Lobos con piel de cordero

Por: | 20 de septiembre de 2010

Grinderman 2
A sus más de setenta años Tessa Hubble es una mujer que intenta mantenerse al día. Para sorpresa de su nieto, actualiza regularmente su perfil en diferentes redes sociales y carga su carro de la compra en Amazon. Sin ir más lejos, esta misma mañana Tessa se ha pasado una tienda de discos del centro de Madrid para preguntar por un par de reediciones en vinilo de clásicos de Pink Floyd y Jimi Hendrix.

Después de charlar un rato con el dependiente sobre Captain Beefheart, se ha interesado por el nuevo disco de Grinderman que atronaba en el hilo musical del establecimiento. Dejándose llevar por su instinto, se ha llevado una copia y es posible que ahora mismo esté leyendo estas mismas líneas mientras el disco suena en el salón de su casa. Pero dejemos por un momento a Tessa y centrémonos en lo que está escuchando…

Una vez asumido como lo que es -un proyecto paralelo y válvula de escape para los delirios rockeros de Nick Cave & The Bad Seeds- Grinderman regresan algo más comedidos en esta nueva entrega. Si en el furioso debut homónimo del grupo Cave tomaba las riendas con vehemencia rockera y libidinosa, en Grinderman 2 se deja llevar por un espíritu más reposado, que nos lo devuelve en un (aparentemente) inagotable estado de gracia.

Junto a sus inseparables escuderos Warren Ellis, Martin P. Casey y Jim Sclavunos, Cave se saca del peluquín una ristra de canciones que no desentonarían demasiado en el último disco de los Bad Seeds. A pesar de ello, el subterráneo sentido del humor y la inteligente ausencia de pretensiones autorales le sientan más que bien al disco; porque de lo que aquí se trata es de sudar y aullar, aparcando para mejor ocasión coartadas literarias y estéticas sombrías.

En las entrevistas promocionales ya se anunciaba un desvío hacia latitudes más psicodélicas y hasta industriales. Y a juzgar por el torrente de euforia eléctrica desatado en “Mickey Mousse and the Goodbye Man”, “Worn Tamer” y "Heathen Child", cuando Ellis describió el resultado como un cruce entre Sly Stone y Amon Düül no estaba del todo de broma. Una agradable sensación que se prolonga con “Evil”, poderosa y divertida relectura de las constantes temáticas de la banda madre, en la que se toman un poco a coña marinera el Antiguo Testamento a golpe de gospell lascivo y alcohólico. 

Pero mucho ojo, amigos; porque esto no quiere decir que los Grinderman sean un chiste, ni mucho menos un capricho presuntuoso de rock star endiosado. Puede que la divertidísima salida de tono del videoclip firmado por el cineasta John Hillcoat (colaborador habitual de Cave y Ellis en las muy recomendables The proposition y The Road) pueda llevar a engaño, pero su desmitificadora y cachonda visión del Olimpo rockero es tan coherente como reveladora de las verdaderas intenciones del grupo.


Aun así, Cave y sus secuaces aciertan a colarnos entremedias suculentas muestras de su mano para los medios tiempos, dando margen al oyente para coger aliento entre tanto azote electrificado. La primera de ellas es "When My Baby Comes", un remanso de violines y guitarras sucias a medio camino entre The Dirty Three y los Bad Seeds de The Abattoir Blues / The Lyre of Orpheus (2004). Mención aparte para “What I know” y “Kitchenette”, en un registro cercano al blues aguardentoso patentado por Howlin’ Wolf.

Cuando se ponen esplendidos todavía tienen tiempo de facturar ingenios acústicos, enjundiosos y juguetones como “Palaces Of Moctezuma” (exorcismo en clave sureña a mayor gloria de Miles Davis, Marilyn Monroe, JFK y Steve McQueen) o servirnos en bandeja “Bellringer Blues”, un broche neblinoso y canalla que hace palidecer de envidia a los últimos Primal Scream.

Así dicho, parece fácil; y es lo que precisamente los hace grandes. Lo mismo que a la Sra. Hubble. Me pregunto si a ella también le habrá gustado.

Hay 9 Comentarios

Swmpmn, éste es un disco que requiere de sentido del humor para que funcione y para eso uno ha de entrar en el juego que se nos proponen Cave y compañía. Pero aún asi me sigue pareciendo algo más que un mero divertimento.


Beasts of Bourbon juegan en otra liga pero, la verdad y sin ánimo de ofender, hace tiempo que se han convertido en una parodia de sí mismos; al menos, en directo.


Piensa también en los Gallon Drunk colaborando en el último disco de la Lunch, "Big Sexy Noise"... Eso si que es una chachada y de las flojas, flojas.


Un saludo!

Joer, llevo 5 temas y hasta ahora me parece una chachada de disco que no tiene nada de nada...con todos los respetos...parece que quiere meterse en el sonido garajero y de rock´n´roll salvaje, pero creo que fracasa hasta el punto en que a éstos los Beasts of Bourbon se los meriendan en un ratito y sin despeinarse.

Pues efectivamente, Buenas Noches: a la hora de pinchar el catálogo de Mute suele estar muy presente en mi maleta.


Por otra parte, la noticia que nos aporta el amigo Tortu ya se veía venir hace tiempo. Os recuerdo que, sin ir más lejos, el año pasado Touch & Go se veía obligada a echar el cierre.


http://kingoftheapes.wordpress.com/?s=tocado+y+hundido

Mute Goes Indie Again.

"EMI Music and Mute found Daniel Miller have reached an agreement over the future of the label, which will once again be independent - albeit with a label services deal with EMI, who will also take a minority stake.

The label specializing in alternative and electronic acts launched in 1978 in London. It signed acts including Depeche Mode, Moby, Goldfrapp, Nick Cave and the Bad Seeds, Erasure and Richard Hawley. EMI took control of Mute in 2002 in a deal worth £23 million ($33 million at May 2002 exchange rates). Miller continued to lead the label globally.

Eight years on and Miller and the major have reached a preliminary agreement, whereby EMI will support Miller in the launch of a new independent label that will carry the Mute brand name.

Miller's new label will resemble the old one in many ways, as it is licensing the Mute trademark. EMI is also licensing part of the existing Mute back catalog to the label, including Nick Cave and the Bad Seeds, Grinderman, Yeasayer, Erasure, Andy Bell, Liars, Polly Scattergood and A Place To Bury Strangers."

Mas: http://www.billboard.biz/bbbiz/content_display/industry/e3ied4f9346f54dc08e8228a96612bf68ef

Qué alegría leerle de nuevo, sr. Bizarro. Y supongo que, haciendo justicia y cumpliendo con su apellido, resulta que se atreve con algo tan difícil como el músico que aborda. Cave así lo siento. Tan complejo que es de extraños y así olvido el seguir caminos como los marcados con respecto a Moore, citado más abajo.

Es o ha sido tarea de sello porque Mute ha apostado por valores curiosos; Laibach, Cave, Adamson, Blues Explosion, Butthole Surfers, -unos Buzzcocks que aún dan caña en vivo-, Can, Cabaret Voltaire, Chris Carter de (Chris and Cosey, de Throbbing Gristle), D.A.F. , Nitzer Ebb y un largo etcétera. Qué grande estampa esta que ha ido acuñando a unos y a otros hasta hacerse grande.

En fin...que la alegría se ve acompañada de un enorme consuelo.

A pesar de ello, le imagino 'pinchando' a los que adjunto.

Saludos

Amigo Tortu:


Todos sabemos que la gente de Wire no destaca precisamente por su sentido del humor, asi que no es de extrañar que a la señora Power se le haya atragantado el disco. Acusar a Grinderman de facturar un álbum repleto de tópicos rockistas y machistas o acusarles de ser un puñado de viejos verdes que se van de graciosos me parece excesivo e injusto.


El disco cuenta con un puñado de buenas canciones y un sonido feroz. Las letras son divertidas y causticas y hay (mucho) de autoparodia, pero sin caer nunca en la payasada. ¿Qué menos podemos esperar de gente tan elegante, sobria y solvente? Lástima que la Power no pueda quitarse de la cabeza el pedo nuclear del videoclip... pero a estas alturas no le podemos pedir más (ni menos) a un buen álbum de rock.


Por cierto, un par de curiosidades... Está previsto que vea la luz en fechas próximas una edición del single, "Heathen Child", incluyendo un punteo de guitarra de Robert Fripp. Y por si fuera poco, un maxi de remezclas de la mano de Andrew Weatherall y otros.

En la Wire Nina Power le da un palo fino.

Cierto es, Zelda. Error subsanado. Un saludo!

el nombre es Jimi Hendrix y no Jimmy Hendrix

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal