Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La voz afónica de la opinión

Por: | 24 de septiembre de 2013

MICRÓFONOS

En sus inicios el periodismo fue cosa de hombres, y tardó mucho tiempo en admitir a mujeres en sus filas; se adelantó al ejército, por suerte para todas y todos, que queramos o no dependemos de él para estar informados de lo que sucede a nuestro alrededor. Hasta los años 70, incluso en Estados Unidos, los medios de comunicación se negaban a contratar mujeres. Fue en esa década cuando allí comenzaron su andadura las pioneras. Susan Stamberg fue, por ejemplo, la primera en dirigir en la radio un programa de noticias con frecuencia diaria. Y aquí, en concreto en Catalunya, las primeras periodistas que se incorporaron a la plantilla de un diario, en este caso el Diario de Barcelona, fueron en 1974 Margarita Rivière y Teresa Rubio, cosa que este recogió en forma de noticia, pues ciertamente lo era.

Contamos con algunos antecedentes, por supuesto. Colombine (Carmen de Burgos), Josefina Carabias, Carmen Karr, Irene Polo… De ellas se ocupa la periodista Elvira Altés en Les periodistes en el temps de la República (Barcelona, Col·legi de Periodistes de Catalunya, 2007). En tierras catalanas, seguirían sus pasos mujeres de talento que dejarían el pabellón bien alto, como Maria Aurèlia Campany, Teresa Pàmies y Montserrat Roig, una de las primeras mujeres en conducir en televisión un programa de entrevistas, Personatges (1977-78), en TVE Cataluña. Tras la larga noche del 23-F, Rosa María Mateo leyó el manifiesto firmado en defensa de la democracia. Y poco después Victoria Prego dirigía y presentaba en TVE Españoles, un programa de entrevistas de calado.

Esas fueron las que allanaron el camino a las muchas periodistas que hoy llenan las redacciones de periódicos y revistas, las radios y las televisiones, aunque casi nunca en primer plano y tan sólo excepcionalmente en los puestos de poder. Así, en la actualidad tan sólo una mujer, Montserrat Domínguez, dirige en nuestro país un diario de alcance nacional, El Huffington Post. Y son contadas las que dirigen programas de radio y televisión de gran alcance, aunque sí lo hacen algunas como Julia Otero, María Teresa Campos, Gemma Nierga y Pepa Bueno…

Pero periodismo no es exactamente sinónimo de opinión, y la opinión en el periodismo no siempre la emiten los periodistas; en ella, expertos de toda grey “opinan” sobre lo divino y lo humano en prensa escrita, radio y televisión, convirtiendo sus intervenciones y sus secciones en las piezas más ambicionadas del llamado Cuarto Poder.

A esa médula, ese núcleo duro de los medios, hemos dedicado el primer Informe del Observatorio Cultural de Género (OCG), fórum de reflexión y debate creado en la primavera del 2013 con el objetivo de impulsar una cultura compartida, o lo que es lo mismo, la igualdad entre mujeres y hombres en la producción artística e intelectual, en concreto en el ámbito de Cataluña. Nuestro estudio se titula “¿Tienen voz las mujeres en el periodismo de opinión?” y lo hemos llevado a cabo en colaboración con la Associació de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC), que lleva ya veinte años ocupándose de las mujeres que ejercen la profesión periodística.

Montse
Montserrat Domínguez, directora de 'El Huffington Post', por GORKA LEJARZEGI

 

Hemos realizado una cata temporal a partir de una selección de las páginas de opinión de la prensa escrita y de los espacios de opinión de radio y televisión (entrevistas y tertulias), siempre en el ámbito de repercusión catalán. Nos hemos fijado en los siguientes diarios: ABC, El Periódico, El País, La Vanguardia, El Punt-Avui, Ara y El Mundo-Cataluña; en emisoras de radio como Catalunya Ràdio, RAC 1, Cadena Ser/Ràdio Barcelona, RNE/Ràdio 4, Cope/Catalunya…; y, en televisión, en programas como El debate de La 1, La noche en 24 horas, Àgora, Singulars y 8 al dia. Y hemos constatado que la voz de la opinión periodística en sus tres medios principales, prensa, radio y televisión está tan lejos de la paridad como el Polo Norte del Polo Sur.

Si la población catalana en el 2012 estaba formada en un 50,57% por mujeres, los porcentajes de representatividad de las mujeres en los espacios analizados han sido los siguientes: un 21,43% en la prensa escrita, un 23,53% en la televisión y un 25,53% en la radio, es decir la mitad de lo que sería deseable. Podemos pues afirmar que si midiéramos con un fonetograma (léase un instrumento que analiza la gama vocal de una persona) las voces que se escuchan en el periodismo de opinión, estas resultarían ser graves y no agudas, roncas y no suaves, masculinas y no femeninas.

Gráfico 3

La médula del periodismo actual se ha revelado pues como un reducto más del androcentrismo más duro, un lugar al que difícilmente se accede si no es con gran talento y tenacidad. Cosa que por ejemplo sí ha hecho Pilar Rahola, que a tenor de los datos recabados en nuestro informe, es la mujer con mayor capacidad de generar opinión de toda Catalunya, pues tiene mucha presencia en los tres ámbitos analizados y a mucha distancia de las restantes opinadoras.

De nuestro análisis ha resultado que el diario más paritario en sus secciones de opinión es El País (25,87%), seguido muy de cerca por el diario catalán Ara (25,83%), y que el menos paritario es el ABC (15,45%), con una cifra lamentable. Aún así, mencionamos que la sección La cuarta página de este diario que ahora leen refleja una bajísima participación femenina (6,66%), algo que desde el OCG creemos que un diario progresista no debiera permitirse en modo alguno.

Por su parte, RNE-Ràdio 4 ha resultado ser la emisora más paritaria (34,49%), seguida de Catalunya Ràdio (32,55%). En cuanto a la televisión, el canal más paritario es 8TV (35,92%) y el menos igualitario el Canal 33 (16,66%), donde advertimos en el valorado programa Singulars, dirigido y presentado por Jaume Barberà (en la foto), la cifra más baja de nuestro estudio. Nos consta que este es un programa que hasta la fecha ha generado mucha opinión, y nuestra pregunta es: ¿acaso no existen mujeres “singulares” a las que poder entrevistar? Por el contrario, el programa de entrevistas Gent de paraula de La 1, dirigido y presentado por Cristina Puig, atesora el porcentaje más alto en el medio televisivo (42,85%).

Mucho nos tememos que estos resultados son extrapolables al resto del Estado español. Precisamente por ello vale la pena mencionar aquí algunas de las conclusiones a que hemos llegado. Por un lado, parece demostrado que en los programas de radio o televisión dirigidos por mujeres participan como invitadas más mujeres (es de lamentar que ninguna de las cabeceras analizadas esté dirigida por una mujer).

Por otro, es evidente que la pésima conciliación laboral-familiar nada tiene que ver con este déficit de representatividad femenina, pues es la prensa escrita (que puede practicarse en casa y en zapatillas) la que ha obtenido peores resultados en paridad. Dicho esto, deberíamos proscribir la excusa de que las mujeres no acuden a los programas de radio o televisión porque los horarios son malísimos, aunque sin duda lo son, sino pura y simplemente porque no se las invita.

Afirmamos pues que la voz de la opinión es una voz afónica por lo parcial y desenfocada, por lo poco representativa de la inmensa población a que va destinada, donde hombres y mujeres se reparten las calles casi en la misma proporción. Sinceramente creemos que una opinión que no es plural no ayuda a “crear opinión” y que una ciudadanía democrática exige una opinión democrática; y más aún en estos tiempos que corren, donde el déficit democrático empieza a asomar peligrosamente la nariz. Lo dicho, en el periodismo los malos hábitos del patriarcado se siguen perpetuando y cualquiera diría que estamos aún en los años 70, cuando la voz de las mujeres se empezaba realmente a oír.

 

Mª Ángeles Cabré, escritora y crítica literaria, acaba de publicar Leer y escribir en femenino (Aresta, 2013). Dirige el Observatorio Cultural de Género (OCG).

Hay 30 Comentarios

@Eric: Ah, ya veo... esos campos, entonces, deberían estar vetados para los hombres, ¿no?

@Extra: ¿La paridad es un reflejo del derecho a representarse en todos los ámbitos? Pues entonces hay un enorme trabajo que hacer para conseguir tal paridad en, por ejemplo, la educación infantil, ¿no crees?. ¿La crisis está devolviendo el poder al Patriarcado? Error. Es la mujer la que está volviendo a posiciones más cómodas porque se ha dado cuenta de que, cuando vienen duras, resulta realmente ingrato ocupar ese nuevo lugar que ha ocupado. La igualdad que la mujer reclama tiene un enorme coste, inasumible ya para muchos países y para muchos entornos. El reparto de roles es la solución más funcional para las situaciones de crisis y ella sola - la mujer - está regresando de forma natural a ese reparto porque es donde se siente más cómoda, al menos mientras duren las vacas flacas. Le recuerdo que son los ciudadanos Y CIUDADANAS quienes han votado a este gobierno. Deje ya de echar balones fuera. Las mujeres no están alienadas. Las mujeres saben que es el momento de guarecerse. Y así lo están haciendo.

Suponiendo que las mujeres tienen el derecho de representarse en todos los ámbitos, y la paridad sería un reflejo de que ese derecho se ha logrado, yo quiero ir más lejos: quiero que el hecho real de que la mujer tenga la misma influencia que el hombre, se refleje en cambios profundos en la sociedad. Si lo único que se consigue es que unas mujeres patriarcales se comporten como hombres patriarcales, para mí el éxito es sólo parcial. De hecho, sería una victoria del Patriarcado, que como el Capitalismo, es capaz de absorber cualquier disidencia.


Pero me temo que, en plena crisis, la situación de la mujer no puede sino empeorar, y es lo que va a suceder si se sigue creyendo que la situación de la mujer “va bien” y que va a mejorar por sí sola. En todo el planeta, la crisis está devolviendo el poder perdido al Patriarcado, a las fuerzas más reaccionarias (por ejemplo, en España les han quitado el aborto, demostrando que no deben decidir sobre sus cuerpos y su reproducción, y el próximo código penal no reconocerá malos tratos si la mujer víctima no sufre graves lesiones). Temo que las mujeres están tan alienadas como el resto de la sociedad, y como no van a tomar la decisión de organizarse y luchar por el poder (pues de una lucha por el poder se está tratando, y nada más), van listas.

Esta magnífica investigación confirma una vez más que incluso los ámbitos que la masculinidad tradicional ha adjudicado a las mujeres, como el campo de las letras o de la cocina, están liderados por hombres. Es decir, las mujeres no son dueñas de sus plumas ni sártenes.


Puedes ser el prototipo de mujer que encarna los ideales de feminidad impuesta por la masculinidad hegemónica. Puedes ser la más débil, cobarde, atractiva, tierna, sensible, obediente, sumisa, casera, una procreadora nata... Da igual, porque te encontrarás con un techo de vidrio que no te dejará alcanzar tu meta, simplemente por el hecho de ser mujer.

http://nelygarcia.wordpress.com La mujer se ha consolidado en todos los campos; la integración total llevará su tiempo. Esperemos que el avance continúe con constancia y firmeza.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal