Un homenaje al “Weekly World News” y a toda la prensa de sucesos delirantemente extraños. Pero con una diferencia: todo lo que se cuenta aquí es rigurosamente cierto. Y si no lo es, por lo menos lo parece.

autor

Dr. Douglas S. Halfempty, Profesor emérito de la Universidad de Siracusa especializado en fenómenos paranormales. Reside desde hace años en Villanova i la Geltrú. Su mayor logro: descubrir la cara de Cristo en el socarrat de una fideuá. Desde entonces, es mejor persona.

secciones

archivo

octubre 2008

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

suscribete

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« Ciudad Cerda | Inicio | Top cinco: Resurrecciones de lo más seculares »

El peligro de confundir un maniquí con una muñeca hinchable

21 enero, 2008 - 14:43 - EL PAÍS

Doles Un maniquí no es una muñeca hinchable. Esta verdad no es tan evidente como pareciera para todo el mundo. Por ejemplo para un ciudadano inglés que compró un maniquí por Internet y cuyo miembro viril quedó atrapado en un agujero del muñeco mientras intentaba darse placer egoístamente. El infeliz cliente llamó indignado a Displaysense y pidió la devolución del importe, después de que “una parte de sí mismo”, en sus propias palabras, quedara atrapara en un agujero de 24 mm. de diámetro, lo que nos da una pista del calibre de esa “parte de sí mismo” del desdichado.

Los directivos del fabricante de maniquíes se plantean ahora incluir un aviso en su página web que frene a potenciales clientes de utilizar las muñecas para otros fines que no sean estrictamente lucir las prendas en los escaparates. “No hay nada en nuestro catálogo que indique que los maniquíes puedan usarse para objetivos adultos”, afirma con recato un afligido directivo de la firma.

El usuario, natural de Doncaster, consiguió liberar su pene con unas tijeras aunque el plástico era tan duro que estuvo a punto de llamar a los bomberos. Una vez liberado del doloroso trance llamó al servicio de atención de Displaysense para exigir la devolución del importe del maniquí.

Es bien sabido que la vida sexual de los británicos es más triste que una película de Isabel Coixet. Recientemente un escocés fue juzgado y condenado por beneficiarse a su bicicleta en el cuarto de un hotel.

La noticia original.

Diez perversiones sexuales extrañísimas.

Comentarios

El artículo vale la pena leer, me gusta mucho y que compartió la información en este post es muy útil. Gracias por compartir un mensaje maravilloso.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54feaa9d38833

Listed below are links to weblogs that reference El peligro de confundir un maniquí con una muñeca hinchable:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal