Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Violencia machista de baja intensidad

Por: | 17 de septiembre de 2013

SBpina0624Fotolia1_t670x470

“Cuando tenía 15 años me dirigía a un centro comercial que está un poco alejado del centro de la ciudad. Eran como las seis de la tarde, y estaba esperando en un paso de cebra para cruzar. Pasó enfrente de mí un camión, el conductor estaba haciendo gestos obscenos con la boca mientras me miraba, yo solo le levanté el dedo corazón y le llamé cerdo. A esto el camionero reaccionó escupiéndome desde el camión. Me dio tanto asco y vergüenza que todavía no se lo he contado a nadie.”

Caminar por la calle, estar sentada en el metro, sentarse en un bar tranquila… Situaciones cotidianas que para muchas mujeres es una lacra incómoda que carece de crimen y castigo. Y es que un momento confortable puede verse tornado enseguida en algo desagradable para  ellas al ser objeto de una mirada lasciva, una mano masculina en una pierna femenina sin que haya habido consentimiento alguno o escuchar una ‘mamarrachada’ fuera de tono mientras toma un café. ¿No se puede hacer nada para denunciar eso? Ahora ya sí, gracias a la iniciativa The Every Day Sexism Project. Se trata de un espacio que (como dicen en su web) “existe para exponer y catalogar las instancias de sexismo que vivimos día a día. Puede tratarse de casos serios o menores, ofensivos e indignantes, o tan triviales y naturalizados que ni siquiera nos sentimos capaces de protestar.”

Situaciones como estas son una constante en la vida de muchas mujeres. Desde la página web de Sexismo Cotidiano (su traducción en español) o incluso en su muro de Twitter, cualquiera puede denunciar cada acto denigrante que haya sentido en su día a día. “Ser dueña de mi negocio y tener que aguantar que cientos de gilipollas me pregunten dónde está el jefe” o “Estoy cansada de ir por la calle y tener que aguantar que hombres que no conoces de nada te miren con cara de babosos y te digan cosas obscenas” son algunos de los cientos de ejemplos que mujeres de prácticamente todas las edades expresan para mostrar su crítica y condenar  situaciones “machistas” (como no dudan en calificarlo) que las denigran como personas.

El machismo todavía es fuente de disgustos para aquellas que solo quieren que ser tratadas como iguales. Pero echemos la vista atrás un momento, unos 40 ó 50 años (no son tantos aunque lo parezca). Estamos en medio de la denominada popularmente como España cañí. Las minifaldas se ponen de moda y el cine de comedia español comienza a mostrar a una mujer trabajadora que ya no solo es madre y ama de casa. Pero ¿cómo describen a esas mujeres? Pues según el recuerdo cinematográfico de films de, por ejemplo, Paco Martínez Soria (entreñable personaje, no obstante) o Pajares y Esteso, eran principalmente jóvenes y  muy atractivas cuya importancia en esas películas era mostrar escote y dejar que los protagonistas masculinos les tocasen y mirasen las piernas o los pechos sonriendo, mientras ellas debían coquetear por el gesto. Un machismo de carnes que pretendía ser una luz ante las sombras del franquismo y que marcó una década cultural en nuestro país. Pero esos gestos que fueron cotidianos en el ideario español ya no son admisibles ni tolerables.

 

Y aunque la ley no ampare casos “menores” (como dice la web The Every Day Sexism) esta página si matiza: “Al compartir tu historia estás mostrándole al mundo que el sexismo existe, que las mujeres lo vivimos todos los días y que es un problema válido que podemos y debemos discutir”.

Porque cualquier historia que incomode a una mujer puede y debe ser contada en este espacio: “No soporto que los hombres me miren. Sabemos de qué mirada hablo. Esa que les da derecho a desnudarte, esa que parece que te tocaran. Ayer tendía en mi casa y un hombre desde una ventana enfrente de la mía se paró de trabajar para mirarme fijamente. Y sientes de repente que debiste ponerte una bata o una camiseta más ancha y más gruesa. Aunque estemos a 30º a la sombra. Para protegerte de esa asquerosa mirada que te hace sentir culpable y sucia sin serlo”.

Lo destacable de Every Day Sexism, como dice la directora de la Fundación Mujeres, María Soleto, es poder manifestar “una molestia cotidiana y una violencia de bajo tono”. Soleto reconoce que tanto esta iniciativa, como muchas otras que han ido desarrollando diversas organizaciones feministas a lo largo de los años, han logrado ayudar a evolucionar a la sociedad. “El clásico piropo no se produce con la misma virulencia que hace unos años, pero sigue ahí. Los gestos de este tipo hacen daño al desarrollo normal de la mujer”, señala. Para María Jesús Girano, presidenta de la Federación Mujeres Jóvenes “es un proyecto interesante donde exponer una realidad que es invisible para la sociedad y que esa sociedad cree que es normal”.

Girano destaca que la importancia de esta iniciativa reside en la fuerza de una voz colectiva y solidaria que ayuda, sobre todo, a las “menos fuertes”. “Las mujeres que tienen la autoestima más baja sufren más y pasan miedo por si al decir algo, ante un acoso claro en el trabajo, por ejemplo, son despedidas o criticadas. Este movimiento permite que expresen su problema en voz alta. Y una vez que se ha reconocido ya es más fácil luchar contra esa injusticia”, afirma.

Y es que la unión es la base de todo este tipo de movimientos y la mejor forma de conseguir que una iniciativa se vuelva un hecho es colectivizarla. Algo que Every Day Sexism tiene muy claro, porque del mismo que las mujeres españolas pueden denunciar en Sexo cotidiano los acosos que reciben, la iniciativa también está presente en otros 16 países (Francia, Alemania, Holanda, Países Bajos, Portugal, Rusia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Austria, Argentina, Italia, Australia, Brasil, Sudáfrica y Dinamarca), siempre desde su página web o Twitter. Es por ello que este es un movimiento que se está globalizando para poder dar una voz común a un problema para miles de mujeres en todo el mundo. Y es que, como dicen desde la Federación de Mujeres Jóvenes, “cuando das un paso, todas van contigo”.

Hay 168 Comentarios

En mi opinión las mujeres seguimos avanzando, queremos integrarnos en el trabajo al nivel de los hombres y para muchas de nosotras muchas de estas situaciones aunque molestas no nos impiden seguir adelante, por ello creo que estas iniciativas ayudan también y casi más a los hombres (y a las mujeres también claro) a darse cuenta de que hay situaciones que ya no se pueden tolerar y que la mujer no tiene porque aceptarlas. No es ser victimista es ir avanzando hacia un mundo mejor. Hay muchos hombres que no se dan cuenta de que hay situaciones son inaceptables hasta que les explicas cómo se sentirían ellos si sus hijas tuvieran que sufrirlas. Avancemos juntos.

Me gustaría preguntar, es violencia psicólogica el novio que va piropeando a otras mujeres de manera notoria y manifiesta. El novio o pareja que se me te en los muros de otras chicas para seguirles las gracias y darles a todo cuanto dicen un "me gusta" está de alguna manera menospreciando a su pareja. Las mujeres que reciben esos alagos de hombres con pareja deberían ponerle freno o deberían dejar hacer. Muchas gracias de antemano a quienes contesten, Me gustaría saber su opinión.

Yo veo muy complicado que estas costumbres desaparezcan porque hay mujeres a las que les gustan. También hay mujeres que dicen esas cosas a los hombres, se les tiran al cuello cuando los ven para saludarlos. Yo no sé dónde está el límite cuándo un hombre o una mujer puede sobetear a otra persona, cuándo molesta, cuándo invade cuándo gusta?? Hay un pacto antes? eso se habla o no? A mi esto me causa tensión, porque no sé si abrazar o no abrazar puedo estar molestando. Yo personalmente soy de dar la mano, pero cuando la gente abraza no sé si hay buena o mala intención. No comprendo mucho esto. Esta es aportación porque tengo dudas al respecto

HOLA A TODOS.
APLAUDO A JOSS, ANGEL, ELENA Y OTROS.
A LOS QUE NO APLAUDO NI LES VOY A RESPONDER, NO MERECE LA PENA PERDER EL TIEMPO.
CREO QUE, EFECTIVAMENTE, SE TRATA DE EVITAR EL VICTIMISMO. ES CIERTO.
POR MI EXPERIENCIA PERSONAL HE SIDO OBJETO (NO HE DICHO VÍCTIMA) DE MUCHOS DE LOS COMPORTAMIENTOS REFERIDOS.
NO SE TRATA DE MIRADAS, CLARO QUE TODOS TENEMOS DERECHO A MIRAR, ESO ES DE SENTIDO COMÚN.
DÉJEMONOS DE TONTERÍAS. TODOS SABEMOS DE QUE "MIRADAS ESTAMOS HABLANDO". UNA MIRADA QUE TE HACE PARTÍCIPE DE UN PENSAMIENTO SEXUAL DE UN DESCONOCIDO, EN QUE EL TU ESTÁS, A LA FUERZA, INCLUIDA, ES MUY INCÓMODO. ES MÁS, TREMENDAMENTE INCÓMODO.
ADEMÁS, EN SEGÚN QUÉ SITUACIONES TE PUEDE ADEMÁS GENERAR PERJUICIOS INMERECIDOS, COMO EN EL ENTORNO LABORAL, CUANDO VAS CONDUCIENDO, CUANDO ESTÁ PRESENTE TU PAREJA, ETC. NO ES TAN DIFÍCIL DE ENTENDER.
NO SOMOS IDIOTAS: A NADIE LE MOLESTA UN "HOLA GUAPA" O UN COMENTARIO CÍVICO Y APROPIADO SOBRE SU ASPECTO.
NO ESTAMOS HABLANDO DE ESO Y VOSOTROS LO SABÉIS.
HABLAMOS DE OTRA COSA.
Y OS VOY A PONER UN EJEMPLO QUE SEGURO QUE ENTENDÉIS: "HABLAMOS DE LA MIRADA QUE TENÍA AQUEL TÍO PUESTA SOBRE TU NOVIA EN LA DISCOTECA, Y POR LA QUE LE DISTE AQUEL PUÑETAZO, NO TE ACUERDAS?"
ES MUY FÁCIL ENTENDER DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO, Y SI NO, VOSOTROS, LOS DE "CUAL ES LA FORMA APROPIADA DE MIRAR, NO LO ENTIENDO?", O "ES QUE AHORA ENSEÑAN LAS INGLES", Y DEMÁS EXCUSAS TONTAS, PREGUNTADLE A VUESTRAS MADRES/HERMANAS/ESPOSAS/HIJAS/NOVIAS/AMIGAS, (POR CIERTO, NO HACE FALTA QUE ESPERÉIS A QUE VUESTRAS HIJAS SEAN MAYORES DE EDAD, MÁS O MENOS DESDE LOS DOCE AÑOS YA SABEN DE QUE HABLAMOS) PREGUNTADLES, SI, COMO SE SIENTEN CUANDO VAN SOLAS POR LA CALLE Y UN ENERGÚMENO LES BERREA "NIÑA, QUE VOY A COMER... Y TE VOY A .. Y LAS TETAS.."!!!!!! A VECES SON GRUPOS, ESO ES PEOR.
ES MUY AGRADABLE, Y ESTOY SEGURA DE QUE SI LE PREGUNTAN, DE VERDAD, EN SERIO A CUALQUIER MUJER A LA QUE QUIERAN Y RESPETEN, QUÉ LES PARECE TODO ESTO, LES DIRÁN LO MISMO QUE YO.
UN DESAGRADABLE Y VERGONZANTE ABUSO, QUE SUFRO A DIARIO, Y QUE, ADEMÁS, SI ME QUEJO, SOY INCREPADA O INSULTADA.
UN NO PARAR DE PLACERES, VAMOS.
ES CUESTIÓN DE CIVISMO. SABEN? A TODOS ESOS SEÑORES QUE ME DICEN ESAS COSAS Y ME FALTAN AL RESPETO, YO NO LES DIGO: " QUE ASCO ME DAS", "COÑO, QUE FEO ERES" "HUELES FATAL, LÁVATE" O "ANTES ME SUICIDO QUE DEJAR QUE ME TOQUES SIQUIERA DEL PUTO ASCO QUE ME DAS". PORQUE SOY UNA PERSONA CÍVICA Y RESPETUOSA, Y NO ME GUSTA MOLESTAR NI HACER SUFRIR A LOS DEMÁS.
ADEMÁS, TENGO DERECHO A MIRAR, PERO NO A HACER PARTÍCIPES DE MIS PENSAMIENTOS A LOS DEMÁS, EN CONTRA DE SU VOLUNTAD.
ES TAN FÁCIL COMO ESO.
SERÉIS CAPACES?

"Cuando das un paso, todas vamos contigo."

Ante la violencia machista, solidaridad feminista: usemos nuestras redes para tener voz, respondamos ante estos abusos, no sólo difundiendo sino frenando al agresor, hay muchas propuestas, Alicia Murillo con su "cazador cazado" nos muestra una de ellas.

Nuestro rol de agredidas tiene que cambiar, y mucho, que ya no se considere nuestra culpa que nos violen (y todavía es "a veces"), no significa que hayamos "avanzado" como para descansar. Esta no es sino una propuesta más, tenemos herramientas, hay que usarlas.

Las lágrimas son las mismas, el sufrimiento sigue extendiéndose, y aún muchas vivimos con miedo (para combatirlo, estoy empezando defensa personal para mujeres, otra forma de empoderarnos).

@Angel, gracias, pero estaría bien que incluso en sus reunioncitas de machos dejaran de tratar a la mujer como un objeto cuya finalidad es calentarles. Hay cosas más divertidas y menos irrespetuosas. No puede ser mucho pedir que las mujeres y nuestra sexualidad dejara de ser un chiste o una conversación graciosa entre amiguetes.

Cada quien con su proceso, den los pasos que hagan falta, pero sería bueno que empezáramos a caminar hacia el respeto (hacia ti misma, hacia las demás personas, en tu casa, en la calle, en el trabajo...)

Una de las cosas que mas me gusta de vivir en el extrajero es poder pasear por las calles sin sentirme acosada. Porque hay quien no sabe distinguir el acoso verbal del piropo ni encontrar la situacion apropiada para hacerlo. Y yo tambien he tenido experiencias como las que "A Danhilo" describe y cuando eres una adolescente y eres vulnerable son bastante desagradables.

Esto no es un problema de sexismo, sino de vulgaridad, de mediocridad, de ignorancia e incultura. Y de una sociedad podrida, retorcida sobre su propias carencias.

Querido Danhilo: El poema de Bécquer es precioso. Y seguramente a esa mujer le pasó que al encontrarse con la mirada de Bécquer, su corazón literalmente se encendió. Otra cosa es que con 14 años un hombre se te acerque y te diga que si pudiera te follaría, como a mí me paso. Harta ya de escuchar aquellas cosas ya a aquella edad, le contesté a ese hombre que por qué no le decía eso a su madre, y él alzó la mano para abofetearme. Todo esto en plena Avda. de Madrid, una calle concurridísima de Zaragoza. El hombre en el último momento se dió cuenta de dónde estaba, y sin dejar de mirarme con una cara de odio tremenda, se dió la vuelta y se fue. Me ha pasado que me digan "estás para una quiki" con 13- 14...nada más salir del portal de mi casa, y volver yo a casa y encerrarme en mi habitación. Mi madre preguntándome que cómo ya volvía, y yo contestarle que ya no me apetecía salir. Con 13-14 ya te sientes tan culpable, tan avergonzada, que no le cuentas estas cosas ni a tu madre. Te crees que tú tienes la culpa por tener un cuerpo de mujer, te sientes sucia, te da miedo que te manoseen, que se propasen, que te violen. La primera idea que tienes del sexo no es la más agradable. Quizás las nórdicas (hago referencia al comentario de Pepe) son distintas porque con 14 no han vivido algo así. Para mí un piropo es otra cosa, es que al pasar te digan "viva la primavera!" por poner un ejemplo. Una mirada de admiración como la que debía tener Bécquer en aquel momento no es la que muchas mujeres soportamos cuando directamente nos dicen "te la iba a clavar hasta el fondo aquí mismo si pudiera". Eso no es un piropo, eso es una agresión verbal. Si oyes esto con 14 lo pasas mal de pensar que tienes que subir sola en un ascensor con un hombre. Claro que no se puede generalizar, no todos los hombres son así, es evidente! pero es algo que te queda, pura defensa propia, miedo físico, y eso es lo que no entendéis hasta que no os convertís en padres de una hija a la que le empieza a salir pecho.

A ver si ahora va a estar prohibido tirarle los tejos a una titi ni decirle cuatro cosas más o menos subidas, sin ofender, que las hay muy receptivas, y uno no puede saber si las va a caer del todo bien, pero eso no quita que uno, dentro de sus sentimientos de varón, no sea el que tiene que arrimar la iniciativa, siempre dentro de la decencia y dentro de lo que quepa.

Una cosa es respetar a las mujeres, que es algo que puede y DEBE hacerse, y otra cosa es volver a la represión sexual.
Los hombres, en general, no podemos evitar cosas como desviar la mirada a un escote. Eso no quiere decir que no podamos evitar babear y ponernos como perros, pero hay ciertos límites.
No es ningún secreto (no acuso a las mujeres de hacerlo, aunque claro, algunas lo hacen) que una mujer puede manipular a un hombre fácilmente con las llamadas "armas de mujer". Por nuestra mera biología somos más sensibles al sexo, qué le vamos a hacer.
Como digo, es algo que se puede controlar, pero tampoco podemos ser unos reprimidos. No podemos ignorar, ni hombres ni mujeres, que hay hombres y hay mujeres, que somos distintos y a la vez iguales (complementarios en cierto sentido), que el sexo y la atracción sexual existen y es algo natural y bonito cuando uno lo lleva con naturalidad.
Reitero una vez más, obviamente nunca está bien acosar a nadie, de ninguna de las maneras. Como ejemplo, aunque no es lo mayoritario, por supuesto, una mujer que viste a proposito (subrayado) de forma provocativa en el lugar de trabajo, y que "calienta" a compañeros o a jefes para aprovecharse de ellos (no en un sentido sexual normalmente) también es acoso y también es sexismo, pero existe.
No sé, los temas de discriminación son muy importantes pero también son muy difíciles. Se gastan muchas energías en denunciar nimiedades cuando existen verdaderas desigualdades, y cada vez se cae más en señalar al hombre como fuente de todo mal. Difícil, difícil, pero hay que tratar de ser objetivo y razonable, no culpabilizar sin razón, luchar por la igualdad y centrarse en las cosas de verdadera importancia

@Joss, ¿ha oído usted alguna vez la expresión "tener pájaros en la cabeza"?

Hay cosas que no se pueden evitar. Una mujer que atraiga a un hombre, o un hombre a una mujer, disparará respuestas automáticas que no son evitables. Aquí de lo que hablamos es de educación, y me parece bien que se eduque a los hombres para evitar este tipo de becerradas. Por otro lado, me niego a entender como acoso el ceder el paso en las puertas, o el ser galante y educado con compañeras de trabajo. Espero de ellas que si mi comportamiento las molesta, me comenten (al igual que puede hacerlo cualquier hombre) que es lo que no les ha gustado.

Es un problema cultural heredado, aunque yo hace años que no he oido decir un piropo. Yo viví un tiempo en Escandinavia, y ocurria una cosa: si estabas en una sala de baile -a las que allí eran muy aficionados a ir- y si estabas solo, frecuentemente venía una mujer desconocida, y muy agradable, una belleza para nuestros canones, a invitarte a bailar ¿imaginas esto en España?. Pero es más: en las playas era muy frecuente que las mujeres, en presencia de hombres, se quedaran desnudas para bañarse, no como las españolas tumbadas tomando el sol, sino jugando despues con un balon etc. Y en esas salas de bailes las mujeres desconocidas se pegaban al hombre al bailar, siempre mejilla contra mejilla, y al finalizar te daban las gracias. En España cuando fui a alguna sala de baile vi que en la pista solo bailaban mujeres con mujeres, y si invitabas a bailar a una mujer te constestaban con insultos ella y su panda de amigas. La idiosincradia de la española es tal para cual a la del hombre español. Los españoles seriamos mas felices con mujeres nordicas y las españolas posiblemente con sudamericanos.

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...,
¡hoy creo en Dios!
Gustavo Adolfo Bécquer.
En el siglo XIX Bécquer estaría cometiendo un acto de violencia machista de baja intensidad.
PD: perdonen por mi sentido de humor.

Querido Rubic:
Yo no confundo la inteligencia emocional con el terrorismo emocional. Parece usted vivir, como tant@s otr@s bajo ese absurdo paradigma de la guerra de sexos. Hombres contra mujeres, a mayor beneficio de Flamers, editoriales de atoayuda y detentadores-as de subvenciones.
Hombres y mujeres no tenemos más remdio que vivir juntos, y que luchar juntos, por más que haya a quien le pese. Nada será más revolucionario y productivo que buscarnos y elegirnos igales en dignidad y derechos. Nada será más igualitario que miranos y hablar cara a cara como personas, sin cliches ni estereotipos.
Quien crea que es una sencillez ingenua, seguramente es que jamás lo ha intentado, o mucho menos experimentado.
Fuera de eso, el riesgo de convertirse en "Peones" o "Bajas colaterales necesarias" es extraordinario.

I love Angel!

Me ha dejado totalmente descolocado el tema de las miradas (lascivas).
Sería de mucha utilidad saber cual es el comportamiento "adecuado" de un hombre que ve a una mujer que le resulta atractiva.
Disfrutar de la belleza (un paisaje, una flor, una mujer, un hombre) de la forma más simple posible, como es la mera observación, me parece algo tan básico y natural...

Yo soy hombre y me parece increíble algunos comentarios que he visto aquí viviendo en el siglo que vivimos. Como lo de que van muy cortas... y claro, pobres de nosotros somos unas víctimas porque vemos lo que no podemos tocar. Una desgracia por lo visto (yo me quejo más de levantarme todas las mañanas por un salario inferior al que merezco, pero cada uno tiene su percepción de lo injusto).

Es curioso porque cuando la mirada de esos hombres es para nuestra madre, nuestra hija o nuestra mujer ya no nos parecen tan víctimas y de hecho solemos terminar a hostias!!! sin darnos cuenta de las penas que pasan el resto de los hombres por ver unas piernas femeninas, algo que por cierto tiene más de el 50% de la población.

Y es que dependiendo del país lo de corto de ropa varía, con lo que muy objetivo tampoco será sino más bien parece depender de la educación. Lo que un hombre occidental actual le pasaría desapercibido a nivel de provocación, como la propia cara de una mujer, o su pantorrilla, a los islámicos les parece una verdadera provocación por parte de las mujeres, que les da derecho a la vejación y al insulto.

Parece ser que todavía tenemos que guardar la pureza femenina y que su sexualidad siga escondida para que no soliviantemos nuestra alma.

Estamos en el Siglo XXI, espero que las nuevas generaciones por fin sean relaciones de iguales, ya que no es de recibo que se estime más los deseos de unos que la libertad de otras.

A todas esas víctimas masculinas que tienen que ver lo que no pueden tocar, les diría que se aguanten, igual que hacemos todos, ya que el respeto a la libertad de los demás está por encima de los deseos de uno mismo.

Lo que nos diferencia de los animales es la capacidad del raciocinio, de controlar nuestros instintos e impulsos, y de discesnir de forma racional en qué consiste el respeto a los demás, que en mi opinión siempre se basa en que nuestra libertad no invada la libertad de los demás.

No voy a decir que soy inocente y que no haya tenido miradas lascivas que quizá debí evitar, pero de ahí a echar la culpa a los demás en vez de a mí mismo va un trecho. Por otra parte nunca he lanzado improperios, y lo piropos nunca me han sido respondido de forma abrupta, a lo mejor porque tampoco llegaban al insulto, quizá porque ciertas cosas que se me han podido pasar por la mente no se me ocurre decírselo a una mujer desconocida, simplemente por respeto.

Vale que en una conversación masculina entre hombres digamos todo tipo de improperios en lo que atañe a nuestra sexualidad con la femenina, algo por cierto divertido, pero de ahí a culpar al género femenino de nuestras propias acciones... es echarle mucho morro.

Hace años era habitual que ante una violación se excusase al violador, por este tipo de cuestiones... de cómo vestía ella, como hablaba o cómo miraba.

Vamos avanzando pero creo que, como hombres, debemos empezar a mirarnos a nosotros mismos en vez de culpar a los demás de nuestras propias acciones.

Sale un tío de mediana edad en un anuncio de mayonesa Ligeresa. A su lado pasa un chica muy joven y de buen ver y él le mira el culo con descaro. Una voz en off le dice al tío: "cómete una yogurina".

Esto es intolerable, por Dios. ¡Es violencia machista de mediana intensidad por lo menos! ¡¿Pero qué es eso de "cómete una yogurina"?! ¡Qué falta de respeto por la mujer! ¿Y qué es eso de mirarle el culo con ese descaro? Este anuncio debe retirarse ya de antena por machista y por incitar a la violencia machista, como si es que las mujeres fueran objetos sexuales o gastronómicos para los hombres. Desde aquí pido, exijo, la retirada del anuncio. Es intolerable.

@Pepe, jajajaja!

Pobre rubic. Da mucha pena: ¿no hay aquí ninguna mujer que quiera hacerle un favor? Como tomarse una cerveza con él o algo así. A lo mejor se le quitan la amargura y la misoginia.

Yo tengo una estrategia... Cuando paso al lado de un grupo de maromos con cara de fieras hambrientas que saben que van a recitar una serie de lindezas de un momento a otro (por ejemplo, una obra..) ¿Qué hago? Antes de que abran la boca las suelto yo: "Madre mía vaya hombretones de buen ver..", "Que no me entere que esos culitos pasan hambre...", etc, etc. No se lo espera, se quedan totalmente KO, y lo unico que pueden hacer es sonreir

http://nelygarcia.wordpress.com En épocas pasadas el piropo era algo habitual y a veces resultaban obscenos, o groseros; de aquellas prácticas quedan residuos. Creo que la mejor forma de hacerles frente, es mostrar indiferencia y fatiga. En cuanto a las miradas no se pueden prohibir; los ojos pueden expresar sentimiento, o deseo, lo importante es que no pasen de eso. Tengo entendido que muchas mujeres actuales también lo hacen, cuando el chico les gusta.

ferminaci y rubic: pero de verdad creeis todo esto que escribis? cubrir a las mujeres al estilo arabe es la solucion? y que es lo siguiente? apedrearlas en medio de las plazas mayores? seguir las directrices religiosas?
macho, te has pasado trescientos pueblos.
Rubic, caballero, los indices de suicidio, accidentes etc...no es mas que el resultado inequivoco de la naturaleza del hombre. Los accidentes mortales en carretera no es mas que el afan de conseguir ser mas hombre que el que tengo delante. Las agresiones sexuales en su gran mayoria son unidireccionales. Los hombres por naturaleza y falta de educacion tendemos a menospreciar el peligro y la propia integridad. Echarle la culpa de los suicidios, conflictos belicos y accidentes diversos a las mujeres, es cuanto menos mezclar churras con merinas.

Me se de casos en mi trabajo que un chico de lo timido que era no miraba ni a la cara a nadie cuando hablaba.
La pena de este chico es que era sumamente atractivo y guapo como para no pasar desapercibido por nadie, incluyendo mujeres heterosexuales que le tiraban la caña de formas inverosimiles. Las mismas que le achacaron ser gay cuando el chaval no era capaz de responder a las provocaciones de algunas de ellas por su falta de "integracion social". yo creo que no es una cuestion de sexos, sino de sentido comun, ni mas ni menos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal