Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La mujer que sangra

Por: | 08 de abril de 2013

Tumblr_m2fo2vUZqj1qlry6to1_250Sangrantes es una antología de poetas —poetisas— pero es, también, un catálogo. Sí, la edición de Luna Miguel publicada por la Editorial Origami es, perfectamente, un catálogo. La sangre, con la que la mujer está tan familiarizada, con la que convive y lucha de forma absolutamente natural, es objeto literario para las veintinueve mujeres que se atreven a darle forma de poema. De la misma manera que la maternidad también es algo que concierne sólo a la mujer y por más que se escriba de o desde ello, sólo viviendo la experiencia se puede saber a ciencia cierta qué se siente, la sangre es uno de los temas más universales dentro del mundo femenino y, también, un tabú: leyendas urbanas, prohibiciones, pudor, asco, morbo. Si digo que esta antología es un catálogo es precisamente porque la sangre parece que sólo está vinculada a la mujer una vez al mes, pero hay muchas más formas de convivir con ella sin necesidad de menstruar. En Sangrantes la sangre va desde la regla hasta el pacto sexual entre dos mujeres, pero también pasa por la maternidad, por el asesinato de las mujeres de Juárez, por el despertar, por la vida, por el cordón umbilical, por donantes, por el parto: un catálogo de sangrado.

Muchos de los poemas de la antología no han sido escritos para dicha publicación, sino rescatados, lo que nos demuestra que es uno de los temas que conviven también artísticamente con estas poetas, que van desde consagradas hasta poetas recién nacidas. ¿Qué encontramos en todas ellas? Probablemente la palabra común a la mayoría es una: herida. La mujer sangra por esa herida y esa herida es la que la mantiene unida a un cierto salvajismo, algo animal. Una vez al mes, la mujer, la poeta, se parte en dos y de esa herida nos muestra que hay vida y que la vida es natural de la misma manera que para ellas lo es la escritura. El dolor, que va asociado a esa herida, también forma parte de este catálogo, y ya en Cristina Peri Rossi, la primera en aparición, habla de que Ser mujer duele pero también que ese dolor te enaltece, te humaniza. Para muchas ese dolor, los ovarios, las punzadas en el vientre, está asociado a la confirmación de la vida, a un acto sagrado, como un ritual del cuerpo, y no renuncian a él, sino que les enseña, las moldea. Para Chantal Maillard, cada veintiocho días se siente cielo abajo, piernas adentro, tan habitada, tan ocupada por ese ser que siento tan otra y es, no obstante, la que más me frecuenta. Esa sangre primera, en la que todos pensamos en un primer momento, es otro ser. Es, incluso, memoria. Angélica Liddell habla de cómo todos pueden ver a los colegiales erectos / si pegan el ojo a la herida. Porque la herida, como ya he dicho líneas arriba, es una imagen frecuente entre las sangrantes.

Tumblr_mbbaqweVUT1qdvinoo1_250Pero el libro es un catálogo, y una vez superada la menstruación, la mujer que menstrúa como objeto poético, pasamos a otras maneras de enfrentarse a un mismo tema: Estíbaliz Espinosa habla de la donación de sangre. Aunque no sea exactamente algo exclusivo de la mujer, también es otra convivencia. Voy contenta en la mañana, silbando, a donar mi sangre. En el prólogo ya nos advierte la poeta antóloga que la sangre es, para cada una de ellas, un símbolo diferente; ésa es, precisamente, la riqueza de la unión de todas ellas.

Para otras —para muchas— es violencia, y no solamente una violencia física, sino que la sangre de la mujer violenta a la mujer, y de nuevo Estíbaliz nos ofrece otro punto de vista. Dice: Somos un asco. Olemos mal. Y me resulta inevitable acordarme de aquel anuncio de las compresas perfumadas, otra forma de incomodar a la mujer con esa sangre que, de tan natural, es impúdica y te mantiene con las piernas cerradas, pero no la boca.

La maternidad, que también es uno de los temas frecuentes, aunque parece que el hombre no siente tanto respeto por hablar como una madre pero sí como una mujer en el momento íntimo de sangrar, la enfoca Miriam Reyes: a diferencia de lo que podríamos pensar, lo hace desde el lado opuesto, desde la negativa. Miriam en su poema sangra precisamente porque se niega a ser madre, a tener un hijo, y es ése el principal motivo por el que, una vez al mes, sigue sangrando; sigue con el vientre vacío, aunque ya sepamos que el vientre vacío es también habitado por otra: la sangrante.

Leire Bilbao Barruetabeña dice, en su primer poema: Y no sé por qué debería negar / lo que soy: una mujer que sangra. Esto, que parece de una sencillez insultante, y de ahí el título de este artículo, no lo es tanto. Todas las mujeres son mujeres que sangran (pero no todas las mujeres que sangran son madres). No es muy poético, la sangre no es hermosa, a veces resulta insultante, a veces nos preocupa, la mayoría duele: ahí está la mujer. La sangre de la mujer puesta en el centro del escenario, reluciente, con todo lo que arrastra. También de la poeta vasca encontramos otra de las modalidades: la mujer abierta de piernas en una mesa de observación. La mujer violentada, que necesita regular su sangre, darle una explicación. La mujer que sangra y tiene que saber que sangra, hacerse responsable de ello.

Tumblr_mcpbvwd7nT1rx6z0ro1_250Sin embargo, aunque acabo de decir que la sangre no es hermosa, Ana Gorría lo desmiente y la disfraza de ciruelas / que habitan / mi vientre. Pero Natalia Litvinova me da la razón porque la sangre, a veces, no deseada, es la cancelación de un nacimiento y hay que vivir lo no vivido. Y con ocho años, la sangre nunca puede ser hermosa, como para Berta García Faet, a la que su cuerpo le anuncia que llegó el peligro / de poder reproducirme. Y Clara Bueno nos asegura que se renueva mes a mes: / no cambio de piel, / cambio de vida y vuelve a parecernos hermosa.

El catálogo, en fin, es una sucesión de mujeres que sangran y que lo hacen desde sus distintas heridas, y todas van a parar al mismo lugar, un mar rojo que es la literatura, y a convertirse en carne artística: pero esta vez no desde la blanca piel, la dulce boca de fresa, el dorado cabello y las preciosas curvas: esta vez son mujeres que sangran y que huelen y que se manchan y se lavan y abren las piernas y son absolutamente humanas, aunque escriban poemas.

Hay 7 Comentarios

"Otro rector": no mezcles churras con merinas. Lo que el artículo dice muy acertadamente es que la única manera de saber realmente lo que significa parir es pariendo. Y tú, por más interesado o afectado que seas, no creo que lo hagas. Del mismo modo que dudo que experimentes lo que supone la efusión de sangre bajando por tu entrepierna cada mes a no ser que te pongas un tampax. ¿Te has puesto alguna vez un tampax? Déjate de poemarios "modelnos" sobre la paternidad - el macho es engendrador y, como tal, un zángano - y dale al césar lo que es del césar.

muy interesantes las perspectivas tan variadas. a mi me encanta eso de esa chica Clara Bueno de "no cambio de piel, / cambio de vida y vuelve a parecernos hermosa". Porque es un trabajo muy agradecido darse cuenta del regalo que supone poder menstruar, purificar el cuerpo cada mes y encontrarte tan conectada con tu ser durante esos días...vivir el ciclo menstrual y fluir con las mareas y la luna

Los misterios de la sangre nos enseñan que la sangre menstrual y la sangre del parto son sangres sagradas, sangres de poder, sangres curativas. Los misterios de la sangre nos enseñan a recordar que la vida y la curación vienen de una mujer y vuelven a ella, a la mujer que sangra y sangra. Y no muere. http://www.monaromaterapia.com

Salvo en esos momentos la sangre es alarma, es aviso, es signo de dolor y de heridas... solo verlo uno se pone en alarma y a la defensiva.
----------
Recomendación de restaurantes: http://goo.gl/ijVNs
Reservar GRATIS grandes descuentos: http://goo.gl/bDtR9
----------

Dice: "la maternidad también es algo que concierne sólo a la mujer".

Pues yo soy hombre y a mí, la verdad, la maternidad de mi mujer me ha concernido. Para que no quede duda añado lo que entiende el diccionario de la RAE por concernir: Atañer, afectar, interesar.

Fíjense en la segunda y tercera acepción: AFECTAR, INTERESAR.

Creo que puedo adivinar lo que pretendía decir la autora del artículo: "la maternindad le sucede solo a la mujer en primera persona". Me figuro. Pero creo que erró en la formulación. A mí, como padre, esa expresión me parece injusta, por no decir veladamente humillante.

Es más, ese sentimiento mal expresado es el que puede llevar a ciertas madres a tratar a los padres de sus hijos como simples mozos de carga: en el fondo creen que la maternidad y, por tanto, la responsabilidad de los niños, es solo suya. Y por eso obvian la opinión del padre. No sé si es un caso frecuente pero yo lo he visto. Más de una vez.

instinto qué? yo vivo esperando que desaparezca la maldición, ni la soporto ni la aguanto, y convivo con ella gracias al ibuprofeno. Eso del instinto maternal es muy socorrido, pero el día de mi nacimiento lo repartieron en otra maternidad. Por cierto, buen artículo, pero la sangre es hermosa, la sangre es la vida.

http://nelygarcia.wordpress.com. Muchas niñas se preguntan en su primera menstruación, ¿por qué nosotras y no ellos?. Con el tiempo aprenden a convivir con ella y de alguna forma, la aceptan sobre todo por el instinto maternal y también, por el saber que ante la naturaleza, somos ignorantes. Lo que nunca pueden comprender, es la variedad de prejuicios, e interpretaciones, que origina.

http://www.fabook.com/pages/Nely-Garc%C3%ADa/368054793274553?ref=hl


Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal