Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Cuando la falta de varón sí es un problema para ser madre

Por: | 24 de julio de 2013

 Protesta1

Protesta ante el Ministerio de Sanidad. / SAMUEL SÁNCHEZ
 

¿Por qué una pareja de hombre y mujer con problemas de fertilidad tiene más derecho que una pareja de lesbianas o una mujer soltera a que se pague su tratamiento de reproducción asistida con fondos públicos?  ¿Por qué el modelo de familia tradicional debe estar por encima de otras opciones? No encontrarán una respuesta a estas dos preguntas básicas -formuladas tras conocerse que el Ministerio de Sanidad planea restringir los tratamientos de reproducción artificial a los casos de esterilidad- en el ordenamiento jurídico español: todos pagamos impuestos, todos tenemos derecho a que nos cubra la medicina pública. La justificacion solo existe en un plano ideológico, aunque la ministra Ana Mato (PP) nos quiera convencer de que hay razones económicas y, sobre todo, científicas. 

"No creo que la falta de varón sea un problema médico", fue la inquietante respuesta que la ministra ofreció a los medios tras la reunión de este martes del Consejo Interterritorial de Salud. “La financiación pública debe ser para la curación”, insistió. 

En el concepto mercantilista de la sanidad que maneja la ministra, no cabe por lo visto que los fondos públicos se dediquen a otra cosa que no sea curar a las personas. Ahora debería explicar públicamente por qué se siguen sufragando las vacunas de los niños -que podrían asumir sus padres, si es que pueden, debe pensar la ministra si es consecuente con sus afirmaciones- o por qué se contempla la cirugía reparadora tras un cáncer, una quemadura grave o un accidente de tráfico (total, si las víctimas ya no están enfermas, para qué mejorarles la vida). Por no hablar de que tampoco están enfermas las mujeres que dan a luz y, sin embargo, se les presta ayuda en el parto. Y no sigo por no dar ideas.

Pero sí quiero pedirle a la ministra que nos explique por qué, si solo se van a contemplar razones médicas, sí tendrán derecho al tratamiento aquellas parejas de hombre y mujer en las que ambos son fértiles pero, por diferentes motivos, son incompatibles y tienen dificultades para tener un hijo juntos. Me atrevo a aventurar que se me dirá que esta es la excepción que confirma la regla.

A nadie se le escapa que las excusas de Ana Mato son meramente ideológicas, aunque ella se empeñe en negarlo. Las prestaciones sanitarias tienen necesariamente que abarcar más cuestiones que la mera cura médica. Y es bien triste que a estas alturas de la democracia aún tengamos que subrayarlo. También que este Gobierno siga trabajando como si los departamentos ministeriales fueran compartimentos estancos: en un país donde la demografía baja de forma disparada, debería ser una obligación de los ministerios fomentar la natalidad. En todas las capas sociales y, sí, a cualquier precio. Entonces, a muy largo plazo, los problemas del Ministerio de Empleo para sufragar las pensiones igual encuentran una solución. O aumentan los españoles susceptibles de pagar impuestos y, por tanto, mejora la Hacienda pública. Como ve, señora Mato, gananamos todos. 

 Mato2

La ministra de Sanidad, Ana Mato, en el Congreso. / ULY MARTÍN
 

No valen tampoco las justificaciones económicas, ni los eufemismos pseudocientíficos. Sencillamente, no es creíble que el ministerio justifique esta decisión puramente ideológica -excluir de la maternidad a las familias que, sencillamente, no les gustan- en un ahorro económico. Son muy pocas las mujeres lesbianas o sin pareja que acuden a la sanidad pública para solicitar la reproducción asistida. Las restricciones metodológicas que impone la sanidad pública ya expulsan a muchas mujeres: solo se sufraga un intento y si hay un hijo, la mujer queda excluida. Pero hay otra razones de peso: preservar la intimidad o, simplemente, acelerar el proceso si se está al final de la vida fértil son razones para acudir a la sanidad privada, siempre que se pueda pagar. Por eso, la gran mayoría de las personas acude a la opción de pago: en 2010 el 80% de la fecundación asistida se hizo en centros privados, según la Sociedad Española de Fertilidad.

Mientras, quienes acuden a la sanidad pública para ser madres es porque realmente no tienen medios para pagar un tratamiento privado. Son personas con dificultades para las que, señora Mato, "la falta de varón" sí es un problema. Pero la respuesta de la Administración no puede ser la que sugieren sus palabras: "Vaya a buscarse un varón y, si no quiere, aguántese, que usted lo ha elegido". Porque si eso es todo lo que usted como ministra puede ofrecer, debería darle la misma respuesta a las parejas con problemas de esterilidad: "Vaya a buscarse un hombre (o una mujer) que no tenga estos problemas".

Lo peor de su decisión no es que sea ideológica. Al fin y al cabo, usted es política y es su derecho. Lo peor es que nos quiera convencer de que hay familias mejores que otras. Y con más derechos. La ministra Mato, una vez más, se olvida que no es solo ministra de Sanidad, también debería ejercer la otra cartera de la que es responsable: la igualdad. Ese es también nuestro derecho.

Hay 62 Comentarios

Muy de acuerdo con Maynar, Eu Yo y Fernando García.
Discriminar a pacientes de un tratamiento está mal. Ahora bien, lo realmente mal es financiar con dinero público los tratamientos de fertilidad para cualquier paciente. Tener hijos no es un derecho reconocido, es más bien una opción vital. Con lo cual no veo más importante o necesario que la seguridad social cubra esto que unas gafas o un empaste. A los que alegan las consecuencias para la salud mental que puede tener no colmar el deseo de tener hijos, yo les digo que mi máxima aspiración en la vida es dar la vuelta al mundo...me va a pagar el viaje el estado para que no me deprima? Se que suena a demagogia. ..pero no menos que la que desprende este artículo en algún parrafo...

Este artículo parte de un planteamiento manipulador, la cuestión no es si una mujer sola o una pareja homosexual tiene derecho a un tratamiento de reproducción sino si un ser humano puede ser privado del derecho de tener un padre y una madre.

masquisiera
¿Qué es lo que usted no entiende de que uno de los dos sea infértil o tenga problemas de fertilidad?

A los colectivos de gays y lesbianas les ha costado mucho esfuerzo que el mundo reconociera que no son enfermos Sin embargo, ahora, las lesbianas quieren un trato de enfermas. Que los gays sigan su ejemplo, que se consideren enfermos y pidan vientres de alquiler, costeados por el estado, para tener hijos. O que todas las mujeres se apunten a la lista, sean estériles o no, sean lesbianas o no. Muchos padres y madres se están dejando la piel, durante años, trabajando para cuidar a sus hijos, sin embargo estas mujeres, tan ansiosas por ser madres, no son capaces de apartar sus gustos durante diez minutos para conseguir un hijo. No lo desearán tanto...

Ana Mato dimite

Manuel51
Respuesta en falso:
Si todas las mujeres infertiles tienen los mismos derechos
así que si el infértil es el hombre o es un caso de incompatibilidad reproductiva que no busquen subvenciones.

Respuesta en falso:
Si todas las parejas son iguales no puedes hacer una ley que da servicio solo a una clase de pareja (directa o indirectamente).

La mujer de la foto si elige vivir sola o vivir con otra mujer que se aguante si elige un hombre infertil o incompatible ¿si que puede pedir subvenciones?

Miguel
Dado que la constitución española dice que el gobierno no puede discriminar por razón de sexo u orientación sexual, SÍ, esta mal cuando la ideología discrimina por ello.
Por lo que me parece mal que no se le pague también a un hombre soltero o pareja gay masculina los gastos de reproducción asistida pero eso es otra historia.

Daniel
Un mujer que se empareja con un hombre infértil o incompatible con ella reproductivamente es una elección personal que tiene consecuencias no podra reproducirse con la persona de su elección
Esto es completamente objetivo e inamovible . Si quieren tener descendencia deberán adoptar, o invertir... Las mujeres fértiles no tienen problemas de reproducción, simplemente optan por no reproducirse con nadie aparte de un individuo determinado. Por lo tanto deberán costearse un tratamiento que NO ES NECESARIO, sino como alguno dice 'caprichoso'

A nadie le extraña que un hombre soltero que desea tener un hijo, está en su derecho, se tiene que pagar de su bolsillo (por ejemplo mediante un vientre de alquiler) ¿debe el Estado pagar a este ciudadano su derecho a tener descendencia?. A mi modo de parecer no, el Estado no tiene por qué proporcionar todo a todos gratis. Creo que en el caso de lesbianas y madres solteras que desean tener hijos, los tratamientos sólo deben ser pagados por el Estado en caso de esterilidad, el resto que se lo paguen de su bolsillo, a mi me parece lo normal, es más me sorprende que hasta ahora fuera gratis. Y los que ven en esta medida motivos ideológicos, pues si, es por motivos idelógicos, ¿es eso malo?

También es puramente ideológica la idea de que dos mujeres lesbianas forman una familia o un matrimonio.

De la misma manera es puramente ideológico pretender que un niño pueda ser bien criado y educado en tal ambiente.

El ser homosexual es una elección personal, que acarrea consecuencias, ya que a día de hoy, dos seres del mismo sexo no se pueden reproducirse. Esto es completamente objetivo e inamovible . Si quieren tener descendencia deberán adoptar, o invertir... Los homosexuales no tienen problemas de reproducción, simplemente optan por no reproducirse con el sexo opuesto. Por lo tanto deberán costearse un tratamiento que NO ES NECESARIO, sino como alguno dice 'caprichoso'

Quiero llamar la atención sobre el hecho de que el PSOE de Asturias no financiaba la fecundación asistida en lesbianas hasta que, en Abril de 2013, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) condena a la sanidad pública del Principado a cumplir con el derecho de una lesbiana a que le sea facilitado el acceso a las técnicas de reproducción asistida.
Pero ahora el PSOE nacional y, por supuesto el de Asturias, clama contra Ana Mato. ¿Cómo llamarían Uds. a esto? ¿Hipocresía? Y todavía les parece mal si afirmamos que "todos los políticos son iguales"

Según el blog (a ver si ésta... -o que me expliquen en el correo que estoy dando qué es tan inaceptable-)... Una mujer tiene "derecho" a (x) reproducciones asistidas y simultaneamente a (x) abortos aparentemente a voluntad. por ejemplo, alguien recibe un tratamiento de reproducción asistida y a los cuatro meses cambia de idea y aborta. ¿Cómo va el tema?. ¿Qué derechos tiene el/los niño/s?. ¿O hasta que no aprende a decir "derechos" no tiene ninguno?. Además, quien no puede pagarse un proceso de reproducción asistida ¿de dónde va a sacar dinero para criar un niño?. No sé si es una visión muy medieval, pero creo que es un tema para echarle cuando menos una pensada, algo más de lo que parece haber hecho quien escribe esto (a la que por supuesto no voy a acusar ni de sexismo ni de sectarismo). Un saludo.

En un país con esta corteza de miras, tenemos los que nos merecemos, mejor dicho, lo que algunos os merecéis... Si pensáis que la reproducción asistida no es una necesidad es porque no la habéis necesitado y no estaría mal que lo tuvieseis que vivir de cerca para saber lo que supone... Qué triste tener que leer ciertos comentarios...

O todos, o nadie. Si no, a las solteras y a los solteros, sin pareja fértil para procrearse, que les hagan un descuento en la declaración de Hacienda. De paso, que no paguen escuelas, ni autobuses, ni comedores escolares, ni pediatras ni maternidades, ni guarderías, porque, claro, no los necesitarán. Digo yo, que si hacemos cuentas, a igual ese ministerio tan calculador, no le cuadran los números...

Hay que ver lo que nos encanta vivir con nuestros derechos y que nos los respeten pero lo poco que nos gusta respetar los derechos de los demás, eh?

Lo gracioso es lo que se monta por algo así, cuando luego hay gente que no puede acceder a los mejores tratamientos para SALVAR LA VIDA por los recortes. Tener hijos es importante, pero vivir es más importante. Primero gastemos las energías en tener los mejores tratamientos contra el cáncer, cardiovasculares, etc al alcance de TODOS y luego hablamos de estas cosas, que al fin y al cabo, uno puede muchas veces gastar unos años en ahorrar y pagarse el tratamiento. El otro ya estará en hoyo.

Si un hombre y una mujer no pueden tener hijos, esta claro que es por un problema médico, o lo que es lo mismo, es por una enfermedad.

Si dos mujeres no pueden tener hijos, esta claro que no es por ninguna enfermedad.

O si que lo es?

La segunda pregunta es una tontería. Nadie se acuerda nunca de los hombres solos ni de los gays, porque claro, cualquiera le dice a las mujeres que presten su cuerpo a nuestro capricho. o lo que es lo mismo, los tíos, gays o no, estamos totalmente discriminados y a nadie le importa

¿Y los padres no tenemos derecho a tener hijos, cuando la falta de hembra es un problema?

Ojito con los razonamientos lógicos, feminófobos, porque si nos ponemos estrictos, está claro que los problemas de esterilidad se pueden resolver "a la ancienne", o sea, con la participación de terceros: la esposa fértil con el butanero garañón, o el marido fecundo con otra hembra funcional, aunque medie la anulación de La Rota. Y lo que no puede hacer un político de derechas, por muy ebrio de confeti que esté, es fomentar el adulterio y el divorcio.

Qué harán con las viudas que desean inseminación con esperma del marido fallecido?

Leer algunos de estos comentarios es como tropezar y caer tres siglos atrás... el próximo febrero seré padre si todo va bien, la ilusión con que vivimos mi pareja y yo este momento no es un "capricho". La vida se te puede amargar mucho si quieres ser padre o madre y no lo consigues, sea por los motivos que sea y puede acabar ocasionando otros problemas peores. Estoy de acuerdo con la autora. Hay dinero para estas cosas, el problema es que lo roban los de siempre.

Sé que es una cuestión muy sensible. Me gustaría, sencillamente, añadir lo siguiente:
1º. La Sanidad Pública y gratuita (sufragada mediante impuestos) me parece una de los derechos fundamentales de todo individuo y uno de los elementos que hace que una democracia (no lo que tenemos) me resulte reconocible.
2º. Lo importante es que dicho sistema ataje problemas de salud y de forma eficiente e inmediata. Todos conocemos gente que pena en listas de espera para hacerse pruebas para descartar o confirmar una enfermedad grave. O que esperan pacientemente por un tratamiento (rehabilitación, etc.), o que llaman al médico hoy, porque tienen síntomas gripales y les dan cita para dentro de cuatro días; o que les diagnostican una enfermedad y deben abonar la medicación porque el Estado se desentiende. Eso es lo grave.
3º. Ser padre o madre NO es un derecho reconocido en ningún sitio. Y quizá deba serlo y podríamos añadirlo a la llamada "cartera básica de servicios", y yo estaría de acuerdo completamente, pero DESPUÉS, de los antigripales, de las biopsias, etc.
4º. Alegan que si el Estado no lo financia para parejas homosexuales o personas monoparentales, muchas familias no podrán permitirse económicamente el tratamiento. Error. Quieren decir: muchas familias de mujeres. Porque las formadas por parejas homosexuales masculinas no podrán en ningún caso. Y las familias constituidas por hombres monoparentales, tampoco.
5º. Además, el coste del tratamiento es una excusa. Si tienen el hijo, digo yo que pensarán mantenerlo, ¿no? Quiero decir, que tienen cuatro o cinco o seis mil euros anuales para mantener un hijo, pero no tienen la tercera o cuarta parte de esa cantidad para abonar un tratamiento. Suena raro, ¿no?
6º. Quizá el gobierno, y es reprochable, esté haciendo ideología para afianzar un tipo de familia que está muy bien, creo yo, pero siempre que no excluya a las demás. Simplemente creo que los defensores de que el Estado sufrague dicho tratamiento, también están haciendo política.

¿Cómo se puede ser tan absurdo de compararlo con la vacunación de los niños? Uno de los mayores logros de la humanidad ha sido poner coto a numerosas enfermedades mediante su prevención, eso sí es un problema de salud pública. Vaya necedad.

Resulta que la única razón para que exista una diferenciación de sexo, para que existan hombres y mujeres, es la reproducción. Sin la reproducción, este blog se llamaría blog de humanos, el feminismo no existiría, y el machismo tampoco. La naturaleza nos impone unas servidumbres para de la reproducción de la especie y la mayor es la que divide a la especie humana en dos sexos. Efectivamente hace falta varón para cualquier reproducción. Varón y mujer. Incluso para un tratamiento de reproducción asistida hace falta un varón. Alguien tendrá que dar el esperma, aunque sea de manera aséptica y sin intercambio sexual.
El distinto comportamiento ante la vida y los problemas de hombres y mujeres también tiene una razón reproductiva: es para dar a los hijos una educación equilibrada y plural. Tener a dos progenitores que por naturaleza van a tener comportamientos y actitudes distintas y complementarias es una garantía de supervivencia y amplitud de miras para el niño. Es mucho más rica y plural una pareja heterosexual que una pareja homosexual y no digamos que una mujer sola.
El feminismo actual que condena los comportamientos masculinos y no los ve como una alternativa de comportamiento humano al comportamiento femenino, como una manera diferente, complementaria y necesaria de ser persona, sino como un comportamiento intrísecamente malo y a extinguir, se convierte en totalitarismo sectario.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal