Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La liberación de Hillary Clinton

Por: | 17 de mayo de 2012

Captura de pantalla 2012-05-14 a las 12.36.09 p.m.

Puede que hasta ahora solo lo pensara pero se lo callara. Pero siempre hay una última gota que colma el vaso, no siempre la más gorda ni la más importante ni con la que se esperaba el desbordamiento, sencillamente es la última, la que provoca el 'hasta aquí'. Acostumbrada a soportar comentarios, 'masters' sobre estilismo no pedidos e incluso portadas de periódicos -sensacionalistas pero periódicos al fin y al cabo, y de gran tirada-, la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, ha dicho lo que tenía ganas de decir, que le importan muy poco -o nada, lo que pasa es que su posición no le permite expresar lo que siente en términos relacionados con un vegetal verde llamado pimiento- los comentarios sobre su aspecto físico.

"Me siento muy aliviada de estar en esta etapa de mi vida", declaró Clinton la semana pasada en un programa de CNN tras la última revelación de su poco cuidado con la imagen. Las instantáneas que provocaron la confesión de la secretaria de Estado mostraban a una Clinton con sus gafas de pasta -"gruesas", decían los titulares, como si eso fuera un pecado cuando es el último grito de la moda-; sus visibles arrugas -se las ha ganado, son años vividos, y las más amargas se las provocaron los errores de otros, léase infidelidades coyungales conocidas y confesadas a nivel planetario-; y unos labios pintados sin escuadra y cartabón. "Si quiero llevar mis gafas, llevo mis gafas. Si quiero peinarme el pleo hacia atrás, me lo pongo hacia atrás. Sabes que hasta cierto punto es tan solo algo que no merece mucho tiempo y atención", alegó la secretaria al ser preguntada por su imagen durante un viaje oficial a India y Bangladesh.

Hillary Rodham Clinton vive una etapa dorada. A sus 64 años ha decidido dejarse larga la melena -en contra de todos los usos y costumbres- y corta la angustia por vivir pendiente del 'qué dirán'. "Acabas por darte cuenta de que mucho de lo que pasa en tu vida está fuera de tu control", declaraba hace un tiempo la secretaria de Estado. "Lo único que controlas es cómo reaccionas".

Hillarycollege
Clinton durante su etapa universitaria

Y en eso está Clinton. En reaccionar ante lo importante. Y desde luego, según su último estado de opinión, lo que digan sobre su pelo, su maquillaje o su escote es del todo irrelevante -sí, tambiñen hubo 'escote Gate' hace unos años-. "Si otros quieren preocuparse por todo eso, les dejo que se preocupen ellos, para variar", espetó toda ufana una Clinton relajada y segura de sí misma. Sobre la última fotografía, el diario The Washington Post opinó que parecía "una colegiala"; la FOX aprovechó para hacer sangre y pontificó que parecía "distraida y cansada".

Mucho se ha escrito sobre la transformación de patito feo a cisne de la actual dama de la diplomacia de EE UU. Parece imposible de evitar. En cuanto una mujer tiene visibilidad y poder, en algún momento de su ascensión hacia su particular techo de cristal alguien -o todos- opinarán y escribirán sobre sus preferencias a la hora de elegir un modisto o su gusto por la mecha, la media melena o el corte 'a lo garçon'. Nunca sucede con el sexo opuesto -excepto si es gay, con lo cual ahora todo el mundo sabe de quién son los trajes que luce el secretario social de la Casa Blanca, Jeremy Bernard- pero nadie hubiera sabido de los calcetines de Wolfowitz si no hubiera sido porque se vio que los tenía rotos al quitarse los zapatos al entrar en una mezquita en Turquía. Como nunca sucede que al líder masculino se le conozca por su nombre y sin embargo las mujeres con poder son Hillary, Condi, Soraya, Trini -este caso es más sangrante porque solía ser La Trini-...

Clinton ha sido considerada en al menos dos ocasiones una de los 100 abogados más influyentes de EEUU y sin embargo la gente sabe más sobre su 'divorcio' de las gafas, al que se vio obligada al apostar -y ganar- su marido, Bill Clinton, por la Casa Blanca. Cuando estalló el escándalo de WikiLeaks, la revista Harper´s Bazaar asumió que el público tenía más curiosidad por saber cuál era la marca del enorme bolso color rosa chicle que suele pasear a Clinton -"me encanta, e igual lo llevo en primavera que en enero", dijo entonces Clinton, provocando un nuevo cisma en la moda- que sobre la estrategia desarrollada por el Departamento de Estado para atajar la crisis desatada por Julian Assange. 

Rush Limbaugh, fanático reaccionario de derechas y locutor de radio desde donde ejerce los anteriores atributos, dijo durante la campaña de 2008 la siguiente razón para no elegir nunca a una mujer para la presidencia de EEUU: "¿Pero de verdad a alguien le apetece ver, cada día, envejecer en directo a una mujer?"

Señor Limbaugh, sí. Y apuesto a que son legión quienes ya preparan el eslogan para Hillary 2016, ya que en esta ocasión no podrá ser. Con coleta, con pinza en el pelo, con gafas, maquillaje o cara de cansada. Hillary Clinton se ha liberado. Y le damos las gracias por ello. 

Clinton

Hay 15 Comentarios

A ver cuándo se dan por aludidas las revistas de "prensa femenina", escritas por y para mujeres.

Arriba Hillary: yo te votaría, mujerón, aún mas ahora que antes. Que las mujeres tenemos derecho a envejecer y a ponernos casi tan feas como los hombres viejos: gordos, sin pelos, arrugados, con aliento a alcohol y poco amor por el aseo personal. Porqué estas cosas no las ven los medios en los caballeros mayores???

Cuidarse es un auténtico coñazo: Tiempo, dinero y esfuerzo. Mucho peor que afeitarse cada día ;) eso de lo que tanto os quejáis los hombres.

Yo escribo precisamente sobre cómo estar guapa a partir de los 40, así que comprendo que, a una cierta edad, pasar de todo ese sacrificio sea una liberación.

Estoy de acuerdo con el articulo en general. Esta señora representa la politica exterior de EE.UU. y punto. Esto es lo importante, lo demas son bobadas.

De Fernández de la Vega, nuestro equivalente de Clinton, también indujo a chorros de tinta en moda y salud, por sus trajes, delgadez, arrugas y posteriormente, por su lifting...Lo mismo pasa con la todopoderosa Sáenz de Santamaría, que no es plato de mi devoción, pero he leído más artículos de su gestión de la maternidad que de su brillante y precoz carrera, incluso en este periódico (y eso que es el menos sensacionalista en español)...en fin, la moraleja es que aún siendo poderosa los peligros banales no desaparecen. Ay, creo que se me ha roto una uña mientras escribía

Muy bien Hillary eres hermosa y tu figura politica y publica esta muy bien definida, no te hace falta tanto maquillaje y vestidos para ser quien eres

Cada año que pasa esta señora está más guapa.
¿Será por su inteligencia, por su sencillez, o por las dos cosas?

Muy bien, Hillary! Nos debemos dar nuestro tiempo para mucho mas que las exigencias de los otros. Como dice un empresario muy exitoso:"No cuenten conmigo los domingos.Ese dia me la paso con mi familia en pantuflas y bata.Ya demasiado estar de traje y corbata cada dia atendiendo en la oficina!"

Con la cara lavá
y recién peiná
niña de mis amores
qué guapa estás!

LO EXTRAÑO ES QUE EN UNA SOCIEDAD EXPORTADORA DE LO CASUAL EN EL SER Y EL VESTIR, EXISTA EL AFAN DE IMPONER CAPTABONES QUE SIEMPRE ACOSARON A LA DAMA DORADA. LO RARO ES QUE UNA MUJER ACUÑADA EN LOS SETENTAS SE AMOLDARA AL qué dirán, COMO SUCEDIO A SU LLEGADA A LA CASA BLANCA CON EL marido incómodo. LO CIERTO ES QUE SU CAMBIO A LA IMAGEN DE SU BIOGRAFIA LE ASENTO, ME ATRAJO Y POR EL QUE ES MI AMANTE DE FANTASIA.

A mi me parece que va bien peinada (probablemente bien teñida) y las gafas le dan un aire profesional. Que mas quieren? no va sucia ni despeinada. Si hasta lleva pendientes y collar, por favor, que va estupenda!

Pues le diría a la madre estresá que la liberación, al menos para mí llega por TODOS los ámbitos.

Llegar al punto en el que ya pasas muy mucho del sexo es liberador. La tiranía de la líbido es insoportable.

...Hala...

Pues sí, estoy desendo dejar de ser joven... y tener que cumplir con las "exigencias" de la moda. Todo el mundo te critica. Lo bueno de sumar años es poderte liberar de verdad. Qué vida esta.

http://nelygarcia.wordpress.com. Ya es hora de que veamos a una mujer competente como lo que es: sus años le han permitido adquirir experiencia y liberación. Felicidades.

Cuántas idioteces seguimos teniendo que soportar las mujeres todavía. Menos mal que esta señora parece bastante sensata y por lo visto ha terminado por importarle la opinión ajena una pt. mrda., más o menos lo que debería importarle a todo el mundo la casi siempre estúpida opinión de los demás sobre nosotros. A ver cuando se decide la mayoría de las mujeres a percibir las cosas así y ser mucho más felices. Qué mundo tan ridículo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal