Ir a Planeta Futuro
Mujeres

¿Dónde están las artistas españolas de ARCO?

Por: | 24 de febrero de 2014

AR14_LDD_AMBIENTE_DIA_4_015

Dos mujeres trabajan en uno de los espacios de ARCO 2014. / Luis Díaz

Un breve paseo por los pasillos de la feria de arte contemporáneo ARCOMadrid 2014 es más que suficiente para atestiguar una obviedad: a las mujeres les interesa el arte. Jóvenes, ancianas, profesionales, aficionadas, solas, acompañadas, con y sin hijos a cuestas, modernas, clásicas... Están ahí, interesándose por esta o aquella obra, discutiendo, comprando en algunos casos o fotografiando todo lo que les llama la atención. No hay datos sobre cuántas mujeres han acudido a esta 33 edición del evento más importante de arte contemporáneo de nuestro país, pero sí las hay de la presencia de artistas españolas en las galerías participantes: 68, un 4,8% de los 1.400 creadores expuestos, según los datos recopilados tras una exhaustiva revisión del catálogo. Si contamos a las extranjeras, la presencia femenina sube a un 23% con 256 más. En la práctica, esto se traduce a que encontrar un cuadro, fotografía o cualquier otra intervención visual firmado por una española es como buscar una aguja en un pajar. ¿Dónde están las españolas en ARCO?

El colectivo Arte y Cultura visual publicó un informe en 2013 en el que denunciaba que el porcentaje de mujeres españolas se está reduciendo un poco más cada año, y puso como ejemplo el paso del 7% en 2010 al 4,4% de la edición anterior, casi el mismo que en esta. En el texto, critican el cese del avance de la representación y apreciación de las artistas españolas pese a que la mayoría de los estudiantes formados en carreras encaminadas a la creación sean mujeres. Según datos recopilados por esta organización, en la carrera de Bellas Artes ellas suponen un 65% del total de alumnos, y un 74% en Historia del Arte. 

¿A qué se debe esta minúscula presencia femenina en ARCO? ¿Están las españolas discriminadas o es que su obra no es lo suficientemente buena? 

"Se debe, esencialmente, a que las artes plásticas tienen una tradición masculina", explica Rafael Doctor Roncero, uno de los más importantes gestores culturales del panorama español. “En la historia del arte son anecdóticas las mujeres que aparecen y, si han existido en otras ocasiones, se han tapado. Desde el siglo XIX la mujer burguesa empieza a pintar como pasatiempo y a partir de ahí se va introduciendo en un circuito exclusivamente masculino”, añade. A esto hay que sumar que ARCO acoge muchas galerías centradas en la obra de artistas no actuales del siglo XX y de las vanguardias, un momento histórico en el que había muchas menos mujeres dedicándose a ello. "La situación ha empezado a revertir hace 25 años. Hay que revisar a todas las artistas de los primeros 70 años del siglo XX que han quedado ocultas, y entonces irán apareciendo en estas galerías", complementa Javier Fuentes, director del Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo (CENDEAC).

Un ejemplo de esta minoría se plasma observa en el espacio del barcelonés Marc Domènech, que representa en ARCO a 35 artistas y solo una, la pintora lusa María Helena Vieria da Silva (1908-1922), es una mujer. Su galería se dedica a la vanguardia histórica y, en ese periodo de tiempo, Domènech encuentra menos mujeres entre las que elegir. "En ese momento no se apreciaba tanto el arte de esas mujeres. Muchas igual empezaron una carrera artística y no la acabaron, pero eso ya no ocurre", explica.

Si existe discrminación, no obstante, no es tanto en la valoración de una obra sino en la relación laboral entre artista y galerista. Así lo ve Fuentes, que aporta otro punto de vista que complementa su reflexión anterior. "Suena a tópico pero creo que hay una dimensión indudable, de herencia muy antigua, por la cual la atención que se presta a los hombres a la hora de establecer relaciones profesionales es mayor; eso se reproduce también en este sector. Hay un cierto magma inconsciente por el cual la relación no es horizontal, de tú a tú; pero es a nivel laboral, no es que el valor de la obra se juzgue peor. Creo que esa etapa la hemos superado".

No está de acuerdo Juana de Aizpuru, una de las más prestigiosas galeristas españolas y una de las pocas que ha contado con una más féminas patrias en su muestrario para ARCO: nueve nombres de 24 entre los que se leen algunos tan ilustres como Cristina García Rodero, Pilar Albarracín o Montserrat Soto. Sin embargo, ella afirma que se ha debido al azar: "Tengo más mujeres españolas que hombres porque ha dado la casualidad, no porque piense que las pobrecitas están discriminadas y les vaya a dar una oportunidad", asegura. "Si una chica me dice que no la exponen porque es mujer, no me lo creo. A lo mejor es que su obra no gusta y no quiere aceptarlo, pero no es una cuestión de discriminación. ¿Para qué vamos a inventarnos un problema que no existe?".

Otra de las claves que podrían explicar el descenso de participación de las españolas viene de la mano de Javiera García Huidobro, responsable de la galería chilena Isabel Aninat, que expone una única obra de Mónica Bengoa creada expresamente para este esta edición de ARCO. "Una galería seria se preocupa de que el artista que representa se mantenga activo trabajando. Muchas mujeres interrumpen el proceso porque se dedican a la maternidad. No ocurre mucho, pero ocurre", asegura. La propia Bengoa se confiesa sorprendida ante la baja participación femenina. "Me parece lamentable porque la producción contemporánea de la mujer es muy importante, ya hay una gran cantidad de muestras que incluyen a mujeres muy relevantes", asiente. 

No solo la maternidad interrumpe en ocasiones la carrera profesional de las mujeres: ellos y ellas también se desvían hacia otros procesos creativos fuera de las artes visuales. "En los primeros cinco años después de la universidad muchos se acaban dedicando a hacer paginas web, publicidad, orfebrería o joyas de autor… Se salían de las artes visuales. Como galería, era complicado representarlos. Por eso nos fijamos en artistas que tienen un tiempo de resistencia y han madurado un cuerpo de trabajo", aclara García Huidobro. 

A pie de calle, jóvenes aficionadas como Arantza Ozaeta, encuentran sorprendente una cifra tan desigual. "No quiero llegar a pensar que sea el filtro de las galerías, no me parecería justo", advierte esta estudiante de arquitectura que tiene muy claros sus gustos. "De las obras que hoy me han llamado más la atención, muchas estaban firmadas por mujeres. Si no la mitad, casi. No me parece que esas cifras sean una traducción directa de la actividad artística española". 

Hay 10 Comentarios

Las estadísticas son mucho peores. Ahora mismo en las universidades españolas se gradúan, casi, un 25% de hombres respecto a mujeres. Por desgracia, está claro que no se trata sólo de ARCO, sino que las galerías, los premios y las becas, tienden a recaer en hombres en una relación mayor que la inversa.

Es posible que la "inconstancia" sea un factor importante, ya lo dicen los galeristas, que sólo quieren invertir en quien tiene pasado y futuro y que ahí haya aún una diferencia educacional, o que las mujeres que estén saliendo de las universidades se estén dedicando a las artes aplicadas (conozco 10 veces más ilustradoras que ilustradores), pero en todo caso, sí que creo que hay que quitarse prejuicios de encima a la hora de valorar a los artistas, porque cuando ves una pieza NO TE PONES A PENSAR QUÉ TIENE NADIE ENTRE LAS PIERNAS.

Y no hablo de "pobrecitas están discriminadas, vamos a darles una oportunidad", como decía Juana Aizpuru, sino de ver más las obras y la carrera y menos a quien lo ha hecho.

(Eso sí, lo de utilizar el pseudo-freudianismo para decir que los hombres tenemos una necesidad de exhibicionismo como un pavo real, como han comentado por ahí arriba, me parece de una misoandria fuera de lugar)

De puertas adentro. Exhibir el trabajo no es acto que complace a una mujer. Al menos no con tanta intensidad como al hombre. Los etólogos tendrían sin duda algo que decir en relación a la necesidad de exhbirse masculina. Pensemos en los machos en las aves, en su colorido, comparado con la discreción de las hembras.

Por otra parte, los artistas de éxito lo son por los apoyos, por muchos apoyos que se van acumulando día a día. Los hombres artistas tienen con más frecuencia el apoyo de sus compañeras. Las mujeres artistas adolecen del apoyo de su compañero, o este apoyo no es el del carácter que facilita su avance. Y ¿dónde está la musa de la mujer artista? Lo dice una.

Velázquez, Ribera, Zurbarán, Goya o Picasso más o menos se pueden aguantar pero las que de verdad pintaban bien eran sus hermanas.

Pues sí son buenas no estarán en ARCO.

En ella lista publicada en este periódico de los cincuenta músicos o bandas más apreciadas por el público había tres mujeres entre 85 hombres. No tendrá que ver el hecho de que las listas las escriben hombres ? Desde luego en el mundo de la música popular las mujeres solo son cantantes. Las compositoras, que las hay y muy buenas no son valoradas de la misma manera

¿Es acaso otra mefistofélica perrería del patriarcado?

¿O no será más bien que cuando las mujeres dominan un campo nadie dice ni pío, pero cuando es al contrario siempre hay alguien que viene a dar la murga con la cantinela?

Este es un artículo gratuito, se cae por su propio peso; miren el número de conservadoras, restauradoras, gestoras en los museos, galeristas etc, es un mundo femenino en un 90%, quien está dentro lo sabe y lo conoce.
Y yo siendo hombre, puedo decir que fui discriminado por serlo en una casa de subastas internacional: "es que la chica que buscamos...."

Esta noticia es una tontería. Cada galerista, hombre o mujer, ficha a los artistas que creen que van a vender mejor, sin fijarse si se trata de una mujer o un hombre, con gafas o zurdo. No hay más lógica que la del mercado, ni más ni menos. Si vende, vende, y si no, no. Ahora bien, si mirais fuera del mercado, hacia el resto del mundo del arte, vereis que en las academias y facultades la gran mayoría de las estudiantes son mujeres. En museos y centros de arte europeos, las plantillas están formadas muchas veces en su mayoría por mujeres. En Holanda, por ejemplo, la mayoría de centros de arte, museos, galerías, academias, revistas, etc. están dirigidos por mujeres. Las mujeres tienen mucho poder en el mundo del arte, siempre que lo entendamos más allá del mercado.

Es un verdadero Síntoma la indiferencia a las mujeres artistas Españolas . Hay varias lineas misogenas en acción, se encubren y justifican incluyendo a alguna mujer de vez en cuando, pero es obvio que tanto la tendencia homoerótica como la machista se unen en extraña complicidad. Tanto mujeres como hombres se comportan de esta forma. La indiferencia , que se consolida como justa apreciación de las supuestas "mejores cualidades" de los artistas hombres versus la producida por las mujeres.También se las agrupa en torno a discursos estrictamente Feministas , para así seguir implementando su segregación y consolidando su "diferencia" ,evitando la creación de un contexto "normalizado mixto , realista y justo.

Existen numerosas artistas con talento aunque, son más visibles en los Salones Parisinos. En nuestro país todavía están tocadas por las culturas pasadas, y los posibles compradores especulativos, (no los verdaderos coleccionistas) son muy cautos, a la hora de adquirir. En cierta ocasión escuché un comentario revelador, "Este cuadro me gusta pero es una mujer la autora" le decía un hombre a otro mientras contemplaban una obra.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal