Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Por qué algunas prefieren ser hombres

Por: | 16 de marzo de 2011

Son más las que quieren ser ellos que los que quieren ser ellas.  Casi un trabalenguas que, en realidad, es el resultado de una seria encuesta de Metroscopia. A la pregunta “si volviera a nacer y pudiera elegir su sexo, ¿qué elegiría, ser hombre o ser mujer?”, el 14% de las encuestadas responden que preferirían ser hombres. El 8% de los varones apostarían por ser mujeres. ¿Por qué?

Las responsables de la encuesta sobre discriminación por sexo que contenía la pregunta, Susana Arbas y Silvia Bravo, se muestran cautas al interpretar los resultados de una cuestión introducida “por curiosidad”. Iba intercalada entre otras que revelaban, por ejemplo, que dos de cada tres españoles creen que la vida femenina es más dura y difícil que la masculina, tal como publicó EL PAÍS. Las expertas destacan por encima de todo “el elevado grado de satisfacción” que ellos y ellas tienen con el sexo que les ha tocado. El 83% de las mujeres querrían volver a serlo de nacer de nuevo. Y el 81% de los hombres volvería elegir el sexo masculino. Al 3% de ellas y al 9% de ellos les daría igual nacer hombre o mujer.

3Mujeres-Encuesta 

En cuanto a los disconformes, los que elegirían nacer de nuevo con el sexo contrario, las expertas de Metroscopia apuntan una sola razón: “Hay hombres y mujeres que piensan que la vida del otro sexo es mejor”.  ¿Un punto de envidia? Arbas y Bravo no ven aquí ninguna lectura que apunte a la discriminación femenina que sí determinaban otras respuestas del sondeo, realizado a 2.500 personas. Tampoco sacan ninguna conclusión de que sean más las mujeres que los hombres que elegirían el sexo contrario. Ni siquiera la diferencia salarial: las españolas ganan 5.300 euros menos al año que sus compañeros, tal como contó en este blog Inmaculada de la Fuente.

Las diferencias por edades apuntan a que el mayor interés masculino por ser mujer se da entre los 35 y los 54 años (11%). Entre las mujeres se sitúa en el 15% por encima de los 35 años la proporción que elegiría ser varón en otra vida. La mayor conformidad con su sexo se da, en los dos casos, entre los 18 y los 34 años, ese momento de la vida en el que todo, o casi todo, parece aún posible.

Ante la cautela de las responsables de la encuesta, y en busca de la miga que puede tener el tema incluso en las reuniones de amigos -¿quién no se ha preguntado alguna vez cómo sería su vida si tuviera otro sexo?-, uno puede ir a Google. Si teclea “si yo fuera hombre” encontrará 670.000 resultados, incluida una canción de Paquita la del Barrio (“si yo fuera varón, le daría a las mujeres mi total comprensión”...) y un libro la feminista estadounidense Charlotte Perkins Gilman. Para “si yo fuera mujer”, el buscador ofrece menos de la mitad: 305.000, incluida una desgarrada canción de Patxi Andión (“si yo fuera mujer no me casaría, nada de sostén, nada de pastillas, que las tome él…). También en Google pesa más la expectativa de ser hombre que la de ser mujer, así que volvamos a la sociología.

Desde la Universidad Carlos III, la profesora  Constanza Tobío ofrece otras claves. "Lo que más me sorprende en que haya un 8% de hombres que elegirían ser mujeres, porque en la infancia la identidad masculina se construye por rechazo a la femenina, cosa que no ocurre entre las niñas", dice. Asegura que la proporción de hombres y mujeres que optarían por el sexo contrario no supone una diferencia relevante estadísticamente. Para esta catedrática de Sociología queda clara  una conclusión:  "La inmensa mayoría está a gusto con el sexo que le ha tocado. Eso tiene que ver con que hay menos barreras y diferencias entre hombres y mujeres porque se han equiparado los derechos". En cambio, la directora general del Instituto de la Mujer, Laura Seara, ve las cosas de otra forma. "El que haya más mujeres que hombres que desearían tener otro sexo tiene que ver con que los varones lo han tenido más fácil. Pese a los avances en igualdad, todavía es más difícil ser mujer que hombre en muchos ámbitos, empezando por el laboral", afirma.

 

 

 

Hay 45 Comentarios

Yo también creo que ellos tienen más facilidades. Se les permiten cosas que a nosotras no, tienen menos responsabilidades (o al menos no se les exigen tantas), cobran más, los tics de carácter considerados típicamente masculinos se disculpan más que los considerados típicamente femeninos... No sé, son sólo algunas cosas, pero seguro que hay más.

Todos los hombres y las mujeres lúcidos del mundo estamos en desacuerdo con los papeles rígidos que nos atribuye una sociedad. Queremos ser personas y nosotros mismos. El sexo no lo vemos tan relevante y con la ropa somos cada vez más unisex. He conocido a hombres que me han dicho que les hubiera gustado traer un niño al mundo, por ejemplo, porque eso les parece mágico.
Pienso José manuel que si la encuesta se hiciera con gente de color y blanca, muchos blancos dirían que les da igual porque la respuesta sería que no son racistas. Bien está, pero las encuestas sirven de bien poco. No ésta, todas.

Hay más mujeres que querrían ser hombres que viceversa (en ambos casos son minoría). Pero Laura Seara, Directora dl Instituto d la Mujer, se agarra al insignificante dato estadístico: "Todavía es más difícil ser mujer que hombre en muchos ámbitos". Sin embargo, la estadística tiene sorpresa: el % de mujeres que repetirían sexo es mayor q el de hombres!! Porque hay a quien le daría igual, y ahí hay más hombres

Es evidente Jaime que habla del sur de Europa. A ver si leemos mejor a los demás.

¿Las católicas y más patriarcales son las más atrasadas? La civilización occidental, la de mayores avances materiales y con mayores derechos para el ser humano, tiene su origen en el cristianismo y en el catolicismo. De vez en cuando es necesario leer algún libro serio y no panfletos sectarios.

Soy MUJER y por decir eso hubo quien se confundio y saco clonclusiones que me hicieron MUCHO MUCHO daño y tambien pensaron asi algunas mujeres

De acuerdo con Bartolomé con las precisiones de OK Bartolomé y con lo que quiere decir Sara.
No se trata de rechazar el ser hombre o ser mujer sino los esteriotiopos. Y no es contradictorio con el hecho de que la mayoría de travestidos y de cambios de sexo sean solicitados por hombres. Es otro tema.
En realidad todo el mundo quiere ser lo que es, persona, y desarrollar su potencial real siendo el sexo secundario desde que se puede controlar la natalidad. Otra cosa es que haya presiones y necesidades sociales para que haya niños y que estén bien cuidados. En este caso, o la sociedad y las parejas hacen algo o tendrá que envejecer y buscar a la larga soluciones alternativas. Las sociedades o las tribus más avanzadas son las que aprovechan el potencial de todas las personas y las que cuidan a los niños entre todos. Las católicas y más patriarcales son las más atrasadas y son sólo sostenibles en familias con muchos recursos o patrimonio y sin divorcios. Eso explica, en parte, el retraso de países mediterráneos.

"En la infancia la identidad masculina se construye por rechazo a la femenina"...
So lerda. Con conclusiones así (que para eso hacen estos sesudos estudios, por cierto) igualdad no sé, pero excelencia en la estulticia, seguro.

El problema que tienen las feministas es el mismo que cuenta Sara, que quieren ser hombres. Por eso se fue tan bien acogido el feminismo, si no creado, por las lesbianas. Su tragedia es que odian lo femenino y envidian lo masculino. Ese es su conlicto y han intendado como solución, en un principio convertirse en hombres, pero fracasaron. Luego han intentado convertir a los hombres en mujeres y aunque han conseguido feminizarlo hasta cierto punto, parece que en los últimos años está surgiendo una resistencia masculina, que se niega a perder su escencia. Esencia que perdieron las mujeres que que se creyeron las mentiras del feminismo y las hicieron propias. Existen dos sexos diferentes y empecinarse en ser del sexo contrario es como intentar mear contra el viento.

¡ Menuda mi..da de encuesta ! Sin metodología no se pueden sacar conclusiones

soy mujer y hetero y me encantaría ser hombre porque creo que así tendría más oportunidades, se me respetaría más de entrada y a veces también a la larga. Tendría más independencia podría salir solo, ir a comer solo, etc. sin ser algo mal visto. Podría ser un ligón (no una cualquiera) y no se esperaría de mí todo el tiempo que sea dulce. Ademas de gozar de mayor fuerza física. Y vaya por delante que creo que hombre y mujer fueron creados como complementarios pero no se vive así en la sociedad

En líneas generales estoy de acuerdo con Bartolomé. Si las oposiciones son en masa hay igualdad. La privada es más esteriotipada y, en este país, tirando a rancia. Pero en la a Administración y de tribunales especializados en los que suele haber hombres ya maduritos esa igualdad desmerece salvo que el candidat@ sea de su mismo grupo o un peón-a más. Se prefiere a los de la capilla. Igual ocurre si el cargo es a dedo o poítico, cuenta la entrega a la secta y la obediencia al de arriba para la perpetuación del mando. Eso pasa por encima de temas de género. Eso sí, a la hora de criar peones se especulará con que un hombre irá más a por todas y será o parecerá simplemente más workalcoholic o pisa moren@, lo que no quiere decir que eso sea bueno para la administración o la empresa. Eso habría que erradicarlo. La gente independiente o no dispuesta a pisar a nadie ni a ser un pelota se está perdiendo en favor de una masa de peones cuyo mérito es estar dispuesto a cualquier cosa por ascender.
En cuanto al título, una cosa es la vía con la que se canaliza la opinión de la gente en cuento a la discriminación (decir que se prefiere ser hombre ya sea para ir tranquila a un bar por la noche o para ser menos discriminada) y otra querer ser hombre o mujer. En este caso, creo que es de conocimiento general en la población que hay más cambios de sexo de hombres a mujeres.

Estoy de acuerdo en que en el ámbito laboral los hombres lo hemos tenido más fácil que las mujeres aunque en el que yo me he movido, la Administración Pública, prácticamente no he visto diferencias desde que ingresé, allá en 1976. Desde entonces, pasé de lo que hoy es el grupo C2 al A2 y en todas las oposiciones que he pasado no he visto discriminación alguna. Soy consciente, sin embargo, de que en el ámbito de la empresa privada sí hay discriminación que exigiría un cambio radical de mentalidad y sobre todo de legislación.
Aparte de esto, sí quisiera decir que me parece maniqueo jugar, como hace Beatriz en su comentario, con el tópico de que los hombres no sufrimos tanto como las mujeres. No dudo que un embarazo y un parto suponen un sufrimiento físico para el que orgánicamente las mujeres están preparadas y los hombres no. Que supone un gran sufrimiento, no lo dudo. Todos hemos vivido esa experiencia de cerca y lo sabemos. Pero qué le vamos a hacer, no podemos cambiarlo.
Es que en algún caso sólo faltaría que nos pegasen por esta circunstancia. Existe en ciertas mujeres, y no extrapolo al común de las mujeres, que vuelcan muchísima negatividad sobre los hombres por el hecho de serlo y en un ejercicio sublime de agresividad, dañan hasta extremos que podría calificar de letales. Suele coincidir precisamente con aquéllas que se quejan de sufrir tanto y culpar implícitamente al hombre.
Entiendo que algún organismo tendría que ejercitar algún tipo de pedagogía humanista (antimachista y antihembrista) que paliara los comportamientos altamente dañinos a los que me refiero.
Yo estoy de acuerdo con las campañas antimaltrato a las mujeres. La tarjeta roja, denunciar al maltratador, salir a la calle cuando corresponda, etc. Entiendo que toda publicidad es poca cueste lo que cueste con tal de acabar con la lacra del machismo asesino.
Creo que también debiera fomentarse una política de igualdad activa y de tolerancia en ambas direcciones con el fin de no dar pie a que nuestra sociedad esté llena de monstruos, aunque no maten pero sí sean capaces de hundir a una persona en un pozo sin fondo y no forzosamente en las relaciones de pareja.
Sé lo que digo.
Un saludo cordial.

@crudo: de "Diarios de Arcadi Espada". Se enlaza a través de su blog en "El Mundo".

@José Espona: Excelente noticia la que me acabas de dar, Warren Farrell en una comisión de Obama, no tenía ni idea. Atención feministas y mujeres en general: Hagan el favor de leer los libros de Warren Farrell antes de emitir opiniones sobre los hombres. Es probablemente la persona que más ha hecho por la igualdad en el mundo. ¿De dónde has sacado este post? Me gustaría sugerirle cuatro cosas a Arcadi Espada...

Eso es porque el victimismo de modal les cuenta sólo la mitad del cuento. Si quieres empezar a conocer otros datos sigue este senderito:

http://loqueotrosdicen.blogspot.com/2011/03/arcadi-espada-macho-5d-marzo-12-2011-el.html

EStoy de acuerdo con Crudo. Además, el propio post lo comenta, estadísticamente es una diferencia inapreciable, pero claro, la del Instituto de la mujer, altamente victimizador (paradigma absoluto del trato que estas entidades dan a las mujeres) utiliza esa nímia diferencia estadística en su interés.

Yo, como siempre, cojo las palabras del "feminismo" - que le tiene que buscar tres pies al gato en todo - y les doy la vuelta: "Pese a los avances en igualdad, todavía es más difícil ser hombre que mujer en muchos ámbitos, empezando por el familiar." Esto es indiscutible. Y diciendo esto, soy muy poco polémico, porque mi opinión real es que, realmente, el hombre lo tiene más difícil que la mujer en el ámbito laboral. Empezando porque no existe discriminación positiva ni cuotas de las que puedan aprovecharse los hombres. O promociones más rápidas por el hecho de ser mujer. O el poder de la belleza para progresar en ciertos empleos (relaciones públicas, por ejemplo). O la exigencia social de que el hombre sea capaz de mantener a su familia y así ofrecer a su esposa la posibilidad de trabajar a tiempo completo, a tiempo parcial o no trabajar.
Con el tema de las encuestas soy muy escéptico y, para ser sincero, este blog no me parece que utilice fuentes fiables. Cuando se insiste en hablar de brecha salarial y no se explican las razones de esta brecha, para mí pierden legitimidad. En cualquier caso, para ilustrar la diferencia entre la estadística y la realidad, me gusta acudir al más polémico de los temas: El maltrato doméstico. Resulta que, por regla general, el nivel de maltrato doméstico se mide por el número de denuncias y crímenes que reporta la policía. A partir de estos datos, efectivamente, se concluye que el hombre maltrata más que la mujer. Sin embargo, un examen detallado de los datos policiales hace aflorar muchas dudas. Se sabe, por ejemplo, que la mujer tiene otras formas de atentar contra el hombre: envenenamiento, por ejemplo, y sobre todo, contratar asesinos a sueldo o convencer a un novio / amigo / amante para que cometa ese crimen. Estos crímenes no son contabilizados como delitos domésticos, por lo tanto, son invisibles para las encuestas. Pero lo más interesante resulta cuando utilizamos otras fuentes para medir el maltrato: En lugar de acudir a la policía, preguntamos a las personas. Cogemos una muestra amplia de hombres y mujeres de todas las clases sociales y procedencias, y preguntamos si han sufrido maltrato. ¿El resultado? Las mujeres maltratan tanto o más que los hombres (4,6% vs 3,8%, "Behind closed doors: violence in the American family", Suzanne Steinmetz, Richard Gelles, Murray Strauss) ¿Qué indica esta diferencia entre lo que dice la policía y lo que dice la gente? Sólo una cosa: Las mujeres denuncian más. Porque todos sabemos lo que es un hombre apaleado por una mujer: Un calzonazos (sarcasmo). Y lo mismo podríamos decir de las mínimas diferencias entre el sexo que elegiríamos si volviésemos a nacer: Para empezar, la gran mayoría está conforme con su sexo. Pero entre los pocos "quejicas" hay más mujeres que hombres. Para terminar, un ruego: Estas reflexiones son unicamente aplicables al primer mundo, no me hablen de mujeres chinas, indias o árabes.

Pues si yo volviera a nacer me gustaría ser, otra vez, mujer pero con ciertas ventajas con las q cuenta el hombre. No cambio por nada del mundo la experiencia de dar a luz, de amamantar, de ser madre, pero admiro la libertad de hombres, el q no sufran tanto como nosotras, yo haría una mezcla con o mejor de ambos y eso me gustaría nacer la próxima vez

Pues si yo volviera a nacer me gustaría ser, otra vez, mujer pero con ciertas ventajas con las q cuenta el hombre. No cambio por nada del mundo la experiencia de dar a luz, de amamantar, de ser madre, pero admiro la libertad de hombres, el q no sufran tanto como nosotras, yo haría una mezcla con o mejor de ambos y eso me gustaría nacer la próxima vez

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal