Un homenaje al “Weekly World News” y a toda la prensa de sucesos delirantemente extraños. Pero con una diferencia: todo lo que se cuenta aquí es rigurosamente cierto. Y si no lo es, por lo menos lo parece.

autor

Dr. Douglas S. Halfempty, Profesor emérito de la Universidad de Siracusa especializado en fenómenos paranormales. Reside desde hace años en Villanova i la Geltrú. Su mayor logro: descubrir la cara de Cristo en el socarrat de una fideuá. Desde entonces, es mejor persona.

secciones

archivo

octubre 2008

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

suscribete

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« La uña meñique de los tenderos chinos | Inicio | Los ladrones ninja no van al cielo »

El pinchazo del King Kong hinchable

13 septiembre, 2007 - 19:34 - EL PAÍS

King_kongEn 14 de abril de 1983, coincidiendo con el 50º aniversario de “King Kong”, la RCA instaló un gorila hinchable en lo alto del Empire State. Por aquel entonces, el Empire State acaba de perder (momentáneamente) el cetro de torre más alta de Nueva York, por culpa del World Trade Center, que se alzaba imponente al sur de Manhattan desde unos años atrás. Si el edificio quería recuperar su condición de símbolo neoyorquino frente a las advenedizas torres, RCA trataba de impulsar un nuevo soporte de imagen, cuya trayectoria llegó tan lejos como el propio simio inflable: el láser-disc.

Pero los actos de reivindicación del edificio fueron en el mejor de los casos deslucidos y en el peor, un completo desastre. Unos presuntos ratones agujerearon las axilas del mono, de modo que el muñeco perdía gran parte del aire que le insuflaban y era incapaz de permanecer erguido, como su antecesor/maqueta de medio siglo atrás. Por si fuera poco, la del 83 fue una primavera especialmente ventosa en Nueva York, de modo que el incarnator de King Kong permaneció varias semanas colgando del rascacielos a merced del viento, más como lo que era –un pelele de goma- que como el imponente simio que pretendía emular.

King_kong_on_empire_state_2

Esto lo cuenta Enric González en “Historias de Nueva York”, un libro que usted debería leer.

Comentarios

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54edccd358833

Listed below are links to weblogs that reference El pinchazo del King Kong hinchable:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal