Ir a Planeta Futuro
Mujeres

España, "capital" de la prostitución europea

Por: | 31 de octubre de 2011

 Prostitucion
Nombrar la prostitución incita todavía a algunos a defender una teoría de círculos viciosos, de causas y efectos. ¿La prostitución nació por la secular falta de recursos de algunas mujeres o por la perentoria necesidad sexual del cliente? Bajo esta visión subyace cierto fatalismo: para los partidarios de esta actividad, se trata de un comercio inherente a la condición humana y de una libre transacción entre adultos, y la única postura realista es regularla para que discurra dentro de la ley y no se desborde hacia las cloacas. Sin embargo, esta visión de la prostitución como algo atávico choca con los cambios históricos y sociales de las últimas décadas: entre ellos la igualdad entre hombres y mujeres que propicia relaciones sexuales basadas en el respeto y la equidad y el creciente rechazo a toda vulneración de los derechos humanos, incluida la explotación sexual.

En ese contexto,  resulta llamativo que los hombres españoles entre los 35 y 55 años sean los ciudadanos de la UE que más frecuentan esta práctica. Los datos los proporciona la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP). Según una guía que acaba de dar a conocer la citada organización, un 39% de los varones españoles, algo más de uno de cada tres, ha contratado este tipo de servicios. Les siguen los suizos (un 19%), que se sitúan en la media europea. Esos porcentajes descienden de modo considerable en Austria, Holanda y en especial en Suecia. No es casual que en este país nórdico la compra de sexo solo interese al 13% de sus hombres. La legislación sueca, pionera en la materia, penaliza al cliente. Una corriente legislativa que se va extendiendo a otros países. Sin ir más lejos, la policía local de Sevilla puede aplicar sanciones a los clientes de entre 750 y 3.000 euros para los clientes. la ordenanza municipal para luchar contra la prostitución y la trata con fines de explotación sexual entró en vigor el 28 de octubre.

Los datos de APRAMP avivan un debate que suele acabar en otro círculo vicioso: la complejidad de la prostitución y la imposibilidad de erradicarla teniendo en cuenta los intereses encontrados que entran en juego. ¿Hay que resignarse entonces? ¿Los españoles son más machistas o tal vez más reprimidos que los holandeses o los suecos?  ¿O será que la crisis no ha hecho mella aún en esos clientes que tan alegremente usan esos servicios?

Ni puede afirmarse que sea así ni hay una sola causa que explique estas diferencias. Los argumentos que esgrimen los que acuden a prostíbulos o mantienen sexo por dinero son conocidos: para algunos es algo lúdico o añadido, un recurso que utilizan en determinadas fiestas y salidas masculinas, una forma más de consumo, tan banal como accesoria, como se lee en este Vida y Artes.

Para otros, los habituales, se trata de una forma de completar su vida sexual con variaciones que no practican con sus esposas o novias y que les permite mantenerse aparentemente fieles a unos lazos conyugales mortecinos. Ambas visiones, la puramente frívola o la que se escuda en  “la necesidad de encontrar fuera lo que no se tiene dentro” parecen olvidar que los tiempos han cambiado: nada impide hoy a un hombre o a una mujer buscar una nueva pareja con la que tener una mayor complicidad sexual, y en determinados ambientes, el ligue y el sexo voluntariamente compartido son opciones asequibles.

Hay quien sostiene, pese a todo, que siempre hay excepciones, y que hay varones que por motivos diversos no acceden con facilidad al juego de la seducción –al igual que les sucede a algunas mujeres, por otra parte-, por lo que para ellos la prostitución sería un servicio de auto-ayuda o una terapia. Sin entrar en el fondo de este argumento, no cabe duda que, en todo caso, se trataría de una minoría, lo que haría de la prostitución algo residual y en caída libre. Es lo que sucede en otros países vecinos, pero no en España, en el top europeo del sexo de pago, a tenor de la guía de APRAMP que presentó la semana pasada la secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara. 

Es probable que haya por medio todavía una brecha educativa y cultural, una persistente concepción de la mujer como objeto sexual anclada en ciertas mentalidades masculinas. No hay que olvidar que la prostitución tiene una evidente carga sexista (que no sexual): es un servicio que mayoritariamente usan y reciben los hombres. No es un tema demasiado estudiado, pero el porcentaje de mujeres que recurre a la prostitución masculina es muy bajo, casi anecdótico. De hecho, ese tipo de prostitución suele estar enfocada por igual a la clientela masculina y femenina. Las nuevas generaciones de mujeres son cada vez más conscientes de su cuerpo y de su derecho a una sexualidad satisfactoria. Pero son muy pocas las que llamarían a un teléfono de contactos para pedir un servicio. Cuando se ven abocadas a pagar por sexo, eligen en todo caso a alguien de su entorno o a una pareja que ya conocen previamente y con la que están dispuestas a ser generosas. Una figura que estaría más cerca del mantenido que de la prostitución de viejo cuño.

Lo paradójico es que cada vez que se lanzan campañas contra la prostitución o sus negocios afines, las primeras en salir a protestar son las propias profesionales. Temen por su trabajo y su supervivencia y algunas, en su nombre o en el de sus patronos, aseguran que si les multan a los clientes, los espantarán y se quedarán sin empleo. Es comprensible que las mujeres que se dedican a la prostitución como única fuente de ingresos y que no cuentan con posibilidades de reciclarse se resistan a esta especie de reconversión industrial que países como Suecia lideran. Pero el que muchas se aferren a esta forma de subsistencia no significa si pudieran elegir otra actividad que les compensara o que les diera parecidos ingresos, se aferraran a su condición de prostitutas.

De vez en cuando surgen testimonios de meretrices denominadas de lujo que aseguran haber optado por la prostitución para ganar independencia y librarse de jefes o condiciones laborales insufribles. Sin embargo, bajo esa aparente elección afloran otros objetivos más realistas: la necesidad de ganar dinero rápido para establecerse en otra actividad o el empeño en ofrecer una educación de pago y a sus hijos. Por no referirse también a que algunas de estas elecciones se basan en la dependencia afectiva respecto a uno de sus promotores o hacia ese mundo de aparente bienestar económico en el que se mueven.

Pero incluso aunque hubiera una entre mil que eligiera conscientemente este oficio, no puede generalizarse tal decisión. Ni olvidar las ramificaciones de un negocio que, en buena parte, se nutre de la indigencia y la desesperación de tantas mujeres inmigrantes o en situaciones vulnerables. Y cuya espiral puede llegar al extremo de traficar con ellas o explotarlas de forma inhumana, como han denunciado la policía y las asociaciones de derechos humanos. En ese sentido la prostitución no se reduce siempre a un mero acuerdo entre cliente y trabajadora del sexo. A menudo, alimenta y sostiene una nueva esclavitud. No en vano crece el número de hombres defensores de los derechos humanos y alejados del machismo que no contemplan la prostitución en su horizonte. Aunque algunos de ellos todavía mantengan la contradicción de pensar en progresista y actuar de forma atávica. El caso Strauss-Kahn ha puesto de manifiesto lo arraigadas que están ciertas prácticas depredadoras en el inconsciente masculino, al igual que la doble moral.

El turismo sexual es otro subterfugio en el que se amparan algunos occidentales, en general hombres, pero también mujeres, para tener sexo fácil dejando un rastro de dinero o de favores a su paso. Es una práctica ambivalente: en algunos casos puede ser una versión suave de la prostitución, ya que suele darse una atracción real y a menudo sin intermediarios, aunque haya objetivos económicos de por medio. Pero podría derivar en algo más grave y repulsivo si el cazador o cazadora de sexo se saltara la frontera de la edad y utilizara a menores.

Para algunos expertos es cuestión de tiempo: a pesar de la pujanza del negocio del sexo y del retroceso que implica la crisis, las leyes contra la explotación sexual se intensificará y la prostitución tradicional decaerá en España, al igual que en Europa. De hecho, los datos de APRAMP señalan que el 61% de los varones españoles no recurre a la prostitución. Los que no acuden, casi dos de cada tres, son más.

Foto: Pere Durán

Hay 220 Comentarios

En los burdeles he visto a feos, mutilados, tímidos, hombres a los que las buenas y liberadas mujeres de la ciudad ni voltearían a ver. Entonces además de seguir viviendo una vida de dificultad y discriminación, estos hombres deberán renuncias a lo único que los consula, el sexo?

Es muy fácil.
.
1) A todos y todas nos acaba aburriendo, en mayor o menor medida, por unas razones u otras, el sexo en pareja.
.
2) Esto lleva a un porcentaje del primer apartado a buscar sexo fuera de la monotonía que vivimos en casa.
2.1) Las mujeres, que no utilizan la prostitución porque no hay mercado, buscan a un compañero de trabajo, un antiguo amigo, a alguien que conocen en un bar en la despedida de soltera de su amiga...
2.2) Los hombres, lo mismo.
2.2.1) Encuentran a mujeres tal y como ellas los encuentran a ellos en el punto 2.1.
2.2.2) Recurren a prostitutas.
2.2.2.1) Porque el punto 2.2.1 no les es posible.
2.2.2.2) Porque son mas atractivas, porque les va la dominación, porque hacen lo que les pidan...
.
Yo soy mujer y como a muchas me encanta el sexo, y si hubiera prostitutos (y tan atractivos como algunas prostitutas), no descarto que las mujeres los eligiésemos para pasar buenos ratos. Seguro que nos harían las cosas que nos gustan, que no olerían mal, que no estarían borrachos, que estarían limpios de la boca a los pies, que durarían más, que tendrían un cuerpazo... vamos, todas esas cosas que no encuentras cuando sales a un bar a "guiñar ojos" como dicen por ahí. Y además, seguro que no estaría tan mal visto como la prostitución femenina. Ala, ahora a llamarme burra.
.
Moraleja: prostitución sí, esclavitud no.

Pues mire, listo (lo dice usted, no yo):


No he comentado nada de la " situación dura, inferior y en un 90% dramática de una mujer vendida y explotada" sencillamente porque abogo por la despenalización y regulación de la prostitución y por tanto doy por supuesto que cualquiera entenderá que estoy en contra de toda explotación.


Y respecto a lo que explico a Nanoc, de quien aceptaría cualquier comentario por alusiones, igual que acepto el suyo (aunque pienso que es libre de leer e ignorar lo que le plazca) , se trata en suma de hacerle entender que la vida es muy complicada, y la de pareja más. Siendo usted un listo debería resultarle fácil comprender, a menos que su autodenominación resulte completamente gratuita.

creo que tdo pasa por el progreso de la humanidad, de las personas.

No ha habido progreso ni en espana ni inglaterra ni africa ni el rincon mas oscuro de la tierra, vivivmos asi, asi seguiremos hasta el cuando se acabe la energia del sol

veamos por ejemplo la barbarie de africa , esa ultima guerrita en q participamos todos los espanoles con nuestra bandera.......

Beatriz Basenji, la legalización es un error. Ya se ha visto que aumenta la trata de blancas, como ha pasado en Alemania. Informaos antes de opinar, por favor, y dejad de hacer lecturas tan simplistas como lo de limpiar escaleras. Estas opiniones tan topicazos no valen nada porque no se respaldan en datos contrastados. Leed más antes de escribir tanta tontería. Qué bocazas son los españoles. Es tan largo educarles un poco que desespera entrar en estos blogs y ver lo lejos que están de la realidad y de comprender problemas tan serios como este, que afecta a millones de mujeres explotadas que viven y mueren en un drama brutal.

MANIFESTACIÓN EN MADRID DOMINGO 6 DE NOVIEMBRE.

Comunicado aprobado en la asamblea de trabajadoras del sexo de Madrid del 11 de octubre:

Las prostitutas o trabajadoras del sexo que trabajamos en la calle de manera voluntaria:

* Estamos en contra de las normativas y planes municipales que nos persiguen, acosan y que “espantan” a nuestros clientes, tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas.

* Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos…

* Queremos una reunión de nuestras representantes con el Ayuntamiento y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse estos espacios de manera que se puedan dar las condiciones que necesitamos.

* Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar.

* Queremos tener los mismos derechos que el resto de trabajadores con lo que eso implica. Pagaremos nuestros impuestos y queremos recibir por parte del estado las mismas prestaciones (servicios) que tiene el resto de trabajadores y trabajadoras.

* Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad. Queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más, lo que nos facilitará nuestra convivencia y el reconocimiento social.

* Todo ello ayudará a que la gente nos vea como unas ciudadanas más y no como marginales, casi delincuentes; estigmatizadas como “viciosas”, “perversas” y “malas mujeres” de la calle.

* Con todo ello estamos convencidas que también se reducirá el número de agresiones que sufrimos, porque las normativas y planes municipales que nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito anima los prejuicios de la gente contra nosotras y parece que da permiso para que se nos trate mal y nos agredan.

* Lo que nosotras hacemos es un trabajo y queremos que se reconozca como tal. Estamos convencidas de que si se reconociera nuestro trabajo, muchos desacuerdos quedarían resueltos.

Madrid, 11 de octubre de 2011

Ahora resulta que nos vamos putas porque somos unos reprimidos!! Jaja, Me parece que las reprimidas son las mujeres de este país en las que tienes que ser una mezcla de George Cloony e ingeniero de Nasa para acercarte a ellas. Y lo mejor es que van todas de divas por la vida. Lo dicho, más sencillo, rápido y económico irse de putas. Y si el sistema capitalista es así por si algunos no se habían enterado aún.
¿Explotación? Tienen un nivel de vida que ya quisiéramos muchos, en diez horas de trabajo ya se sacan el salario medio mensual...

Las prohibiciones en este tema facilitan la corrupción policial, la protección de maffias, etc. etc. Lo mejor que pueden hacer los países es reglamentar esta actividad como cualquier otra profesión -para una mayor seguridad entre prestadores de servicios y sus clientes - donde las personas esten inscriptas y paguen los impuestos y cargas sociales como cualquier otro trabajador.

Papiloma, no sé qué relación tiene semejante rollo que le ha metido a nanoc contándonos su vida y su relación afectiva, como si nos importara mucho, con abusar de la situación dura, inferior y en un 90% dramática de una mujer vendida y explotada utilizando argumentos súper progres y mega guays de persona frívola, liberal chachi piruli y sin escrúpulos que no ve lo que no le interesa ver.

El sexismo galopante de estos tiempos: la prostitución implica 2 personas, cliente y prostituta (la mayor parte de las veces, aunque los gigolós también existen y nada impide pagar a las lesbianas ricas a una mujer que se preste) con el maniqueísmo pueril de las pelis de serie B que vende por todas partes el cine de EE. UU.: aquí unos buenos, aquí unos malos. La verdad oficial del pensamiento único, en la prostitución, es demonizar al cliente; aunque para que haya prostitución tenga que haber 2 implicados; muchas mujeres se dedican a la prostitución porque es dinero fácil que se gana rápido y lo prefieren a ponerse a limpiar escaleras u oficinas. Es una elección personal suya. ¿Recuerdan la sueca que era cadete de la Academia de oficiales de la policía sueca y se prostituía? No pudo ser sancionada porque a nadie se le había ocurrido pensar en semejante posibilidad. ¿Eran más culpables los clientes (igonoro si aceptaba lesbianas como clientes) que ella que se anunciaba primero y cobraba después por hacer algo que le gustaba?

También está relacionado con la ausencia de valores en España, en el sentido de que aquí al más mangante se le vota y se le valora, al que se escaquea del trabajo lo mismo, al que saca dinero de negocios turbios ni te cuento, somos un nido de corrupción y de la ley del mínimo esfuerzo y, como dice Marc, hacerlo bien nos cuesta mucho, porque nos han educado en lo zafio y en la pereza, por eso somos el hamerreír de Europa, un país cutre y atrasado sin futuro ni presente, porque nuestra sociedad es un asco, y la gente que más vale tiene que acabar marchándose porque no soporta tanta dejadez y tanta porquería.

Querida nanoc:

No es usted nadie para invitarme a actuar de una forma u otra. Su vida puede ser plana e inmaculada como una cuartilla, sin contradicciones, sin conflictos, sin dudas, en suma, es su vida y me merece todo el respeto.


Mi vida es una extraña estructura llena de facetas, y ni qué decir tiene que según por dónde la mire verá cosas distintas. Incluso es posible que lo que vea por una sea lo contrario que lo que vea en otra. Lo que usted define como mentira permanente para mí es el arte de saber poner cada cosa en su sitio. Un largo matrimonio me ha demostrado que es un error de principiante suponer que entre dos esposos se deba contar absolutamente todo. Le aseguro que mi mujer piensa igual. En sus palabras: si alguna vez cometiera adulterio, jamás se lo contaría a mi pareja.


Si ella tiene o deja de tener otras relaciones no me concierne, mientras no afecte a nuestra convivencia y a nuestra familia. Es imposible, es una ilusión inútil y perniciosa, pretender poseer al otro hasta lo más hondo de su ser. Es como abrir un cuerpo en canal para descubrir el secreto de su vida: inevitablemente la vida se escapa del organismo inerte, y no vuelve a él. ¿Ama usted a su pareja? Pues tómelo como es, y no pretenda saber todos y cada uno de sus secretos. Y si tiene la fortuna de que su pareja es tan plana y transparente como usted, pues le deseo la mayor de las felicidades.

Para Nanoc.
Sabes que las mujeres son mas infieles que los hombres? Es un dato cientifico, no es opinable.

Para Iñigo.
¿Por que prostituirse es indigno, y limpiar retretes no?

Para una mujer.
Las caracteristicas del hombre y mujer medio español las has sacado de algun estudio o es una simple percepcion?

aruims ¿por qué eres tan corto de entendederas? ¿por qué Saul below tituló su libro Ravenstein, Ravenstein y no Friedenstein? con personas tan poco inteligentes como vamos a ser un país al menos normal. Como para pensar en parecernos a Suecia.

Para Pedro: "si algo tenemos como Homo sapiens, es que sabemos controlar nuestros impulsos elementales. O aquí estariamos todos apuñalándonos o matando al vecino por recursos... Y eso también forma parte de nuestra biologia de primates."


La capa Homo Sapiens es un ligero barniz sobre nuestro recio edificio de primates. Mejoraría todo mucho si respetáramos más al edificio y menos a la fachada.

para tener buen sexo sin pagar pero no gratis, hay que ser cariñoso, compresivo, atento, activo, perceptible, abierto, interesado (por la mujer) e inteligente. Asi no hace falta pagar. Pero lamentandoló por las mujeres, pocos hombres tenemos esas características.

Estimado Papiloma. Le invito a contarle a su encantadora mujer acerca de las aventuras que usted tiene para desfogarse debido a su falta de interés en el sexo. Apuesto a que el encanto se desvanecerá rápidamente. No puedo creer que el 34%, ni el 30%, (ni el 20%) de los esposos vivan en una mentira permanente con el pretexto de que su mujer no les satisface sexualmente.

¿Porqué el artículo asocia prostitución a mujer?
¿Porque establece como paradoja el avance en derechos de la mujer con la prostitución?
¿Vender un poema no es también prostituirse?

España es un país de drogas, turismo, bares y prostitución. Qué tristeza!

Que tengamos un Ministerio de Igualdad no nos hace mas progres. Este pais es, sociologicamente, uno de los más carcas de Europa. Las actitudes personales, no al partido que se vota, es lo que cuenta. Hay una fracción muy grande de españoles (toda la derecha política y una gran parte de la izquierda) que tiene actitudes muy rancias (en lo personal y en sus constumbres). Estar en Europa estamos, pero "mentalmente" aún somos un producto de la España "nacionalcatólica", con dificultades enormes para cambiar de actitudes. Se nota en la dificultad para entender al vecino, respetar lo diverso, negociar con el otro, etc....
Solo el ver las actitudes públicas de un partido hegemonico, como el PP, respecto a las libertades (o opciones) personales, escandalizaría a buena parte de los ciudadanos de Europa!!

Vaya, lo de siempre. Disquisiciones sobre quiénes somos mejores, si las tías o los tíos. Fantástico. Lo de la prostitución forzada es delito y punto. La voluntaria es libre elección. Sólo una pregunta: Desde pequeño me han enseñado que el trabajo dignifica a la persona (neutro genérico). ¿Éste también? ¿Dignifica a una persona vender su cuerpo y sus sentimientos? Es realmente extraño un trabajo donde (por lo menos alguna vez) hay orgasmos. Si el mercado (el comprador) justifica la existencia de un servicio/producto ¿porqué no vendemos armas a cualquiera? Si este es un trabajo como otro cualquiera ¿porqué genera trastornos psicológicos?

No hace ni dos días que se ha publicado: han otorgado la Espiga de Oro del festival de cine de Valladolid a una película belga en la que tres discapacitados vienen a España en furgoneta a perder la virginidad en uno de los megaprostíbulos habituales en algunas regiones. Es decir, no sólo los europeos nos consideran la meca de la prostitución en la UE, sino que encima les reímos la gracia. ¿Soy el único hombre que considera degradante para la humanidad que una mujer (o un hombre) se humillen para otorgar alivio sexual a otro hombre? Algunos pensamos que el aumento de la libertad debería venir acompañado de la libertad sexual verdadera, en la que no medie entre el hombre y la mujer (o entre el hombre y el hombre o la mujer y la mujer) más contrato para ir a la cama que su propia libertad. Mientras, España se hunde en su economía de prostíbulos, ladrillo y playa. Somos el país que menos produce. Y muchas chicas, azuzadas por la crisis, consideran que es normal que para salir adelante sea lógico acostarse con una miriada de hombres para ganarse la vida. No lo entiendo, la verdad. Ojo, no soy un carca. Comprendo que la sexualidad del hombre y la de la mujer no son iguales. El hombre es más genital; la mujer, más sentimental. Pero entiendo igualmente que como hombres debemos aprender a razonar y usar la cabeza cuando en realidad gobiernen otras "glándulas" del cuerpo. Y dejar la genitalidad para la esposa, la novia o el rollo pasajero de una noche, pero no para la humillación de una mujer a la que se dejan dos billetes en una cama de un tugurio. Me gustaría que esta cultura de la libertad creciera en España, porque engendros cinematográficos como la saga Torrente, que mete en la cabeza a los chicos que la prostitución está bien, nos hace un país un poco peor. Y ya hemos caído demasiado en estos cuatro años de crisis.

A la redactora del artículo...hablas de que en el informe de APRAM se cita el dato de un 39% de varones españoles que han usado la prostitución y pones un enlace a APRAM y a Europa Press pero tanto en el documento de APRAM como en Europa Press sólo se menciona el dato sin aportar referencias a dicho estudio....en un ejercicio de auténtico periodismo ¿podrías indicarnos el origen de dicho dato?...gracias.

Creo (Es mi humilde opinión) que cuando se ve como normal una situación que resulta en el menosprecio de la otra (Cuando vemos a otro ser humano como un objeto), estamos ante un problema de valores. La razón de la prostitución es el desahogo sin más de una necesidad de sexo, donde no media nada sólo el dinero. Es decir, usamos a otro ser humano para satisfacernos del modo que sea, sin ningún tipo de contemplaciones. Llámese prostitución femenina o masculina. No deja de ser chocante, que en el país donde se supone se defiende a las mujeres y haya habido un Ministerio de Igualdad, sea España el país donde más prostitución hay de toda Europa. En cuanto a las libertades, creo que quienes trabajan usando su sexo como intercambio monetario sin ningún tipo de coacción (Muy pocas ejercen este oficio libremente), deben sentarse a reflexionar si sus actos ofenden o molestan al otro. No deja de ser molesto ver cómo polígonos y zonas residenciales, son usadas para ofrecer sus servicios y practicar sexo al aire libre sin tomar en cuenta que existen otras personas que pagan sus impuestos por usar un espacio público, mientras que otros ni pagan (o sí pagan) pero abusan de ese beneficio, lo que ha llevado a que esas zonas se desvaloricen. Hay una máxima que dice que mis derechos terminan donde empiezan los derechos del otro. Tengo un criterio particular acerca de la prostitución y el drama que en el 90 por ciento hay en ella, pero creo que estas mujeres, homosexuales, transexuales y travestis que se dedican a caminar por las calles ofreciendo sus servicios, deberían mirar un poco a los demás y tener un poco de consideración. Desde luego, tienen derecho a prostituirse si se hace libremente, pero yo tengo derecho a evitarme imágenes desagradables junto con mis hijos y a caminar libremente haciendo un uso adecuado de los espacios públicos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal