Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Tradiciones que matan… a las mujeres

Por: | 13 de julio de 2012

Afifa AzimEn Afganistán hay muchas violencias contra la mujer. Najiba, de 22 años, murió del tercero de los nueve disparos que hizo su ejecutor. Estaba acusada de adulterio. Su asesinato fue grabado y difundido en un vídeo. Como escribía Ángeles Espinosa en EL PAÍS, diez años de ‘liberación’ no han frenado la violencia machista en aquel país. “La sociedad entiende y acepta que se penalice el sexo fuera del matrimonio (zina) o la rebeldía de las chicas que escapan de los matrimonios forzados y la violencia”, decía el artículo en el que se informaba de la ejecución de Najiba.

El vídeo coincide en el tiempo con la visita a España de la activista Afifa Azim, ex directora de Afghan Women’s Network, que impartió una conferencia sobre la mujer en Afganistán el pasado 10 de julio en la Universidad Menéndez Pelayo. En su intervención dijo que la violencia doméstica se da por “tradición”. “Es algo que forma parte de la manera de ser del país. No es resultado de la guerra, sino de la cultura”, sentenció. Hay tradiciones que matan, y mucho. Pero con los disparos, las lapidaciones o las palizas no solo mueren las mujeres, mueren los derechos humanos universales. 

En un repaso por la historia de la situación de la mujer en Afganistán, las fotografías de féminas de los años 60 que muestra Azim en su ponencia podrían confundirse con una imagen de España en aquellos tiempos. Pero después, en aquel país vino la ocupación soviética, la guerra, y de nuevo la ocupación internacional. En cada capítulo de ese proceso, la mujer ha perdido.

“En 1921 las mujeres afganas podían viajar al extranjero para estudiar, la forma de vestir era distinta, podían  trabajar fuera de la casa...”, recuerda Azim, como quien aspira a volver a principios del siglo XX. “Antes de la llegada de los rusos vivían bien”, sentencia. Durante el tiempo que los soviéticos estuvieron Afganistán se empezó a hablar de igualdad, pero Azim cree que la sociedad "no estaba preparada", aunque "hubo cambios". Después, a partir de 1992 (comienzo de la guerra civil), según el relato de la activista, hubo un retroceso: las chicas no querían ir a la escuela por si las violaban por el camino, los talibanes mataban a mujeres en estadios de fútbol y las golpeaban si salían solas de casa sin un hombre al lado. “Fue una época muy mala”, dice Azim mientras lo explica, casi con serenidad, mientras se suceden en su presentación Power Point las fotografías de mujeres amoratadas a golpes, sin nariz, sin rostro.

"En 20 años de guerra hemos perdido muchas cosas", añade. La semblanza de la ponente mientras explica las imágenes evoca la serenidad que demuestra la joven Najiba antes de morir, sin gritos de clemencia, esperando su fatal destino ya asumido.

  

En 2001 las fuerzas de la OTAN, lideradas por EE UU y Gran Bretaña, invadieron Afganistán… y más de una década después las ejecuciones continúan. Azim confía en que “ahora hay oportunidades para la mujer”. Pero tienen mucho trabajo: frenar los asesinatos, las palizas por salir de casa sin compañía masculina, acabar con los matrimonios infantiles en contra de la voluntad de los menores -y en los que la mujer debe obedecer sin rechistar los deseos del varón-, tiene que cambiar la actitud de repudio familiar cuando una mujer se divorcia, deben poder volver a confiar en la seguridad de las calles para que las niñas vayan a la escuela, se formen, trabajen… (sin ser maltratadas en el intento).

“Fuera se piensa que esto ocurre por el islam, pero no es así, es por la cultura”, afirma contundente la activista. Y cambiar las tradiciones lleva muchas generaciones. Pero no hay que dejar solo que el tiempo pase para que las cosas vayan a mejor (podría ocurrir lo contrario). La acción es importante. ¿Qué hacen las activistas afganas para luchar por los derechos de la mujer? “Llevamos este problema ante los ojos del mundo”, responde la conferenciante. “Pedimos a la comunidad internacional que cuando otorgue fondos a Afganistán lo haga con condiciones”, añade.  El fotoperiodista Gervasio Sánchez, con larga trayectoria en la cobertura de conflictos armados, cree que la respuesta de la comunidad internacional es “nula” y “mira sistemáticamente para otro lado”. Así lo dijo en una rueda de prensa sobre el curso Afganistán, una década perdida, en el que participa Azim.

La ayuda, sin embargo, no siempre tiene que venir de fuera, debe nacer también desde el interior del país. Nadie puede cambiar la cultura de los ciudadanos afganos de la que habla Azim, sino ellos mismos. Con leyes que se respeten, aunque contradigan la tradición. “Es fundamental que se haga cumplir la ley que castiga la violencia contra la mujer. La gente sigue la ley. Esa es la manera de luchar contra la tradición”, dice Azim. Sánchez coincide. Y denuncia que los jueces afganos sentencian a favor del “mejor postor” y que el sistema se ha convertido “en una justicia de pago”. En su comparecencia, el periodista relató cómo una mujer que intente divorciarse o denuncie a su marido por malos tratos “puede acabar en la cárcel acusada por testigos falsos”.

Entonces, ¿qué hacer si la manzana está podrida por dentro? ¿Qué hacer si se no se condena a quienes infringen la ley, si nadie lleva a los hombres frente a la justicia? “¿Qué pueden hacer las mujeres si nadie las protege?”, se pregunta la activista.

Fotografía: Afifa Azim, en Santander. / UIMP

Hay 7 Comentarios

Jose Manuel y "al comentario...": El uso que hago de @ es por respeto a las pobres, las ancianas y las niñas que suelen ser mayoría y siempre quedan ocultas tras el genérico, unas veces más que otras y algunas veces con consecuencias en el propio discurso. Creo que @ engloba sin menospreciar. Gracias.

La palabra niñas existe, al igual que la de niños. Para abreviar se utiliza @ en internet. Es cuestión de uso. Lo que no procede es escribir personos.

Planetaperla, creo que deberías cuidar un poco tu gramática. Se escribe "niños" y no "niñ@s", etc. Es como decir "person@s", en lugar de "personas". Las personas femeninas y los personos masculinos. No tiene sentido llegar a este absurdo en el idioma.

saludos

Es horrible la dominación con violencia de unos seres humanos sobre otros: sobre l@s niñ@s, l@s ancion@s, l@s abocad@s a la pobreza. Especialmente esta horrible violencia arraigada e institucionalizada contra las mujeres y las niñas clama al cielo!!. Los gobiernos demócratas tienen que condicionar todas sus relaciones con éstos que permiten semejantes atrocidades!!

Pero si solo con leer los comentarios que a veces nos tenemos que tragar aquí de muchos hombres -supuestamente con educación secundaria y en muchos casos superior- ya está claro lo poco que se puede hacer en un caso tan extremo y brutal como este... es terrible la impotencia que tiene que sentir esta pobre mujer y las que siguen peleando por un mundo justo. Desgraciadamente, bien poco pueden hacer.

La OTAN tiene mucha responsabilidad en eso. No puede ser que invadan un país y no eviten esas cosas, no tienen ninguna justificación, son responsables y no pueden escurrir el bulto.

La OTAN también es aliada de un régimen que es impresentable, tal vez el peor que existe hoy en día, pero tiene mucho petróleo y riqueza derivada de tenerlo: Arabia Saudita, y no es el único país de ese estilo "amigo" de la OTAN.

También la OTAN aupó a los talibanes al poder cuando allí gobernaban los prosoviéticos. La OTAN es cómplice, absolutamente indiferente, cuando no apoyadora real, de que en países musulmanes fanatizados y dominados por el atraso y la ignorancia popular sucedan esas atrocidades. Así tienen dominadas a las mujeres y al pueblo en general.

España está en la OTAN después de un referéndum amañado por el PSOE en el gobierno. El PP y el PSOE, los dos partidos que defienden este sistema pseudodemocrático, son los más firmes partidarios de la OTAN. Son, por tanto, cómplices de todas las tropelías de Estados Unidos y sus satélites. Son los mismos que supeditan los intereses de los españoles a los intereses de los mercados. Son cómplices, quieran o no, de que haya esta situación de las mujeres en todos los países musulmanes, pero especialmente en algunos. Y son cómplices los votantes españoles que dan poder a estos dos partidos, sosteniendo así el tinglado.

http://nelygarcia.wordpress.com. La cultura incrustada desde hace mucho tiempo y los privilegios que ella procura a los varones, hacen casi imposible el cambio de mentalidad; a menos que las autoridades condenen severamente los crímenes, o abusos, y fomenten otra cultura. Pero me temo que los gobernantes hombres están a gusto, y no arriesgarán sus puestos. Las atrocidades insoportables, como la lapidación de esa mujer, provocan rabia, e impotencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal