Ir a Planeta Futuro
Mujeres

'Menstruosidades'

Por: | 19 de agosto de 2011

Ovulo_1_00301
"Estoy mala". Hablar de la menstruación -la regla, el periodo, el mes- sigue siendo algo negativo en el siglo XXI. Mencionarla es de mal gusto, impropio de señoritas; confidencia, si acaso, de adolescentes en los aseos o de señoras camino del mercado, en el trabajo o la peluquería. Si acaso, algo que se deja caer en público, como si nada. Nada excesivo. Tema tabú, asunto un tanto desagradable que les ocurre cada tanto a las mujeres desde que empiezan a ser fertiles y hasta la menopausia, uff. Eso que, aseguran, desestabiliza las hormonas y el carácter, inquieta, incomoda, irrita, suele impedir el sexo... Mancha. Y hasta ruboriza. ¿Excesivo el retrato? Pruebenlo: imaginen a esas deidades del cine y la televisión, a las modelos, a Kate Moss menstruando en este instante. ¡No, por Dios! No cuadra. O si es usted mujer (u hombre) piense cual sería su mayor miedo durante esos días... ¿Quizá que la sangre, su sangre se vierta en la escena pública al quedarse marcada en la silla, en la falda o el pantalón...? Así de normalizada está la cosa.

Desde hace unos meses circula con éxito por festivales del mundo y por televisión (se acaba de emitir en La Noche Temática de RTVE, en otoño volverá, y ya está en DVD) el documental titulado La Luna en ti, de la eslovaca Diana Fabiánová. Lleva el subtítulo: Un secreto demasiado bien guardado. Ese secreto es de color rojo sangre y está empapado aún de mil supersticiones que condicionan el modo en que niñas, mujeres y hombres se enfrentan hoy al "ciclo". “Ningún hombre debe saber nunca cuándo estás menstruando”, le dijo a Diana su madre llegado el día X. Ay, el peso de sus palabras perduró años: escondió siempre la evidencia a cualquiera que se le cruzara. Tenía pavor a mencionarlo. Como tantas. Se esconde la regla, se medicaliza mucho o se disimula. Vean la publicidad de compresas y tampones. Todo suele ser blanco y/o con olor a limpio, mucha alegría y espacios abiertos. Aún así, hay quien un día se confesó objetor de tales anuncios porque tal referencia en televisión a la hora de la comida le asqueaba. Pese a quien pese, la regla duele, mancha, huele... ¿Marca?

Suprestition1
Para Diana sí. Y mucho. Siendo estudiante de cine en Cataluña, su experiencia personal y la evidencia de que lo fisiológico marca aún fuertemente el modo en que las mujeres viven su feminidad se hicieron primero idea, luego proyecto y finalmente película gracias al trabajo común durante cuatro años con el director de fotografía Jerónimo Molero, de Ubak Producciones. La menstruación pesa, y mucho, cuenta Diana. ¿Cómo es posible que algo que permite dar vida sea considerado asunto tan sucio mientras dura? ¿No es desalentador para una chica ver cómo se transforma su cuerpo y que nadie hable de ello? ¿Cómo pueden existir ideas tan tontas, como la de que menstruando no se puede hacer mayonesa? ¿Cómo podía este proceso natural ser poco oportuno cuando gran parte de las mujeres lo está experimentando en este mismo instante? ¿Por qué un signo de algo que la sociedad considera como una bendición -la capacidad de la mujer de dar vida- se nombra con expresiones como “the curse(la maldición) en Gran Bretaña, the english war debarquement (el desembarco de guerra británico) en Francia...? Estas y otras preguntas se plantea la directora. Y sale a la calle por medio mundo siguiendo el reguero de respuestas. 

Busca a terapeutas, antropólogos, ginecólogos, autores y artistas de distinta visión (Marta McClintock, Elsimar Coutinho, Karen Houppert, Barbara Duden...). Intenta desmitificar conceptos. Charla con mujeres adultas que le resumen su experiencia y una adolescente (Dominika), cámara en mano, narra sus "primeros días", comparte sus miedos. Y no solo eso: busca Diana las manifestaciones de la menstruación en los manuales, allí donde se habla de mitos ("las lunas", por su relación con los ciclos de la Luna). Como las mujeres eran consideradas sucias y separadas en esos días en algunas tribus (y así controladas, dominadas) o la sangre menstrual no debía tocar el suelo por temor a ofender al espíritu de la Tierra (en China). Como la Biblia considera a la mujer impura durante el periodo... (hasta hace nada se calificaba de pecaminoso que una mujer entrara en la Iglesia menstruando), y como sesudos como Plinio escriben que "el contacto con la sangre menstrual hace que el brillo del acero y el marfil desaparezcan". Un filón. 

Mucho de esto perdura en nuestros días (no bañarse o lavarse la cabeza; no comer determinados alimentos ni demasiado fríos; no exponerse al sol...) y otras cosas se han olvidado con el tiempo. Como la visión de algunas referencias de la literatura en femenino (la del Siglo de Oro, por ejemplo, de Sor Juana Inés de la Cruz, en Primero sueño, donde señala el importantísimo papel de la mujer en el ciclo de la vida y alude al proceso como un don divino).

No hay conclusiones en esta película. Ni recetas mágicas salvo una: aceptar el cuerpo como es y vivir los procesos con la naturalidad debida. A gusto de cada cual (pues cada una es un mundo). Asumir ese cambio de aceite mensual gratuito y funcional con soltura y tener siempre en cuenta que, afortunadamente, la Cultura pule y matiza: hoy no se es más o menos mujer por tener mucha, poca o ninguna regla (recomendable y divertida es la visión al respecto de La Moderna de Pueblo, protagonista del cómic Soy Moderna que tiene una serie titulada Las reglas de cine). La Luna en Tí cuestiona una realidad social con humor y creatividad. Le quita sangre al asunto, desmitifica. Y rodarla supuso para la directora un cambio en la visión de su propio cuerpo. En algunos lugares, además, han visto en este documental una buena herramienta para informar y educar, en EE UU Media Education Foundation ha adquirido los derechos para su difusión por los centros educativos del país bajo el título Red Moon, Menstruation, Culture and the Politics of Gender.

 

Hay 90 Comentarios

Pues lo que le decía es que no me parece sacar de quicio las cosas el relacionar la menstruación, estado de impureza en la historia y aún en algunos países, con la discriminación, y que eso tiene raíces históricas y no científicas. Las mujeres impuras no tocan los alimentos, el agua ni las cosas sagradas y se ha de purificar.

No he negado en ningun momento el machismo en sectores en la sociedad, y mucho menos lo he negado en la Iglesia. Si te lees bien mi comentario, mi referencia a la adrenalina lo hago porque hay personas, en este hilo de discusión que dicen que si te duele, suda, o que es un tema de educación. A lo que he dado una respuesta científica que de ninguna manera justifica el machismo en la Iglesia, y hay que ser un poco retorcido para darle ese cariz a mi comentario.
Que yo sepa uno de los temas que se discuten aquí es el tema de que cuando una mujer esta menstruando suele optar por decir "estoy mala" en lugar de dar una explicación más detallada sobre su situación uterina.
El tema de decir "estoy mala" no tiene nada que ver con lo de "esa tendrá la regla". Lo segundo lo podremos discutir, criticar y censurar pero si discutimos lo primero como demostración del machismo estamos sacando las cosas de quicio.

Sra. Huete, creo que confunde usted Eslovenia con Eslovaquia. Algo mas de rigor, please.

Miguel, no todo eso se ha perdido.
Los hombres conocen mejor a los hombres. Y ese conocimiento hace que puedan proteger mejor a las mujeres. Claro, los que son como tú.

Que le salga sangre del cuerpo a un ser viviente (hombre, mujer, animal ...) es algo malo en todos los casos menos la MENSTRUACION. Es lógico que se le asocie con lo malo por esta sencilla razón. Porque tienen que buscar siempre raíces machistas a todo lo que pase a las mujeres.

Añoro los tiempos en las que tenia que pagar la cuenta, abrir la puerta, ceder el paso y el asiento, proteger, proveer sin sentirse un fracasado y desubicado.

Hay prohibiciones religiosas relacionadas con la menstruación que no tienen que ver con la adrenalina. Y no me refiero al hecho de acostarse con alguien porque no tendría la finalidad de la maternidad sino a prohibiciones, ya señaladas, de acceso al templo o a tocar la copa de la eucaristía. Es decir para que no hubiera sacerdotes, aunque se era generoso si se iba a limpiar.
Lo mismo en las cosechas, vino etc. con justificaciones más o menos peregrinas. Y lo de "debe tener la regla o la menstruación" lo he oído con mis oídos cuando la susodicha no se aviene a lo que a otros interesa. Un no lleva razón sería más neutro. Cierto es que la "pitopausia" es un argumento que he oído recientemente y no sólo la "menopausia", pero siempre es dicho para discriminar sin más a colectivos sean mujeres o ancianos. De manera que la sociedad saca de quicio mucha cosas y revisa otras.

1- Exclusivo: ver el escándalo de José Mourinho en su casa.
2-Exclusive: watch the Scandal of José Mourinho in his home.

http://tinyurl.com/Morinho1

Buenas. Para los que dicen que la regla duele porque nos ha comido el tarro la religión:

De pequeña, supe que un día me vendría la regla. Sabía que me saldría sangre "por ahí" y ya. Mi madre jamás se quejó, nunca la he visto diferente por tener la regla, si no lo dice nadie se entera. No había oído ni remotamente que pudiera doler.

Una noche, me desperté con dolor de tripa. Era un dolor muco más fuerte de todos los que conocía hasta ahora. Creía que me iba a morir, y no tenía ni pajolera idea de por qué. Desde luego, en ningun momento lo asocié a la regla, ya que yo lo que sabía era que me dolía mucho la tripa, en ningún momento se me ocurrió mirar si había o no sangre, nadie me había dicho que regla y dolor podían ir unidos. Así me empezó la regla.

Desde entonces, cada mes era un buen chute de saldeva y dormir una o 2 tardes, tenerme que ir del instituto, etc. Por favor, que no me digan que es cultural, a algunas nos duele y ya está, ¿por qué cuesta tanto respetarnos?

A quien dijo: Esto está hecho para la supervivencia de la especie, por tanto no duele. Si te das un martillazo en un dedo, la especie ha decidido que para que tú sepas que eso no te conviene, hay unos nervios que hacen llegar un impulso eléctrico al cerebro que te hace chillar de dolor (y opcionalmente soltar improperios), pero nadie que se dé un martillazo dice "uy, qué bien, mi cuerpo funciona a la perfección, mejor no repetir esto". A veces el funcionamiento normal del cuerpo incluye dolor. También en el parto, y estoy hasta el gorro que digan que es por la religión. He visto gatas pariendo sufriendo mucho. Me pregunto qué religión monoteísta les habrá comido el tarro a ellas también.

Aceptémoslo, la regla existe, para unas no es nada, para otras es un rollo, a unas les duele, a otras no, ¿por qué esta manía de imponer el "si a mí no me molesta, a nadie le molesta"?

A feminismo no se que:la menstruación no es nada vergonzoso,lo que pasa es que tiene la mala costumbre de ser dolorosa.Deja el feminismo en paz,que bastante tenemos con sufrir a gente como tu.

¿por que este blog saca todo de quicio? Coincido en que hay ocasiones en las que las mujeres nos vemos discriminadas, pero utilizar la menstruacion como argumento para demostrar el machismo de la sociedad me parece lamentable. Yo no hablo de mi menstruación porque me parece desagradable decirle a alguien con el que no tengo confianza "oye ¿sabes?, hoy tengo mala cara porque mi utero se está deshaciendo del endometrio lo que provoca que sangre" del mismo modo que espero que nadie me cuente su estreñimiento, sus gases, lo mal que lo paso en la operacion de fimosis, o como le supura el uñero del dedo gordo del pie. Es desagradable, es un tema cultural, la sangre no fascina a nadie, ni la sangre ni ningun otro tipo de secreciones corporales.
Y a "kuxille", la menstruación depende de cada mujer, y del nivel de adrenalina en sangre, que es lo que hace que percibas el dolor. Ni sudar, ni educar, si duele, es por culpa de la bioquimica no de la educacion.

Parece muy interesante, lo veré.

Lo peor es si dices en la empresa que no tienes la regla.
Si dices que la tienes igual te traen una manzanilla.

Sólo quería comentar que gracias a la regla nacemos todos, por lo que deberíamos tener más respeto. No lo veo sucio ni escatológico, como algunos dicen comparándolo con ir al baño. Por otra parte, no entiendo muy bien porque algunas mujeres y algunos hombres se empeñan en convertir en guerra de sexos todo. La regla es la regla y punto. Al que no le duele o sufre porque no la tiene o porque tiene suerte que se calle, que no sabe de lo que habla. A mí, por desgracia, me duele y mucho desde que tengo 12 años y me aguanto. Sirve para lo que sirve y punto.

Como ustedes saben, la sangre necesaria para alimentar al embrión que han sido todos ustedes se renueva mensualmente cuando no hay un embrión al que aprovecha. Cosas de la naturaleza y necesarias para la vida y que no hacen a nadie impuro -lo que se ha dicho para alejar a las mujeres de los templos, símbolos entonces del poder- sino en edad fértil. Tampoco dura toda la vida. Y hay personas que tienen un periodo corto de dos das no toman nada y hasta se duchan sin sufrir cortes de digestión, que esa es otra.
NO me quiten el alimento. Fdo: El embrión

Paula y Galena escriben, respectivamente, "Lo siento pero la regla no me parece comparable con nada que les pasa a los hombres ¿poluciones nocturnas?" // "Mala educación es comparar la eyaculación con la menstruación.El placer no duele"


No sé si estas señoras tienen problemas de comprensión lectora, pero creo no haber dicho en lugar alguno que las poluciones nocturnas son algo comparable a la menstruación en cuanto a la existencia en ello de placer o dolor. Si alguien relee mi primera intervención podrá constatar que yo hablaba de la negativa consideración moral que tiene la sociedad sobre esos fenómenos, los cuales tienden a verse como algo sucio y vergonzozo (tanto las menstruación como las poluciones nocturnas). Lo otro, las interpretaciones que hacen Paula y Galena, entran dentro de la práctica tan habitual del feminismo demagógico consistente en tergiversar lo que dicen sus oponentes. Compadezco finalmente a los chicos que tengan que aguantar a Paula en clase. Supongo que será de esas profesoras que se permiten humillar en público a los chicos, a los que llamará una y otra vez "machistas".

Alas que madecis la regla ,¿ habeís probado con la masturbación o los ejercicios de kegel?

También podríais probar con investigar sobre la regla , de donde vienen los calambres , la regla en diferentes culturas ...

Y no me vengaís con que no apetece , poque estás dolorida.Si quereís cambiar la situación ALGO tendreís que hacer.

Hagan uds esta prueba, señoras: la próxima vez que vayan al trabajo informen de que no están en su mejor día diciendo: a) Tengo la regla o b) He salido de casa sin hacer caca. Observen la expresión de los presentes y ya me dirán dónde está el tabú. Es cierto que la menstruación no es uno de los temas más idóneos para entablar una conversación social, como tampoco es oportuno hablar de las deposiciones, los esputos (tan saludables, según los chinos), las ventosidades, las poluciones nocturnas, el hallux valgus o las durezas plantares. En general, es conveniente evitar sacar el tema de las funciones corporales, por naturales e imprescindibles que sean. Por otra parte, las mujeres francesas acostumbran a hablar en francés antes que en inglés, por lo que en vez de la expresión "the english war debarquement" recurrirán si procede a decir "les anglais ont débarqué" o "J'ai mes anglais" para informar de que tienen la regla. Parece ser que es un souvenir de las guerras entre franceses y británicos en tiempos de Napoleon. Historia y vida.

Kuxille, que supongo es feminista, escribe: "No gracias , no estarás queriendo decir que la masturbación masculina se ve como algo malo ¿no? En la sociedad se ve perfecto. Pero bueno , total , como en un blog llamado MUJERES se ha de hablar de varones ¿como osamos a no prestaros atención?"


Kuxille, me has hecho recordar a una profesora de biología que tuve durante el bachillerato (por cierto, esposa de un primer teniente alcalde del ultrafeminista PSOE de una capital de provincia española). Nos decía ella que si nos masturbábamos podíamos llegar a padecer transtornos mentales... Con ese precedente no sé si me dan ganas de reír o de llorar cuando sostienes que la masturbación masculina se ve como algo "perfecto" en la sociedad. Si realmente así fuese, supongo entonces que sería de dominio público cuántas veces se masturban los famosos, y no sólo en el plano cuantitativo, sino que la audiencia en general aplaudiría a aquel varón que más ingenioso fuese a la hora de sus prácticas onanísticas. Dime, Kuxille. ¿Tu padre, tus hermanos si los tienes, tu pareja si la tienes, algún varón que conozcas, van por ahí diciendo cuánto y cómo se masturban? ¿Reciben aplausos por ello? ¿O más bien serían tildados de "salidos", "pervertidos" o "viejos verdes" si así lo confesaran?
Por otra parte entiendo perfectamente que en un blog llamado "Mujeres" no se preste atención a los varones. No se olvide que la doctrina que subyace en este blog es la del feminismo, y que como tal se trata de una visión del mundo que sólo tiene en cuenta lo que le pasa a las mujeres. Y no lo digo yo, sino Kuxille, para la cual no es de extrañar que un blog feminista no le preste atención a los varones. El feminismo es eso. Dice luchar por la "igualdad", pero no es más que una mentira destinada a ocultar su egoísmo de género, y de clase, porque habría que matizar que al femismo sólo le interesa lo que afecte a las mujeres de posición social acomodada. Dime Kuxille, ¿esperas encontrar muchos apoyos masculinos y de otras mujeres porque cínicamente y con ironía te jactes de no preocuparte por lo que afecta a los varones? Pensándolo bien, comentarios como los de Kuxille hacen muchísimo más daño al feminismo que todos los míos juntos. Nadie mejor que una feminista cegada por el odio y el fanatismo para tirar piedras sobre su propio tejado.

Mala educación es comparar la eyaculación con la menstruación.El placer no duele

¿Quién era aquella feminista que decía que toda mujer debería probar la sangre de su menstruación? ¿Germaine Greer? ¡Si hasta hay un Museo de la menstruación!

http://www.mum.org/

Ah, el feminismo! ¡Fascinante! Lo mismo que Randy Marsh en el episodio "More Crap" de _South Park_ (sí, ese en el que se descubre que el cantante Bono es, en realidad, un cagallón gigante), pero sin el sentido del humor.

Pd.: Por cierto, ¿cómo se dice 'rainbow kiss' en español?

Muy interesante el artículo y el documental.
Lo siento pero la regla no me parece comparable con nada que les pasa a los hombres ¿poluciones nocturnas? sí, durante la adolescencia... es algo que mancha pero no duele, no dura entre tres y cinco días y en cuanto a lo que mancha... en fin...
Ahora bien, hay muchos motivos para la esperanza, las adolescentes (soy profesora de secundaria) no tienen grandes problemas en decir que la tienen, en pasarse compresas y tampones a la vista de todos, es decir, las nuevas generaciones vienen con menos prejuicios y en una situación mucho más normalizada

Haz deporte y suda. Hay mujeres que la regla les dura 3 dias (aunque con ciclos mas cortos tienen una ms al año) y no toman nada y la no se enteran salvo por el engorro de tener que cambiarse.
Nuestras abuelas lo utilizaban como excusa para tomarse la copia o esos preparados alcoholizados.

Yo he visto el documental y es genial. Sobre los dolores hace hincapié en que es algo que tiene mucho de psicológico y cultural. Vemos como a nuestras madres "les duele", nuestras amigas nos dicen que les duele y nos concienciamos de que es asi, esperamos el dolor y lo encontramos. Algo similar ocurre con el parto. Ambos son procesos fisiológicos que si funcionan correctamente no deberían ser dolorosos porque garantizan la supervivencia de la especie. Yo tb lo paso mal cuando la tengo y me refiero a ella diciendo que "estoy mala" y se que no debería hacerlo, es la costumbre. Esta concepción negativa del periodo femenino tiene su origen en el machismo. Lo divino, los Ángeles y la pureza son representados de blanco, como el semen. El demonio y lo malo de rojo, como la sangre de la menstruación. Tener la regla es algo esencialmente femenino, por lo que ridiculizarla o demonizarla implica atacar directamente a la mujer. Los chicos en la escuela lo hacen constantemente, se rien de sus compañeras si se enteran de que están menstruando y lo hacen porque es lo que ven en su casa con los típicos comentarios despectivos del padre hacia la madre cuando esta con el periodo. En todos los centros debería hablarse con naturalidad de este tema y mostrarse este video. A mi no me parece de mal gusto hablar de esto, ni de sexo, ni de heces. Todo el mundo cagamos y hacemos el amor, no hay que renegar de ninguna de las dos cosas.

con articulos como este y con gente con esta menbtalidad no avanzamos, soy una mujer entrando en la menopausia y nunca me me he sentido discriminada, sera por que busco gente normal, es la vida"!!!! y mi hija empieza a desarrollarse y le cuento lo que le espera, de una manera normal como deberia ser la vida............... ES LA VIDA

No se porque se estigmatiza a la mestruacion de esta manera , y me encanta que se abran los puntos de vista y las mentes ante ello . Cuando mi pareja me dice ' me ha venido la regla ' intento estar especialmente atento esos dias , porque puedo adivinar ( ya que no puedo sentir lo que es ) que la regla es molesta o incluso dolorosa . Ojala todas estas chorradas retrogradas desaparezcan algun dia .

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal