Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Insulto a la inteligencia: "no habrá vírgenes" si las saudíes conducen

Por: | 06 de diciembre de 2011


Una mujer saudí conduce un automóvil desafiando la prohibición. .(AP Photo/Change.org)
Por ÁNGELES ESPINOSA

La más alta autoridad religiosa de Arabia Saudí ha dictaminado que levantar la prohibición de que las mujeres conduzcan dejaría al país “sin vírgenes” en el plazo de una década. Además, “causaría un aumento de la prostitución, la pornografía, la homosexualidad y el divorcio”.
Sí, ha leído usted bien. Literalmente. Incluso acostumbrados a los desafueros de los ultramontanos religiosos, cuesta dar crédito a esas palabras. Por eso, cuando la prensa británica empezó a hacerse eco del asunto el pasado viernes, opté por hablar con un par de amigas saudíes para asegurarme de que no se trataba de una intoxicación.
“Su lectura me ha hecho sentir sucia y cosificada. Es una verdadera pena que haya sido tomado lo suficientemente en serio como para enviárselo a los miembros de la Shura”, me confía Eman al Nafjan, autora del blog Saudi Woman.

El informe, que el Consejo Supremo de Fetuas (Majlis al-Ifta’ al-A’ala) presenta como un “estudio científico”, no sólo circulaba desde hace días sino que ha sido distribuido entre los 150 miembros del Consejo Consultivo. Esa cámara de designación real (sin facultades legislativas) lleva tiempo planteándose debatir la prohibición de que las mujeres conduzcan en Arabia Saudí, un asunto que singulariza al país como uno de los más retrógrados y desfasados del mundo.

Varios de sus miembros han hablado en público a favor de acabar con ese anacronismo, algo que reclama la parte más liberal de la sociedad, en especial las nuevas generaciones. Así ha quedado claro en la campaña que decenas de mujeres lanzaron el pasado verano cuando, a riesgo de ser detenidas, se pusieron al volante en varias ciudades del país. Y hubo detenciones, e incluso una sonora condena a 10 latigazos a la activista Shaima Jastaina, que quedó anulada con un perdón real.

O eso creíamos hasta ayer mismo, cuando una antigua profesora de Jastaina en Houston (EEUU), donde vivió con su marido entre 2000 y 2009, ha dado a conocer en un artículo en ‘The Atlantic’ que la burocracia siguió su curso. De acuerdo con el relato de Nivien Saleh, la mujer recibió el pasado 12 de noviembre una comunicación judicial en la que se le informa de que será azotada, si no gana el recurso que tiene presentado y cuya vista está prevista para dentro de unos días. Al principio, Jastaina trató de resolver el asunto de forma discreta, pero a la vista de que no lograba resultados, decidió pidió ayuda a Saleh para contar su situación.

La lucha interna entre retrógrados y modernizadores que se adivina tras ese caso parece confirmar que el 'informe' de los clérigos es una respuesta de aquellos ante los gestos aperturistas del rey Abdalá. El pasado septiembre, el monarca decretó que las mujeres tenían los mismos derechos políticos que los hombres (en Arabia Saudí, pocos) y que por lo tanto a partir de las próximas elecciones municipales en 2015 podrán elegir y ser elegidas. Esa decisión llenó de optimismo a muchas saudíes que pensaron que tal vez el derecho a conducir sería el próximo paso.

Los ulemas saudíes, que siguen una interpretación extremista y puritana del islam, contraatacan ahora con este escrito. Su autor, un tal Kamal Subhi, antiguo profesor de la Universidad Rey Fahd, señala que en otros países islámicos donde las mujeres conducen puede verse ya el “declive moral”. Como ejemplo, describe que estaba sentado en una cafetería de un país árabe (que no identifica) y que todas las mujeres le miraban. “Una de ellas me hizo un gesto que dejaba claro que estaba disponible. Esto es lo que pasa cuando se permite conducir a las mujeres”, concluye Subhi.

“No es la primera vez que un estudio de esta clase, carente de toda objetividad y metodología científica, se publica para demostrar que los derechos de las mujeres son una plaga para la moralidad pública”, desestima la escritora y feminista saudí Iman al Qhatani.  Asegura que “los y las jóvenes están criticando el texto en Twitter y ya no hacen caso de ese sinsentido como antes”.

Tal vez tenga razón. Pero la mera existencia del dictamen constituye un insulto a la inteligencia. Mientras las autoridades acepten impasibles que alguien pueda difundir despropósitos similares, hay escasas esperanzas de que las saudíes puedan conducir.

Hay 66 Comentarios

Estos neandertales tienen menos cerebro que un cocodrilo.Pero en cambio si tienen mucho dinero, y por tanto mucho poder.Ese es el problema.Debían estar enjaulados en un zoológico.¿Cómo es posible que individuos así hayan salido de las entrañas de una mujer?
Sólo pensarlo le da a uno náuseas,asco,repele.

bueno, disminuirían los accidentes, eso fijo.

Viendo la falta de racionalidad y prevalencia del dogmatismo en la sociedad saudí actual, me hace valorar las sociedades occidentales actuales. No debemos olvidarnos de nuestro pasado y aprender de él para no retroceder.

Habrá que ver al tal Subhi... seguro que tiene más años que Matusalén, rijoso y salido... ¡¡Kamal, majo, te miraban con asco, no deseo!!!

El fascismo y el poder absoluto no necesitan justificaciones lógicas. Cualquiera vale. Nueva fatwa: Se el vejestorio de marido, que les hayan impuesto, se pone malito, nada de llevarlo al hospital en coche. Así, viuditas, recobrarán la virginidad. A estos no les parió una madre. Salieron de debajo un cardo.

Y que nos importa, aqui la careta feminista solo sirve para que cuatro listos sigan robando, luego las chupiministras no tienen ningun rubor en reirle las gracias a Berlusconi, o apoyar un regimen como el de Afganistan. Cada vez estoy mas convencido que de derechas o izquierdas, machistas o feministas, los politicos son el problema.

Las mujeres del mundo ya no pueden soportarnos mas las idioteces de los hombres. Bien sabe Dios que las admiro por muchas cosas y una de ellas su capacidad de soportar los ataques de idiosis que los hombres mostramos de vez en cuando.
El Islam, en algunos sectores y países, tiene estas sandeces (las religiones cristianas, budistas, hinduistas, judías, etc), también. Y aunque en otros muchos lugares es una religión con cierta validez y lleva a miles de personas a una vida de cordura y sensatez, mediante las practicas religiosas que promueven algo de piedad y respeto e igualdad entre hombres y mujeres, en cambio en otros sectores son una religión que se mueve en lo retrógrado. Hacen muy bien las mujeres del mundo que tienen sensatez en no seguir atadas a una religión fundamentada en la mentalidad única del hombre, porque eso nunca les traerá verdadera libertad; al contrario, tendrán que seguir sometidas a sandeces como esta, de que por conducir un vehículo dejan de ser vírgenes.

Jajaja! Muy bueno Yolanda. Aunque lo mismo tienen razón los tíos esos. Propongo que solo escriban las mujeres conductoras y vírgenes para poder contrastarlo.

@Rocio. Nunca. Tu dejas que te digan quien conduce en tu coche? Diles que si no les gusta que vayan a patita.

Mujeres que dejan que las mangoneen son peores para la igualdad de los sexos que los machistas que lo intentan.

Para Andreax: Si en España se discrimina a los hombres porque hay un codigo penal que impone mas pena en un delito, entonces se está discriminando a muchas otras personas, por ejemplo a los empresarios porque tienen también un trato diferente (más pena) cuando cometen un delito contra un empleado que si es el empleado que comete el mismo delito contra su empresario; por no mencionar que todo el derecho laboral es un trato discriminatorio contra el empresario y a favor del trabajador. Ve a pedir la desaparicion del derecho laboral y todos los artículos del codigo penal que castigan más al fuerte que tiene el poder en una relación del tipo que sea cuando comete un delito contra la parte debil de esa relación, empleados, mujeres, etc. Y especialmente que te lo apliquen a ti cuando tu empresario abuse contra ti

Pues no sé de qué os extrañáis: ¿cuántas de entre nosotras tenemos que dejar el volante del coche -incluso de nuestro propio coche- a maridos/novios/parejas para evitar discusiones?

Y a nosotros qué nos importa eso?, si lo importante es que continuen sacando petróleo para que nosotros podamos continuar como hasta ahora (ironía). La sociedad en general y sobretodo la islámica es muy hipócrita. Sus dirigentes y clases reales se pegan unas fiestas y bacanales que nada tiene que ver con todos estos textos, pero el pueblo que este bien atado. Algo similar a nuestros dirigentes que piden que nos ajustemos los cinturones mientras ellos cada día ganan mas.

Las vírgenes solo sirven para que se las desee y se las quiera poseer. Aconsejo la erradicación y vacunarse lo antes posible.

En unos países se discrimina a las mujeres (ej. Arabia Saudí) y en otros a los varones (ej. España), donde hasta llegan a tener un código penal mucho más severo, lo que atenta contra el derecho humano de igualdad ante la ley.

http://nelygarcia.wordpress.com. Siempre he creído que los fanatismos, son el mayor peligro para las sociedades sometidas. Cuando los países son ricos y no emplean los recursos, para las culturas de igualdad, resulta aberrante y repugnante. Saludos.

No solo es un insulto a la inteligencia, sino que roza lo absurdo. Difundir este tipo de opiniones, porque no se le puede llamar estudio científico, nos pone sobre aviso que las cosas no están cambiando en estas regiones, la igualdad es un objetivo tan lejano que no alcanzamos a vislumbrarlo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal