Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La voz afónica de la opinión

Por: | 24 de septiembre de 2013

MICRÓFONOS

En sus inicios el periodismo fue cosa de hombres, y tardó mucho tiempo en admitir a mujeres en sus filas; se adelantó al ejército, por suerte para todas y todos, que queramos o no dependemos de él para estar informados de lo que sucede a nuestro alrededor. Hasta los años 70, incluso en Estados Unidos, los medios de comunicación se negaban a contratar mujeres. Fue en esa década cuando allí comenzaron su andadura las pioneras. Susan Stamberg fue, por ejemplo, la primera en dirigir en la radio un programa de noticias con frecuencia diaria. Y aquí, en concreto en Catalunya, las primeras periodistas que se incorporaron a la plantilla de un diario, en este caso el Diario de Barcelona, fueron en 1974 Margarita Rivière y Teresa Rubio, cosa que este recogió en forma de noticia, pues ciertamente lo era.

Contamos con algunos antecedentes, por supuesto. Colombine (Carmen de Burgos), Josefina Carabias, Carmen Karr, Irene Polo… De ellas se ocupa la periodista Elvira Altés en Les periodistes en el temps de la República (Barcelona, Col·legi de Periodistes de Catalunya, 2007). En tierras catalanas, seguirían sus pasos mujeres de talento que dejarían el pabellón bien alto, como Maria Aurèlia Campany, Teresa Pàmies y Montserrat Roig, una de las primeras mujeres en conducir en televisión un programa de entrevistas, Personatges (1977-78), en TVE Cataluña. Tras la larga noche del 23-F, Rosa María Mateo leyó el manifiesto firmado en defensa de la democracia. Y poco después Victoria Prego dirigía y presentaba en TVE Españoles, un programa de entrevistas de calado.

Esas fueron las que allanaron el camino a las muchas periodistas que hoy llenan las redacciones de periódicos y revistas, las radios y las televisiones, aunque casi nunca en primer plano y tan sólo excepcionalmente en los puestos de poder. Así, en la actualidad tan sólo una mujer, Montserrat Domínguez, dirige en nuestro país un diario de alcance nacional, El Huffington Post. Y son contadas las que dirigen programas de radio y televisión de gran alcance, aunque sí lo hacen algunas como Julia Otero, María Teresa Campos, Gemma Nierga y Pepa Bueno…

Pero periodismo no es exactamente sinónimo de opinión, y la opinión en el periodismo no siempre la emiten los periodistas; en ella, expertos de toda grey “opinan” sobre lo divino y lo humano en prensa escrita, radio y televisión, convirtiendo sus intervenciones y sus secciones en las piezas más ambicionadas del llamado Cuarto Poder.

A esa médula, ese núcleo duro de los medios, hemos dedicado el primer Informe del Observatorio Cultural de Género (OCG), fórum de reflexión y debate creado en la primavera del 2013 con el objetivo de impulsar una cultura compartida, o lo que es lo mismo, la igualdad entre mujeres y hombres en la producción artística e intelectual, en concreto en el ámbito de Cataluña. Nuestro estudio se titula “¿Tienen voz las mujeres en el periodismo de opinión?” y lo hemos llevado a cabo en colaboración con la Associació de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC), que lleva ya veinte años ocupándose de las mujeres que ejercen la profesión periodística.

Montse
Montserrat Domínguez, directora de 'El Huffington Post', por GORKA LEJARZEGI

 

Hemos realizado una cata temporal a partir de una selección de las páginas de opinión de la prensa escrita y de los espacios de opinión de radio y televisión (entrevistas y tertulias), siempre en el ámbito de repercusión catalán. Nos hemos fijado en los siguientes diarios: ABC, El Periódico, El País, La Vanguardia, El Punt-Avui, Ara y El Mundo-Cataluña; en emisoras de radio como Catalunya Ràdio, RAC 1, Cadena Ser/Ràdio Barcelona, RNE/Ràdio 4, Cope/Catalunya…; y, en televisión, en programas como El debate de La 1, La noche en 24 horas, Àgora, Singulars y 8 al dia. Y hemos constatado que la voz de la opinión periodística en sus tres medios principales, prensa, radio y televisión está tan lejos de la paridad como el Polo Norte del Polo Sur.

Si la población catalana en el 2012 estaba formada en un 50,57% por mujeres, los porcentajes de representatividad de las mujeres en los espacios analizados han sido los siguientes: un 21,43% en la prensa escrita, un 23,53% en la televisión y un 25,53% en la radio, es decir la mitad de lo que sería deseable. Podemos pues afirmar que si midiéramos con un fonetograma (léase un instrumento que analiza la gama vocal de una persona) las voces que se escuchan en el periodismo de opinión, estas resultarían ser graves y no agudas, roncas y no suaves, masculinas y no femeninas.

Gráfico 3

La médula del periodismo actual se ha revelado pues como un reducto más del androcentrismo más duro, un lugar al que difícilmente se accede si no es con gran talento y tenacidad. Cosa que por ejemplo sí ha hecho Pilar Rahola, que a tenor de los datos recabados en nuestro informe, es la mujer con mayor capacidad de generar opinión de toda Catalunya, pues tiene mucha presencia en los tres ámbitos analizados y a mucha distancia de las restantes opinadoras.

De nuestro análisis ha resultado que el diario más paritario en sus secciones de opinión es El País (25,87%), seguido muy de cerca por el diario catalán Ara (25,83%), y que el menos paritario es el ABC (15,45%), con una cifra lamentable. Aún así, mencionamos que la sección La cuarta página de este diario que ahora leen refleja una bajísima participación femenina (6,66%), algo que desde el OCG creemos que un diario progresista no debiera permitirse en modo alguno.

Por su parte, RNE-Ràdio 4 ha resultado ser la emisora más paritaria (34,49%), seguida de Catalunya Ràdio (32,55%). En cuanto a la televisión, el canal más paritario es 8TV (35,92%) y el menos igualitario el Canal 33 (16,66%), donde advertimos en el valorado programa Singulars, dirigido y presentado por Jaume Barberà (en la foto), la cifra más baja de nuestro estudio. Nos consta que este es un programa que hasta la fecha ha generado mucha opinión, y nuestra pregunta es: ¿acaso no existen mujeres “singulares” a las que poder entrevistar? Por el contrario, el programa de entrevistas Gent de paraula de La 1, dirigido y presentado por Cristina Puig, atesora el porcentaje más alto en el medio televisivo (42,85%).

Mucho nos tememos que estos resultados son extrapolables al resto del Estado español. Precisamente por ello vale la pena mencionar aquí algunas de las conclusiones a que hemos llegado. Por un lado, parece demostrado que en los programas de radio o televisión dirigidos por mujeres participan como invitadas más mujeres (es de lamentar que ninguna de las cabeceras analizadas esté dirigida por una mujer).

Por otro, es evidente que la pésima conciliación laboral-familiar nada tiene que ver con este déficit de representatividad femenina, pues es la prensa escrita (que puede practicarse en casa y en zapatillas) la que ha obtenido peores resultados en paridad. Dicho esto, deberíamos proscribir la excusa de que las mujeres no acuden a los programas de radio o televisión porque los horarios son malísimos, aunque sin duda lo son, sino pura y simplemente porque no se las invita.

Afirmamos pues que la voz de la opinión es una voz afónica por lo parcial y desenfocada, por lo poco representativa de la inmensa población a que va destinada, donde hombres y mujeres se reparten las calles casi en la misma proporción. Sinceramente creemos que una opinión que no es plural no ayuda a “crear opinión” y que una ciudadanía democrática exige una opinión democrática; y más aún en estos tiempos que corren, donde el déficit democrático empieza a asomar peligrosamente la nariz. Lo dicho, en el periodismo los malos hábitos del patriarcado se siguen perpetuando y cualquiera diría que estamos aún en los años 70, cuando la voz de las mujeres se empezaba realmente a oír.

 

Mª Ángeles Cabré, escritora y crítica literaria, acaba de publicar Leer y escribir en femenino (Aresta, 2013). Dirige el Observatorio Cultural de Género (OCG).

Hay 30 Comentarios

@Eric: Hay una cuestión que en todos estos casos se olvida de forma muy interesada. Muchos son los candidatos pero pocos son los elegidos. Apostaría que cuando de acceder a un puesto de este tipo se trata, hay muchos más candidatos que candidatas. Pero solo gana uno. Por lo tanto, se rechaza a muchos más hombres que mujeres. Ahí dejo eso.

"Ya hay mujeres ejerciendo el periodismo de alto nivel. Luego, no existe tal discriminación"


Sí, también tenemos un afroamericano en la Casa Blanca. Pero no es suficiente. Una golondrina no hace verano.


Si existen tantas o más mujeres que hombres profesionales en el mundo de la comunicación, ¿por qué las mujeres son minoría en los centros de decisión? ¿por qué se silencia las voces de las mujeres en ls medios?

«Hay más mujeres que hombres en las redacciones, como también hay más mujeres que hombres en las facultades. Pero yo soy de las pocas mujeres que se sientan en un consejo de redacción. A veces, pienso que me invitan sólo para ser la cuota femenina. Existe un techo de vidrio. Estoy convencida. No hay ninguna mujer haciendo un programa de radio por la mañana. Sí, es verdad que la situación ha evolucionado, pero falta muchísimo por hacer en los medios»


Àngels Barceló (Barcelona, 1963), premio Micrófono de Oro en 2010 por presentar y dirigir Hora 25 en la Cadena Ser.

"Las mujeres están peores preparadas que los hombres para ejercer el periodismo".


Este argumento no se sostiene por ninguna parte, porque las facultades de periodismo son mixtas. Por lo tanto debe de existir una razón más allá de la valía de la persona candidata.

Podríamos volver al artículo que trata no sé si me he enterado bien de la presencia de las mujeres en los medios de comunicación. Es un artículo currao-currao que merecería la atención de los lectores.

La cuestión se debería enfocar desde el punto de vista clínico, el de la testosterona.
Porque nadie discute la valía, ni la inteligencia diferente entre mujeres y hombres.
Que viene a ser un por igual.
Es o era la distracción, o lo que es lo mismo la ofuscación cultural de la sociedad.
La atracción como un imán que ejercen las mujeres sobre la testosterona que todo hombre lleva puesta.
Algo natural, pero contraindicado cuando culturalmente éramos una sociedad atrasada.
Y ahí se generan unas interferencias, conocidas ya desde antiguo, por eso la prudente exclusión.
Por eso la guerra de Troya.
Por ejemplo.
Hasta hoy, hasta ahora, que en los países occidentales se consiente y se permite la igualdad de formas y maneras entre hombres y mujeres.
O al revés.
Habiendo domesticado la testosterona al menos al 50%, vemos cada verano lucimientos corporales sin que nadie se suicide por las calles.
Y no pasa nada.
Con la cara al descubierto, incluso en el rezo dominical, iguales unas y unos.
Y en los trabajos igual.
Una vez la educación se ha impuesto, que cada cual salga adelante según su capacidad.
Que no era discriminación, era solo cultura social, con un poco de más libertad y para ver la realidad como algo normal.
Sin misterios ni tabúes.
Y ahí estamos.

@Menxu: Lo realmente complicado es demostrar que sea realmente tu sexo lo que está condicionando tu movilidad laboral. Cuando hay un hecho claramente diferenciador entre un grupo y otro y no se nos admite en ese grupo, es muy fácil pensar que no se nos admite, precisamente, por esa diferencia. Un candidato negro tenderá a pensar que es discriminado por su color si intenta acceder a un grupo de blancos. Un musulmán creerá que es su religión lo que le impide acceder a un grupo de mayoría judía, o cristiana. Es mucho más fácil esto que hacer una labor de introspección y buscar otras razones, quizás más dolorosas, pero posiblemente más acertadas. Quizás no soy el tipo de perfil que buscan, quizás no he trabajado suficientemente mis relaciones, quizás necesito más experiencia previa, quizás no estoy suficientemente cualificado, quizás deba mostrar mayor compromiso, etc... La cuestión principal es que hay mujeres en los más altos niveles. Ellas son la evidencia de que el camino está abierto. Resulta ilógico hablar de techos de cristal cuando hay mujeres por encima de ellos.

@cruda: Yo me responsabilizo de las palabras que digo, no de las que otros - usted, por ejemplo, o el ridículo usurpador - ponen en mi boca (aunque usted no llega al extremo de suplantar la identidad de otro forero para dinamitar un debate). Lo he dicho por activa y por pasiva, pero no tengo el menor inconveniente en repetirlo: El único culpable del delito de violación es el violador o violadores. ¿Ha quedado suficientemente claro? La próxima vez que quiera citarme hágalo con propiedad.

Entre una mujer y yo: Yo.

Tienes razón crudo, una persona puede escoger libremente ser enfermera o abogado, pero cuando alguien te impide ascender por ser tu condición sexual es cuando surge la discriminación.

Faslo crudo, fallas más que una escopeta de feria: http://elpais.com/diario/2009/06/22/paisvasco/1245699599_850215.html

"Sin embargo, un factor que ha contribuido nuevamente a la falta de candidatos ha sido que la convocatoria no ha ido acompañada de otra norma regulando las condiciones de trabajo del puesto y estableciendo estímulos económicos y de otro tipo asociados a su desempeño"

" la complejidad del puesto ha ido en aumento, al igual que las responsabilidades del titular. La liberación horaria -reducción de las horas de clase a alumnos- es una de las reivindicaciones de los directores, que entienden que dirigir el proyecto educativo de un centro precisa la máxima dedicción posible. Al mismo tiempo, también demandan cursos de formación específica y un incentivo económico que vaya acorde con sus nuevas tareas."

Ser director de un centro educativo es el peor de los cástigos. Trabajas menos y cobras más.

Hombre, suplantador, te has superado, has copiado incluso del nombre del perfil. Lástima que cuando cliqueas tu perfil, tu comentario no sale publicado... Principiante...


Distinguidos foreros: No se dejen engañar por el falso "crudo". Si cliquean en su perfil en un comentario y dicho comentario no sale publicado, se trata del impostor.

@EriC: Ya podrás imaginar mi pregunta de ahora... Si el 80% de los directores de colegio son hombres y el 70% de los directores son nombrados obligatoriamente por la administración... ¿Por qué son fundamentalmente los hombres los que son obligados a desempeñar una función que no desean llevar a cabo? Me las pones a huevo...

@Eric: "A lo largo de la primavera pasada, la totalidad de los colegios públicos han ido renovando sus equipos directivos. Y como viene siendo habitual, el proceso ha chocado con la falta de candidatos. Hasta el punto de que el 70% de las escuelas contarán con responsable nombrado de forma obligatoria por la administración". ¡¡¡ Ja. ja. ja !!! Ya te he dicho que nos echaríamos unas risas. No tienes precio, macho.

@Eric: Sí, por favor, recuérdame cómo se accede a director de instituto público, venga...

A pesar de que el número de profesoras supera al de profesores, son éstos los que ejercer mayoritariamente la dirección de los centros. En el curso 2004/2005, casi el 80% del profesorado que ejerce la dirección en los centros públicos de Infantil, Primaria y Secundaria son hombres. Fuente: tu misma fuente.


¿Quieres más risas, crudo?

@Eric: Me encantan estos juegos de cifras:


- En Andalucía, por cada 100 profesores varones en infantil, hay 1262 profesoras. Fuente: Consejería de Educación.


- Aunque cada vez hay más hombres compartiendo las responsabilidades domésticas con sus parejas - entre los más jóvenes son ellos quienes incluso se ocupan más de ellas -, la presencia masculina en cualquier comisión de Igualdad es nula o ínfima.


Conclusión: El hombre sigue siendo discriminado.


Y ahora, porfavorporfavorporfavor danos más citas de ilustrísimas iluminadas. Cosas del estilo "la mujer no accede a puestos directivos porque no tiene quien le planche la ropa o porque su tío materno le dice que debería trabajar menos". Para echarnos unas risas, vamos...

Sí claro. Busquemos la igualdad, pero solo en los trabajos "bonitos"... En los trabajos más difíciles o peligrosos, tales como desactivador de explosivos, albañil, talador, destapador de drenaje profundo, técnico de torres de alta tensión, entre muchos otros, de esos no. Esos que los sigan desempeñando los hombres ¿no?

Increible como en pleno siglo XXI la gente todavia confunde igualdad con simetria. La tesis de que a igualdad de oportunidades se alcanzara la simetria total en todos los ambitos es demencial y utilizarlo como argumento para intentar probar una desigualdad es demagogia pura

El argumento "el puesto para la persona mejor preparada" será válido cuando mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades reales para acceder a un puesto de trabajo.


La cruda realidad es muy distinta y Mariona Bosch Oliver la describe muy bien:


«La cuestión es que a pesar de que tengan derecho a votar ya participar en política, el porcentaje de mujeres que hoy se encuentran en puestos de toma de decisiones es aún muy bajo; que aunque las mujeres estén accediendo a grados superiores de estudios, cuando llegan a las empresas se encuentran con un techo de cristal que les permite ver el lugar donde quieren llegar pero que no les deja acceder; que a pesar de que en el mercado laboral hayan pasado a ocupar profesiones hasta hace poco reservadas sólo a los hombres, las responsabilidades domésticas no han sido repartidas equitativamente; que aunque ante la ley sean iguales a los hombres, todavía sufren violencia machista diariamente en relaciones no igualitarias con hombres de la propia familia»

No hace falta preguntar a las mujeres si se sienten discriminadas, los datos hablan por sí solos:


- En el curso 2005-2006 sólo el 16% de las cátedras en Catalunya estaban ocupadas por mujeres, según el Institut Català de les Dones.


- Cada curso hay más mujeres que hombres tituladas en el ámbito de la dirección de empresas, pero ello no se traduce en una mayor presencia de mujeres en el ámbito laboral de la dirección y administración de empresas. Al contrario, las mujeres escasean en los centros de decisión.

Buf... Ya estamos como todos los días... No tiene que haber un fifty fifty de mujeres y hombres opinantes, sino que el que valga se acredite como opinante. En el Gobierno igual, y en la empresa. Ahora bien, quién llega arriba y quién no... Quizá sea una cuestión de tenacidad tout court, como se dice en alguna parte del artículo. Porque hay tertulianas y columnistas que llevan ahí toda la vida y no dicen más que obviedades, en el mejor de los casos, o gilipolleces en el peor. Tengo dos o tres o cinco nombres en la cabeza, pero por discreción no los puedo escribir. Por supuesto (por si alguien se me pone rampante) que lo mismo, ni más ni menos, sucede con tertulianos y columnistas de opinión varones. No sé cuál es la solución, claro. Sé cuál no lo es: reclamar una ratio de mujeres en una actividad determinada porque sí. En cuanto a que la mujer continúa siendo discriminada por serlo... Sobre ésto prefiero que opinen ellas mismas. Para mí la respuesta está clara.

Coincido con el usuario Extra, el problema no solamente radica en la escasa participación de mujeres en los medios, sino también en la reproducción que hacen algunas de ellas de estereotipos, creencias, patrones, roles y valores propios de la feminidad tradicional.


Esto significaría que igualar las mujeres a los hombres sería igualar la desigualdad. El objetivo de la equidad no es el "café para todos" (desigualdad para todos y todas), sino un camino de reconstrucción de ambos géneros que corresponde a mujeres y hombres (sobre todo a los hombres), los cuales deben ser reeducados para erradicar la feminidad y masculinidad tradicional y crear otras nuevas a partir de relaciones saludables, igualitarias y democráticas.

En 1973 entré en plantilla en Solidaridad Nacional de Barcelona. Al mismo tiempo que Petra María Secanella. Carmen de Eulate ya trabajaba allí y María Luisa Peña lo hacía en La Prensa como María del Mar Garayoa. En esa misma época recuerdo a María Dolores Massana en La Vanguardia o María Eugenia Ibáñez en el Diario Femenino. Anna Balletbó ya estaba en TVE de Catalunya. Y eso son sólo las que recuerdo rápidamente

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal