Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Violencia machista de baja intensidad

Por: | 17 de septiembre de 2013

SBpina0624Fotolia1_t670x470

“Cuando tenía 15 años me dirigía a un centro comercial que está un poco alejado del centro de la ciudad. Eran como las seis de la tarde, y estaba esperando en un paso de cebra para cruzar. Pasó enfrente de mí un camión, el conductor estaba haciendo gestos obscenos con la boca mientras me miraba, yo solo le levanté el dedo corazón y le llamé cerdo. A esto el camionero reaccionó escupiéndome desde el camión. Me dio tanto asco y vergüenza que todavía no se lo he contado a nadie.”

Caminar por la calle, estar sentada en el metro, sentarse en un bar tranquila… Situaciones cotidianas que para muchas mujeres es una lacra incómoda que carece de crimen y castigo. Y es que un momento confortable puede verse tornado enseguida en algo desagradable para  ellas al ser objeto de una mirada lasciva, una mano masculina en una pierna femenina sin que haya habido consentimiento alguno o escuchar una ‘mamarrachada’ fuera de tono mientras toma un café. ¿No se puede hacer nada para denunciar eso? Ahora ya sí, gracias a la iniciativa The Every Day Sexism Project. Se trata de un espacio que (como dicen en su web) “existe para exponer y catalogar las instancias de sexismo que vivimos día a día. Puede tratarse de casos serios o menores, ofensivos e indignantes, o tan triviales y naturalizados que ni siquiera nos sentimos capaces de protestar.”

Situaciones como estas son una constante en la vida de muchas mujeres. Desde la página web de Sexismo Cotidiano (su traducción en español) o incluso en su muro de Twitter, cualquiera puede denunciar cada acto denigrante que haya sentido en su día a día. “Ser dueña de mi negocio y tener que aguantar que cientos de gilipollas me pregunten dónde está el jefe” o “Estoy cansada de ir por la calle y tener que aguantar que hombres que no conoces de nada te miren con cara de babosos y te digan cosas obscenas” son algunos de los cientos de ejemplos que mujeres de prácticamente todas las edades expresan para mostrar su crítica y condenar  situaciones “machistas” (como no dudan en calificarlo) que las denigran como personas.

El machismo todavía es fuente de disgustos para aquellas que solo quieren que ser tratadas como iguales. Pero echemos la vista atrás un momento, unos 40 ó 50 años (no son tantos aunque lo parezca). Estamos en medio de la denominada popularmente como España cañí. Las minifaldas se ponen de moda y el cine de comedia español comienza a mostrar a una mujer trabajadora que ya no solo es madre y ama de casa. Pero ¿cómo describen a esas mujeres? Pues según el recuerdo cinematográfico de films de, por ejemplo, Paco Martínez Soria (entreñable personaje, no obstante) o Pajares y Esteso, eran principalmente jóvenes y  muy atractivas cuya importancia en esas películas era mostrar escote y dejar que los protagonistas masculinos les tocasen y mirasen las piernas o los pechos sonriendo, mientras ellas debían coquetear por el gesto. Un machismo de carnes que pretendía ser una luz ante las sombras del franquismo y que marcó una década cultural en nuestro país. Pero esos gestos que fueron cotidianos en el ideario español ya no son admisibles ni tolerables.

 

Y aunque la ley no ampare casos “menores” (como dice la web The Every Day Sexism) esta página si matiza: “Al compartir tu historia estás mostrándole al mundo que el sexismo existe, que las mujeres lo vivimos todos los días y que es un problema válido que podemos y debemos discutir”.

Porque cualquier historia que incomode a una mujer puede y debe ser contada en este espacio: “No soporto que los hombres me miren. Sabemos de qué mirada hablo. Esa que les da derecho a desnudarte, esa que parece que te tocaran. Ayer tendía en mi casa y un hombre desde una ventana enfrente de la mía se paró de trabajar para mirarme fijamente. Y sientes de repente que debiste ponerte una bata o una camiseta más ancha y más gruesa. Aunque estemos a 30º a la sombra. Para protegerte de esa asquerosa mirada que te hace sentir culpable y sucia sin serlo”.

Lo destacable de Every Day Sexism, como dice la directora de la Fundación Mujeres, María Soleto, es poder manifestar “una molestia cotidiana y una violencia de bajo tono”. Soleto reconoce que tanto esta iniciativa, como muchas otras que han ido desarrollando diversas organizaciones feministas a lo largo de los años, han logrado ayudar a evolucionar a la sociedad. “El clásico piropo no se produce con la misma virulencia que hace unos años, pero sigue ahí. Los gestos de este tipo hacen daño al desarrollo normal de la mujer”, señala. Para María Jesús Girano, presidenta de la Federación Mujeres Jóvenes “es un proyecto interesante donde exponer una realidad que es invisible para la sociedad y que esa sociedad cree que es normal”.

Girano destaca que la importancia de esta iniciativa reside en la fuerza de una voz colectiva y solidaria que ayuda, sobre todo, a las “menos fuertes”. “Las mujeres que tienen la autoestima más baja sufren más y pasan miedo por si al decir algo, ante un acoso claro en el trabajo, por ejemplo, son despedidas o criticadas. Este movimiento permite que expresen su problema en voz alta. Y una vez que se ha reconocido ya es más fácil luchar contra esa injusticia”, afirma.

Y es que la unión es la base de todo este tipo de movimientos y la mejor forma de conseguir que una iniciativa se vuelva un hecho es colectivizarla. Algo que Every Day Sexism tiene muy claro, porque del mismo que las mujeres españolas pueden denunciar en Sexo cotidiano los acosos que reciben, la iniciativa también está presente en otros 16 países (Francia, Alemania, Holanda, Países Bajos, Portugal, Rusia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Austria, Argentina, Italia, Australia, Brasil, Sudáfrica y Dinamarca), siempre desde su página web o Twitter. Es por ello que este es un movimiento que se está globalizando para poder dar una voz común a un problema para miles de mujeres en todo el mundo. Y es que, como dicen desde la Federación de Mujeres Jóvenes, “cuando das un paso, todas van contigo”.

Hay 168 Comentarios

Por supuesto Elena. Ningún compañer@, de hecho ninguna persona

Estimado elzocato, en absoluto he querido ofender a nadie, y doy por hecho que su inteligencia le hará ver que la misma palabra puede servir para definir muchas cosas, se les dice sinónimos.
Pero ese no es el tema que se está tratando. Tengo 48 años y con 14, de los de hace 34, una niña de esa edad era una niña, ahora son mas espabiladas, según mi punto de vista. Iba camino del instituto por un atajo, llegaba tarde a clase, nunca más cogí el atajo, por supuesto, porque un "señor" que venia en direccón contraria a la mia al llegar a mi altura empezó a tocarme el pecho. No pasé mas miedo en mi vida,
La experiencia fué tan sumamente desagradable que me conciencie en como poder evitar los desmanes de esos "señores", de los que estoy convencida que el nivel intelectual que tienen es muy bajo. Por eso los califique así. No me referia a nadie más.
Con los años lo que me pasó, no se repitió. Nadie que yo no quiera me toca. Y la experiencia que sufrí, ( la experiencia es un grado ), una de las maneras de cortar esa forma de actuar es bajando a su nivel, le aseguro que funciona.
Y me reitero, si tan solo a una mujer le sirve éste consejo me doy por satisfecha. Le pido sinceras disculpas si no me expliqué bien y le ofendí con algo de lo que dije.
Con respecto su opinión sobre el artículo, estoy de acuerdo, pero tengo un pequeño matiz, las generaciones que han ido viniendo detrás de la mia, creo que no han recibido la educación adecuada, en todos los sentidos, no solo en el respeto al prójimo. Es una pena pero es así. El respeto, como otras asignaturas, han ido degradandose. Creo que las personas de mi generación entienden lo que digo.
En fin, no me quiero extender más, porque me voy del tema.
Un cordial saludo.

Elena, estoy de acuerdo en que las mujeres sufren la mayor parte de las discriminaciones. Pero hablas como si hoy los hombres no se vieran discriminados por razón de sexo en ninguna situación, lo cual no es en absoluto el caso. Hay casos concretos (no muchos, pero los hay) en los que los hombres sufren discriminaciones con consecuencias mucho más importantes de las que puedan dejar "miradas lascivas"

"No véis la diferencia entre mirar sin más y mirar como diciendo "si te pillase sola te violaba"
Pero, ¿¿qué me estás contando?? Estás atribuyendo conductas potencialmente delictivas a quien según tu parecer subjetivo, mira de esta manera las mujeres? Muy grave lo tuyo, chica...

Más: " Por cierto, crudo, si me pongo unos pantalones cortos en verano es porque TENGO CALOR"
Me parece estupendo, la cuestión es no irás igual de fresquita con unos pantalones 3 dedos más largos que los que se llevan ahora... (a ras...). Con eso quiero decir que no es cuestión de calor, sino de estética (eufemismo,ejem)

@carlis, ningún compañero, me caiga bien o mal, tiene que dar una opinión sobre mis pechos.

Sólo leyendo algunos comentarios entiendo muy bien lo que ocurre en esta sociedad machista y patriarcal.

No, apenas hay hombres que son acosados por mujeres y además, no estamos hablando de ellos en este caso porque no, no son mayoría, pero las mujeres, niñas y adolescentes que son agredidas a diario por miradas, gritos lascivos, ect, vayan o no vestidas "provocando" son miles, cientos de miles, en todos los países.
Y no, los hombres no tenéis ni idea.

Miradas lascivas? O sea, que no podemos mirar? Decirnos que no podemos mirar es como deciros a las mujeres que teneis que llevar la cara tapada como en Afganistan. Otra cosa es que se les diga algo, pero ¿mirar? Pues no salgais a la calle o salir con un pañuelo, es que vamos, tiene ya tela esto.

Me imagino que omitiendo por un lado esos comentarios extremos en los que obviamente tod@s estaremos de acuerdo, lógicamente nos queda, no el contenido ni el gesto sino quien nos lo dice. EJ.
Un compañer@ que nos gusta nos dice: "creo que tienes unos pechos muy bonitos". Este comentarío nos puede parecer fuera de tono, pero o no se lo recriminamos o pensamos me gusta que lo piense.
Por el contrario un compañer@ que odiamos nos dice: "perdoname y con todos mis respeto, tienes unos pechos muy bonitos", todavía le odiariamos más aunque nos lo halla transmitido con toda educacíón.
No existen reglas generales como para hacerlas extensibles a todos. Todos lo sabemos hasta donde se puede llegar o no.

@Dafne: El concepto de "empatía" causa alergia cuando se reclama en un sentido pero no se ofrece en el contrario. En muchos de esos piropos de albañil lo que hay en verdad es un enorme rechazo a cierta forma de ir por el mundo, orgullosas de enseñar o sugerir atributos que muchos desean pero que nunca podrán alcanzar. No creo que te gustara que te estuvieran constantemente recordando que no puedes tener lo que deseas. Si queréis empatía, empezad a predicar con el ejemplo.

Me alegra que los hombres que sufren situaciones así también lo digan. En realidad es un problema de falta de educación (porque yo creo que cualquiera sabe que mirar fijamente a un desconocido, por ejemplo, sea del sexo que sea, le puede hacer sentir incómodo y en gran parte lo evitamos, si nos han educado bien, claro), y tiene diferentes cauces, uno es a través del machismo cultural, otro por falta de respeto, sin más... que es inherente al ser humano en general.

Por desgracia he sufrido las 2 cosas. Un chico gay de cerca de 2 metros intimidándome y una señora con ingentes cantidades de alcohol en sangre acorralándome contra una barra... y no, no lo pasé nada bien. De hecho salí corriendo literalmente.

Por eso digo que aquí hay mucho machito que no comprende la situación porque no la ha sufrido en sus carnes...

Una persona no tiene porque sentirse incomoda por el disfrute de otra. Para bien y para mal.

Pues a los hombres también nos pasa. Yo soy fisioterapeuta y hago mucho deporte así que físicamente estoy muy bien y las mujeres también te dicen cosas, no te dejan en paz, y creo que en general se toman peor las negativas, y encajan peor el rechazo que los hombres. Nosotros nos tomamos las cosas con más calma. La verdad es que es fatal tener una mujer celosa y encima que las demás te persigan.

Para ir por partes, habría que señalar la diferencia abismal que existe entre lo que es en si violencia y la sensación personal de sentirse violentado. Existen cientos de miles de comentarios que pueden violentar a una persona y los que tratan sobre el físico o sobre la actitud, son generalmente los más hirientes. La falta de educación del que los hace no entraña ningún delito, por lo que sí, es duro, sí es despreciable, pero debe asumirse.
Lo del tema de las miradas, eso me resulta más complejo. Soy un hombre, me he educado en una sociedad machista y socializo con personas machistas y personas que no lo son. Vivir en una sociedad machista produce comportamientos machistas, tanto en hombres como en mujeres, no siempre es plato de buen gusto recibirlos y en esa cuestión siempre se lleva la peor parte la mujer, pero no es menos cierto que los hombres sufren, cada vez más, un tipo de discriminación que nace precisamente de la condición de agresor que se asocia al hombre dentro de toda relación entre personas de distinto sexo.
Me he encontrado en casi todas las posiciones posibles, mujeres a las que he mirado y me han devuelto la mirada, mujeres a las que he mirado y han reflejado de modo claro miedo y asco, mujeres a las que ni he mirado y me han acusado de lascivia y a su vez he recibido miradas de mujeres, que me han gustado o que me han hecho sentir un objeto... Supongo que lo de mirar o ser mirado forma parte del misterioso juego de vivir entre los seres humanos, entiendo y aprecio, sinceramente, el motivo de esa página, pero creo, de modo igualmente sincero, que las relaciones intersexuales serían un poco más llevaderas sin en lugar de acusarnos sobre prejuicios mutuos, lleváramos las cosas fuera del los roles sexuales. Hombres despreciables los hay en tanta medida como mujeres.

Gracias, unoQpasa, creo que, como dices, lo que falta es empatía. Hay que sentirlo desde que se es joven, desde que notas que tu cuerpo empieza a ser sexualizado desde fuera cuando tú todavía estás lejos de eso.
Yo entiendo perfectamente lo de mirar a una persona que te resulte agradable visualmente. Yo misma miro a hombres que me parecen guapos. Pero no los increpo, no les digo en plena calle "qué culo tienes", ni les persigo. No se me ocurriría hacer jamás eso a un desconocido. ¿A muchos os gustaría? ¿Qué tal si una señora de 60 años os hace algo así? ¿A que os desagradaría? Muchos diríais: "una vieja desesperada ha intentado tocarme hoy, qué grima". A lo mejor esto os ayuda a entenderlo. El aprendizaje sexual y cultural que muchos tenéis desde pequeños es distinto al de las mujeres. Por eso tenéis que intentar poneros en nuestro lugar con todo lo que ello implica para entender por qué nos molestan tanto cierto tipo de comportamientos. Empatía, se llama.

Después de muchos años siendo continuamente agredida a causa de mis pechos y mis formas de mujer, he llegado a entenderlo. Los hombres piropean-agreden a las mujeres para demostrar que no son maricas. por las mismas razones que hacen chistes homófobos. Simplemente fichan. El patriardaco-machismo les ordena que compulsivamente demuestren que no son mariquitas.
Y ahora, los tíos podríais explicar que es esa identidad masculina basada en la continua afirmación (mediante la agresión) de la masculinidad. ¿No será que los que continuamente tienen que reafirmarse en que son machos lo que verdaderamente tienen en la cabeza es que no lo son?.

Mujeres en mi oficina, que se acercan a la mesa a preguntar cualquier cosa y te ponen la mano sobre los hombros o te tocan el brazo, soy atletico, te miran el culo y el paquete, la espalda y los brazos. No me lo invento.

Sinceramente, creo que la mayoría de los machitos(entre los que me incluyo) solo serían capaces de entenderlas si se viesen en una situación similar, porque a veces tenemos la empatía de una patata. Y para verse así nada mejor que llevarlos a un antro gay, y que un tío de 2x2 que les saque una cabeza y como 20 kilos de musculo, se ponga pesado y a decir cosas. Lo mismo así muchos dejaban de ser babosos salvajes.

De nuevo, confundís términos. No véis la diferencia entre mirar sin más y mirar como diciendo "si te pillase sola te violaba". Y tenéis que haber oído desde la niñez siempre el consejo de "ten cuidado que hay violadores" para saber de qué hablo. Cuando estás tantos años observando las reacciones masculinas, sabes distinguir cuando una mirada es de admiración, sin más, a cuando esconde otras intenciones.
Por cierto, crudo, si me pongo unos pantalones cortos en verano es porque TENGO CALOR. Un policía lleva un uniforme, una ropa diseñada SÓLO para aquel que es policía, y que sepa yo las prostitutas no tienen uniforme (bueno, las strippers sí, y creo que ninguna mujer normal va con monos de rejilla por la calle o lencería provocativa), sino que toman de todo el tipo de ropa que existe para la mujer aquello que le permite enseñar más sin ir desnudas (porque eso supondría que no les permitirían estar en la calle por "decoro urbano" o como lo queráis llamar).
A ver si os dáis cuenta que no todas somos misándricas y que sabemos que hay hombres buenos y maravillosos. (Y sí, muchas mujeres también son malas, al igual que los hombres). Estamos denunciando comportamientos puntuales que nos afectan.

¿Los hombres no pueden miraros? (Ya sabéis de que mirada hablo?) ¿Y que decir de la cara de "baboso"? Pero bueno, ¿que supuesta autoridad creéis tener para andar calificando miradas o caras?. Si pensáis que podéis calificar a los hombres de esa manera porque os da la real gana, no estáis en lo correcto. Y aquellas que se ponen unos vaqueros tan ceñidos que serán todo menos cómodos, unos zapatos con tacones que hacen pensar en películas de Hitchcock ¿no lo hacen para llamar la atención?. Pues si llamáis la atención, eso va a ocurrir con todo el mundo, no sólo con aquellos que os gustaría.

Cuanta demagogia y ventajismo. Obvio la parte en el que existen tocamientos, palabras soeces, etc, porque se descalifican por sí mismas.En en el caso de los piropos bonitos y las miradas en las que existe deseo o la líbido se dispara es una cuestión natural, lo contrario sería ir contranatura. Y más en esta época del año donde las chicas acostumbran a ir con escaso atuendo por la calle...

“No soporto que los hombres me miren....][Para protegerte de esa asquerosa mirada que te hace sentir culpable y sucia sin serlo”.
Aquí está la etiología de muchos comentarios. La percepción de "suciedad" está en la mente de la observada, no en otro sitio. Esta chica evidentemente tiene algún problema relacional con el sexo opuesto, que le hace insoportable su mirada, adjudicándole intenciones libidinosas que quizá no tenga. Y su asociación entre sexo y suciedad ya termina de aclarar todo. Su problema no es de orden social, sino psicológico. Todos nos sentimos incómodos en una u otra situación, sin necesidad de ponernos en el papel de víctimas agredidas a cada paso que damos. Esta victimización permanente es totalmente borderline, lindando con el terreno de la patología (salvo que se trate de una postura política de feminismo radical, el reverso del machismo).

Creo que es precisamente porque la mayoria de los hombres no lo vemos, ni nuestras mujeres o hijas o sobrinas nos lo cuentan, por lo que es importante que se haga este tipo de denuncia. Para tomar conciencia.

Realmente increible y deleznable. Restaurantes que nos sorprendieron por su calidad y por su buen hacer os los traemos para que los conozcais. http://www.capitanfood.com

Yo debo de vivir en otra galaxia, porque este tipo de cosas nos las he visto prácticamente nunca, en 40 años que tengo. Alguna vez "piropos" absolutamente groseros, por parte de albañiles, pero algo absolutamente puntual. Miradas, sí, conforme, pero la mayoría echamos las miradas cuando creemos que ella no se da cuenta (y estoy seguro de que ellas hacen lo mismo). He visto más acoso por parte de mujeres contra hombres; no en el aspecto sexual, pero sí de andar diciendo "Los hombres son unos tales y unos cuales" habiendo hombres delante, cosa que tampoco es muy agradable para nosotros. Y si te cabreas, encima saltan con que "Cómo se pone por un comentario". Pues igual que os pondríais vosotras si yo hiciera ese comentario a la inversa, no te digo.

Estáis sacando muuuchooo las cosas de quicio. ¿Que no te gusta que los hombres te miren? ¿una mirada que te desnuda y te hace sentir sucia? Cuando vas por la calle y te encuentras un cochazo, lo miras. Una flor bonita, la miras. Una casa preciosa, pues lo mismo. Y cuando te encuentras con una mujer (u hombre según gustos) bonita, atractiva, y si además viste sexy, LA MIRAS. Y si a la otra persona no le gusta, mala suerte. A ver si encima vamos a tener que ir con anteojeras por la vida...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal