Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La mujer normal ha muerto

Por: | 29 de enero de 2014

 

image from http://aviary.blob.core.windows.net/k-mr6i2hifk4wxt1dp-14012819/2fe36388-7fe9-40a7-8b2e-6c32212abe0a.png
Anna Magnani (CORDON PRESS)

Ponte en pie ante las canas 
y honra el rostro del anciano.
El libro del Levítico

Sí. La mujer normal ha muerto. Ha muerto porque en la televisión ha dejado de existir. ¿Qué les pasa a las mujeres que aparecen en ella, que no tienen arrugas, que se ríen abiertamente sin signos de expresión? ¿Por qué tienen los labios y los pechos hinchados... exageradamente? ¿Dónde están las mujeres como yo —como tú? Han muerto. No quieren verlas y las han eliminado de la pantalla, porque... ¿para qué?, ¿para recordarnos que el tiempo pasa y pasa para todos?, ¿para que el público, cómodamente en su salón, opine que los años no pasan por ti, (mujer de la televisión), que cada día estás más joven, que quizá con un poco más de pómulo...?

Anna Magniani, antes de que el maquillaje le cubriera todo el rostro, pidió que no le quitaran las arrugas, que le habían costado toda una vida procurárselas. Pero ¿qué presentadora, actriz o modelo está dispuesta a ello? ¿Qué nos ocurre a las mujeres normales para querer pasar por el quirófano, obedeciendo a un supuesto deseo o cánon o perfección o visión masculina? ¿Quién nos ha engañado y nos ha hecho creer que estamos más guapas así, desfiguradas completamente?

¿Qué pasa en la televisión, que parece una caricatura de la sociedad? La mujer deformada se pasea por nuestro salón y nosotras, mujeres del otro lado de la pantalla, nos miramos en ellas y vemos que no coincide la silueta, que no hay semejanza alguna. La mujer normal de la televisión ha muerto y la mujer normal de fuera de la televisión se esconde, imita, compara. No hay manera, no hay rastro de la mujer con arrugas o con flaccidez, no hay estrías que brillen bajo el foco de la luz, ni barrigas. No hay sobrepeso —ni siquiera hay gafas. El cuerpo de las mujeres, un documental de apenas veinticinco minutos, desenmascara a esa mujer muerta que se ha quedado dentro de la televisión y que no sale, por más que la echemos no sale de nuestra vida, de nuestras expectativas.

 

¿Hemos perdido la capacidad de esperar de nosotras la normalidad? ¿Nos miramos a través de un supuesto deseo masculino? ¿Por qué la televisión está llena de mujeres cuyo talento se basa en la belleza y la juventud? ¿Cuántas veces tendremos que leer que a tal o cual actriz se le nota demasiado la cirugía o, peor, necesitaría unos retoques?

Preguntas y más preguntas que nos hacemos, nos hacemos a este lado de la pantalla, y del otro lado hay un vacío, una laguna: del otro lado hay mujeres que acompañan a hombres en los programas, hay un florero con cuerpo de mujer, o una pata de la mesa; al otro lado una mujer ríe las gracias, da paso a la publicidad, es humillada, es un objeto sexual. No, no es una exageración: veinticinco minutos de documental y todo está ahí, ahí, donde la mujer normal no tiene cabida, todo está ahí: en lo mediocre, en lo soez, en la sexualidad de las presentadoras que no presentan. Las cualidades de las mujeres vivas de la televisión son puramente físicas: son rubias, son guapas, son simpáticas. Y cuando una mujer con talento se cuela entre bastidores, no vale —no vende.

No cabemos las mujeres normales en la televisión: estamos demasiado vivas, demasiado arrugadas, demasiado fláccidas. No se cabe en la televisión, es tan pequeña. La mujer normal necesita estar a este lado de la pantalla, porque sin nosotras no saben a quién dirigirse. ¿Cómo? El reclamo que utilizan para el hombre es una trampa, es sólo una manera de llegar hasta nosotras: sí, porque nos miramos con los ojos equivocados —los ojos sin tiempo, los ojos perfectos. Medimos a las mujeres de la televisión, las medimos y tampoco caben ahí dentro, es tan pequeña, somos tan pequeñas: insignificantes, al margen.

Veinticinco minutos y lo veréis: la nada que puede llegar a ser la televisión, que no hay manera de entrar y salir de ella sin quedar ileso. La televisión afea, deforma, provoca. La televisión insulta, decora, nos vomita encima. La máscara de la televisión, la tristeza de las mujeres, la altura de la belleza —inalcanzable, tan pequeña es. ¿Qué les pasa a las caras de las mujeres? ¿Qué esconden bajo la máscara?

Hay 107 Comentarios

Un hombre normal, tienes toda la razón! Eres muy inteligente. Un exemplo: en los blogs de esto periódico algunas personas intentan humilliarme, porque no domino la gramática ni la ortografia del castellaño. Continuo a escribir, se no me borran los comentários. Otros porque soy muy blanca. Pêro hay que tener personalidad muy fuerte para seguir adelante con pressiones de todo el tipo. Tento enseñar esto a mi hijos. Enhorabuena por tu comentário de los judios!

@Eric. Lo dicho, lee más.


"Physical attractiveness is a characteristic that suggests fertility and health". http://en.wikipedia.org/wiki/Physical_attractiveness


"Fitness-related evolutionary theories (good genes, human mate selection, differential parental solicitude) all
agree that because morphological characteristics such as facial attractiveness are honest indicators of fitness, health, quality, and reproductive value, attractiveness should be important in human interactions (Barber, 1995; Buss & Schmitt, 1993; Daly & Wilson, 1995; Symons, 1979; Thornhill & Gangestad, 1993).
All three models agree that perceivers should consistently detect and recognize attractiveness, both within and across cultures, because humans have evolved universal standards of facial attractiveness based on clues to health and reproductive fitness. Furthermore, as an evolved trait, agreement about attractiveness should be evident within as well as between cultures. As we have shown with reliability, this criterion has been met, and all three fitness-related theories have proven to be more predictively accurate than social theory in this regard" p16, http://jonathanstray.com/papers/Langlois.pdf


"Babies prefer to gaze upon beautiful faces". http://www.newscientist.com/article/dn6355-babies-prefer-to-gaze-upon-beautiful-faces.html#.Uulv97RKC4s

«Las condiciones en el campo de concentración de Auschwitz para un judío eran ligeramente más coercitivas que las que pueda usar la televisión o los amigos adolescentes de nuestros hijos»


¿Y que la población judía europea padeciera la Shoah justifica que el resto de seres humanos padezcan el acoso laboral, sexual, escolar, etc?


Es un insulto no sólo a las víctimas del nazismo sino a todas las víctimas de la violencia.


Las personas demócratas, como los que lucharon contra el nazismo, trabajamos para acabar con las injusticias, no para disculparlas y que el mundo sea igual de injusto y violento.

"La libertad o capacidad de decidir se ejerce en condiciones no coercitivas".


Soy de la opinión de que las condiciones en el campo de concentración de Auschwitz para un judío eran ligeramente más coercitivas que las que pueda usar la televisión o los amigos adolescentes de nuestros hijos. Y en tales condiciones, personas como Viktor Frankl fueron capaces de encontrar la felicidad y la libertad dentro de sí mismos. Échele una lectura a "el hombre en busca de sentido".


El problema no está en la imagen que nos quieran vender. El problema está en la total ausencia de valores y principios individuales ya no en la televisión o quien quiera que sea, sino en nosotros mismos. Es por ahí por donde debe buscarse la solución.

"La belleza es genética y es signo inequívoco de calidad de buena salud"


¿Quieres decir que además de poco agraciado gozo de poca salud? Creía como historiador que las teorías racialistas que vinculaban fealdad con enfermedades, pobreza y criminalidad pertenecían al siglo XIX.

¿El adolescente humillado es libre de elegir su imagen? Sí, lo es. Nadie es humillado si no se deja. No hace daño quien quiere, sino quien puede. Y ese poder, solo nosotros podemos dárselo a otro. Eduque a sus hijos de esa forma, señor mío. ¿Es libre la azafata que no es contratada por medir 160cm? Sí, lo es. Es perfectamente libre de aceptar lo que no puede cambiar y buscar otro empleo ajustado a sus características. ¿Es libre el anciano? Sí, lo es, porque quien se espanta por su falta de dentadura era probablemente una persona que merece la pena tener cuanto más lejos, mejor. ¿Por qué existen los trastornos alimentarios? Porque no aceptamos lo que somos. El mundo de la imagen es solo uno de muchos mundos. Basta con apartarse de él y centrarse en otro que se ajuste a lo que somos y buscamos. La belleza es genética y es signo inequívoco de calidad de los genes y buena salud. Lo saben hasta los bebés, que como está sobradamente demostrado, sienten mayor atracción por los rostros universalmente considerados como hermosos. Infórmese un poco más. Cualquier canon de belleza, sea este cual sea, provocará la discriminación de quien no lo cumpla. Pero el mismo canon existe en todos los ámbitos posibles de la vida: Se discrimina a las personas por inteligencia, por sexo, por capacidades, por destrezas, por alturas, por pesos, por razas, por color de pelo, en fin, por cualquier cosa que sea comparable, medible y cualificable. No se quede solo con lo que le interesa. El artículo de Jenn Díaz es paternalista y carente de autocrítica hacia el sector del sexo femenino que alegre y voluntariamente se entrega a esa imagen. En el fondo, lo que destila es la profunda – y razonable – envidia que las mujeres menos agraciadas sienten hacia las mujeres hermosas, que obtienen sin esfuerzo lo que las ellas apenas pueden aspirar a lograr incluso haciendo un enorme esfuerzo. ¿Injusto? Sin duda. La vida es profundamente injusta. Y no lo ha inventado ni el hombre, ni el patriarcado. Es la biología y la selección natural.

"Nadie nos impone la dictadura del cuerpo perfecto, somos libres para dejarnos imponer o permanecer al margen"


La libertad o capacidad de decidir se ejerce en condiciones no coercitivas.


¿El adolescente humillado, vejado e insultado por su físico o vestimenta es libre de elegir su imagen? ¿Es libre la azafata que no es contratada por medir 160 cm? ¿Es libre el anciano que no lo miran a la cara por haber perdido toda su dentadura? ¿Por qué existen los trastornos alimentarios?


Las raíces del problema son dos: adjetivar a los seres humanos según su belleza y el ideal del belleza.


El mundo de la imagen (televisión, fotografía, publicidad, cine...) se centra en la belleza de las personas, y no en sus capacidades o conocimientos, si ejercen o no una ciudadanía activa o en su biografía o experiencia.


El ideal de belleza es un concepto artificial y negativo. La belleza no es genética, sino un constructo social. Es la escuela, los medios de comunicación, los juguetes, la familia, etc. quienes dictan lo que es bonito y lo que es feo.


Los rasgos de belleza actuales y aceptados por la sociedad provocan discriminación. Para modificar el patrón es necesario tomar consciencia de los valores e ideales que se nos inculca desde los medios y que, a priori, tenemos interiorizados y parecen naturales.


El artículo de Jenn Díaz es útil para percibir el ideal que transmite la televisión y, en última instancia, para preguntarnos por qué contínuamente se distorsiona la imagen de las mujeres y quiénes salen beneficiados de los problemas que ello conlleva.

El italiano es el pueblo mas culto del mundo. Que reportaje.

¿y quien le ha dicho a las mujeres que a los hombres nos gustan plásticas y neumáticas? Se fabrican cuerpos en serie como se fabrican mentes en serie. Del montón. Prefiero mil veces a una fealdad interesante que a una belleza prefabricada en serie.

Que Dios te conserve la vista.

¿Alguien ha visto alguna vez a alguna mujer contenta?

«La televisión busca personal que tenga buena presencia / Ya somos adultos, si no queremos sexismo, cambiamos de canal o apagamos la televisión / La gente no imita a las personas que aparecen en televisión»


La realidad es que cada día hay millones de personas delante de la televisión y sus efectos se reflejan a pie de calle: acoso escolar, trastornos alimenticios, acoso sexual, compras compulsivas, cirugías estéticas, depilaciones, identidades negativas, etc.


¿Y esta es la televisión que desea una sociedad democrática?

"La Sexta, de ideología de izquierdas, también presenta a la mujer como objeto sexual."


La Sexta es un canal de televisión que pertenece al grupo Atresmedia, cuyo máximo accionista es el Grupo Planeta. José Manual Lara Bosch es hijo de un fascista que llegó a ser capitán de la Legión en Barcelona.


La ideología del Marqués se refleja en el diario La Razón y cada vez más también en La Sexta: Josep Pedrerol, Francisco Marhuenda, Eduardo Inda, Alfonso Rojo, etc. A veces, dudo si estoy viendo La Sexta o Intereconomía.


¿O alguien pensaba que la anexión de La Sexta a Antena 3 no suponía ningún giro ideológico?

YOP,
Parece mentira que siendo una mujer preparada y con un buen empleo, hables de la manera que lo haces.
No creo que con 40 años seas mayor y menos aún que consideres tal circunstancia como algo negativo y te proclames una pragmática y una cínica de cuidado. Esas cosas no creo que vayan con la edad. En cuanto a lo de tus amigas y sus matrimonios de conveniencia (tal y como lo pintas, no puedo decir otra cosa), no creo que una relación que realmente merezca la pena se deba apoyar en unos cimientos tan superficiales. Tampoco creo que ser guap@ te abra puertas sin más, ya sean las de un buen matrimonio (siempre según tu criterio) o la de un buen puesto de trabajo. Ser guap@ y ya está, a la hora de la verdad no cuenta para nada. Quizá en un entorno cerrado valga, no sé.. tu pueblo, tu barrio o tu rellano...allí seguro que el guap@ de turno triunfan. Pero eso no es algo extrapolable a una realidad laboral competitiva y exigente. Crees que una persona sin formación por muy guap@ que sea estará en un puesto de cierta responsabilidad sólo por su face?, jajajaja...seguro...y cuando la cague estrepitosamente haciendo perder dinerito a la empresa, que le salvará, su face? y cuando vuelva a cagarla...y la empresa vuelva a perder money (que es lo que cuenta)...también le salvará su carita...venga yaaaa...!!!
En cuanto a matrimonios de guapas bien casadas...ejem...cualquiera que sepa lo que es vivir en pareja durante años, sabrá que el ser guap@ no basta para que una relación dure y te proporcione verdadera felicidad. En realidad, el físico a fin de cuentas, es como poseer un paquete de acciones en bolsa.

Un hombre normal: ser una mujer hermoza no és asi tan fácil. Se ella, además de hermoza, és inteligente, generosa, preocupada con lãs injusticias sociales y de gênero, etc, etc ella sufre!!! Recuerda: " A lãs guapas tambien les dice no".
Mejor ser fea!

No estoy de acuerdo con el artículo. Yo, cada vez que pongo la TV me he encuentro con Lidia Lozano, la Esteban, la Campos, la serie Aída...

@Mujer fea: La explicación es simple y viene en uno de los videos que he aportado. La mujer que desea una relación esporádica, busca fundamentalmente un hombre guapo. La belleza es la única característica de potencial genético que podemos juzgar en un instante. Si la mujer queda embarazada en un encuentro casual, al menos sabe que lleva buenos genes. Sin embargo, para una relación a largo plazo, la mujer evalúa mucho más en profundidad. ¿Qué pasa con la gente guapa? Que lo obtienen todo con facilidad. Como son agradables a todo el mundo, la gente se muere por hacerles favores. Al final, la gente guapa apenas se esfuerza por nada porque se lo dan todo hecho. Utilizando es estereotipo de las rubias: Las rubias no son tontas. A las rubias las hacemos tontas. Lo mismo sucede con los hombres. Un hombre guapo carecerá probablemente de liderazgo, de espíritu de sacrificio, de humildad, de capacidad de trabajo... todo ello virtudes muy apreciadas por las mujeres cuando desean una relación a largo plazo.

Ya lo dijo Oscar Wilde: ¿Como quieres que esté a tu lado si me tratas como a una persona normal?
Pues eso...
http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Mi solución es fácil : No tengo televisión. Me pone enferma. Ojos que no ven corazón que no siente.

Pues yo aprovecho este blog para comentar la hipocresía/cinismo de La Sexta, adalid de cualquier tema de izquierdas que se precie. Todas las mujeres son guapas o muy guapas, de larga melena, subidas en sus taconazos tan incómodos y, además, inteligentes, que ya es el no va más, pero ellos son unos petardos feísimos, empezando por Wyoming y pasando por el del Al rojo vivo que nunca sé si se apellida Ferreras o Farrerras. El único hombre que se salva en Dani Mateo. Me fastidia mucho ¿Alguien se imagina a una Sabatés, fea y sesentona en el intermedio? Pues ahí tenéis a Wyoming, que está momificado con sus gracias repetidas cada día. Suerte que Jordi Évole me reconcilia con La Sexta. No necesita ninguna muleta porque se basta por sí mismo para ser muy grande.

Es muy cierto! lastimosamente es lo irreal lo que llama la atención.!

La televisión como otras empresas para contratar exige unos requisitos a sus trabajadores, y el que no los cumpla pues no entra así de claro, para entrar en la NASA exigirán una serie de condiciones, que tampoco estarán al alcance del "normal" de los mortales, como para desfilar en las pasarelas de alta costura, para trabajar de actor de cine, etc, etc, asi que ¿que es ser normal? Un atleta olímpico es "normal"? Aqui parece que el sinónimo de "normalidad" deja fuera a la gente muy guapa, muy arreglada.o muy recauchutada, lo verdaderamente importante es que las personas tengan la cabeza bien amueblada y sepan discernir la realidad de los mundos de yupi...

Pues qué queréis que os diga, después de haberme matado a estudiar y trabajar tengo un trabajo bueno, no me va nada mal, pero a mis 40 veo que amigas que eran guapas y se han dedicado a estar guapas se han casado muy bien, viven más que holgadamente, tienen hijos y no trabajan. Vivo feliz en pareja, pero comparando mi estresante vida con las suyas, tan relajada, pienso que qué mal me educó mi madre diciéndome siempre "hija, estudia". Yo si tuviera una hija, lo que le diría es que, si es fea, estudie, hasta 3 idiomas si es necesario, pero que si no lo es, se case bien. Sale más a cuenta. Será que estoy mayor y desilusionada, harta de oir decir a colegas "cuando no se sabe qué decir de una mujer, se dice que es inteligente". Será que me he rendido ante el poder de la televisión y la publicidad, será que la edad te hace pragmático, cínico...será que en realidad no hemos cambiado mucho desde la película El color púrpura, con su frase: "Eres pobre. Eres negra. Eres fea. Eres mujer. No eres nada". Será será, pero si eres guapa te ha tocado la lotería de la vida.

Un hombre normal, no vês guapas con guapos, muy rarito. Voy a te contar un segredito: a lãs mujeres hermozas, les gustan un hombre feo para casar. En Brasil hay un dicho popular: "Mulher bonita é poleiro de homem feio"(Mujer hermoza és gallinero de hombre feo). En mi experiência, los feos son mejores en la cama, son menos arrogantes y orgullosos. Yo, fea, tambien no quiero un guapo!

El efecto "Carbonero" generó suculentas audiencias y, por tanto, anunciantes, publicidad, etc. Eso me hace pensar que una mujer hermosa como imagen de un medio da de comer a muchísima gente. Porque en eso consiste, ¿no? En generar ingresos que permitan a una empresa sobrevivir y, si es posible, crecer... Aquí no se engaña a nadie. Si están ahí es por su cara bonita... No veo trampas por ninguna parte...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal