Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Insultos genitales, pero al revés

Por: | 13 de junio de 2013

Rolling
- "Es una pollita de porcelana", manifestó una concejal de un grupo nacionalista criticando el gasto en revisiones urológicas para el personal del Ministerio de Presidencia, cuyo titular es el vicepresidente del Gobierno. 

- "Los coches son como los hombres. Hay que conducirlos con mano firme para que funcionen", manifestó la directora general de Industria en una conferencia pública sobre el sector del automóvil

- "Es un chico preparadísimo, hábil y discreto. Cada vez que veo esos morritos carnosos y esa bragueta pienso lo mismo, pero no lo voy a decir", declaró por su parte la alcaldesa de una importante ciudad española sobre el ministro de Sanidad, un hombre joven que iba a tomar posesión.

Comentario de la diputada autonómica del partido gobernante al conocer que un compañero de la oposición, cuarentón, se casa con una joven veinteañera:

- "Es que los hombres necesitan a alguien al lado con el mismo nivel de madurez que ellos".

- "Las leyes son como los hombres. Están para darles por el culo aunque les duela", dijo una destacada dirigente de un organismo español de representación internacional, perteneciente al partido en el Gobierno, en una conferencia pública.

Una líder de la oposición sobre el alcalde, en el pleno municipal de la más importante ciudad de España.

- "Que se largue a cumplir, como todos los hombres, con las tres CCC. Solo valen para la casa, la comida y la cama". 

La portavoz parlamentaria de un partido, hablando sobre los hombres víctimas de la violencia a manos de su pareja o ex pareja:

- "La mayoría de las denuncias son falsas. Realmente los hombres son como pelotas de frontenis. Cuanto más fuertes les pegas, vuelven antes".

...................................................

Quería escribir sobre el último insulto machista, el del concejal del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en Cambados Xaquín Charlín a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a quien llamó "chochito de oro". 

Pero me ha salido imaginar el mundo al revés, basándome en casos conocidos, como el de la vicepresidenta, el del alcalde de Valladolid hacia Leire Pajín, ex ministra de Sanidad, las afirmaciones del diputado de UPyD Toni Cantó sobre las denuncias por violencia de género o la frase del presidente de los españoles en el exterior sobre la violación y las leyes. Otros son viejos chistes que no deberían salir nunca de una taberna o una reunión.

Quería plantear como sería el mundo si los hombres, una y otra vez, fuesen descalificados públicamente de forma individual o colectiva por sus representantes. Fabular acerca de si, por el mero hecho de existir, el género masculino fuese blanco de ataques de contenido sexual o despreciativo de una manera sistemática. ¿Cómo se sentirían los hombres que se dedican a la política al ser rebajados repetidamente a coloquialismos genitales? ¿No es hora de una crítica igualitaria y respetuosa sobre las cualidades profesionales o gestoras?

La imagen que ilustra este post es la portada del disco Sticky Fingers, de The Rolling Stones (1971), obra de Andy Warhol.

Hay 124 Comentarios

Excelente Ana!!! Aunque está claro que no hay que llegar a esos niveles, independientemente del sexo... La realidad es que pasa, y pasa muchísimo menos "al revés" . Así que estoy completamente de acuerdo conque las cosas muchas veces se planteen de este modo, para hacer entender un poco más al genero masculino lo que se siente!

@David: Voy a darte mi punto de vista para que intentes repensar lo que has escrito. Verás: Yo he sido una persona que siempre consideró que era sencillo separar los asuntos domésticos/personales de los laborales. Me casé, tuve varios hijos y siempre consideré que mi prioridad era mi familia. Durante muchos años el único salario que entró en casa era el mío y, aun así, conseguía dedicar un montón de tiempo a mis hijos, en cuyo cuidado y educación me involucré tanto como mi esposa. Para cualquiera que lo viese desde fuera, yo era un padrazo excepcional. Mi esposa no era ama de casa. Trabajaba en casa pero en cosas suyas que, desafortunadamente, no aportaban ingresos. Por eso la dedicación de ambos a los hijos siempre ha sido equilibrada. Pero al estar ella en casa, yo podía despreocuparme de la logística doméstica. Íbamos a comprar juntos, casi siempre cocinaba yo, etc. pero era ella quien organizaba y ambos sacábamos las cosas adelante. Ello me permitía centrarme en mi trabajo con la seguridad de que las cosas de casa marchaban. Por razones que no vienen al caso, nos divorciamos. Mis hijos siempre han sido mi prioridad. Así que, ante esta situación, decidí solicitar una custodia compartida que he conseguido. Sigo trabajando las mismas horas que antes, simplemente he perdido algo de la flexibilidad que entonces tenía para viajar. Pero, amigo, laboralmente no soy ni la sombra de lo que era. Ya no tengo en quien confiar lo doméstico. Las labores logísticas corren ahora de mi cuenta. Y me es imposible desvincular ahora lo personal de lo laboral. Asumo que es una consecuencia de mi decisión: He sido yo quien he elegido centrarme en mis hijos. Podría haber dejado la custodia a su madre y seguir inamovible en lo laboral. Pero no es lo que he elegido. Así que espero que quien ha visitado los dos lados consiga hacerte entender que cuando uno elige ser el principal responsable de lo doméstico, aunque sea poco más que su pareja – y las mujeres tienen tendencia natural a ello aunque quieran evitarlo -, es muy complicado quitártelo de la cabeza. No es, pues, una cuestión de incorporación al mundo laboral. Es una cuestión de tener alguien en quien confiar lo que te importa.

Isabel, no son tonterías, es algo muy común. La mayoría de la gente con la que hablo prefiere trabajar con hombres... en mi experiencia personal las mujeres siempre dan más problemas y tienen salidas de tono que son graves en el trabajo y que no se pueden tolerar. Y no me refiero sólo a las formas, sino a la ética profesional en muchos casos. Se escudan en problemas personales y se los llevan al trabajo; eso es mucho más común en mujeres que en hombres. Aunque te pueda sonar machista ten en cuenta que los hombres llevamos trabajando durante toda la historia.. algo ha debido quedar, algo habremos aprendido aunque vosotras nos consideréis inferiores en muchos aspectos. En términos históricos, las mujeres se incorporaron al mundo laboral antes de ayer como quien dice... menos en el trabajo más antiguo del mundo claro..

Me pregunto qué sucedería si este artículo lo firmara un hombre en lugar de una mujer: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/14/gentes/1371165055.html

Ya se ha dicho que las mujeres no tienen nada de lo que presumir. No son mejores que los hombres ni en este ni en otro sentido. Afortunadamente, algunas noticias logran atravesar ese filtro mediático que existe contra todo lo malo que pueda hacer una mujer. Naturalmente, se trata de noticias de una mujer contra otra mujer. Si fuese de una mujer hacia un hombre, nadie le prestaría oídos.

“¿No hay nadie que viole a la ministra negra? Una CONSEJERA de la Liga Norte arremete con insultos racistas contra la titular de Integración italiana”
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/13/actualidad/1371140897_288568.html

Me ha recordado a una película "una rubia ...." (no recuerdo bien el título) en la que un hombre con esas "artes" se convierte de la noche a la mañana en mujer. La película es para divertir, pero pone en evidencia lo mismo que el artículo. Y, he ahí la cuestión, lo ridículo, y ofensivo incluso, que resulta visto al revés.
Siempre he pensado que si las críticas se ciñen a lo que tiene entre las piernas alguien no es más que una muestra de incomodidad o de debilidad. Y que no hay otras criticas con más fundamento. O, peor, que el que ataca no es capaz de tener argumentos y lo que no soporta es que el oponente no sea su fiel espejo. De ahí que busque con frases consabidas el coro de los necios.
Añadiría que allí donde el nivel es más bajo (en política cae en picado) va siendo más común el acudir al "chiste" fácil.

Y sin necesidad de llegar ya a las vejaciones, a mi se me pone el hígado en la boca cuando estoy con un grupo de chicos y cuando le dirijo la palabra a uno a mitad de frase/parrafada me gira la cabeza y se pone a hablar con otro o me corta y cambia de tema radicalente... y no es algo que pase poco, después de hablarlo con varias personas por lo visto es algo muy habitual.

"PERO CON LA SITUACIÓN TAN GRAVE QUE VIVE ESTE PAÍS, QUE ESTA DEJANDO A MILES DE PERSONAS SIN TRABAJO Y SIN CASA. ¿DE VERDAD ESTO ES TAN IMPORTANTE"

Querido Eustaquio: De verdad, como hombre, HOMBRE que nunca en su vida ha sufrido discriminación de género, ¿te sientes con el derecho a decidir que esto no es importante?

¿Decidir por todas aquellas que sí sufrimos dicha discriminación?

Y la bomba ya es decir que "se trabaja mejor con hombres" porque "crean menos follones". Podemos empezar, en algún momento, a dejar de generalizar? En mi trabajo todos mis compañeros hombres han creado problemas, han dado por hecho que tenían derecho a hacer menos que yo y han acabado en la calle. La diferencia es que YO SÉ que no tiene nada que ver con que sean hombres, sino incompetentes.

Ya está bien de tonterías y un poquito de respeto.

Soy hombre, y ¿cómo actuaría ante unos insultos así? me daría exactamente igual. la persona que lo dijese se estaría descalificando a sí misma.
déjense de la dichosa guerra de sexos, los sub... que insultan, son personas maleducadas, no por ser hombres ya vamos a ser todos malos y sucios machistas.
Todo ésto ya cansa, en mi opinión, se hace demasiado ruido para lo que es...

Soy hombre. ¿Cómo me siento ante los insultos descritos contra los hombres? Me la ponen floja.

Lo de la discriminación salarial femenina es una de las grandes mentiras que ha hecho época, porque siendo falsa han conseguido que casi todo el mundo se lo crea.

Hay muchas mujeres que comentan que sufren discriminación salarial etc etc... en mi trabajo en concreto no es así, hombres y mujeres cobran igual. Sin embargo, mi experiencia personal me dice que es mucho más fácil trabajar con hombres que con mujeres. Las mujeres en el trabajo me parecen más inestables y concretamente donde yo trabajo casi todos los problemas y malos rollos que acaban afectando a gran parte de la plantilla los causan las mujeres. Pienso que los hombres somos mejores compañeros porque solemos ir más de frente y sin segundas intenciones y por eso si hay un problema se puede discutir y uno se puede enfadar, pero se soluciona; con las mujeres las cosas se complican mucho más.

Pues a mi me parece una soberana tontería. Una cosa es la igualdad de derechos que es evidente que hay que conseguirla porque todos somos personas y otra que moleste cualquier bobada dialéctica sin mayor importancia.

Felicidades! Una excelente contribución para ahondar en el odio entre géneros. Piense en lo siguiente: por sus formas, ¿es distinta de aquellos a quienes critica?

Pues en mi empresa estamos 10 hombres y 33 mujeres. En el La jefa es una mujer. En las oficinas hay 3 hombres y 8 mujeres.Teníais que oir los comentarios de algunas cuando entra algún operario de buen ver en la oficina. Si es un chico joven y fornido ni os cuento. Eso sí, una vez este ha abandonado el despacho y por lo bajini. Pero son para acudir directamente al juzgado.

Me encanta, es ingenioso y gracioso...muy buen post.
Y para los que se quejan, no, las mujeres con poder nunca diremos algo así como pollita de oro o de porcelana (aunque lo del coche, me la apropio)...no se confundan, ésto es un artículo crítico, no lo que pasa en la vida real...

Se trata de la Igualdad de Género, no la descalificación hacia uno u otro sexo.

Protegerse tratando de infravalorar al sexo contrario no es lo ideal, no es una pelea de recreo de Preescolar.

Soy mujer y me parecen absurdos ese tipo de comentarios, porque no llevan a la igualdad, sólo a la división. Eso es HEMBRISMO, no FEMINISMO. Soy una persona eternamente Feminista, pero no me identifico con ése tipo de actitudes.

Lo cierto es que me gustaría saber el nombre de estas perlas parlantes…curiosidad nada mas.

Gilipollas es un insulto, y huevón y cojonazos y tonto de los cojones. Coñazo es peyorativo, pero una mujer que hace lo que le sale del coño es una mujer muy libre. Teta de novicia es una cosa muy buena, pero estar hasta las tetas es estar harto/a. Ejemplos hay para todos los gustos. Quiero decir que una misma palabra se puede usar con sentido peyorativo o positivo. Y por favor, no hagáis caso a determinados políticos, probablemente esos insultos sexistas no sean las únicas barbaridades que dicen

"¿Cómo se sentirían los hombres que se dedican a la política al ser rebajados repetidamente a coloquialismos genitales? ¿No es hora de una crítica igualitaria y respetuosa sobre las cualidades profesionales o gestoras?" Creo que todos los comentaristas hemos dejado claro como nos sentiriamos.....entre indiferencia e hilaridad. Primero porque parece que sabemos reirnos de nosotros mismos y nuetros defectos y segundo y mas importante los insultos descalifican en mayor medida a quien los emite que ha quien los recibe. Tomando por ejemplo las lamentables declaraciones del alcalde...quien creeis que salio peor parado el genero femenino, Pajin o el alcalde que quedo como un neardenthal??

Estimada Eva Zubieta: déjeme ver si lo he entendido bien. Los hombres políticos que insultan lo hacen porque son así. Hombres, quiero decir: Molestos además porque alguien viene a ocupar su espacio. Y las mujeres, que nunca insultan según usted (aunque estoy harto de verlas despedarzarse entre mis amistades y compañeras de trabajo, por no hablar de las Fabra de la política) si lo hacen es por imitación del modelo masculino. ¿Es así?
Gracias por esta importante aportación al pensamiento universal.

A ver si entiendo... Ellos nos hicieron esto, entonces nosotras vamos a hacerles lo mismo para que vean qué se siente... Qué actitud más ridícula, infantil y de mal gusto. Creerá que el artículo es un espejo donde los hombres se pueden ver reflejados... pero no... es usted la que se refleja.
[Vuelvo a escribir mi comentario ya que ha sido eliminado sin motivo aparente por tercera vez. ¿Por qué la censura? ¿Hay cosas que no gustan escuchar?]

En lo de pollita de porcelana a alguna le ha traicionado el incosciente. Porque que diga un hombre pollita de porcelana y a ver que pasa. El hombre por lo general tiene mas sentido de humor que la mujer, esto se demuestra cada vez mas. A un hombre si se le dice un halago lo primero que hace es ver si lleva la brageta bajada. Bendita liberacion que cada vez mas descubre a las mujeres tal y como son.

A ver si entiendo... Ellos nos hicieron esto, entonces nosotras vamos a hacerles lo mismo para que vean qué se siente... Qué actitud más ridícula, infantil y de mal gusto. Creerá que el artículo es un espejo donde los hombres se pueden ver reflejados... pero no... es usted la que se refleja.
[Vuelvo a escribir mi comentario ya que ha sido eliminado sin motivo aparente]

Son ya muchos chicos a mi alrededor los que comentan que saben ya que son los que verdaderamente cometieron el pecado original y se arrepienten de ello aunque saben que no hay redención. el pecado machista se comete todos los días, oiga.Pero como soy una mujer, pues que ya era hora de que nos quitaran los prejuicios de ser no sé, las frívolas, las corruptas, las que hicieron que Adán y Eva salieran del Paraíso. Que bien mirado vaya plan. No me extraña que durante siglos los hombres se hayan librado de la responsabilidad de ser quienes protagonizaran nuestra caída. Bueno, pues ahora somos corresponsables y veo bien que los hombres dejen de echarle la culpa a Eva y se miren qué tienen de adanes. es que en el Génesis Adán como que es tonto, tonto y no sabía nada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal