Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Las españolas tardarán una década en ganar lo mismo que los hombres

Por: | 09 de marzo de 2011

Mujeressalario
Las mujeres españolas ganan 5.300 euros al año menos que los hombres. O dicho de otro modo: deberían ganar 5.300 euros más de lo que perciben. El dato lo aporta un colectivo solvente (y familiarizado con los números), el de los Técnicos del ministerio de Hacienda (GESTHA).

Ellas ya lo sabían: lo notaban en sus nóminas y en sus finales de mes. Lo reivindicaban en los convenios colectivos; se lamentaban de ello ante sus amigos. Ahora, el informe Retribución general por géneros, elaborado por GESTHA, hace las cuentas claras y traduce en cifras esa percepción: la brecha salarial entre hombres y mujeres se aproxima a un 25%, todavía hoy. El estudio se ha elaborado tomando como fuentes los salarios y pensiones de 2008 y 2009.

“Págame los 5.300 euros que me faltan”, podría ser la lógica y concreta petición de muchas mujeres a sus respectivos jefes de personal. Los 5.300 euros que me faltan este año, porque si se sumaran las pérdidas de los años anteriores el monto sería interminable. El asunto viene de atrás. Tan de atrás, que una de las notas esperanzadoras del informe es que las diferencias se van limando entre los asalariados más jóvenes. Es decir, a menor edad, más igualdad: entre los 18 y los 25 años, la diferencia desciende a 1.554 euros. Y entre los 25 y los 35 años, la sima solo alcanza los 2.554 euros. La desigualdad se dispara a partir de los 46 años. Es entonces cuando los salarios adquieren un tinte sexista evidente: 7.886 euros separan de media a empleados y empleadas en la cincuentena. Todo un abismo que se acentúa en la madurez: 12.364 euros entre los mayores de 65 años.

Seguir leyendo »

La 'bloguera' Ory Okolloh y otras mujeres leopardo

Por: | 09 de marzo de 2011

 

Vean este vídeo. 

Habla la bloguera de Kenia, Ory Okolloh.

¿Por qué la traemos aquí? Para dar testimonio de una realidad. Y un deseo. 

La realidad: que África camina cada día más con pies ligeros, resistentes, muy femeninos. El deseo: que dado el desplazamiento continuo de estas mujeres (en busca del agua, del campo de cultivo, del mercado, de la escuela, del médico, de iniciativas y salidas…) y su rol creciente en la vida cotidiana del continente ha nacido una iniciativa: la Campaña Noppaw (Nobel Peace Prize for African Women). Una idea que, con el empuje de organizaciones como las italianas Chiama l’Africa y Solidarietà e Cooperazione Cipsi, lleva meses rodando por el mundo, se ha colado ya en las webs, en las reuniones ministeriales, en los foros internacionales últimos… Y empieza a tomar cuerpo y velocidad hacia la meta: conseguir dos millones de firmas para proponer a las africanas en su conjunto como candidatas al Premio Nobel de la Paz 2011. 

Razones y estadísticas para apoyar la iniciativa no faltan. Se han repetido mucho estos días: lo peor de lo peor del mundo suele caer siempre del lado femenino. Y más en este lado del mundo. Así, esta propuesta pretende dar protagonismo a esos casi 500 millones de mujeres que habitan del Norte al Sur, del Este al Oeste del continente; que deben construir e inventarse la vida a diario desde sus condiciones limitadas. Tan poderosas, tantas y tan distintas que dificilmente responden al tópico.  

Como la protagonista de este vídeo. Ory Okolloh, 33 años. Escúchenla.
Ella pertenece a la llamada “Generación Leopardo”, esa que el economista de Ghana, George Ayittey (quien, desde la American University, afirmó que “el continente es pobre porque no es libre, esta secuestrado desde fuera y desde dentro”), definió como “un respiro para África”. Ciudadanos/as que arremeten contra las corruptelas, que entienden lo que representa la palabra Democracia; que no esperan que el Gobierno haga las cosas sino que desean hacerlas por ellos mismos.

Seguir leyendo »

La revolución ya no va de quemar el sujetador

Por: | 08 de marzo de 2011

Estábamos acostumbrados a que la revolución incluyera quitarse el sujetador y quemarlo en la primera llamarada disponible, pero al leer la nueva novela de Harlan Coben me doy cuenta de que ese icono grabado en la memoria colectiva es ya cosa de abuelas. La madre de Bolitar acompaña al padre en su lecho de muerte y lo que este protagonista de la mítica serie de intriga recuerda es eso, cómo esta venerable anciana que hoy acaricia la mano a su marido fue de las que un día quemó el sujetador y vistió la camiseta con el lema: “Las mujeres en casa… blanca”. Y me acuerdo de eso precisamente porque ya no está. Porque las revoluciones hoy ya no van de eso, o al menos no por el momento.

The Women of Tahrir from Yasmin Moll on Vimeo.

Por el contrario, lo que hoy nos cuenta Ignacio Cembrero es que, tras la caída del dictador, las mujeres de Túnez han corrido a ponerse el velo antes prohibido. Ben Ali había prohibido el hiyab en todos los edificios públicos y muchas empresas habían seguido su ejemplo. Pero acabada la dictadura, se acabaron sus leyes, sus prohibiciones. Este mismo año, antes de la revolución que ha extendido la esperanza en todo el norte de África, cientos de mujeres jóvenes se colocaron el hiyab durante el Ramadán para protestar, era uno de los primeros avisos que barruntaban jaleo para el dictador.

Y sé que la libertad consiste en eso, en ponerse el velo si una quiere, pero la sospecha de que se lo ponen porque es otro el que lo quiere es difícil de combatir. Ana Carbajosa, por ejemplo, ha charlado con varias blogueras de Gaza a las que Internet ha concedido una ventana abierta en la que respirar el aire que Israel y Hamás les han cercenado.

Seguir leyendo »

El (des) velo adolescente

Por: | 08 de marzo de 2011

Velo 
Miles de mujeres llevan pañuelo islámico (hiyab) en España. Muchas empiezan a usarlo cuando aún cursan sus estudios en el colegio o el instituto. En la mayoría de los casos ocurre sin revuelo. Pero periódicamente aparecen ejemplos que reflejan los medios de comunicación y que demuestran que el asunto no está resuelto. De un lado, quienes defienden el uso del pañuelo se aferran al artículo 16 de la Constitución, que establece la libertad religiosa “sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por ley”. Del otro, algunos centros amparados por los Gobiernos de sus comunidades autónomas interpretan que el pañuelo sí altera ese orden público y atenta contra sus normas. Y en medio, unas menores que se convierten en protagonistas de una polémica que las pone en el ojo del huracán.

La semana pasada, sin ir más lejos, el consejo escolar de un colegio de Arteixo (un municipio de A Coruña) aprobó reclamar a la Xunta de Galicia el traslado de una alumna que lleva hiyab. El caso de esta estudiante, de 12 años, es similar a los que vivieron las menores Shaima Saidani en 2007 en Girona y Fátima Elidrisi en 2002 en Madrid. Y sigue el mismo patrón que el que terminó hace casi un año con la expulsión de la joven Najwa de un instituto de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Tanto Najwa como la niña de Arteixo acudieron un buen día a clase con esa prenda. Los centros se acogieron a su normativa interna -que prohíben llevar la cabeza cubierta- para abrirles expediente. Los Gobiernos gallego y madrileño aludieron a la autonomía de los centros, que en ambos casos abogaron por la expulsión.

Seguir leyendo »

Un día para ellas ¿y el resto del año?

Por: | 07 de marzo de 2011

8marzo Llega un día que cumple un siglo. O más. Es el dedicado a las mujeres, el ocho de marzo. Un día internacional para llamar la atención sobre lo que también ocurre los 364 restantes de cada año en el planeta. Un día que la realidad se empeña en hacer necesario. 

Esta vez, recién nacida la superagencia de Naciones Unidas ONU Mujeres -bajo la batuta de la ex presidenta de Chile Michele Bachelet-, el lema es tan largo como necesario su  cumplimiento. “La igualdad de acceso a la educación, la capacitación, la ciencia y la tecnología: Camino hacia el trabajo decente para la mujer”, reza la fórmula de Naciones Unidas. La primera parte –el acceso a la educación y la capacitación- es especialmente urgente en muchos países en desarrollo donde las niñas aún quedan fuera de la escuela. La segunda –el acceso a la ciencia y la tecnología- también pone el dedo en la llaga en los países ricos: las científicas y tecnólogas son todavía minoría frente a sus colegas varones y mucho les cuesta lograr cargos de responsabilidad. De entrada, la presencia femenina en ese tipo de estudios es inferior a la masculina. ¿A qué se debe? ¿Todavía podemos echar la culpa a los roles tradicionales?, ¿“las chicas a letras, los chicos a ciencias”, aún? En cuanto al final del lema, “el trabajo decente para la mujer”, a estas alturas es una reivindicación planetaria y que también demandan muchos hombres para sí mismos. Trabajo digno para todos, sí. Pero que no sea más difícil obtenerlo por haber nacido mujer, por tener el riesgo o el defecto de ser madre… Por ahí van los tiros.

Seguir leyendo »

Un palco de fútbol lleno de mujeres

Por: | 07 de marzo de 2011

Palco

El Barcelona F. C. tuvo el viernes la iniciativa de que el palco presidencial se ocupara única y exclusivamente por mujeres. Obviamente, la medida levantó alguna polémica, no mucha, incluso es difícil encontrar fotos del acontecimiento. La realidad es que casi el 25% de los socios del club son mujeres, aunque esa realidad trasladada a la junta directiva se convierte en solo dos mujeres de los 20 miembros que la forman.

Seguir leyendo »

El techo de cristal, también en el sindicato

Por: | 07 de marzo de 2011

Sindicatos_
Isabel Aunión dio la campanada en 1975 al salir elegida en unas elecciones sindicales de la fábrica de Siemens de Cornellà, en el cinturón rojo de Barcelona, cuando la diferencia entre hombres y mujeres en la factoría era de cuatro a una. La Negra, como la conocían porque solía vestir de este color, luchó firmemente por abolir una categoría profesional específica para las mujeres que hacía posible una doble escala salarial entre trabajadores y trabajadoras por empleos de las mismas características. Lo he leído estos días en la biografía que la Asociación de la Memoria Histórica y Democrática de la comarca del Baix Llobregat recoge de esta sindicalista. Comisiones Obreras la ha homenajeado como figura de la lucha obrera de aquel momento.

Si La Negra aún viviese, vería que persiste la brecha entre hombres y mujeres, aunque menor que de los años 70, y relacionada con los distintos puestos que ocupan unas y otros. Pero lo que también comprobaría es que la mujer es una rara avis en los puestos sindicales más altos.

El mundo sindical tiene bastantes cosas en común con el mundo en general. Las grandes centrales españolas, CCOO y UGT, tienen cada una 11 secretarías generales responsables de las federaciones sectoriales a nivel estatal, y el número de mujeres en esos cargos es redondo: cero. También cuentan con 19 secretarías generales autonómicas. Del total, hay una sindicalista en el caso de UGT (María Jesús Cedrún, en Cantabria) y dos en CCOO (Katiana Vicens, en Baleares, y Caridad Navarro, en Melilla), según explican los propios sindicatos.

Seguir leyendo »

Una reina fuera de foco

Por: | 04 de marzo de 2011

Dice Eva Ekvall –28 años, Miss Venezuela 2000, tercera finalista en el Miss Universo 2001- que su figura le preocupa poco. Su cuerpo le resultó siempre muy grande, algo torpe. Los pies, enormes. Sus brazos procura taparlos y nunca se sintió orgullosa de sus piernas. Pero sí ha creído siempre que tiene buena cabeza, y no se queja. “Prefiero tener una buena cabeza que unas piernas bonitas”, escribe. “Buena cabeza y buenos senos”, vuelve a escribir y corrige: “Por lo menos de eso estuve convencida durante mucho tiempo”. 

El viernes 12 de febrero de 2010, a Eva le diagnosticaron un cáncer de mama  que, luego supo, ya había alcanzado la fase II de evolución. Cinco meses más tarde, fue sometida a una mastectomía doble radical: significa que le amputaron ambos senos. También le extrajeron 25 ganglios de la axila izquierda que, de tan inflamados, no la habían dejado dormir durante los dos meses anteriores a la cirugía. Su cabeza, por lo que le leo y le escucho, sigue intacta.

Eva-manta azul

Cuando en septiembre 2000 le anunciaron que pondrían allí –sobre su cabeza-- la corona de Miss Venezuela, Eva Ekvall dio medio paso atrás y se llevó una mano al pecho como si acabara de encontrar un bicho en el suelo, un bicho pequeño. Tenía 17 años entonces. No lloró. No dio lecos. A Eva le pasa que, justamente, donde todas tendrían razones para llorar, ella no llora. Ella escribe. Eso fue lo que comenzó a hacer apenas supo que tenía cáncer.

Seguir leyendo »

Uniformes unisex

Por: | 03 de marzo de 2011

¿Es sexista imponer la falda a un colectivo femenino de trabajadoras? Confieso que cuando me enteré de la noticia de Air Nostrum me sentí profundamente escandalizada. Iba en el coche y creí oír que los directivos de la compañía aérea exigían a las azafatas un uniforme de chaqueta y falda varios centímetros por encima de la rodilla. Me alarmé. La minifalda, además de favorecer solo a un cierto fenotipo de mujer, es una prenda incómoda y del todo inapropiada para superar con éxito una larga jornada laboral. Cuando supe que Air Nostrum imponía, en realidad, una falda por debajo de la rodilla sentí un ligero alivio. Quizá sea sexista imponer faldas a las mujeres. En justa correspondencia, también podría ser tachado de sexista imponer pantalones largos a los hombres (especialmente en verano).
Azafatas 
     Es difícil desterrar de un día para otro los cánones generales establecidos para la indumentaria de hombres y mujeres; tan difícil que si un empresario exigiera hoy a sus empleados varones utilizar fresquitas faldas en agosto sería tachado, quizá con razón, de enajenado mental. Por tanto, creo que lo único sensato y razonable que se impone a estas alturas del siglo XXI es exigir prendas fácilmente aceptadas por toda la sociedad en términos de corrección, pero, sobre todo, prendas cómodas que no torturen a quienes de manera no voluntaria tengan que lucirlas. Siempre me han parecido más cómodos los pantalones y los zapatos con poco tacón, pero conozco a muchas mujeres que se sienten extraordinariamente cómodas con una falda que le permita una gran variedad de movimientos (lo que descarta la minifalda) y zapatos un poco mas altos que los míos.  Quizá los diseñadores de uniformes debían tener algo más de imaginación y ofrecer una más amplia gama de combinaciones entre las que los empleados de ambos sexos puedan optar sin perder por ello la imagen de marca que hoy exige cualquier compañía.

Seguir leyendo »

Con faldas y a lo loca

Por: | 03 de marzo de 2011

Azafatas

Comisiones Obreras dice que llevar faldas es sexista. A tal conclusión llega porque Air Nostrum (Iberia) ha definido los uniformes del personal de la línea aérea. En sus normas de uniformidad decide que la mujer ha de llevar faldas, y su longitud, por debajo de la rodilla. CC OO ha salido ¿en defensa? de la mujer trabajadora hablando de sexismo, tanto por la prenda como por su longitud.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal