Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Italia, tres ministras pero mucho camino por recorrer

Por: | 23 de noviembre de 2011

Por LUCIA MAGI
Anna María Cancellieri. / ISM Agency / Getty ImagesEn su primer encuentro con la prensa, Anna María Cancellieri contó que el primer ministro, Mario Monti, la llamó a primera hora de la mañana para comunicarle que a las cinco de la tarde tenía que estar en Roma porque quería que ella fuese su ministra del Interior. Cancellieri es, en origen, una delegada del Gobierno ya jubilada (tiene 67 años) que sin embargo sigue “sirviendo al Estado” y corre allí donde la necesitan. Antes de su nombramiento se hallaba en Parma, rica localidad del Norte donde el alcalde dimitió por corrupto y los ciudadanos necesitaban a un comisario que administrara la ciudad. “No me daba tiempo volver a casa para cambiarme. Me metí en un tren, menos mal que llevaba un vestido elegante porque la noche anterior estuve a teatro”. Con un austero conjunto de americana y pantalones negros, tres hilos de perlas al cuello, Cancellieri firmó y juró sobre la Costitución italiana, puntual, a las cinco de la tarde, en Roma. Con ella, otras dos mujeres también en ministerios importantes: Paola Severino, en Justicia, y Elsa Fornero, en Trabajo. Analistas, prensa, representantes de los movimientos femeninos y ciudadanos de a pie han aclamado el cambio. Adiós a las velinas, bienvenidas las mujeres de mérito a un lugar donde queda tanto camino para recorrer hacia la igualdad real.

Italia es un país donde millares de niñas participan en los casting itinerantes organizados por las productoras para elegir las bailarinas de los programas de televisión; niñas cuyo única ambición es aparecer en la tele, cuya mayor convicción es que menear el culo al lado de un presentador es una manera brillante de realizarse a sí misma. En Italia, hace pocos meses una procesión de unas 30 jóvenes desfilaba dentro y fuera del Tribunal de Milán, camufladas de señoras de éxito detrás de inmensas gafas de sol y prendas de firma: eran las prostitutas que animaban las noches de Berlusconi en su finca a las puertas de Milán y que él mantenía pagándoles lujosos pisos y coches. Acudían a los fiscales para testificar en la investigación, que tiene entre los imputados al exprimer ministro, por un delito de inducción a la prostitución y que contaron recibir por noche incluso 5.000 euros, cifras que una coetánea con carrera y máster puede tardar un año en ganar con su beca. En Italia, la higienista dental de Silvio Berlusconi, de 26 años, que también participaba en el bunga bunga y está acusada de llevar prostitutas a su señor (el entonces primer ministro), fue candidata del Pueblo de la Libertad (de Berlusconi) a las elecciones regionales. Ahora se sienta en un escaño que le da derecho a un sueldo estelar y a privilegios. En 2008,Berlusconi eligió para el ministerio de Igualdad a una exvelina y modelo Mara Carfagna, que no logró borrar de su cara un cierto aire de pánico escénico en los tres años que duró en el Gobierno. Italia, en fin, es el país donde ni siquiera la gramática contempla la idea de que algunos trabajos –como el de ministro, médico o abogado – puedan ser ejercidos por mujeres.

Así que la anécdota de Cancellieri preocupada por no tener un vestido adecuado despierta ternura, simplicidad, cercanía porque su currículum sólido despierta admiración y confianza. Algo ha cambiado. No cabe duda. Lo mismo vale para las otras dos ministras. Elsa Fornero, ministra del Trabajo, Políticas sociales e Igualdad, de 63 años, catedrática de Economía política en la Universidad de Turín y Paola Severino, abogado penalista de renombre. Las asociaciones femeninas -que se reúnen bajo el lema '¿Si no ahora, cuándo'?, detrás del cual se manifestaron en millones el pasado 13 de febrero, indignadas por el primer ministro que venía acusado de inducción a la prostitución de menores– celebraron el triple nombramiento, porque Monti tuvo como principal estrella de referencia el mérito, la competencia. Algo que –tal como iban las cosas hasta hace diez días - en Italia es digno de celebración. La cómica Luciana Litizzetto, con muchos seguidores ironizó sobre el hecho de que, por fin, el país luce un gabinete donde los ministros entienden de lo que van a decidir.

El estado anímico difuso entre la mayoría de las mujeres (y de los hombres que tampoco querían verse reducidos al topicazo del latin lover que no piensa en otra cosa sino en las curvas de un mudo objeto sexual) era tan bajo y humillado que las nuevas ministras fueron acogidas por aplausos prácticamente unánimes. Pero no todo es oro lo que brilla. O mejor, no solo es oro lo que brilla.
“Es un principio, pero podían hacer más”, comentó la presencia femenina en el neonato Gabinete Susanna Camusso, secretaria del mayor sindicato italiano. La misma ministra Cancillieri, preguntada por si piensa introducir las cuotas rosas (es decir, un porcentaje mínimo de presencia femenina en las administraciones locales y nacionales) dijo estar a favor pero “sería bonito si no fueran necesarias”.
De hecho, el gabinete de Mario Monti refleja en formato pequeño la fotografía de Italia: el poder en manos de hombres y de hombres viejos: una media de edad de 63 años. De los 16 ministros (aunque cinco no tengan cartera) solo tres son mujeres (aunque en ministerios clave) y ellas también superan los 60. “¿No existen mujeres jóvenes competentes? ¿Para estar preparada y hacerte valer tienes que ser tan madura? Sería un error grave pensarlo”, subraya en su blog Lorella Zanardo. Ella realizó en vídeo documental El cuerpo de las mujeres, donde critica el tratamiento de la mujer en la televisión italiana.

El problema del país transalpino es endémico y queda reflejado en los cargos clave tanto en el mundo empresarial, académico y político: una de cada dos mujeres no trabaja fuera de casa. Una de cada tres abandona el empleo tras tener el primer niño. Ahora, el país da un buen respiro de alivio por haberse liberado de un hombre público que con su conducta privada legitimaba y fomentaba un sistema que premiaba la belleza más que el mérito, la apariencia más que la sustancia, pocos segundos de televisión más que años de estudios y carrera. Sin embargo, para restituir su plena dignidad al papel de las mujeres no basta con cambiar de primer ministro y de Gobierno. Queda mucho camino por delante.

 

Hay 8 Comentarios

Nuestra gramática sí permite que ciertas profesiones también sean ejercidas por mujeres. Luego entonces, Elsa Fornero es "abogadA penalista", ¿no? En la medida en que dicho término sí tiene desinencia de género (a diferencia de el/la juez, por ejemplo), atrevámonos y generalicémoslo. Si no cambiamos nosotras ese tipo de detalles, no sé quién diablos lo va a hacer.

Me gustaría saber si el Sr. Monti -primer ministro de Italia y jefe de la cartera de economía- cobra dos sueldos. Muchas gracias.

P.D.: antes que termine el invierno, se convertirán en brujas.

Es triste pero por allì estamos nosotros italianos, muy lejos de constiuir una sociedad donde haya parecidas oportunidades para hombres y mujeres. Italia es un paìs muy raro, lleno de cultura y de ideas, tambièn de novedades, pero en el contesto de una sociedad muy corrupta y conservadora.

Se puede decir que estás sí que deben ser buenas en lo suyo, porque os puedo garantizar que no han llegado a donde están por guapas...
Todos los secretos para seducir mujeres haciendo click sobre mi nombre.

De acuerdo con Totó. Y yo que creía que la estrepitosa debacle que ha puesto fin a los ocho años de gobierno neo-socialista, cuotadicto y políticamente correcto del PSOE haría reflexionar al personal. Pues, al parecer, no. ¿No habría que dejarse de cuotas, de cuotos y de tonterías y poner al que vale, mujer u hombre? Los partidos socialistas europeos, ¿no deberían volver a sus raíces y centrarse en las desigualdades de clase, mucho más profundas y sistémicas que las neodesigualdades light de género, preferencia sexual, religión, "cultura", geografía ibérica, etc.? Y una última reflexión: ¿cómo es posible que las mujeres conservadoras alcancen el poder con mucha más frecuencia que las progresistas, a cuyos partidos, sin embargo, se les llena la boca de acusaciones de machismo al otro y de cuotas y cuotos? En fin... tiempo para la reflexión, al menos en España, y no para insistir en el mismo desafortunado discurso postneoizquierdoso.

Pues hija, a nosotras en España, no no has ido mejor que a Italia por tener más mujeres en la cabeza de los ministerios...diría que peor...

Aún a riesgo de equivocarme estrepitosamente y que al final resulte que son un pufo, la cosa es que se han elegido tres ministros (genero común pretendidamente inclusivo) por sus meritos, que da la casualidad que ademas de ministros son ministras, es decir mujeres. Hay que tomar nota y no repetir lo que se hizo aqui, que fue meter ministras incompetentes (ojo, no todas), precisamente por eso, por la "A". Y ya que estamos, evitar tambien los ministros (masculino exclusivo) incompetentes.
Por cierto, del desprecio a la gerontocracia patriarcal, si se trata de mujeres, la gerontocracia no está mal, no?

http://nelygarcia.wordpress.com. Resulta gratificante que aunque sea con timidez, se pongan en valor mujeres con capacidad. Quedando atrás las vergonzosas conductas, del anterior gobierno: y en el cambio empiecen a contemplarse, a féminas con preparación, para desempeñar responsabilidades importantes y, al mismo tiempo, que a la mujer, se la considere una persona, con las mismas oportunidades que el hombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal