Ir a Planeta Futuro
Mujeres

El 'manifiesto de los cabrones' incendia el debate de la prostitución

Por: | 12 de noviembre de 2013

Belledejour
El pasado jueves se publicó finalmente el Manifiesto de los 343 cabrones que tanto revuelo ha generado en Francia desde su filtración hace dos semanas y del que se ha hecho eco con estupefacción medio planeta. El texto, titulado No toques a mi puta y en el que los firmantes, entre los cuales periodistas, artistas y escritores, se oponen a la ley que el Parlamento francés se dispone a debatir sobre la penalización de los clientes de prostitución. Más allá de la polémica en su forma, los autores pretenden abrir el debate sobre la prostitución y oponerse a una sociedad demasiada puritana. Para ello es necesario, sin embargo, alejarse de las fantasías y partir de la realidad de la prostitución.

Desde que estalló el escándalo, varios de los rostros más conocidos entre los firmantes han dado marcha atrás o han matizado su implicación. El cómico Nicolas Bedos fue el primero en hacerlo, desentendiéndose en particular de la referencia al manifiesto de las 343 mujeres sobre el aborto publicado en 1971, popularizado por la revista satírica Charlie Hebdo como el manifiesto de las 343 salopes –en su versión femenina, este insulto que en masculino se puede traducir como “cabrón” tiene una connotación más sexual y se podría traducir como “zorra”-. Sobre el fondo, el firmante reitera estar en contra de la criminalización de la prostitución: “Querer prohibir la prostitución me parece tan estúpido como querer  prohibir que llueva”, explicó en su cuenta de Twitter.

La figura más destacable del manifiesto, el escritor Frédéric Beigbeder, quien acaba de relanzar la revista erótica masculina Lui en Francia, aclaró hace unos días su postura en una larga tribuna en Le Monde. En ella rectifica que tampoco estaba al tanto del titular No toques a mi puta, del cual se desmarca, pero asume como propia la comparación con las mujeres de 1971. Responde a la ministra de derechos de la mujer y autora del proyecto de ley a punto de debatirse, Najat Vallaud-Belkcem, quien resumió las críticas al paralelo de forma muy concisa: “Las 343 salopes pedían disponer de su cuerpo, los 343 salauds piden disponer del cuerpo de los otros”

“La fórmula suena bien, pero es doblemente falsa. Nadie reclama el derecho a disponer del cuerpo de otro en una relación consentida entre adultos; se trata de un intercambio tristemente claro (placer contra dinero), cuyo principal defecto es el de no corresponder a la moral republicana”, explica en un texto en el que denuncia una sociedad demasiado puritana para abrir un debate serio sobre la prostitución.

“En 1971, las mujeres que abortaban estaban estigmatizadas, avergonzadas; en 2013, los clientes de las prostitutas están estigmatizados, avergonzados. Ese es el punto común. Proponer una ley para penalizar a los clientes de las prostitutas supone denunciar a personas que se encuentran, nos guste o no, en situación de desamparo y de aislamiento. De lo que nunca se habla es de la miseria sexual”.

Belledejour2
Antes de que aclarara de forma tan límpida el fondo de su pensamiento, Morgane Merteuil, secretaria  general del Sindicato de los Trabajadores Sexuales (STRASS), denunciaba en la revista l'Express ya un “discurso antifeminista que quiere hacer creer que sois las pobres víctimas de los progresos feministas: cuando vosotros defendéis vuestra libertad a poder follarnos, nosotras estamos en un punto en el que defendemos nuestro derecho a no palmarla”. Por ello, el sindicato está en contra de la criminalización del cliente, como de cualquier medida represiva en este ámbito, porque considera que “condena a numerosas mujeres a más clandestinidad”. “Como putas nos oponemos a ello”, según denuncia en un texto en el que la emprende contra el paternalismo tanto de los 343 salauds como de los abolicionistas.

“Somos nosotras las putas las que somos estigmatizadas e insultadas a diario, porque vender sus servicios sexuales no se considera como una forma ‘digna’ de sobrevivir. Nosotras, las putas, las que sufrimos a diario los efectos de la represión. Nosotras, las putas, las que arriesgamos nuestra vida, como clandestinas en una sociedad que no hace más que querer abolirnos. Entonces no inviertan los papeles, y dejen de presentarse como víctimas, cuando su posibilidad de ser cliente no es más que una prueba económica y simbólica de la que dispone en esta sociedad patriótica y capitalista”.

Al margen de la comparación más o menos afortunada con aquellas mujeres que admitieron públicamente haber abortado años antes de que Simone Veil legalizara la interrupción voluntaria del embarazo en 1975, y de la visión paternalista del asunto, parte del problema del manifiesto consiste en su visión totalmente anticuada de la realidad de la prostitución. El propio Beigbeder admite: “Es un tema que no conozco bien, mis investigaciones se detienen en el Le Baron de la avenida Marceau (antigua época, finales de 1980, principios de 1990, antes de que ese bar de azafatas se convirtiera en discoteca de moda)”.  La escritora Claudine Legardinier se refiere así al “mitología de la fille de joie” que va en limusina y se reivindica como sexualmente emancipada.

En una dura pero clarísima crónica en la radio Europe1, el editorialista Antonin André, quien denunciaba a los firmantes como un grupo de “provocadores en fin de carrera”, lo resumía así: “Hoy en día, señores cabrones, la imagen más significativa de la prostitución es la de la una mujer en cinco metros cuadrados a la que le rompen los dientes al final de la jornada si no ha conseguido dinero suficiente…. Le aseguro que no exagero”.

O como explicaba Soledad Gallego-Díaz en El País: “Seguro que hay alguna Pretty Woman o Tristana. Pero las prostitutas que se parecen a Julia Roberts o a Catherine Deneuve no son muy abundantes y existen infinidad de estudios que demuestran que ni el 10% de las prostitutas que ejercen en Europa lo hacen con completa libertad”.

En respuesta a Beigdeber cabe también destacar un elemento crucial: el objetivo de la legislación que el Parlamento se dispone a examinar a finales de este mes no pretende “humillar” o “juzgar” al cliente, sino precisamente hacer que asuma su responsabilidad respecto al papel que desempeña en esta realidad. Las penas contempladas son de 1.500  euros de multa, y 3.000 en caso de reincidir. Propone incluso un cursillo de sensabilización como alternativa a la sanción, en una clara voluntad didáctica.

Belledejour3

Fotos: Catherine Deneuve en distintas escenas del filme 'Belle de jour' (Luis Buñuel, 1967)

Hay 94 Comentarios

enhorabuena a Vettel,por el extraordinario campeonato que está realizando y le deseamos que consiga igualar los records de Ascari y Michael Schumacher,porque está demostrando que está en un momento fabuloso,y que además de ser un campeón sobre la pista,es un tipo fenomenal !! Adelante Vettel,te deseamos lo mejor mucha gente que te queremos !!! Sigue así,nos das muchas satisfacciones y alegrías,eres el mejor !!! Felicidades,Alemania !!!

No puedo evitarlo, a mí la prostitución me da asco. Asco empezando por el sistema que crea las situaciones sociales que la producen y siguiendo por los clientes.

Es lo que tiene esto de ser un títere...

Me dicen que escriba "¡Viva Ntro José Fernando de la Marabunta" apalizando a los tres (o cuatro, o tr3s?) salíos sin soleá en la sandia sandía de arriba, ni salú en el badajo de abajo.

Saludos

Se censuran los comentarios que critican un artículo con fotos de película (XD !) y que no tiene en cuenta lo que es hoy la prostitución: capitalismo mafioso y salvaje a nivel global. Será porque muchos periódicos viven de sus anuncios

Que cada no haga lo que quiera mientras lo haga libremente

¿Y por qué no un epígrafe en la Seguridad Social para las putas? Si en Madrid o Barcelona se hiciera así, se acabaría el déficit estatal.
Eso sí, siempre en contra de la explotación y la trata de blancas.
http://www.nicescorts.com

¿No es sorprendente que las feministas que defienden a capa y espada el derecho de las mujeres a hacer lo que quieran con su cuerpo para intentar justificar el aborto, ahora se lo nieguen a las mujeres que viven de la prostitución voluntariamente?

Ana, te remito a la parábola que ha contado Tyfus en su intervención de hoy 13 de noviembre a las 12:00:49 horas:
"En el pueblo de Villafresneosillla hay una fabrica de caramelos que produce y exporta los mejores y más exitosos dulces del mundo. Un grupo mafioso Checheno llega al pueblo, extorsiona al propietario (nadie hace nada), secuestran a niños de localidades cercanas (nadie encuentra pruebas), golpean, amenazan y acosan hasta que consiguen quedarse con la fábrica en donde ponen a currar a inmigrantes ilegales y otros en condiciones infrahumanas....
... la solución según los franceses sera PROHIBIR EL CONSUMO DE CARAMELOS."
Y no considero que seas moralista, sólo trataba de explicarte que no tiene nada que ver eso con ser atea. Lo que sí que no debes hacer es tergiversar, porque aquí nadie, que yo sepa, ha defendido la explotación humana, sino todo lo contrario. No me hace feliz que alguien tergiverse.

Fede tienes razón, soy moralista, tergiversadora y no me entero de nada.
Espero que eso te haga feliz.
Yo mientras pienso en esa mujeres, cada vez más, víctima de la trata de personas. Y si cada vez hay más es porque hay un mercado, y si hay un mercado es porque hay ¿personas? a quienes no les importa el sufrimiento de otros con tal de satisfacer sus necesidades. Vamos lo que es un psicópata. Pero sí, vamos a defender su derecho a ser psicópata también. ¡uy que se me ha escapado la vena moralista, que no me entero de nada, y tergiversadora otra vez.
Es el mismo argumento que emplean los fascistas, llaman fascistas a otro. Una pena que valga más el derecho de unos a tener sexo de pago que el de otras a la vida.

El sexo sin amor y con desconocidas es mas morboso , excitante y deshinibido .

Legislar esto es como intentar ponerle puertas al cielo. Y darle un cursillo a alguien para corregirlo por contratar los servicios de una prostituta es de las cosas más absurdas que he oído en mi vida. Es dictatorial y va en contra del sentido mismo de la ley. Quizás deberían volver los legisladores franceses al primer curso de Derecho (los que hayan tenido la suerte y el privilegio de cursarlo) y recordar que la ley se basa en el PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN MÍNIMA. La ley sólo rige lo mínimo para garantizar los mínimos de convivencia. El resto es LIBERTAD humana, simple y llana. Y el exceso de regulación sólo ha tenido históricamente consecuencias nefastas, provocando el efecto contrario al deseado. Vivan y dejen vivir. Mientras exista sexo y exista dinero, seguirá existiendo la prostitución. Y más en el mundo capitalista, donde todo se compra y se vende.

Tratar de legislar la profesión más Antigua del mundo, es cómo dice alguien en el artículo, prohibir que llueva o tratar de hacer, llevar a cabo una futilidad.
Si vemos la prostitución cóm un mal, entonces tenemos que decir que el adagio de no mal que duren cien años, ni cuerpo que lo resista está equivocado y lo que sí yo sé es que adagios son adagios, precisamente por su sabiduría, ergo, la prostitución siendo pecado, no debe ser catalogada cómo un crimen.

Bueno supongo que los feos, los tímidos, los pobres y los inválidos de Francia tendrán que conformarse a no volver a saber lo que es tener una mujer hermosa entre sus brazos. Espero que esto se quede en Francia y no prospere en ningún otro lugar del mundo.

Diálogo extraído de la película “Irma, la dulce” (de Billy Wilder, 1963) entre el barman Moustache y el agente de policía, moralista puritano, Nestor Patou:
MOUSTACHE: ¿Busca usted algo, agente?
PATOU: ¿Qué sabe de aquel hotel?
MOUSTACHE: Casanova durmió allí en 1763.
PATOU: No hablo de 1763. Desde que estoy aquí han entrado en él cuatro parejas.
MOUSTACHE: Es que el lunes hay poco movimiento.
PATOU: Entre nosotros, ¿tiene siquiera una vaga idea de lo que hacen allí?
MOUSTACHE: Tengo una idea muy clara: se trata de amor.
PATOU: ¡Es ilegal!
MOUSTACHE: Eso nos demuestra el mundo en que vivimos. El amor es ilegal, pero el odio no. Puedes odiar en cualquier parte y a cualquier persona, pero si quieres un poco de ternura, un hombro sobre el que llorar, una sonrisa a la que abandonarte, tienes que esconderte en rincones oscuros como un criminal. ¡Vergonzoso!
PATOU: Yo no llamaría “amor” a eso.
MOUSTACHE: Está usted hablando como un pequeño burgués.
PATOU: ¡Es un vicio evidente y debe ser extirpado!

Sin duda es un debate que no tiene fín, se puede recriminar pero existe desde tiempos inmemoriales. Seguramente más personas de las que nos imaginamos tienen doble moral... ya veremos

http://www.AlicanteGusta.com

Me preocupa la aplicación de esta Ley, una vez aprobada, ¿nos pondrían cámaras de video en la calle para filmar a través de las ventanas y obtener pruebas documentales? Eso les parecería muy conveniente a algunos...
Por otro lado, ¿a partir de qué cantidad un cliente es culpable? Una invitación a un cubata ¿cuenta? si es una cena romantica en un restaurante de 50€ el cubierto se considerará agravante, no?

Siendo serios, cuando un legislador redacta un proyecto de Ley debe tener claro los objetivos, el bien a proteger y los efectos colaterales de la Ley; este tipo de legislación, por la vía fácil (sanciones a discrección) nunca ha sido efectiva, así que veamos el problema por partes:

- ¿Se trata de acabar con el proxenetismo, o con la prostitución?
Lo primero ya es delito en todo el mundo civilizado

- ¿Se trata de disuadir a l@s usuari@s de servicios sexuales?
Demanda siempre va a haberla, se convertirá en algo ilegal, marginal, como el consumo de droga.

- ¿Se trata de mejorar las condiciones de vida de alguien?
Repetimos que la trata de blancas, el proxenetismo, el secuestro, abuso sexual, amenazas, etc YA ESTA PENADO POR LA LEY, las nuevas consecuencias solo añadirían marginalidad a la practica de una actividad favoreciendo la entrada de las mafias.

En resumen, se intenta legislar de nuevo por moralismo, cuando el problema es que no se hace nada contra las mafias.

Ya lo han apuntado antes, pero, especialmente para algunos lo resumire con una parabola:

- En el pueblo de Villafresneosillla hay una fabrica de caramelos que produce y exporta los mejores y más exitosos dulces del mundo. Un grupo mafioso Checheno llega al pueblo, extorsiona al propietario (nadie hace nada), secuestran a niños de localidades cercanas (nadie encuentra pruebas), golpean, amenazan y acosan hasta que consiguen quedarse con la fábrica en donde ponen a currar a inmigrantes ilegales y otros en condiciones infrahumanas....
... la solución según los franceses sera PROHIBIR EL CONSUMO DE CARAMELOS.

No nos engañemos: Detrás de la oposición femenina a la prostitución - por muy legal y libre que esta sea - lo que hay en realidad es el miedo a perder el enorme poder manipulador que el sexo supone para las mujeres. Quieren tener el monopolio del sexo para seguir "vendiéndolo" a precios altos. No quieren nuevos operadores en el mercado ni deslocalización porque todo ello supondría tener que "venderse" más barato y el riesgo de perder clientes y cuota de mercado. Es así de simple. Y no es coincidencia que dicha forma de proceder tenga todos los puntos en común con cualquier totalitarismo, en el que el Estado tiene el monopolio de las necesidades básicas del ciudadano y se niega a liberalizar el mercado. Por miedo a perder la capacidad de controlar al pueblo. Exactamente lo mismo.

El sexo está prohibido, ¿quien lo desprohibirá? el desprohibidor que lo desprohiba buen desprohibidor será.

Yago: :) :) :) :)))

Cuánta razón tiene el que dijo "Querer prohibir la prostitución es querer prohibir que llueva".
La prostitución existirá siempre y cuanto más la persigas (tanto a prostitutas como a clientes) más clandestina se volverá y más perjudicadas se verán las prositutas.
La única solución es la legalización, se traduciría en mejores condiciones, menos mafias, más contribución a la seguridad social...

Lo que hay que prohibir es el trabajo, miles de obreros son explotados por mafias de patronos que les hacen trabajar contra su voluntad por sueldos miserables hasta su ancianidad.

Prostituicion, chulos, esclavitud, puritanismo, hipocresia:
;( ;( ;(
,
,
,

Ana, perdóname que te diga que no te enteras de nada. Para empezar, que seas atea y no religiosa no significa que no seas moralista. El juicio moral versa sobre la bondad o maldad de la conducta humana. Los parámetros o cánones que utilices para hacer ese juicio pueden ser religiosos o no, eso es indiferente. El moralista puritano es el que aborda este asunto diciendo que la prostitución es mala, o que es una perversión. Cómo llegue a esa conclusión, aplicando conceptos o creencias religiosas o de cualquier otro tipo, es irrelevante, porque lo que le hace merecer la calificación de moralista puritano es que emite un juicio moral, y se opone a la prostitución con base en ese juicio moral.
Por otra parte, eso de que "Nadie habla aquí de las miles de mujeres explotadas por las mafias" es falso. ¿Tú te has leído los mensajes anteriores al tuyo? Si te los has leído, eres una tergiversadora. La explotación de un ser humano por otro ser humano (que en tal caso, seguramente, no debería merecer esa consideración de "ser humano") ya está prohibida y perseguida (y, curiosamente, en otros ámbitos distintos de la prostitución no se prohíbe ni se persigue). La cuestión es que los moralistas puritanos pretenden prohibir la prostitución como tal, en todo caso, sin más, y eso no es de recibo ni tiene justificación alguna. Se trata de dejar de emitir juicios morales. La prostitución no es ni buena ni mala, o es buena o mala según qué criterios apliquemos. Es una actividad humana como otra cualquiera, más antigua que el mear, y entra dentro del ámbito de la libertad personal ejercerla o no y servirse de ella o no. Eso no tiene nada que ver con los casos en que se fuerza a alguien a ejercerla para lucrarse a su costa. Eso es algo muy distinto y ya está prohibido.

Que tristeza. Viendo la mayoria de comentarios aqui de otros hombres me pregunto de donde sale tanta fantasia, infantilismo y repentina ingenuidad ante la vida y las relaciones laborales. Acaso os creeis tan independientes y libres en vuestros trabajos,con vuestros jefes? vendiendo vuestros cuerpos creeis que seriais mas respetados? creeis que vuestras madres hermanas e hijas podrian trabajar de putas libremente incluso si fuera legal y regulado? eso no existe. Ingenuos.En esta vida uno hace lo que puede, y pobre de la que caiga en ese mundo; miedo a la policia, a la guardia civil, a los clientes, miedo al que hay que adaptarse y sonreir; Operacion Carioca en el juzgado de Lugo y cuanto aparato del estado esta implicado en el gran negocio impunemente; pobre jueza. No, no deberian multar al cliente. Deberian dar carcel.

Nadie habla aquí de las miles de mujeres explitadas por las mafias y que cuentan cómo les decían a sus clientes que estaban en situación de esclavitud y cómo ninguno la ayudó y en muchos casos lo contaban a sus chulos, pagando las consecuencias.
Ahora va a resultar que los chulos hacen un favor a las prostitutas a las que privan de libertad, y de derechos para que algunos hombres tengan derecho a creerse supermachos por pagar por tener sexo.
No me parece mal que alguien se dedique a la prostitución pero sí que se explote a mujeres que vienen engañadas y que nadie haga nada porque "van a lo suyo" y decir que encima tienen derechos...es impresentable. Y haciendo lo mismo que los políticos presentarse como víctimas cuando son quienes hacen víctimas a otros seres humanos es una vergüenza. Y soy atea o sea que el rollito de religiosa o moralista no sirve para que algunos quieran desprestigiar mi opinión, pero qué se puede esperar de quienes no respetan la vida y la integridad de los demás...desde luego ni respeto, ni ética, ni vergënza.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal