Ir a Planeta Futuro
Mujeres

'Menstruosidades'

Por: | 19 de agosto de 2011

Ovulo_1_00301
"Estoy mala". Hablar de la menstruación -la regla, el periodo, el mes- sigue siendo algo negativo en el siglo XXI. Mencionarla es de mal gusto, impropio de señoritas; confidencia, si acaso, de adolescentes en los aseos o de señoras camino del mercado, en el trabajo o la peluquería. Si acaso, algo que se deja caer en público, como si nada. Nada excesivo. Tema tabú, asunto un tanto desagradable que les ocurre cada tanto a las mujeres desde que empiezan a ser fertiles y hasta la menopausia, uff. Eso que, aseguran, desestabiliza las hormonas y el carácter, inquieta, incomoda, irrita, suele impedir el sexo... Mancha. Y hasta ruboriza. ¿Excesivo el retrato? Pruebenlo: imaginen a esas deidades del cine y la televisión, a las modelos, a Kate Moss menstruando en este instante. ¡No, por Dios! No cuadra. O si es usted mujer (u hombre) piense cual sería su mayor miedo durante esos días... ¿Quizá que la sangre, su sangre se vierta en la escena pública al quedarse marcada en la silla, en la falda o el pantalón...? Así de normalizada está la cosa.

Desde hace unos meses circula con éxito por festivales del mundo y por televisión (se acaba de emitir en La Noche Temática de RTVE, en otoño volverá, y ya está en DVD) el documental titulado La Luna en ti, de la eslovaca Diana Fabiánová. Lleva el subtítulo: Un secreto demasiado bien guardado. Ese secreto es de color rojo sangre y está empapado aún de mil supersticiones que condicionan el modo en que niñas, mujeres y hombres se enfrentan hoy al "ciclo". “Ningún hombre debe saber nunca cuándo estás menstruando”, le dijo a Diana su madre llegado el día X. Ay, el peso de sus palabras perduró años: escondió siempre la evidencia a cualquiera que se le cruzara. Tenía pavor a mencionarlo. Como tantas. Se esconde la regla, se medicaliza mucho o se disimula. Vean la publicidad de compresas y tampones. Todo suele ser blanco y/o con olor a limpio, mucha alegría y espacios abiertos. Aún así, hay quien un día se confesó objetor de tales anuncios porque tal referencia en televisión a la hora de la comida le asqueaba. Pese a quien pese, la regla duele, mancha, huele... ¿Marca?

Suprestition1
Para Diana sí. Y mucho. Siendo estudiante de cine en Cataluña, su experiencia personal y la evidencia de que lo fisiológico marca aún fuertemente el modo en que las mujeres viven su feminidad se hicieron primero idea, luego proyecto y finalmente película gracias al trabajo común durante cuatro años con el director de fotografía Jerónimo Molero, de Ubak Producciones. La menstruación pesa, y mucho, cuenta Diana. ¿Cómo es posible que algo que permite dar vida sea considerado asunto tan sucio mientras dura? ¿No es desalentador para una chica ver cómo se transforma su cuerpo y que nadie hable de ello? ¿Cómo pueden existir ideas tan tontas, como la de que menstruando no se puede hacer mayonesa? ¿Cómo podía este proceso natural ser poco oportuno cuando gran parte de las mujeres lo está experimentando en este mismo instante? ¿Por qué un signo de algo que la sociedad considera como una bendición -la capacidad de la mujer de dar vida- se nombra con expresiones como “the curse(la maldición) en Gran Bretaña, the english war debarquement (el desembarco de guerra británico) en Francia...? Estas y otras preguntas se plantea la directora. Y sale a la calle por medio mundo siguiendo el reguero de respuestas. 

Busca a terapeutas, antropólogos, ginecólogos, autores y artistas de distinta visión (Marta McClintock, Elsimar Coutinho, Karen Houppert, Barbara Duden...). Intenta desmitificar conceptos. Charla con mujeres adultas que le resumen su experiencia y una adolescente (Dominika), cámara en mano, narra sus "primeros días", comparte sus miedos. Y no solo eso: busca Diana las manifestaciones de la menstruación en los manuales, allí donde se habla de mitos ("las lunas", por su relación con los ciclos de la Luna). Como las mujeres eran consideradas sucias y separadas en esos días en algunas tribus (y así controladas, dominadas) o la sangre menstrual no debía tocar el suelo por temor a ofender al espíritu de la Tierra (en China). Como la Biblia considera a la mujer impura durante el periodo... (hasta hace nada se calificaba de pecaminoso que una mujer entrara en la Iglesia menstruando), y como sesudos como Plinio escriben que "el contacto con la sangre menstrual hace que el brillo del acero y el marfil desaparezcan". Un filón. 

Mucho de esto perdura en nuestros días (no bañarse o lavarse la cabeza; no comer determinados alimentos ni demasiado fríos; no exponerse al sol...) y otras cosas se han olvidado con el tiempo. Como la visión de algunas referencias de la literatura en femenino (la del Siglo de Oro, por ejemplo, de Sor Juana Inés de la Cruz, en Primero sueño, donde señala el importantísimo papel de la mujer en el ciclo de la vida y alude al proceso como un don divino).

No hay conclusiones en esta película. Ni recetas mágicas salvo una: aceptar el cuerpo como es y vivir los procesos con la naturalidad debida. A gusto de cada cual (pues cada una es un mundo). Asumir ese cambio de aceite mensual gratuito y funcional con soltura y tener siempre en cuenta que, afortunadamente, la Cultura pule y matiza: hoy no se es más o menos mujer por tener mucha, poca o ninguna regla (recomendable y divertida es la visión al respecto de La Moderna de Pueblo, protagonista del cómic Soy Moderna que tiene una serie titulada Las reglas de cine). La Luna en Tí cuestiona una realidad social con humor y creatividad. Le quita sangre al asunto, desmitifica. Y rodarla supuso para la directora un cambio en la visión de su propio cuerpo. En algunos lugares, además, han visto en este documental una buena herramienta para informar y educar, en EE UU Media Education Foundation ha adquirido los derechos para su difusión por los centros educativos del país bajo el título Red Moon, Menstruation, Culture and the Politics of Gender.

 

Hay 90 Comentarios

@ Fernando weissmann , la menstruacion a diferencia de todo lo que nombras, no es una enfermedad.

Hola, espero que estén bien, solo paso a contarle que entre a una pagina que esta genial y quiero recomendarse la, les dejo el link para que entren es: https://www.facebook.com/Saba.mx

Darle importancia a este artículo, es más o menos como si los hombres nos interesara hablar de las molestias de la próstata o de si nos toca un cálculo en la vejiga...o si tienen que hacernos una analítica donde nos ponen una sonda por la uretra...
Son temas privados que a mi modesto entender sólo deben interesar a quien lo padece, la familia y al médico/a que lo trate. No veo proeza ni situación por la que se deba hacer un panegírico de este tema bioógico y además poco agradable para quien lo tiene y para quien debe escucharlo.

Totalmente natural si! pero todos los meses mientras te retuerzes de dolor y te asquea todo, pienso porque no he nacido hombre?.Es una cuestion pendiente de asumir; todo en la mujer parece girar en torno al dolor,a ocultar y a resignarse.
Ya es bastante con tragar con el dolor que no pueda evitarse como para tratar el tema como tabu.Es lo que hay y con toda la normalidad es como debe tratarse y hablar de ello.

Ah nuestra web es www.mooninsideyou.com y tenemos perfil en Facebook...

Hola, soy Jerónimo Molero, productor y cámara de La Luna en Ti. Sólo quería deciros que para quien quiera comprar el docu está a la venta en Corte Inglés, Fnac, Media Markt y tiendas de crecimiento personal (Ecocentro, Bohindra...)

Espero que lo disfrutéis.

J

Pues a mí sí que me duele, todos los meses. Es más, no solo me duele (y mucho) sino que me vuelve terriblemente susceptible (irritable, más bien): todo me molesta, hasta las cosas más nimias. Y qué decir de mi apetito, que aumenta hasta límites insospechables (un día voy a empezar a mordisquear los muebles). Además, me encuentro físicamente pesada y estar todo el día con compresas mientras un líquido sale de mi organismo lo encuentro lo más incómodo del mundo. Envidio a esas mujeres que se van a correr una maratón el segundo día de la regla (digo el segundo porque para mí es el peor), yo sería incapaz, lo único que me apetece es tumbarme en el sofá con la bolsa de agua sobre el vientre. Pero bueno, es lo que toca y cada mujer es un mundo.

Hoy he ido a mi primera clase de spinning con la regla. Con un chute de antiinflamatorios extra para resistir el dolor, sentándome más alta para no chocarme con la inmensa y dolorida tripa al subir el cuádriceps al pedalear. Es algo grande atreverse a sentirse "normal" con la regla y con frecuencia intento cosas nuevas. ¿Sexo? ¿Por qué no? A mí me duele mucho y prefiero evitarlo, pero quien pueda, que disfrute...

Tengo 17 años, y llevo 5 con la regla. A pesar de todos los comentarios, supersticiones y pensamientos negativos acerca de ella, tuve la suerte de que me educaron de forma que lo consideré siempre algo bueno y propio de nuestro sexo, por lo tanto en ningún momento la he tomado como una maldición ni nada por el estilo.
¿Que es una lata? Un poco, pero sigue siendo un proceso que, aunque no "bonito" es bueno, ¿no? =)

Para conocernos mejor:

:)Aquí hay unas cuantas fotos de cervix uterino.

http://www.beautifulcervix.com/welcome/

Para los dolores menstruales tambien son importantes los ejercicios de cervix.Hay mujeres a quién la menstruación nos sube el libido.El olor a sangre no es para tanto .Solo hay que cuidar la higiene.

Sobre eufemismos al mencionar la regla, en Japon lo llaman "El dia de la bandera"...

La menstruación como tal no es sucia y no se puede comparar con los demás fluidos o desperdicios que arroja nuestro cuerpo normalmente. Desde luego al momento de salir esta sangre inicia un proceso de descomposición al entrar en contacto con el aire. Sólo es necesario mantener las normas de higiene adecuadas.

Pues, yo he tenido una experiencia muy positiva con la menstruación, además de tener la gran suerte de que no me duele ni molesta para nada, ni es excesivamente abundante. Me educaron para esperar la menstruación como algo natural, como el síntoma de la entrada en la adultez, de modo que más que temerla la anhelaba y creo que por eso no me ha molestado y no ha afectado mayormente mi vida cotidiana

Diría de tu comentario que te hace más atrevida porque hay una barrera.

Si me permiten quiero contar una experiencia personal: perdí a alguien que me gustaba y mucho por estar menstruando, temía oler mal o mancharme y eso me iba a poner muy nerviosa entonces no quería que ni se me acercara, encima era insistente pero así y todo no le dirigí la palabra en toda la tarde y así fue que por culpa de estar en esos días lo dejé irse. lo peor es que la mayoría de las veces que siempre alguien se siente atraído por mí es cuando estoy con la regla o me esta por venir, no entiendo porqué, aca no dijeron nada al respecto pero será que aunque no lo sepamos nos vemos más atractivas para el sexo opuesto cuando estamos menstruando?

"Les anglais ont débarqué", se dice.

"aunt Irma" se dice en inglés, como bien se puede ver en un capítulo de la serie the it crowd.

En casa hablamos sin miedos, ni ocultimos sobre la menstruacción desde que nos conocimos, tenemos sobre los 40años y tanto ella como yo lo llevamos muy bien. Eso sí, respecto a algunas opiniones sobre lo "limpio"... No es limpio al olor y si tienes un orfato muy fino, insoportable. Hará cosa de un par de años vi un estudio (realizado por dos científicas) que exponían como resultado de sus estudios que la sangre resultante de la menstruación desprendía un olor que reducía/eliminaba el deseo sexual del hombre casi instantáneamente. Es una conclusió curiosa, pero que yo la he podido experimentar y puedo decir que me ha sorprendido. Por supuesto que una buena higiene antes de hacer nada evita olores, y si eres un campeón y ella una valiente y aguantáis el color rojo, que os quiten lo bailao.
Otro tema... ¿quien no ha oido hablar del dolor testicular en la o durante la adolescéncia del hombre? Aún en pleno siglo XXI, también se podría hacer un artículo similar a este. Es una realidad, y muy doloroso!.
La culpa de que esto aún sea así, es de las que os calláis cuando os recriminar hablar sobre este tema.
Saludos

Mi madre, con 60 años, todavía cree que si haces mayonesa con la regla, se corta. Pero, por lo menos, ya ha superado lo de tocar las plantas... Al parecer, se mueren si tienes la regla.
Todos estos mitos absurdos me los contaron a mí con 11 años, cuando me vino la primera regla.
Para mí fue un trauma porque las propias mujeres de mi familia me hicieron sentir sucia e impura. Sólo era una niña. Tardé mucho tiempo en sentirme agusto siendo mujer.

Vuelvo a escribir sobre este tema. Insisto que es tan privativo de las mujeres, como los problemas de próstata para los hombre. No es necesario un exorcismo para enterarnos de este hecho natural, como una proeza femenina. Es lo que toca. Y cada cual debe arrear el mástil de su nave. No podemos estar idealizando un hecho como éste, privado y sangriento, y de él sacar conclusiones de la política, y la economía. Es darle tanta importancia a algo que no lo tiene y que es y debe ser PRIVADO. Saludos!
www.arquiterapiaa.blogspot.com

Te agradezco tu comentario Alex. Y lamento que valores tanto el esfuerzo. La expresión que citas no está cogida de cualquier sitio en Google, sino que se trata de un comentario de Diana, la directora de la película La Luna en ti, de la que hablo y trata el post. Mil gracias.

Los dos últimos comentarios dejan claro por qué es necesario dejar algunos temas para la intimidad, y no tener el mal gusto de hablar públicamente de olores corporales.

A mi la regla me huele a hierro , no se como te huele a ti.

¿Pero como no les gusta a los hombres ese olor a podrido?..........malditos machistas.

No creo que sea falta de respeto.Es más lo pongo con toda mi buena intención para que ninguna mujer se sienta desfgraciada de serlo.

Lo que es cultural es que en las mujeres esté peor visto masturbarse o que no se fomenten el deporte en las niñas para que sus músculo estén más fuertes .Si fomentara por ejemplo la danza del vientre habría menos dolores.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal