Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La ministra que llora

Por: | 08 de diciembre de 2011

Los expertos en política y en comunicación saben bien (también los periodistas y, por supuesto, los fotógrafos y cámaras) que el llanto es extremadamente mediático. Cuanto más poderoso es el protagonista, mayor es el atractivo. Las lágrimas de la ministra Elsa Fornero se han convertido en el icono del durísimo plan de ahorro italiano, que posiblemente por esLa ministra Elsa Fornero. PIER PAOLO CITO (AP)o será mucho más recordado que los de Grecia o Irlanda. Pero, entrando en detalles, los especialistas discrepan sobre el significado de esas lágrimas, sobre cuán reales eran y sobre las consecuencias que tendrán, si las tienen.

Lo que más ha llamado la atención de Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación, sobre la escena del domingo es el contraste entre el comportamiento de la ministra de Trabajo y el del primer ministro, el también tecnócrata Mario Monti. “Uno puede romper a llorar por motivos muy diversos. Yo no sé si en esta ocasión es por tristeza o impotencia, pero en todo caso refleja una sensibilidad y un dolor que humaniza a quien debe tomar las duras decisiones. Es justo lo contrario que Monti, que permanece casi impasible e insensible a las lágrimas de su colega. La escena es de una frialdad extrema”, recalca el también autor del blog Las formas son fondo en elpais.com.

Otro efecto, en opinión de este experto, es que con su lloro la catedrática Fornero hace más creíbles las medidas que anuncia y las refuerza, justifica la necesidad de tomarlas. Explica Gutiérrez-Rubí que, a partir del momento en que se le quiebra la voz, es como si dijera al público “mira si será difícil que hasta la ministra rompe a llorar”. Este especialista sostiene que esas lágrimas ponen más el acento en quien decide y aplica las medidas (de ahorro) que en quien las sufre.

Aunque hayan dado la vuelta al mundo y protagonicen un gran debate, esas lágrimas no harán cambiar de opinión a quienes escucharon a Fornero, sostiene Luis Arroyo, presidente de la Asociación de Comunicación Política. Es decir, explica Arroyo, “un pensionista contrario a los ajustes, u ofendido por los ajustes, verá en el llanto una impostura y el que esté de acuerdo lo verá como un argumento que justifica el coste de hacer este sacrificio”. Y ¿serían distintas las reacciones si la señora Fornero hubiera sido el señor Fornero? Arroyo cree que no. “No estoy convencido de que hoy en día el hecho de ser mujer sea un factor determinante en la percepción”, afirma tras criticar una idea antaño muy extendida: “No estoy de acuerdo con los que dicen que las lágrimas de una mujer denotan debilidad y las de un hombre, sensibilidad”.

El psicólogo social Guillermo Fouce tiene muy claro cuál es el mensaje tras el gesto: “Compadeceos, entendednos, acompañadnos”, le pedía la ministra a los italianos. “Otra cosa es que el llanto sea real. Me parece que había bastante de puesta en escena, aunque habría que tener más información para saberlo con certeza”. Fouce, profesor de la Universidad Carlos III, está convencido de que si el lloroso hubiese sido un hombre o un político profesional, no una catedrática, la percepción del mensaje habría sido bien distinta.

Hay 28 Comentarios

El problema es que hay sobrepoblación humana, las mejor forma de luchar contra la crisis y el deterioro del planeta y el maltrato animal es no teniendo hijos, más info con artículos y documentales interesantísimos acerca de lo criminal que es traer hijos a este mundo en:

http://www.findelmaltratoanimal.blogspot.com
http://www.freewebs.com/vehemente/INDEX.htm
http://premionobelparafernandovallejo.blogspot.com

El resultado es que, desde esas lagrimas, en Italia hemos hablado mas del llorno de la Fornero que de la ley financiera. En Italia la politica es imagen, apariencia, espectaculo, y los politicos (tambien los tecnocrates) lo saben muy bien.

En todo caso, tenía que ser una mujer la que llorara, si es que no paran...

Se estuvieron metiendo con los tecnócratas hasta hartar, y a los pocos días ya tenemos a una tecnócrata llorando. Han demostrado más sensibilidad en una semana estos horribles tecnócratas que los políticos al uso en 50 años. Para que sigáis con vuestras absurdas etiquetas.

Si llora, es signo de humanidad tan necesaria y demandada. Tiene mi respeto. Si son lágrimas finguidas, solo ella lo sabe. Sea como sea; sentimientos exteriorizados de humanidad, llenan vacíos de los que las inteligencias a menudo carecen.

"Lagrimas de mujer y cojera deperro no hay que creer"...

Se antoja hipócrita esa mujer.

No creo que sus lágrimas fuesen falsas, pero en todo caso, eso lo sabremos pronto. Si es coherente con el mensaje dado, a la Ministra Fornero le queda poco tiempo de estar en su cargo. Si por el contrario, sigue y ejecuta suparte del plan de ajuste anunciado, está claro el papel de esas lágrimas. Se aceptan apuestas.

Apuesto a que la imagen de la ministra italiana llorando se convierte en un icono de esta crisis. Si es pija o banquera, lejos de invalidar el gesto, da aún más dramatismo a sus lágrimas. Lascia ch'io pianga.

completamente de acuerdo con el comentario de "perodondevivimos"!!!

A mi juicio, esta señora llora no por los recortes que han de hacer a las pensiones y demás necesidades sociales del pais, sino por el "conocimiento" de unas medidas que distan mucho de ser mediáticas y que ha de ocultar a la población por órdenes de sus superiores. Eso pensando bien, porque si pensamos mal, no habria palabras para definir los macabros planes de los mafiosos que dominan y controlan la política italiana, y que cualquiera sabe que están ahi.

Cuanta demagogia, odio e ignorancia se percibe en los comentarios de la gente. Asi no se resuelve nada

Llora de risa, es que nadie se da cuenta? Lagrimas de felicidad porque su sueldo sigue siendo soñado, si no lo donaría. Menos telenovela de la tarde y corrupción poilítica, sra italiana

MUCHO LLORAR PERO NO DIMITE

Si no quiere ser cómplice de esta infamia, esta noche de los cuchillos largos econçomico financiera que dimita, y que sea otro el que haga el trabajo sucio contra el pueblo; porque contra los ricos y la Iglesia desde luego no ha sido.

lo costa a todos, pero para passar al lado de la crisis, en espana, en Brasil, o en el qualquier parte del mundo www.tucasaweb.tk

No sé exactamente por qué llora esta señora ni me interesa. Lo que sí sabemos, los hechos sobre el terreno, como dicen los militares, es que esta persona no es precisamente alguien alejado de los principales agentes causantes de esta crisis. Su biografía resumida y los puestos que ocupa en diversas empresas bancarias en:
http://www.theofficialboard.es/bio/intesa-sanpaolo/elsa-fornero

Pues en Argentina, en el año 2001, el ex-ministro de Economía de Carlos Menem, Cavallo, también " lloró" cuando hizo un recorte brutal a los pensionados en Argentina. Les suena lo del "corralito"?. El fue uno de los artífices de ese robo.

Esto me recuerda al ministro español socialista y llorón Moratinos, despreciado por todos por llorica e inútil y que no se supo marchar con dignidad del cargo.
Los hombres no lloran en público por asuntos laborales si no quieren ser tratados de flojos y llorones.A Fraga se lo consienten porque está muy mayor, pero al resto no.

Según el psicólogo social Fouce el lloriqueo y los mocos de la ministra pretendían transmitir a los italianos el siguiente mensaje: “Compadeceos, entendednos, acompañadnos” Efectivamente:
COMPADECEOS de vosotros mismos, que vais a pagar la factura debida a la corrupción y la inepcia de los gobernantes y a la codicia sin límites de las grandes corporaciones y de los especuladores.
ENTENDEDNOS, porque no podemos, ni nos conviene si queremos asegurarnos nuestro futuro personal, incomodar a los verdaderamente ricos y poderosos y, francamente, tampoco se nos puede pedir que renunciemos a nuestras prebendas. Por eso vamos a caer sobre vosotros, que sois inofensivos y os dejaréis esquilmar sin una queja.
ACOMPAÑADNOS mientras os llevamos a un descenso drástico de vuestros niveles de vida y desmantelamos el estado del bienestar.
Y conste que a la ministra Fornero le dan pena los trabajadores, los parados, los pensionistas, los jóvenes cuyo futuro se volatiliza y las familias modestas a los que va a sacrificar para complacer a quienes le pagan y le pagarán en el futuro sus servicios con cargos muy bien remunerados en organismos internacionales. Por eso llora, pobre mujer, con lo sensibles y solidarias que son las mujeres.

A ver qué se dice en estas páginas electrónicas si Rajoy se la pasa llorando todo el discurso de investidura mientras les dice a los funcionarios que les va a cortar el sueldo, a los jubilados que no les va a subir las pensiones y a las clases bajas y trabajadoras que van a ser ellas las que paguen con su poco dinero la crisis que han creado los que tienen mucho (que, por supuesto, seguirñan teniendo mucho). Porque hay que estar cegado por esta nueva religión de género para hablar de humanidad y sensibilidad en una ministrra que básicamente estaba anunciando que a Italia la van a sacar los pobres de la crisis. No ella, ni los banqueros. ¿Eso es humanidad y sensibilidad? Esta mujer no estaba proponiendo una respuesta social, sensible y fememina a la crisis. ¡Estaba proponiendo que los pobres paguen los platos rotos! Eso sí, entre lloriqueos.

Pues que hubiera dimitido antes de colaborar con semejante atropello.

Mucho lloro pero la iglesia de Ratzinger se ha quedado sin pagar impuestos, y los ricos tendrán que pagar lo mismo que los pobres. Al final esto es lo de siempre la injusticia social institucionalizada.

Y QUIEN ES MONTI?
El profesor Mario Monti fue director europeo de la Comisión Trilateral, un lobby de orientación neoliberal fundado en 1973 por David Rockefeller.También fue miembro de la directiva del Grupo Bilderberg y de Goldman Sachs, durante el período en que esta compañía ayudó a ocultar el déficit del gobierno griego de Kostas Karamanlis

Por supuesto que si el que llora hubiera sido un hombre la percepción hubiera sido totalmente distinta. Habría quedado como un blandengue, pusilánime y cobardica. Alguien en suma, indigno de confianza e incapacitado para ejercer de ministro. (Raro sería que no hubiese tenido que dimitir al poco tiempo). Habría provocado en el género masculino un sentimiento de desprecio. Y en el género femenino una mezcla de asquito y compasión todavía más devastadora. Es por eso por lo que los hombres lloran menos que las mujeres. No por que sean menos sensibles, sino porque las consecuencias en terminos de aceptación-rechazo social son bastante peores para ellos que para ellas.

Es que sólo faltaba que se hubiera echado a llorar también Monti. De frialdad extrema nada, se comportó con la serenidad propia del caso y con el fino sentido de humana ironía que le caracteriza. Y tiene toda la razón Fouce: por muchas políticas de igualdad que se promocionen artificialmente, no es lo mismo ver llorar a una mujer que a un hombre. Si hubiera llorado Monti los italianos lo hubieran considerado un inepto debilucho y habrían pensado inmediatamente en comprarse pasajes para huir a Arizona o Singapur.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal