Ir a Planeta Futuro
Mujeres

España, "capital" de la prostitución europea

Por: | 31 de octubre de 2011

 Prostitucion
Nombrar la prostitución incita todavía a algunos a defender una teoría de círculos viciosos, de causas y efectos. ¿La prostitución nació por la secular falta de recursos de algunas mujeres o por la perentoria necesidad sexual del cliente? Bajo esta visión subyace cierto fatalismo: para los partidarios de esta actividad, se trata de un comercio inherente a la condición humana y de una libre transacción entre adultos, y la única postura realista es regularla para que discurra dentro de la ley y no se desborde hacia las cloacas. Sin embargo, esta visión de la prostitución como algo atávico choca con los cambios históricos y sociales de las últimas décadas: entre ellos la igualdad entre hombres y mujeres que propicia relaciones sexuales basadas en el respeto y la equidad y el creciente rechazo a toda vulneración de los derechos humanos, incluida la explotación sexual.

En ese contexto,  resulta llamativo que los hombres españoles entre los 35 y 55 años sean los ciudadanos de la UE que más frecuentan esta práctica. Los datos los proporciona la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP). Según una guía que acaba de dar a conocer la citada organización, un 39% de los varones españoles, algo más de uno de cada tres, ha contratado este tipo de servicios. Les siguen los suizos (un 19%), que se sitúan en la media europea. Esos porcentajes descienden de modo considerable en Austria, Holanda y en especial en Suecia. No es casual que en este país nórdico la compra de sexo solo interese al 13% de sus hombres. La legislación sueca, pionera en la materia, penaliza al cliente. Una corriente legislativa que se va extendiendo a otros países. Sin ir más lejos, la policía local de Sevilla puede aplicar sanciones a los clientes de entre 750 y 3.000 euros para los clientes. la ordenanza municipal para luchar contra la prostitución y la trata con fines de explotación sexual entró en vigor el 28 de octubre.

Los datos de APRAMP avivan un debate que suele acabar en otro círculo vicioso: la complejidad de la prostitución y la imposibilidad de erradicarla teniendo en cuenta los intereses encontrados que entran en juego. ¿Hay que resignarse entonces? ¿Los españoles son más machistas o tal vez más reprimidos que los holandeses o los suecos?  ¿O será que la crisis no ha hecho mella aún en esos clientes que tan alegremente usan esos servicios?

Ni puede afirmarse que sea así ni hay una sola causa que explique estas diferencias. Los argumentos que esgrimen los que acuden a prostíbulos o mantienen sexo por dinero son conocidos: para algunos es algo lúdico o añadido, un recurso que utilizan en determinadas fiestas y salidas masculinas, una forma más de consumo, tan banal como accesoria, como se lee en este Vida y Artes.

Para otros, los habituales, se trata de una forma de completar su vida sexual con variaciones que no practican con sus esposas o novias y que les permite mantenerse aparentemente fieles a unos lazos conyugales mortecinos. Ambas visiones, la puramente frívola o la que se escuda en  “la necesidad de encontrar fuera lo que no se tiene dentro” parecen olvidar que los tiempos han cambiado: nada impide hoy a un hombre o a una mujer buscar una nueva pareja con la que tener una mayor complicidad sexual, y en determinados ambientes, el ligue y el sexo voluntariamente compartido son opciones asequibles.

Hay quien sostiene, pese a todo, que siempre hay excepciones, y que hay varones que por motivos diversos no acceden con facilidad al juego de la seducción –al igual que les sucede a algunas mujeres, por otra parte-, por lo que para ellos la prostitución sería un servicio de auto-ayuda o una terapia. Sin entrar en el fondo de este argumento, no cabe duda que, en todo caso, se trataría de una minoría, lo que haría de la prostitución algo residual y en caída libre. Es lo que sucede en otros países vecinos, pero no en España, en el top europeo del sexo de pago, a tenor de la guía de APRAMP que presentó la semana pasada la secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara. 

Es probable que haya por medio todavía una brecha educativa y cultural, una persistente concepción de la mujer como objeto sexual anclada en ciertas mentalidades masculinas. No hay que olvidar que la prostitución tiene una evidente carga sexista (que no sexual): es un servicio que mayoritariamente usan y reciben los hombres. No es un tema demasiado estudiado, pero el porcentaje de mujeres que recurre a la prostitución masculina es muy bajo, casi anecdótico. De hecho, ese tipo de prostitución suele estar enfocada por igual a la clientela masculina y femenina. Las nuevas generaciones de mujeres son cada vez más conscientes de su cuerpo y de su derecho a una sexualidad satisfactoria. Pero son muy pocas las que llamarían a un teléfono de contactos para pedir un servicio. Cuando se ven abocadas a pagar por sexo, eligen en todo caso a alguien de su entorno o a una pareja que ya conocen previamente y con la que están dispuestas a ser generosas. Una figura que estaría más cerca del mantenido que de la prostitución de viejo cuño.

Lo paradójico es que cada vez que se lanzan campañas contra la prostitución o sus negocios afines, las primeras en salir a protestar son las propias profesionales. Temen por su trabajo y su supervivencia y algunas, en su nombre o en el de sus patronos, aseguran que si les multan a los clientes, los espantarán y se quedarán sin empleo. Es comprensible que las mujeres que se dedican a la prostitución como única fuente de ingresos y que no cuentan con posibilidades de reciclarse se resistan a esta especie de reconversión industrial que países como Suecia lideran. Pero el que muchas se aferren a esta forma de subsistencia no significa si pudieran elegir otra actividad que les compensara o que les diera parecidos ingresos, se aferraran a su condición de prostitutas.

De vez en cuando surgen testimonios de meretrices denominadas de lujo que aseguran haber optado por la prostitución para ganar independencia y librarse de jefes o condiciones laborales insufribles. Sin embargo, bajo esa aparente elección afloran otros objetivos más realistas: la necesidad de ganar dinero rápido para establecerse en otra actividad o el empeño en ofrecer una educación de pago y a sus hijos. Por no referirse también a que algunas de estas elecciones se basan en la dependencia afectiva respecto a uno de sus promotores o hacia ese mundo de aparente bienestar económico en el que se mueven.

Pero incluso aunque hubiera una entre mil que eligiera conscientemente este oficio, no puede generalizarse tal decisión. Ni olvidar las ramificaciones de un negocio que, en buena parte, se nutre de la indigencia y la desesperación de tantas mujeres inmigrantes o en situaciones vulnerables. Y cuya espiral puede llegar al extremo de traficar con ellas o explotarlas de forma inhumana, como han denunciado la policía y las asociaciones de derechos humanos. En ese sentido la prostitución no se reduce siempre a un mero acuerdo entre cliente y trabajadora del sexo. A menudo, alimenta y sostiene una nueva esclavitud. No en vano crece el número de hombres defensores de los derechos humanos y alejados del machismo que no contemplan la prostitución en su horizonte. Aunque algunos de ellos todavía mantengan la contradicción de pensar en progresista y actuar de forma atávica. El caso Strauss-Kahn ha puesto de manifiesto lo arraigadas que están ciertas prácticas depredadoras en el inconsciente masculino, al igual que la doble moral.

El turismo sexual es otro subterfugio en el que se amparan algunos occidentales, en general hombres, pero también mujeres, para tener sexo fácil dejando un rastro de dinero o de favores a su paso. Es una práctica ambivalente: en algunos casos puede ser una versión suave de la prostitución, ya que suele darse una atracción real y a menudo sin intermediarios, aunque haya objetivos económicos de por medio. Pero podría derivar en algo más grave y repulsivo si el cazador o cazadora de sexo se saltara la frontera de la edad y utilizara a menores.

Para algunos expertos es cuestión de tiempo: a pesar de la pujanza del negocio del sexo y del retroceso que implica la crisis, las leyes contra la explotación sexual se intensificará y la prostitución tradicional decaerá en España, al igual que en Europa. De hecho, los datos de APRAMP señalan que el 61% de los varones españoles no recurre a la prostitución. Los que no acuden, casi dos de cada tres, son más.

Foto: Pere Durán

Hay 220 Comentarios

No querría elevar la anécdota a categoría, como dices, pero yo soy ingeniero también. A ver si ahora alguien asocia ingeniero con putero, aprovechando de paso el tirón de la rima consonante.

Claro que preferiría tener una pareja, una relación estable, basada en el cariño y en el amor. Pero si no puedo acceder a eso, ¿quiénes sois vosotros para impedirme disfrutar de lo que vosotros mismos hacéis en vuestras casas?

"De vez en cuando surgen testimonios de meretrices denominadas de lujo que aseguran haber optado por la prostitución para ganar independencia y librarse de jefes o condiciones laborales insufribles. Sin embargo, bajo esa aparente elección afloran otros objetivos más realistas: la necesidad de ganar dinero rápido para establecerse en otra actividad o el empeño en ofrecer una educación de pago y a sus hijos. Por no referirse también a que algunas de estas elecciones se basan en la dependencia afectiva respecto a uno de sus promotores o hacia ese mundo de aparente bienestar económico en el que se mueven"

Resulta que yo sigo en prostitución,, y puesto que no tengo pareja y no tengo promotor esporque tengo dependencia al bienester ecónomico en el que me muevo.
¡Ay qué joderse!

Al final lo que pienso es que les da rabia que sin estudios y sólo por mi/nuestra destreza manipulando a los hombres pueda/podamos ganar mucho más que muchas mujeres que están haciendo un gran esfuerzo, estudiando y moviéndose con la élite para conseguir la igualdad en el poder ecónomico y social (entre hombres y mujeres) Igualdad que solo sirve para las clases altas porque está claro que para los hombres y mujeres de las capas bajas de la sociedad es impensable plantearse siquiera el ascenso social...
Dejénos a las putas en paz que Vds. no estaban cuando decidimos prostituirnos para evitarlo.

Creo que muchos os equivocáis en vuestro enfoque. Pensáis que la prostitución nace por egoismo o de una necesidad insatisfecha con tu pareja. ¿Y si no tienes pareja? ¿Y si jamás has tenido pareja? ¿Tienes entonces prohibido el sexo?

Tengo ya una edad, pero por motivos estéticos no me he comido jamás una rosca. ¿Debo seguir pagando 20€ todos los fines de semana para entrar a una discoteca de la que saldré de todos modos frustrado?

Y la prostitución no sólo se ejerce en la calle o en los prostíbulos...

Hay muchas formas de prostitucion. Mujeres que libremente la practican, sin necesidad de intermediarios, porque prefieren ganar 200 euros en una hora y hacerlo 15 o 20 veces al mes, que limpiar escaleras y retretes 8 horas diarias para ganar la cuarta parte. No son, ambas, formas de explotacion? Esta es una opcion, hay que respetarla. Prohibir, basandose en supuestos principios morales, es absurdo.

Por otro lado no se puede prohibir toda la prostitucion para proteger a las verdaderas explotadas, que por supuesto las hay. Es como el canon digital: no pueden pagar todas por los abusos de algunos.

Querida (supongo) cuanto merluzo:


No todos los Papilomas son iguales. Ni todos vivimos en Madrid y mucho menos andamos ocupados de las andanzas de las hetairas del centro. Disculpe esa ignorancia, la periferia tiene esas cosas... Por lo demás, quizás deba hacer hincapié en que los seres humanos, hombres o mujeres, nos sentimos más inclinados a desinhibirnos cuanto más lejos estamos de casa. Demuestra simpleza suprema al catalogar a todos los españoles como trogloditas y a todos los nórdicos como titanes sexuales. Imagino que irá por barrios. Yo me he acostado con pocas mujeres (para lo que hubiera deseado), pero incluso con una muestra diez veces mayor no me atrevería a calificar a la mujer española como frígida, sosa, reprimida, o todo lo contrario. Lo asombroso de las personas es la variedad, y para la estadística se necesitan grandes números. Dudo que usted los tenga, yo desde luego no.


No se trata de falta de empatía: es simplemente que nadie debe cargar en sus espaldas todas las culpas del mundo. Créame: tengo las mías, las llevo lo mejor que puedo e intento su redención. Las personas que me conocen expresarían pocas dudas acerca de mi naturaleza compasiva. Pero insisto, sólo una parte de la culpa de la Humanidad me concierne, y debe ser así, por mi salud mental (y la suya, si me hace caso).


Por lo demás, como parece que no se entera (igual que la anterior comunicante), mi posición es favorable a la prostitución reglada y el castigo de todo abuso. Imposible atajar el abuso y el delito sin una ley que ampare la actividad; está muy bien ser radical y prohibir la prostitución (como si fuera posible) y mirar a otro lado cuando el delito y el abuso queda impune; nos hace más limpios pero la mujer que sigue sufriendo en la calle no sólo no notará mejora alguna sino que estará manifiestamente peor. ¿Habrá menos tráfico de mujeres y niñas? Puede estar segura de que no - lo que será es más azaroso y precario para todas ellas.


Ah! Y no soy un chico, ni quiero serlo. Dejé la cincuentena atrás, y he vivido mucho, tanto que soy muy prudente respecto a mis certezas. Por eso debo hacerle una observación: Alguien que afirma sin ruborizarse una generalización del tipo "nosotras estudiamos mucho más, somos más cultas y por tanto más preparadas y más independientes", evidencia un triste un complejo de inferioridad y en consecuencia un resentimiento que poco le puede ayudar a mantener una polémica racional. Lo siento por usted. Quisiera creer que es un troll (o un flammer de la redacción de El País) con la misión de dinamizar un foro, pero me da la impresión (y lo siento) que no.

Sin duda, señor Euroboros, usted tiene un discurso, y merece una contestación al menos tan respetuosa como su comentario:


1.- Lo que se vende no es el cuerpo ni los sentimientos. Se vende un servicio. Hable con prostitutas. De verdad. No me crea a mí.


2.- El trabajo es lo que sirve para ganarse la vida. En la Biblia se habla de "el sudor de su frente", es decir, de la fatiga y la penalidad. En ningún sitio se menciona el orgasmo. El orgasmo es una reacción fisiológica a la que soy incapaz de poner en relación, para bien o para mal, con la respetabilidad de un oficio.


3.- ¿Para mí el dinero lo justifica todo? Es una afirmación gratuita, puesto que apenas me conoce. Me guste o no, el dinero mediatiza la vida - no es mi opinión, es una evidencia objetiva. Y sí, ser descortés con los demás me parece peor que ser prostituta. Es más, si una prostituta es humana y amable me llevo una relación humana, además de ese orgasmo que tanto le ofende. Creo que en su punto 3 usted mismo se hace un lío, así que no insistiré. Tampoco el 4 parece que merezca réplica.


En resumen, y con sinceridad: no tengo sus criterios morales. La vida me produce compasión, y cada vez menos interés en catalogar las cosas como buenas o malas. Querría que las prostitutas tuvieran una vida mejor y para eso mi idea es que pudieran acceder a las garantías que tienen otros trabajadores. Creo que se necesita mano dura con los explotadores y proxenetas, pero para eso se precisa la ley.

Y no soy una señorita, sino un varón de más de cincuenta años. Papiloma fue la primera palabra que pasó por mi cabeza, lamento si le he llamado a confusión.

Pues yo opino que en la cama las españolas no aprueban ni con un 5 raspado. Chicas poneos la pila, que con tanto retraso de años de tonterías las "europeas" os llevan mucha ventaja. En mi opinión, las francesas saben mucho mejor cómo gozar con un hombre en la cama. (nótese que digo gozar, porque saben no sólo cómo tratar a un hombre en la cama, sino gozar con él). Por lo que respecta a las nórdicas, por mucho mito que haya con el porno danés de los 70 y demás, en realidad son también bastante paradillas.
saludos y ¡¡ a practicar!!

Ahora hablando con cachondeo. A mí me encanta salir un viernes a las 7 de la tarde del trabajo, largarme a toda caña con el coche a un puticlub de lujo, donde hay un montón de chicas guapísimas, bellísimas, simpatiquísimas y delgadísimas de 20 o 24 años, hablas un rato, te tomas dos martinis, pegas un polvete rápido y sencillito por 65 euros, y te quedas en paz contigo mismo por 1 mes. Y así cargas pilas para seguir aguantando a la esposa pelma y rollera que nunca tiene ganas de meter, que si mete lo hace con muy poca calidad, y que piensa que el marido o la pareja es un sparring al que hay que hundir a toda costa. Esta es la triste y sencilla realidad. Por cierto, viva el divorcio. El vivir solos es una bendición, la verdad. Hay muchas mujeres que son total y absolutamente inaguantables. Dios no creó a Adán y luego a Eva. Creó dos Evas, y luego a Adán para separarlas porque no se aguantaban.

El español liga más con extranjeras precisamente por eso, porque son extranjeras! Y lo mismo en sentido inverso! Un amigo mío en un bar de Alemania conoció a una española y finjió ser brasileño, cuando después de un buen rato tonteando jiji jaja vino otro amigo y le habló en español la chica se fue asqueada! A TODOS NOS GUSTA LO DIFERENTE, CAMBIAR, POR ESO LIGAMOS MÁS FUERA Y TAMBIÉN POR ESO EXISTE LA PROSTITUCIÓN

Estupido informe, ridiculo artículo, insultantes deducciones. El problema de base es que la asociacion mencionada es una secta dedicada a la prohibicion de la prosttucion, basta darse una vuelt por su web para percatarse de la comleta imbecilidad de su argumentario falto completamente, como todas las argumentaciones sectarias,del mas minimo rigor. No hay un solo dato objetivo, mensurable`, en el trabajo, ni un atisbo de decencia intelectual. Es un grupo fascista que intenta imponer a los demas su moralina sin mas argumento que que es la suya. El que quiera saber la verdad o lo que opinan las prostitutas tiene mejores fuentes. Por ejemplo, Hetaira, asociacion de profesionales que pide la legalizacion y el respeto a las que lo ejercen. La explotacion de mujres en la prostitucion es marginal (apenas un 10% según la fiscalia) y es mucho mayor en otros sectores a los que estos colectivos de monjas puritanas e integristas no se oponen. No les interesan las mujeres explotadas, solo el sexo.

Anda Amiguísima, no desvaríes, que la mayoría de las españolas no valen ni para meretriz de polígono industrial, y actúan como si diosas o divas fueran.

Os pego este enlace sobre un ebook que desarrolla una trma basada en la prostitución de lujo
http://www.lee-gratis.com/index.php?option=com_docman&task=doc_details&gid=128&Itemid=30

Empiezo a pensar seriamente que lo de este foro no es odio sino tensión sexual no resuelta jajajaja. Cuanto resentimiento se respira.

Desde que existe Internet, también varían los medios de relacionarse. Una amiga, después de años de relación y decidir romper con su ex pareja, alardeaba de lo "rastreros y babosos "que llegaban a ser los hombres...Decía que tenía a más de cuarenta agregados en su messenger.Del total de "concursantes", seleccionaba , a uno cada mes , por el que sentía alguna atracción o interés en base a las conversaciones que mantenía. La única condición que ella ponía era que ninguno fuese de su misma ciudad. Quedaba con el elegido los fines de semana, en palabras de ella "para sentirse cortejada y seducida como si fuese una novia", los gastos de hotel,desplazamientos, etc, siempre eran a cargo del susodicho (pese a que ella tenía y tiene una buena posición laboral y económica) . Ella era feliz así siempre entre algodones emocionales, sentimientos y romanticismo en estado puro.

Para la Srta. (supongo) Papiloma (sugiero cambiar el nombre de un virus agresivo como es el HPV por otro que lo sea menos, resfriado común, por ejemplo?):
1.- Dice usted que no se transacciona ni con el cuerpo ni los sentimientos. ¿Hablamos de lo mismo? Entonces, ¿qué se vende?: ¿Espiritualidad? ¿Valores? ¿Solidaridad? ¿Igualdad? ¿Respeto?
2.- Acepto que los orgasmos no sean la nota habitual, pero esto no invalida mi afirmación. Lo dice usted como si, el hecho de que estadísticamente sean más numerosas las fatigas, quitase hierro al asunto. En el fondo lo que usted dice es que como son menos numerosos los orgasmos las personas que se prostituyen están libres de culpa. Le aseguro que no estaba hablando desde el punto de vista estadístico, de probabilidades. ¿Conoce algún otro trabajo en el que el empleado se corra?
3.- Diferencia entre clientes buenos (con clase, amables, educados) y malos (borrachos, sucios, maleducados, soeces): mi opinión es que todos son inapropiados. Y, siguiendo su discurso: qué más da, si ambos pagan. Para usted el dinero lo justifica todo. Quizás usted quiera decir que es peor ser inculto y descortés con los demás y que prostituirse es muy bueno. Vaya, qué escala de valores tan interesante. Admito que el asesinato es más grave que un polvo, faltaría más.
4.- Y por último: tiene usted toda la razón. Es muy probable que los verdugos también tengan trastornos psicológicos. Por lo menos yo sí los tendría.
Le agradezco enormemente su interés por mis opiniones (usted diría que soy un cliente de los "buenos")

Yo creo que"cuanto merluzo" es una troll lesbiánica que se ha colado para meterse con todo lo que huela a varón hispánico. No debe haber gozado nunca con un hombre porque los desprecia... (al menos a los españoles: oye esto es casi racismo mezclado con sexismo). Espero que este chica no sea después quien hable de igualdad, y tal. Vamos una joya del feminismo moderno....

Hay muuuuuchas mujeres que creen que el hombre bueno está ahí para que ellas lleguen a su orgasmo y ya. Seguramente no se ha preocupado de qué cosas le gustan a los hombres, sin tabúes, sin complejos. No todo en el sexo es satisfacer a la mujer, eso nos quieren vender.El sexo es intercambio, ahora yo a tí ahora tú a mí. Hay mucha mujer demasiado parada o anclada en sus complejillos, esos que no se tapan con maquillajes. Este artículo es una patraña. Ir de putas o putos no es un acto machista es un intercambio tan antiguo como el mundo. Ellas, conocedoras de su poder, juegan con esto desde siempre, sea o no por dinero (cuánto ascenso he visto por motivos de "intercambio"...). Ellos deben aprender a no hacer caso, a más escote, menos caso. Sólo así lograremos una situación de igualdad.

Luchen contra las mafias y dejen a las persona tranquilas.

Cuánta hipocresía

Sergio, los únicos que están bien vistos son los tíos guapos, sean de donde sean. Vivo en el extranjero y aquí nadie se desvive por los españoles, ya que no sois excesivamente guapos, que se diga. No me di cuenta de lo feos que eran los españoles hasta que una amiga danesa me lo hizo ver. Ahora lo veo con toda nitidez.

Hasta Amnistía Internacional ha tomado cartas en el asunto. Empiezo a pensar que los testimonios sobre lo guais que son los chicos de estos países provienen de gente que no se ha movido de su aldea natal en su vida

Amnistía denuncia graves carencias de los países nórdicos en la lucha contra la violencia sexual
http://www.rtve.es/noticias/20100308/amnistia-denuncia-graves-carencias-los-paises-nordicos-lucha-contra-violencia-sexual/322714.shtml

Vivo en un país del norte y estoy casada con un nativo. Lo primero que me llamó la atención en estos lugares es el machismo que hay. La diferencia con el nuestro estriba en que al machito español lo ves venir de frente, mientras que éstos de aquí se molestan en ocultar sus prejuicios, que es peor, porque siempre salen, de una manera u otra, y acaban pillándote por sorpresa (acaban explotando y haciendo las barbaridades que hacen).

"Cuanto merluzo", supongo que tus experiencias no habrán sido buenas y eso condiciona el tono de tus comentarios. Yo, en base a la mía y a comentarios de amigas en los países donde he estado puedo decirte que los españoles estamos muy bien vistos, también en el plano sexual. En fin, una cosa está clara, nadie es profeta en su tierra, yo por lo menos nunca he estado en un país donde las mujeres de allí tuviesen una buena impresión de sus compatriotas masculinos o hablasen bien de ellos. También puede ser que seamos de generaciones muy alejadas en el tiempo.

Me da a mi que a la que no se le acerca nadie es a ti pero en fin, me alegra que digas de mi "pobre que no se me acerca ninguna sin pagar", me demuestra lo bien que me va en la vida y que no tienes ningun argumento que decirme, porque te aseguro que fisicamente lo parto, pero a lo que ibamos... sigo pensando que LA MAYORÍA de las tias son todas prostitutas y que lo unico que tienen para conseguir lo que quieren es usar su cuerpo (unas por dinero y otras por intereses). Las feas... sencillamente NO TIENEN NADA jejej, anda y que os den (esto a todas)

España sufre a causa de los españoles, sin más. Sufre por la idiosincracia mezquina, ignorante y frívola de los españoles. ¿Nadie se pregunta porqué la mayoría de las prostitutas son extranjeras? ¿Por qué dan por sentado los clientes que las prostitutas los atienden porque no tienen nada mejor que hacer ó que han elegido esta actividad libremente? Si hubiera en los caverníocolas que comentan a favor de mantener la prostitución instalada en nuestra sociedad un gramo de inteligencia ó simplemente dignidad, verían la cuestión desde otro punto de vista. ¿Ó acaso a los clientes en paro se les ocurriría sugerir a sus esposas o hijas que se prostituyan para sustentarse?

Cuántos prejuicios, y cuánto extremismo. En una sociedad libre, los adultos sanos que hagan lo que quieran en cuestión de sexo. Dicen que los españoles somos machistas, pero creo que eso es prejuicio y desconocimiento. Preguntemos a otras sociedades, p.e. las del norte de Europa, sus hombres cómo tratan y qué piensas de sus mujeres, y luego hablemos. Pero, por favor, hablemos sin prejucios y sin apasionamientos.

amiga cuanto merluzo, estoy de acuerdo en que por lo general nuestra educación sexual es muy deficiente, y es posible que el porcentaje de varones que no se desenvuelvan bien en la cama sea mayor que en el de otras sociedades con menores tabues sexuales y una mejor educación. Dicho esto, y como bien reflejaba tu propia experiencia personal en general el espanyol en el extranjero tiene facilidad para ligar ( o mas facilidad que otros, si se puede decir asi) por su capacidad de cortejar, insistir, seducir, mentir o "ser pesado", en general mas desarrollada en los paises mediterraneos y latinoamericanos que en los paises nordicos (y repito generalizando, yo soy espanyol y no entro en esa categoria). Quiero venir a decir que aunque no satisfactorias, ese espanyol en el extranjero encuentra mas relaciones fuera de su pais que en el propio, y aqui es cuando entra el factor social, seguramente el machismo,el conservadurismo y la aun vigente moral catolica.
Sigue siendo grande el porcentaje de estudiantes erasmus para los que el tener mas relaciones sexuales es uno de los motivos de su viaje. Seguramente los hombres lo diran abiertamente, no he hablado de este tema con mujeres, pero estoy tambien casi seguro que las mujeres tambien tienen mas relaciones sexuales cuando están en el extranjero. Por qué las mujeres espanyolas se deshiniben mas en el extranjero? No creo que solo se deba a la incapacidad en la cama del espanyol (que no se puede evaluar si no se ha salido de Espanya) sino tambien por el machismo de la sociedad (tanto hombres como mujeres) que acusan de puta/guarra a la mujer sexual liberada. Y en eso, amiga, creo que tanto hombres como mujeres somos culpables. Tambien (algunas) mujeres estudiadas, cultas y lberadas, y no solo los troglodíticos hombres que llevan el pan a casa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal