden casarse con quien quieran. Ellas no.

PERO USAN LEYES SOFISTICADAS, PARA MANTENER LA REPRESION, EN EGIPTO, ESPAÑA, ALEMANIA Y EL QUINTO PINO.

El otro día vi un reportaje en la BBC, en el que entrevistaban a una universitaria musulmana y le preguntaban si creía que el corán no era un texto machista. Contestó que ella también había tenido muchas dudas, que se había hecho muchas preguntas respecto a la discriminación de la mujer en el islam, pero que había reflexionado y que finalmente había llegado a la conclusión de que era ella la equivocada y no el corán.

Milagros, ya aunque os saqueis las bragas o incluso los ovarios no os hace caso ni el tato. A ver si dejais de enseñar carne y empezais a hacer algo de provecho que no sea calentar braguetas. Estais enfermas, y como todo lo enfermo acaba por morir y es sustituido por elementos sanos. Afortunadamentee la naturaleza es sabia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal