Un homenaje al “Weekly World News” y a toda la prensa de sucesos delirantemente extraños. Pero con una diferencia: todo lo que se cuenta aquí es rigurosamente cierto. Y si no lo es, por lo menos lo parece.

autor

Dr. Douglas S. Halfempty, Profesor emérito de la Universidad de Siracusa especializado en fenómenos paranormales. Reside desde hace años en Villanova i la Geltrú. Su mayor logro: descubrir la cara de Cristo en el socarrat de una fideuá. Desde entonces, es mejor persona.

secciones

archivo

octubre 2008

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

suscribete

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« Diez años por reírse del ciclista al que mató | Inicio | Top diez: muertos de risa »

La mujer, esa gran desconocida

30 enero, 2008 - 11:18 - EL PAÍS

Mujer_300 "Tú, esa desconocida", escrito por Patricia Snow en 1971, fue publicado en España en 1976, pues es probable que cinco años antes muchas de las ideas aquí expuestas (y que ahora leemos con profunda condescendencia) no hubieran sido de recibo. En efecto, este manual, dirigido a todas las mujeres sin excepción, tiene como objetivo lograr la felicidad a través de una progresiva autonomía intelectual. Y, si hiciera falta, por la independencia material.

La tesis, que derrocha complicidad, se podría resumir en la siguiente frase: “Es normal que tú, mujer,  no tengas ni la más remota idea de quién eres pues te has pasado la vida dedicada a los demás, como todas.”. Cónchale.


Este “no saber quién soy” provoca confusión en las féminas, quienes en vez de sincerarse y afrontar la terrible verdad, se engañan para no frustrarse: “Estoy encantada siendo dependienta. Hubiera sido demasiado trabajo hacerse secretaria”.

Muy didáctico y poblado de sabios ejemplos, “Tú, esa desconocida” presenta los casos de Paquita, Ana, Eva, Begoña, Pepita y muchas más mujeres cuyas historias ayudan a la lectora a identificarse y así poder resolver sus dudas. En general todo comienza cuando las susodichas se enamoraron de sus jefes (no sabemos por qué).

Mujer_300_dentro ¿Qué es una mujer?

Es la primera pregunta que se hace Snow y que responde con una frase llena de misterio: “La vida de una mujer transcurre a través de la niñez y juventud hasta llegar a la madurez y a la vejez”. Sin embargo, tras la lectura uno se queda con la idea de que la mujer es un ser propenso a la frustración, a la depresión, quejica, incómodo, desesperado y agotado.

¿Quién eres tú?

El primer paso para asentar las bases de la felicidad y ser tú misma, Snow lo resume en una frase portentosa: “La próxima vez que tu marido quiera que vayas a un partido de fútbol, ve, pero llévate algo para hacer punto. De esta forma demostrarás que te gusta estar con él si así lo quiere, pero no puedes aparentar por el juego un entusiasmo que no sientes”.

¿Cómo te ves a ti misma?

Tienes que aceptarte tal como eres: introvertida, divertida, perezosa, criticona, etc. No busques la aprobación de los demás y haz cosas que te motiven y te hagan sentir bien, como Antonia: “Antonia siempre había tenido la sensación de poseer una voz agradable para el canto […] Intentó formar parte del coro de la iglesia y fue aceptada.” Ahora, Antonia es feliz.

¿Cómo te ven los demás?

Las mujeres no se dan cuenta de lo mucho que hablan para no decir nada, además no dejan de pedir perdón, de sentirse culpables y de quejarse. En resumidas cuentas: las mujeres son retorcidas. El consejo de Snow es radical: “vive y deja vivir”.

Mujer_200 ¿Te aburre ser ama de casa?

El aburrimiento del ama de casa o “Síndrome de la esposa cansada” se manifiesta cuando una mujer le aburre profundamente lo que hace cinco años le parecía fascinante: cuidar de su marido e hijos. Es totalmente natural, “Todos necesitamos variedad: por mucho que te guste la tarta de queso, si no pudieses variar de comida, llegaría a producirte náuseas.” Hay pues que buscar romper la rutina, como por ejemplo formar “un moderno círculo de costura” con las amigas.

El hábito de preocuparse

La mujer se preocupa por cualquier cosa sin entender cuáles son sus verdaderos temores que no son otros que la pérdida o la separación de los seres queridos. Esto la lleva a vivir en constante tensión y encima el rostro se les arruga de manera indeseable pues “la preocupación, la ansiedad y el descontento producen algunas de las arrugas más marcadas, así que procura que otras expresiones más felices den vida a tu cara”.

La adaptación a los cambios

Para afrontar los cambios la mujer tiene que hacer un plan de vida sujeto a modificaciones y no estático, y seguir el ejemplo de la mujer de “Larry Rogers, quien después de 22 años siendo veterinario decidió que quería ser estibador portuario y a pesar de que los ingresos eran menores, su esposa lo respaldó totalmente”.

Vive a tu manera

 La gran obsesión de Begoña era hacer algo con el techo de la cocina. “Quiero que sea rojo”. Amalia y Elena, que tenían techos blancos la miraron con sorpresa”. Pero Begoña lo pintó de rojo, porque “las únicas personas que no cometen errores son aquellas que no hacen nada”. Así que, mujer, arriésgate.

La búsqueda de la felicidad

Si sigues todos estos consejos, serás feliz. Pero ante todo, sentencia Snow, “tienes que estar agradecida con la vida".

Mujer_grande_2





Comentarios

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ffb20438833

Listed below are links to weblogs that reference La mujer, esa gran desconocida:

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal