Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Ellas tampoco cuentan

Por: | 28 de febrero de 2014

image from http://aviary.blob.core.windows.net/k-mr6i2hifk4wxt1dp-14022811/d38cb35c-49d5-4b1d-840b-9382f1ccc2bb.png
Cristina Morales, por Javier González López

Imagínate que eres una mujer —o mejor, una escritora. Y que como escritora eres invitada a una mesa de escritoras para hablar del proceso creativo. Y que como mujer eres invitada a una mesa de mujeres. Para hablar de literatura, imagínate. Imagínate que eres literatura, y que como literatura estás en boca de los hombres, en las manos de las mujeres, entre los libros, entre los dientes. Imagínate que eres la sociedad y que necesitas justificar una mesa de literatura y que la literatura no basta pero tampoco la mujer, la escritora, basta.

Ahora imagínate que Cristina Morales (Granada, 1985) es escritora y está hablando en una mesa redonda, una Mesa de autoras, con un subtítulo y que ese subtítulo es 'Ellas también cuentan'. ¿Qué quiere decir también? Quiere decir que además de los hombres, las mujeres también escriben —son capaces. Cristina Morales es, imagínate, un personaje de ficción de la novela Los combatientes (Caballo de Troya, 2013), y como personaje, pero también como mujer y sobre todo como escritora, está intentando que en una mesa de literatura con un nombre poco literario no se hable ni de cuentos ni de libros ni de escritoras —se hable de mujeres, se hable de ese «también» tan molesto. Porque aunque es un también a priori inclusivo, a priori positivo, Cristina Morales va más allá.

image from http://aviary.blob.core.windows.net/k-mr6i2hifk4wxt1dp-14022811/c05ae887-8a54-45b2-9886-e1e6c7d133e0.png"No puedo hablar de la forma en la que abordo la escritura sin antes dilucidar la naturaleza de esta mesa. En primer lugar su necesidad, en segundo lugar su oportunidad, en tercer lugar y por último su denominación. Uno, ¿hace falta reunir a  tres mujeres para que hablen específicamente como mujeres sobre relato? Dos, ¿es oportuno convocar una mesa formada sólo por mujeres y moderada por un hombre cuando hace dos días esta misma feria acogió otra mesa sobre relato formada sólo por hombres y moderada también por un hombre? Tres, ¿por qué la mesa de hace dos días se llamaba 'Mesa de autores' y la presente se llama 'Mesa de escritoras', subtítulo, 'Ellas también cuentan'? ¿Por qué la denominación de la mesa de mujeres lleva subtítulo y la de hombres no? ¿Esta segregación responde a una elemental clasificación sociológica como es el sexo, igual que se habría podido seguir otro criterio como el económico, estableciendo, en su caso, una 'Mesa de autores con ingresos inferiores a 20.000 euros al añ'o y otra 'Mesa de autores con ingresos superiores a 20.000 euros al año', es decir, que esta mesa tiene aspiraciones estadísticas? ¿O responde esta segregación a una política de discriminación positiva porque en una única mesa formada por hombres y mujeres ellas no serían capaces de hacerse oír al quedar a la sombra del predominio de ellos? ¿O todo lo contrario, y esta mesa lo que pretende es romper una lanza a favor de lo políticamente incorrecto, tan censurado en nuestros días, y demostrar que si la segregación sexual funciona en el Opus Dei también funciona en la literatura? Mientras estas preguntas no sean respondidas, y a vista de lo mal que le va al género del cuento en España desde que desapareció la prensa periódica, propongo rebautizar esta mesa con el nombre de 'Ellas tampoco cuentan".

Olvida todo lo que has imaginado hasta ahora y vuelve a la realidad: Cristina Morales, cómicamente, plantea todas estas preguntas, una batería, una metralleta cargada de preguntas que se hacen las escritoras que, pobres, se reúnen para hablar de literatura y para dar el pecho a sus hijos y para tomar el café por las tardes y poder charlar tranquilamente de la vida, de sus maridos. ¿Es esto una exageración? Imagínate que no.

¿Qué se pretende en las mesas de literatura sin literatura? Del mismo modo que en las mesas de escritores jóvenes no se habla como escritores sino como jóvenes, en las mesas de discriminación (femenina) positiva literaria sirve para cualquier cosa menos para discriminar positivamente a la escritora —por otra parte, cuando hay superioridad masculina, en número, nadie utiliza esas dos fantásticas palabras que, unidas, parecen un regalo: discriminación positiva.

image from http://aviary.blob.core.windows.net/k-mr6i2hifk4wxt1dp-14022812/5c1937f9-ea0a-4a6d-a6a9-55c4e301315a.png
Cristina Morales, por Joaquín Puga

La discriminación positiva es discriminación, sin adjetivos, y sólo hace que darnos una palmadita en la espalda, en el mejor de los casos, o un motivo para seguir estando aparte, sin contar tampoco. ¿Qué pasa cuando nos alzan por encima de los hombres? Que priorizamos el tema equivocado, que premiamos mayor número de mujeres que de hombres y nos olvidamos de lo verdaderamente importante, el motivo de la reunión —en este caso, la literatura. ¿Qué ocurre con la discriminación positiva? Que está hueca, que quien la propone no hace sino realzar las diferencias, el sometimiento. ¿Por qué la sociedad considera que la mujer debe ser discriminada positivamente? Porque antes ha sido discriminada negativamente. ¿La negativa se soluciona con la positiva? No. Las escritoras no quieren mayor visibilidad que los hombres, pero sí mayor visibilidad.

Las escritoras no quieren nada que no le pertenezca ya al escritor, y no se cansa de buscar ese espacio que, seguro, tiene que haber para ella: no uno que está sobre el hombre ni a mitad, que esté al lado: que cuente también.

Es ahí donde se detiene Cristina Morales, en la infinita importancia de una palabra que desmonta el esfuerzo y el trabajo de tantas escritoras; es ahí donde Cristina agudamente pelea; Cristina Morales, el personaje de Los combatientes, la mujer escritora, la mujer que escribe, que ¡también cuenta! —la mujer con subtítulo.

Hay 9 Comentarios

Como mujer solo quiero espacio para hacer lo que me plazca: escribir, publicar, reunirme en mesas sobre literatura donde se hable de literatura, en mesas de educación donde se hable de...; en mesas de salud... etc. o sea un espacio para estar como un ser humano y no como parte de una minoría, aún cuando todavía alguien se preocupe mas por mi género que por mi inteligencia..

Empecemos por cuestiones más básicas, como una legislación vigente que establece distintas penas dependiendo exclusivamente del sexo de las personas implicadas. Y luego ya hablamos de autores, autoras, autoros, autrices, y lo que haga falta.

Entonces, según entiendo, deberían dejar de financiar el Festival "Ellas crean", ya que es discriminatorio y están desviando dinero de la Cultura para todos y llevándolo a favorecer a artistas y colectivos femeninos. ¿Eso es realmente lo que quiere la autora del artículo?. Por mí, estupendo, ¿dónde hay que firmar?. igualmente es injusto que alguien pague menos impuestos en razón de sexo, y así ha estado ocurriendo. Yo veo personas, no sexos.

Qué gracioso, borran los comentarios que no les gustan. Aquí la gente tiene derecho a publicar un artículo en ElPaís criticando algo, pero otros no. Eso es lo que yo llamo igualdad.

Repito el comentario que puse:

Estoy de acuerdo con lo que mencionas, pero ninguna de las dos (Jenn Diaz - Cristina Morales) rechazasteis publicar vuestros relatos en la antología "Última temporada" de Lengua de Trapo a pesar de que la selección respondía claramente a factores de género. A lo mejor ahí no interesaba defender la igualdad, ¿no?

Un saludo para el admin.

Fantasma del despacho 13, sacúdete la incredulidad porque esa mesa con ese afortunado nombre existió realmente. Las dueñas de los cojones de cuya existencia dudas fueron la Junta de Andalucía y la Feria del Libro de Granada en el año 2012. Vivan las hemerotecas: http://www.museosdeandalucia.es/culturaydeporte/museos/MCTGR/index.jsp?redirect=act_expo_ficha.jsp&tip=6&pagina=7&idActExp=8564

Sí, todo éso es verdad. Si se la quiere coger uno con papel de fumar. O ellas se lo quieren coger -lo suyo-... Hay un punto del relato que supera mis posibilidades de suspensión de la incredulidad: que hoy alguien tuviera c****** de montar una mesa con el título "Ellas también cuentan"... Antes de que me aburra de comentar hoy, quisiera afirmar tres cosas, que corresponden a mi convicción absoluta (por fantasmal que sea): I. Las mujeres ya lo tienen todo demostrado como escritoras; II. Hay una literatura masculina y otra femenina; III. Enlazando con lo anterior: ningún movimiento ni filosofía ni ingeniería social logrará que hombres y mujeres seamos iguales, ni falta que hace. Entre hombre y mujer hay una pequeña diferencia; ¡viva la pequeña diferencia!

Como escritora nunca he aceptado ninguna mesa "para mujeres", ningún regalo, ninguna excepción. Aunque las mujeres partamos como corredoras discapacitadas, el libro más vendido de los dos últimos años ha sido "El tiempo entre costuras". Vamos a por todas, yo ya he ganado tres premio literarios importantes y pienso seguir escribiendo sin muletas y sin ayudas institucionales.

La discriminación sea positiva, o negativa, siempre resulta nociva.
En una mesa literaria lo más lógico es, que se hable de literatura sin mencionar los géneros.

Mientras tengamos que contar cuántos hombres y cuántas mujeres hay y no contemos cuántas personas...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal