Ir a Planeta Futuro
Mujeres

¿Cuánto vale una mujer?

Por: | 02 de octubre de 2012

Wordpress
O planteado de otro modo, ¿son 50 millones de euros un halago o un insulto? Tal es la cantidad que Cecil Chao, un millonario de Hong Kong, ha ofrecido al hombre que logre conquistar el corazón de su hija lesbiana, según contaba la semana pasada mi compañero José Reinoso. Más allá del razonamiento que revela, la oferta, que Gigi Chao parece haberse tomado con filosofía, enraíza en la vieja tradición de la dote, aún muy extendida por ejemplo en India. Sin embargo, en China o en los países de mayoría musulmana es al revés. Los hombres tienen que pagar a sus futuras esposas, o a las familias de éstas, para casarse. En cualquier caso, son sistemas perversos que cosifican a las mujeres.

Las feministas pueden llevar un siglo luchando por la igualdad de mujeres y hombres, pero la realidad se presenta tozuda. Por mucho que se proclame que un ser humano no tiene precio, un vistazo a la prensa mundial descubre que las esposas se cotizan según el mercado.

El concepto de la dote, el dinero o los bienes que una mujer lleva al matrimonio, se funda en la concepción de ésta como miembro no productivo de la familia, que a partir de los esponsales va a trasladarse a la casa del marido, convirtiéndose así en una carga. Una buena dote la haría así más atractiva. Aunque en Occidente esa visión hace ya tiempo que quedó superada, todavía se encuentran vestigios en sectores tradicionales en los que la novia sigue aportando el ajuar.

En India, donde persiste esa práctica, sus defensores aseguran que es un medio para que la mujer reciba una parte de la herencia paterna. Sin embargo, no es ella quien la recibe sino su marido. Los periódicos locales dan cuenta de las dificultades económicas que la costumbre plantea tanto a los padres con varias hijas como a quienes carecen de recursos. Además, el retraso o la discrepancia en el pago prometido se citan con frecuencia entre las razones de la violencia contra las mujeres en el seno de su familia política.

Que las esposas tienen precio de mercado parece claro cuando se da un salto a la vecina China, donde la política de un solo hijo y la preferencia por los varones ha dejado al país escaso de mujeres. Allí en lugar de ser los padres de las chicas los que pagan para casarlas, son los pretendientes los que tienen que aflojar la cartera hasta extremos que agobian a muchas familias. Artículos periodísticos hablan de novias que cuestan 100.000 yuanes (unos 12.000 euros) en un país que el salario de un obrero apenas llega a los 1.000 yuanes mensuales.

En la tradición islámica, el mahr, o donación nupcial, es una obligación para el hombre con el objetivo de garantizar la supervivencia de la mujer si él muere o la divorcia. Se trata de una figura muy parecida a la donatio propter nuptias que el código de Justiniano introdujo en el derecho romano como compensación a la dote, y que aún se refleja en la entrega de las arras durante las bodas cristianas. Pero las buenas intenciones de la ley, se pierden a veces en su puesta en práctica. Un repaso a la situación actual saca a la luz que entre los más pobres, el mahr convierte a la mujer en una mercancía, mientras que entre los ricos se ha desbordado hasta suponer un obstáculo para la boda.

En las zonas rurales de Níger, Yemen o Afganistán, las niñas constituyen así una forma de obtener dinero ante una mala cosecha. Una hija que se entrega en matrimonio es una boca menos que alimentar y el mahr permite dar de comer al resto de la familia. En el caso más extremo, Fariba Nawa ha documentado en su libro Opium Nation (Harper Perennial, 2012) el uso de niñas-novia para pagar deudas de droga en el campo afgano.

“Las familias usan el matrimonio infantil como una alternativa, una estrategia de supervivencia ante la inseguridad alimentaria”, ha declarado Djanabou Mahonde, el responsable de protección infantil de Unicef en Níger.

En los acomodados países petroleros de la península Arábiga, se atribuye a la elevada dotación del mahr exigida por algunas familias el retraso en la edad de la boda y el aumento de los matrimonios de locales con extranjeras. Sin duda también influyen otros factores como la creciente educación de las mujeres autóctonas o el que éstas tengan más difícil casarse con forasteros. No obstante, el asunto parece lo suficientemente grave como para que las autoridades hayan tomado cartas en el asunto. En Dubái, por ejemplo, se ha fijado un mahr máximo de 50.000 dirhams (unos 1.100 euros), bajo multa de 500.000 dirhams o incluso pena de cárcel.

“Un encuesta online revela que 38% de quienes respondieron culpan del retraso en el matrimonio al excesivo coste del mahr, 32% a los padres, 7% a las chicas que se orientan hacia una carrera, y 5% a las costumbres y tradiciones que obligan a casarse entre parientes o miembros de una misma tribu”, aseguraba recientemente un miembro del Consejo Nacional Federal, la cámara consultiva de EAU.

Aunque las autoridades emiratíes insisten en que no hay estadísticas fiables, desde los medios de comunicación se promueve el ejemplo de familias que renuncian al pago nupcial o lo convierten en algo simbólico. Les preocupa sobre todo que la búsqueda de novias fuera del país termine afectando a la identidad y la cultura nacionales.

El pasado mayo, el responsable de los tribunales de Dubái rindió tributo a una pareja que fijó el mahr en 1 dirham, la cifra más baja registrada en 2011. El asunto recibió una gran cobertura en la prensa de Emiratos. De igual modo, ahora se ha hecho eco del caso de un ciudadano del vecino Arabia Saudí que sólo ha pedido 2 riales (40 céntimos de euro) por su hija, cuando lo habitual en ese país ronda los 30.000 riales para una familia de clase media, si bien alcanza cientos de miles entre las más acaudaladas.

Son pequeños pasos que intentan adaptarse a la realidad de una nueva generación de mujeres cada vez mejor preparadas y más independientes a pesar de las limitaciones legales. Falta ahora que la sociedad las valore por ellas mismas, no por su estado civil o la familia de la que proceden. Ahora bien, que un padre te valore en 50 millones de euros tampoco está demostrado que perjudique a la autoestima.

 

Imagen: Wordpress.com

Hay 33 Comentarios

Hay que separar dos términos. una cosa es que haya que acabar con el sexismo y todos sus derivados. En una palabra, que haya plena igualdad de oportunidades. Faltaría más.
Ahora bien, hay que procurar no confundir la igualdad con ser iguales. No lo somos, y las diferencias objetivas (más allá del tono erótico-jocoso del franchute "vive la diffrence") nos definen, tanto cuando nos gusta y conviene, como cuando no.
Somos lo que somos, (hombres y mujeres en este caso), y eso proporciona diferentes puntos de partida para según qué.
Trato de explicarme. Para un puesto de trabajo en el que haya que descargar sacos pesados de un camión, el más adecuado será el que más fuerza y resistencia tenga. Y si hay una mujer que cumpla ese requisito, bienvenida sea. Eso, es igualdad.
Sin embargo, estúpidas leyes de discriminación positiva que obliguen a que de los 50 obreros que se echen sacos a la espalda, 25 tengan que ser mujeres sí o sí, son exclusivamente demagogia de cara a la galería. Y por supuesto, completamente antiproductivas. Eso es pretender ser iguales.
En general, se tiende a olvidar que la función de un adjetivo es matizar la esencia, que es el sustantivo. Y así, se olvida con mucha facilidad que la discriminación positiva tiene mucho más de discriminación, que de positiva.
Ruego por ver el día en que a cada PERSONA (tenga colita o rajita) se la valore simplemente por sus capacidades, ideas y actitud. Aunque mucho me temo que no lo veré.

Yo seré sincera, creo que nacer mujer es una especie de castigo. Me hubiera gustado ser hombre. ¿Por qué?, porque los hombres son menos profundos y sensibles por regla general. Cuando se muere un hijo el duelo es mucho menor para ellos, para la mujer es de por vida. No tienen que parir, cosa que para unas es mejor pero que para mí sería un terror, y además en cuanto tengas un hijo si eres mujer ya sabes que vas a estar encadenada a él psicológicamente por siempre, el hombre no. No se implica tanto. No tienen cancer de pecho, no tienen cancer de útero, ovario, etc etc....y son mucho más libres. Están muy mimados en esta sociedad bajo mi punto de vista. Las mujeres suelen tener una competencia feroz con respecto a otras mujeres y suelen pensar que no son nada si no tienen hijos o un hombre a su lado. El objetivo de la mujer aparte de tener estudios, o un trabajo es principalmente encontrar a un hombre y tener hijos. Para el hombre encontrar una mujer no es tan principal y tampoco se implican tanto con ella, y cuando se cansan sexualmente de ellas se van con otra por una noche, o piensan en otra mientras están con ella. No sé, pero siempre he pensado que es difícil que un hombre haga feliz a una mujer y que las mujeres son demasiado controladoras. Yo procuro no serlo, tengo fobia al control

"Si eso de la biologia y tal...."
Ya, donde este la sociologia de genero...
Caballero, tenemos un cromosoma distinto. Y a golpe de vista, la diferencia es evidente.

mcmcn
Por esa regla de tres, si una mujer se siente oprimida por la sociedad, que se desoprima ella sola y que no haga cargar a los demas, que no tienen culpa de nada, con su problema.
Crudo expone la presion social a la que estan expuestos los hombres egipcios, pero vuesa doctisima merced solo es capaz de ver los ejemplos de consecuencias posibles que él expone. Y si en vez de decir que las consecuencias son el acoso, le digo que las consecuencias son que los hombres sufren, que pasa? Provablemente usted me dira "pues que dejen de sufrir" a la vista de su linea de pensamiento. Respuesta que nunca aceptaria para una mujer.
Es muy bonito buscar el detalle en los problemas propios y ningunear los problemas de los demas.

Jesús, no voy a debatir si es o no más mujer la que tiene hijos, porque tal debate no existe. Primero: la biología YA no es destino, pero lo ha sido fundamentalmente hasta la aparición de los métodos anticonceptivos. Las desigualdades no han afectado sólo a la mujer, porque si una mujer era obligada a permanecer ligada al hogar, el hombre era obligado a mantenerse alejado del mismo. Una persona – hombre o mujer - debe poder aspirar a ser la persona que quiere ser y punto. ¿Sabe cuándo se separan las tasas de suicidio entre hombres y mujeres? A partir de los 15 años. Pasan de ser prácticamente iguales antes de los 15 años a ser cuatro veces mayores en los hombres entre los 15 y 19 años. ¿Con qué momento coincide esto? Con el momento en que se comienzan a asumir los roles. ¿Para quién cree que es más duro asumir su rol? Todos aquellos varones que se suicidan en esas edades lo hacen porque no se les considera “hombres” si no se amoldan a ciertas expectativas. El choque de un niño ante lo que se espera de él como hombre es tan brutal, que se suicidan cuatro veces más que las mujeres. ¿Y por qué no se habla de estas cosas, por qué no se saben? Porque quejarse "es de maricas"…

cuando una mujer queda embarazada, ¿cual es la primera pregunta q se le hace?: ¿es niño o niña? si desde antes del nacimiento se preocupan por nuestro sexo, ¿cómo no vamos a ajustarnos a los roles que se esperan de las personas por clasificarlas como macho o hembra? es que me hacen gracia los argumentos esos de la mujer está hecha para parir. las mujeres estériles no serían mujeres. una mujer antes de menarquia y después de la menopausia no sería una mujer. una mujer que decide libremente no tener hijos, no es una mujer. Por tanto, según ese criterio biologicista muchas mujeres no son mujeres, ¿es eso lo que quieren decir?

Crudo, entonces una mujer cuando no tiene hijos, ¿no sirve como mujer? ¿me está diciendo que una mujer sólo es mujer 40 años de su vida? y luego dicen que no hace falta luchar por la igualdad de la mujer. La biología no es destino, la biología es la base sobre la que se construyen las desigualdades de la mujer. y la violencia de género se ejerce sobre todas las personas, sobre el hombre también, sólo que de maneras diferentes y en diferentes grados.

Langstrumpf, la diferencia es que se habla mucho de la ablación de clítoris – cada vez son más países los que lo prohíben -, las mujeres maltratadas tienen una ley exprofeso – anticonstitucional – que pretende protegerlas, las lapidaciones mueven campañas mundiales, se ataca la trata de blancas multando a los clientes hombres (!!!!), etc. Es decir, los problemas de las mujeres mueven a las sociedades. Los problemas de los hombres no mueven a nadie. Hay una gran diferencia.

Mcmcn, supongo que acordará conmigo que el acoso sexual es un problema que habría que erradicar. Un problema complejo que se puede atacar con represión, pero que es mejor atacar desde la raíz. Y no se puede atacar la raíz de un problema sin conocer los orígenes del problema. Yo le he dado una de las explicaciones. Pero es un problema con muchas aristas y esta no es más que una de ellas. Que a usted eso le parezca victimizar al acosador, pues allá usted. Todos somos víctimas de algo. Jesús, la sociedad se construyó bastante antes de que su mujer decidiese no tener hijos. Y se ponga como se ponga, la mujer es, basicamente, una máquina de parir porque la naturaleza la ha hecho así, si no ¿de qué le sirve comenzar a ovular con 12 años y comenzar a degenerar a partir de la menopausia? ¿Cómo explica la capacidad de obtener placer de la mujer a través del sexo – muy superior a la del hombre – sino como compensación a los dolores del parto, para que tenga una motivación de volver a practicar el sexo después de un parto traumático? Hasta hace dos días, las personas hemos estado ligadas a nuestra naturaleza y en función a ello hemos desarrollado las sociedades y las costumbres sociales. Las cosas han cambiado. Ahora tenemos contracepción, medicinas, etc. Pero en un siglo no van a cambiar las cosas que se han forjado durante milenios. Y menos aun cuando todavía muchas sociedades siguen luchando por la subsistencia. Es España pudimos soñar con sociedades distintas durante unos años. Eso se acabó. Volvemos a luchar por tener algo que comer al final del día, por poder llegar a final de mes. Pudimos abandonar los roles a los que la naturaleza nos condenó y empezar a hablar de nosotros como personas por encima de nuestro sexo. Y no me meta en el lío de si es o no más mujer la que tiene hijos, me parece un debate absolutamente inútil.

Quien decía por aquí que el hombre vale cero, que si se suicidan mas que las mujeres, que tienen mas accidentes laborales... y a nadie le importaba...
miles de niñas son mutiladas (ablación de clítoris), cientos de mujeres mueren a causa de la violencia machista, en otras culturas son lapidadas por "infidelidad" , cientos de mujeres son violadas por hombres, se trafica con mujeres prostituyéndolas...
no se trata de echar tierra para defender ni a uno ni a otros. simplemente es que de una vez por toda "entre la libertad, la igualdad" y si eres un hombre y (por otro comentario de aqui) pagas segun tu " a la hora del cortejo" es tu problema, eso esta en la condición de la persona, porque yo soy una mujer y pago lo mismo que un hombre e invito si quiero y sin reprocharlo y si alguien no me quiere por no tener un piso, pues mejor, porque esa persona no me aporta nada como ser. basta de tópicos. hay que evolucionar como seres y Cecil Chao... no procesa amor por su hija, al igual que todos aquellos que oprimen la felicidad de cualquier ser.

litio, somos diferentes porque se nos educa para ser diferentes. yo apelo a que existen las mismas diferencias intrasexo que intersexo. si eso de la biología y tal fuera verdad, todos los hombres deberíamos comportarnos igual, ¿no? es decir, nuestras hormonitas, cromosomas y todo eso debería obligarnos a hacer lo mismo, pero creo q la realidad contradice todo eso. Puede que hombres y mujeres sigan estrategias diferentes, pero al final nos llevan al mismo camino. tu puedes conseguir 2 sumando 1 + 1 o haciendo 4 - 2. A leer "Cuestión de sexos", de Cordelia Fine.

la mujer como máquina de parir es una construcción social. mi mujer que ha decidido no tener hijos, ¿no es una mujer? una amiga que tengo son síndrome de rokitanski (ausencia de útero y vagina ciega al nacer), ¿tampoco es una mujer?

"en caso de divorcio, la dote ser le devuelve a la mujer. Cuanto más alta sea la dote, mejor quedará una mujer en caso de divorcio y más libre será de elegir su destino." ¡¡¡¡Será si se puede divorciar!!!! Muchos países no contemplan el divorcio como una posibilidad y menos por inicitiva de la mujer. Y esto: "Por otra parte, la tasa de suicidios entre los hombres egipcios es alarmante. La presión que supone el conseguir una vivienda para poder acceder al matrimonio es insoportable para muchos y, además, ha disparado el acoso sexual - ¿alguien se imagina tener que esperar a los cuarenta años para poder tener relaciones sexuales? -." -> Poner al acosador sexual en el papel de víctima, disculpe pero es otro disparate. No se debe acosar sexualmente a nadie, si algún hombre sufre porque no tiene relaciones sexuales, ¡que se masturbe! O que se busque una pareja que libremente quiera tenerlas con él, pues por otro lado es una mentalidad bastante retrógrada pensar que solo se puede tener sexo cuando se firma el contrato del matrimonio. Y si esta es la idea que ese hombre que "sufre" tiene, está "sufriendo" por ser fiel a una convicción, así que le tocará aguantarse o cambiar de ideas. No que lo descargue causando problemas a mujeres que no tienen la culpa de nada. El acoso sexual es una cosa muy fea, y su comentario me parece, en síntesis, frívolo. Pero en fin, en estos temas... Las sociedades, e incluso las personas dentro de las sociedades, van a muy distintas velocidades.

Esa "dote" femenina no es más que un reflejo de la división del trabajo. Las mujeres en casa y sin salario propio. En caso de repudio (el marido puede divorciarse más fácilmente que la mujer) le queda esa dote de consuelo que puede ser simbólica. La realidad es más complicada, pero el mensaje es que la mujer no tenga acceso al trabajo fuera de casa y se dedique a cuidar a la familia hijos, marido, suegros ... las excentricidades de un millonario es otro tema. No es estructural.

El artículo me parece excelente, pero echo en falta que se diga que, en caso de divorcio, la dote ser le devuelve a la mujer. Cuanto más alta sea la dote, mejor quedará una mujer en caso de divorcio y más libre será de elegir su destino. Su influencia dentro del matrimonio, desde luego, será mayor cuanto mayor sea la dote. En cuanto al mahr, echo en falta que se explique en qué forma está perjudicando también a la mujer: El mahr es la obligación que tiene el hombre de dar medios suficientes a la mujer para hacer atractivo el matrimonio. En Egipto, por ejemplo, la costumbre es que el hombre debe tener una vivienda en propiedad antes de ser casadero. Ello hace que las edades de los matrimonios sean cada vez más tardías. El problema es que muchos hombres, cuando han conseguido adquirir un piso, están ya por encima de los cuarenta, y prefieren casarse con mujeres jóvenes. Como consecuencia, la masa de mujeres solteras por encima de la treintena ha subido de forma alarmante en Egipto. Son mujeres que difícilmente conseguirán casarse y formar una familia. Muchas de ellas se ofrecen como segundas esposas sin contraprestaciones económicas a cambio, lo que las pone en situaciones de inseguridad y desamparo en caso de divorcio. Por otra parte, la tasa de suicidios entre los hombres egipcios es alarmante. La presión que supone el conseguir una vivienda para poder acceder al matrimonio es insoportable para muchos y, además, ha disparado el acoso sexual - ¿alguien se imagina tener que esperar a los cuarenta años para poder tener relaciones sexuales? -.

El otro día se publicó un video de unos rebeldes sirios brutalmente apaleados por sus captores en una pequeña habitación, siete u ocho puestos contra la pared, ensangrentados y acurrucados. Fueron encontrados muertos días después. Casi vomito. ¿Cuál ha sido la repercusión de ese video? Ninguna. Sin embargo, todos recordamos la repercusión de una mujer egipcia arrastrada por la policía. Se le levantó la ropa y se le vio el sujetador. La conmoción internacional fue total. No sahabló de los golpes que recibieron sus acompañantes hombres. Todos los medios, todos los gobiernos - incluído el egipcio - condenaron tal acción y emprendieron acciones inmediatas. No sé cuánto vale la vida de una mujer, pero sí creo saber cuánto menos vale la de un hombre. Las vidas de ocho rebeldes sirios brutalmente apaleados y asesinados no equivalen, ni de lejos, a verle el sujetador a una mujer egipcia.

Jesús, claro, hombres y mujeres son construcciones sociales... Pon a una mujer a encadenar embarazos, partos y crianza de los bebés durante los milenios en los que no ha habido contracepción y luego dile que se ocupe de alimentar a su familia, vas a ver cuánto tardan en proponer un reparto de roles. Alimentarse no es una construcción social. Las construcciones sociales vienen determinadas por la biología de cada uno y por la mala costumbre de tener que comer algo de vez en cuando. No es tan complicado.

Este señor tiene una gotera seria y su hija (la compadezco) un problemón con su padre, a ver como le explica que siendo lesbiana los hombres le interesan más bien nada...
Espero que acabe respetando y comprendiendo a su hija y cese en su esfuerzo por doblegarla a sus deseos.

¿Cuánto vale una mujer? Es una pregunta interesante. Lo que vale un hombre ya lo sabemos desde hace siglos: Cero. La vida de un hombre no importa. Sus problemas no existen. Sus muertes tampoco. Interesa mientras tiene billetes en la cartera y, a veces, ni por esas. El hombre - el varón - ha sido y es carne de cañón. Ha muerto defendiendo a sus familias. Ha muerto defendiendo a su país. Y sigue muriendo defendiendo a los suyos. Su esperanza de vida es de 7 años menos que la mujer cuando a principios de siglo ambas esperanzas de vida eran similares. A nadie le importa. Que sus tasas de suicidio sean cuatro veces mayores que las de la mujer, no interesa. Que represente más del 90% de las muertes por accidente laboral, no interesa. Que la gran mayoría de los indigentes sean hombres, qué más da. Y podríamos seguir ad infinitum.

Lo del precio no es tan divertido,,al leer los comentarios es facil darse cuenta que no somos iguales , es mas ni parecidos los sexos opuestos,,,Ni biologicamente, ni fisicamente, ni sicologiamente somos iguales ,,somos diferentes ,,es sencillo nacidos de una mezcla de hombre y mujer,,,porque entre hermanos y hermanas la diferencia es muy grande,,,porque insiten en mantener esa posicion absurda de la igualdad ,,ni de gnero , ni enlo social, ni en lo sexual,,y ninguna ley va a corregir la naturaleza,,,Aceptemoslo ,,feministas y machistas , heteros, bisexuales, transexuales,,,que importa,,somos diferenetes ,,porfavor entiendanlo,,

Libertades, ¿puede poner algún ejemplo de eso que afirma? La guerra de sexos existe por personas como usted, que piensa que hay diferencias entre hombres y mujeres. ¿acaso no hay diferencias intrasexos, no sólo intersexos? Hay más similitudes que diferencias entre hombres y mujeres. La idea de las diferencias entre los sexos surge a finales del siglo XVIII, principios del XIX, precisamente como respuesta a los avances feministas. Hasta entonces a las mujeres se las consideraba una mala copia de los hombres. Cuando empezaron a exigir derechos, hubo que buscar una manera de parar su avance y se empezaron a buscar diferencias, que casi nunca se contrastan empíricamente. Le sorprendería saber la de modas que han existido para explicar las diferencias, que no son sino creadas socialmente. Lea a Cordelia Fine, a Fausto-Sterling, Monique Wittig, Simone de Beavouir, Donna Haraway, Gayle Rubin... y se dará cuenta que las diferencias son creadas y maximizadas socialmente. ¿Cree usted que miles de años de desigualdad desaparecen en décadas? Intente responder simplemente a estas preguntas: ¿qué es un hombre? ¿qué es una mujer? Puedo asegurarle que la respuesta que da podrá ser rebatida siempre. Hombre y mujer son construcciones sociales, pero casualmente salimos ganando siempre las personas que se presupone que tenemos testiculos y cromosomas XY.

Si bien comprendo que la oferta del magnate chino es usada como pretexto para discutir un tema mucho más serio, no puedo dejar pasar por alto un hecho muy relevante: la oferta de Cecil Chao no es para quien enamore a su hija sin más, sino para aquél hombre que consiga enamorar y casarse con su hija...quien es abiertamente lesbiana. Entonces, la oferta no tiene nada de halagadora para el autoestima de la hija. Es un insulto para su sexualidad y su identidad.

Seré politicamente incorrecto.
Hace tiempo que el feminismo se "confunde" y actua de contrapeso al machismo. Los movimientos sociales funcionan como péndulos mediante largas secuencias dialécticas. Este no es una excepción. De un extremo se van al contrario. Son dos caras de la misma moneda. ¿Acaso a un hombre no se le sigue mirando sobre todo por los coches y las casas que tiene y a una mujer por la belleza y la logitud de sus piernas? Como siempre, ustedes dirán. Y a las que se sienten alagadas no les molesta pese a ser nominalmente del movimiento. Las etiquetas no son más que una atributo más de quien quiere aparentar.

Las feministas no han contribuido a cambiar la situación.
La igualdad brilla por su ausencia. Que un hombre denuncie ante la policia el trato vejatorio y violento de su pareja propiciará burlas y risas. Si la mujer denuncia lo mismo, no habrá ni siquiera respeto a la presunción de inocencia del denunciado. El maltrato existe físico y psicológico. Las leyes en lugar de imponer la paz fomentan la violencia al ser arma de mujer. A linchamientos de hombres inocentes asistimos con demasiada frecuencia. La violencia intrafamiliar con titularidad masculina ocupa unos cuantos telediarios, la de la mujer pasa casi desapercibida.

Hoy en día ser hombre es casi delito y hay que pedir perdón por serlo. Mientras tanto las feministas (me refiero a las de boquilla) siguen alargando sus piernas con afilados tacones y maltratando a los hombres en los escenarios. La guerra de sexos existe. Es un hecho.

Yo creo en la igualdad entre hombres y mujeres. También percibo y respeto nuestras diferencias. Somos afortunadamente complementarios y ello me hace disfrutar del "Amor" con mi pareja. La discriminación positiva siempre perjudica a alguien y se torna en discriminación a secas.

¡Ostras! Censura a un comentario por indicar el HECHO de que aun a día de hoy en España los hombres mayoritariamente pagan más a la hora del cortejo, y que en la mayor parte de los divorcios se adjudica la vivienda a la mujer. Si en este blog sólo cabe hablar de las desigualdades de sexo que son desfavorables a la mujer, rogaría que se minimize el uso de la palabra igualdad (para no desvirtuarla, más que nada).

El caso es que mi segunda novia, de la que estaba locamente enamorado, me cambió por otro porque yo no tenía piso centrico o coche, es decir, no aportaba dote, y esto en los años 90 en España.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal