Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La mujer japonesa, solo un poco menos invisible

Por: | 04 de septiembre de 2014

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14090415/6f765bb9-4ba3-49b5-a060-8e7dcecb41e7.png
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, con las nuevas ministras Yuko Obuchi (Economía e Industria) y Sanae Takaichi (Interior y Comunicaciones), por Kiyoshi Ota (Bloomberg)

No es la paridad, pero sí un récord de presencia femenina en el Gobierno de Japón. El primer ministro, Shinzo Abe, contará con cinco ministras en el Ejecutivo, con lo que expresa una apuesta por una  parte de la población muy preparada pero muy poco visible en puestos directivos, también en la política. Tras este cambio, una cuarta parte de las 18 carteras gubernamentales está bajo mando de una mujer, aún por debajo del objetivo expresado por el primer ministro para que las mujeres ocupen el 30% de los altos cargos en todos los sectores de la sociedad en 2020, desde el 11% actual.

En uno de los países más avanzados del mundo, la mujer sigue relegada. Y, lo más chocante, su realidad no se refleja en los datos oficiales. Por ejemplo, en las estadísticas del paro. El 26% de desempleo español y el 4% japonés son "datos incomparables", según la japonesa Eri Nemoto, directora de desarrollo corporativo en Baker & McKenzie. “La falta de visbilidad de la mujer en estos registros se debe al bajo ratio de inserción de la mujer en el mercado laboral y a la diferencia de criterios en la definición de un parado”. En el país nipón no ponderan las horas trabajadas y consideran como una persona en activo a cualquiera que tiene un trabajo temporal. “Esta baja representatividad femenina se explica por causas culturales, históricas y sociales”, añade. Unos valores que chocan con sus avances tecnológicos, científicos y económicos.

Las clasificaciones de tipos de contratos laborales pueden llevar a confusión. En Japón se distingue entre los regulares e irregulares pero, al contrario de lo que pueda parecer, estos últimos no son los de la economía sumergida. “Son contratos temporales, de obra y servicio, ETT, jornada parcial y otros que, pudiendo ser indefinidos, tienen condiciones diferentes a otros trabajadores de la empresa en materia de remuneración, cobertura social o posibilidades de promoción”, detalla Nemoto. Todo esto conlleva un salario más bajo y son las mujeres las que, en su mayoría, los suscriben.

Image and video hosting by TinyPicDe un total de 54 millones de asalariados que hay en Japón, un 33% tienen contratos irregulares. “De estos, el 70% son mujeres”, lamenta la responsable del bufete de abogados, recordando las estadísticas del Ministerio de Hacienda de Japón y las del Ministerio de Trabajo entre 2010 y 2012. Aunque reconoce que bajo la Ley de Oportunidades del Hombre y la Mujer de 1986 se han desarrollado muchos programas de implementación, considera que no es suficiente para acabar con la desigualdad.

Frente a esta cascada de datos negativos, podría existir uno esperanzador. El Japan Fact Sheet indica que entre las personas con título universitario, las mujeres que encontraron empleo fueron casi un 10% más que los hombres pero Nemoto puntualiza estos números. “La lectura en este caso exige comparar horas de trabajo. Se podría dar la situación de que esas mujeres que hayan conseguido empleo trabajando muchas menos horas que los hombres”, explica.

En este tiempo han surgido numerosas teorías y opiniones para intentar buscar las causas que provocan esta situación de inferioridad a la mujer. La historiadora Masae Wada asegura que muchas japonesas recurren a las oposiciones públicas para no darse de bruces con el acoso sexual que sufren en la empresa privada. La escritora Amelie Nothomb, nacida en Japón y donde pasó su infancia, cuenta en su libro 'Estupor y Temblores' que la mujer es considerada un ser de segunda clase, es humillada y tiene pocas posibilidades de ascender.

Nemoto no corrobora ni confirma estas opiniones y confía en la llamada Abeconomía. La que está llevando a cabo el primer ministro Shinzo Abe. El pasado abril dijo que las mujeres son su recurso más infrautilizado y fijó metas específicas para aumentar su participación laboral. Un reto que lleva intrínnseco un cambio de mentalidad en un país tan desarrollado como tradicional.

Hay 7 Comentarios

Un reality le mostró a tres blogueras de moda cómo funciona la industria textil. http://cort.as/GWjy

Estuve con una mujer japonesa. Lo dejamos en 2004. La conocí en Canadá y se fue allí huyendo de su familia y de su país. Tenía 30 años, un trabajo temporal y, lo más importante, ni estaba casada ni tenía novio, así que su familia pretendía obligarla a casarse con un hombre que ella ni conocía. Se me rompieron los esquemas. Akiko es una chica guapa y con una educación excelente, políglota y a quien aquello desagradaba, claro, pero que veía normal en su país.

Ya que haces referencia a la mujer "invisible", me gustaría que algún día trateis el tema de las mujeres que pasamos los 50 y nos quedamos frustradas y deprimidas por pasar a ser "invisibles". Ya no nos mira nadie por hacernos mayores. Una pena que hay que saber llevar muy bien o te crea trastornos. Y es que cuando somo así: http://goo.gl/y6zZYP nos creemos las reinas del mambo y después llega la cruda realidad :-(

Si no voy errado, la Constitución Japonesa fue redactada por una mujer de USA después de la WWII. Mucho machito japonés no lo ha superado todavía. En cuanto al artículo, Japón debe ser el país asiático más machista del globo así que considero este gesto del Presidente Abe como un paso NO hacia atrás. Tampoco pretendamos que alguno de los país de Oriente Medio que aplique la 'sharia' respete al ¿sexo débil? de un día para otro.

Es una cultura milenaria y muy diferente a la nuestra, evoluciona a su ritmo aunque esta claro que la igualdad es la meta.

Primero: “La lectura en este caso exige comparar horas de trabajo. Se podría dar la situación de que esas mujeres que hayan conseguido empleo trabajando muchas menos horas que los hombres” ... ésta es la respuesta más plausible a la alardeada "brecha salarial" que se cacarea en España. Segundo, nada nuevo bajo el sol patrio: "muchas japonesas recurren a las oposiciones públicas para ..." garantizarse un salario fijo, pero insuficiente, una jornada laboral de mañana y un horario fijo. El espinazo que se lo parta otro.

Algunas naciones en su desarrollo excluyen la igualdad de género, si en este país empieza el cambio bienvenido sea, pues no concibo que en un país avanzado, se discrimine y existan jerarquías.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal