El medio oeste y el otoño macarra

Por: | 11 de noviembre de 2010

Salem El otoño se ha puesto macarra. Tres de los discos que sobresalen (por diferentes motivos) en las últimas semanas en la escena electrónica nacen de un contexto, inventado o real, de gueto, delincuencia, drogas y talego. Además, dos de ellos proceden de un renovado medio oeste americano (que también acaba de alumbrar el The age of Adz de Sufjan Stevens). Los tres señalados son DjNate, Salem y DieAntwoord. Los dos primeros van en serio. Sus problemillas con la droga y la justicia son manifiestos y su propuesta musical es una de las referencias del año. El tercero es un cachondeo, pero bastante cuidado y divertido, la verdad. 

Salem son tres personajes (John Holland, Heather Marlatt y Jack Donoghue) de Michigan a quienes imaginas conduciendo una pick up por algún camino de tierra o disparándole en una tarde de invierno en un descampado a unas latas de cerveza vacías con una escopeta. Holland, por ejemplo, era heroinómano y compaginaba alegremente su curro de gasolinero con el de chapero. Su EP de debut se llamaba Yes, I smoke crack. Y en directo, aunque parece que les quieren en los principales festivales españoles (y ya les tienen), dan fe de esas aficiones. En el concierto que dieron en el último South by Southwest, la mayor feria de ganado musical del mundo, la liaron parda con una actuación desastrosa que no ha hecho más que acrecentar su leyenda de malditos. A ver qué hacen cuando vengan aquí. 

Pero más allá del contexto y de ese nombre tan vinculado a la brujería (el video de Asia es una mezcla de El proyecto de la bruja de Blair y una noche de caza con los cachorros del Ku Klux Klan), han hecho un disco impresionante. Una especie de My Bloody Valentine electrónico y ralentizado (lo-fi, no, lo siguiente) que pone la piel de gallina (aunque es muy probable que a muchos les parezca una cutrez sonora, y punto). Como escribe en un comentario uno de los lectores de la revista online Playground, podría decirse que suenan como si al walkman se le estuvieran acabando las pilas.

 

 Muy cerca de ahí, en Chicago, y parece que pasando alguna temporada entre rejas, anda DjNate (de ahí también viene el último disco de SufjanStevens, artista por el que también suspiran ya los festivales barceloneses para este año). Al chaval le han editado un disco recopilatorio (Da track genius) de los minitemas que había ido lanzando por Internet. El sonido es otra vez sucio, macarra y sencillo. Esta vez el asunto está emparentado con el hip-hop y con las voces aceleradas de Burial. El invento se llama juke y  muchos han visto en él una especie de redención del house de suburbio de Chicago. 

A los surafricanos DieAntwoord, en cambio, no hay que tomárselos con ninguna solemnidad renovadora. Ellos son esa broma que fue cogiendo cuerpo y carrerilla viral (ya tienen ocho millones de entradas en Google y 150.000 fans en Facebook) y se ha transformado en un proyecto por el que se pelean los festivales de medio mundo y del que Interscope ha editado el primer disco ($0$). Estos tres surafricanos irrumpieron hace medio año en Internet con una especie de parodia radical del házlo tu mismo en la que aparecían como tres amigos del gueto de Ciudad del Cabo prototípicos del White trash que producían un sonido rap/rave del que enseguida se enamoró Diplo (también les produce algún tema). Lo mejor es navegar un poco por su cuidada web para ver los videos y escuchar el disco entero. Aquí abajo, a su manera, se explican un poco.

 

Waddy Jones, el líder de esta divertida frikada, es un conocido artista surafricano que ya había liderado otros proyectos de hip-hop. Esta vez se ha unido su novia, Yo Landi Vi$$er y el supuesto cerebro detrás de los beats, DjHi-teck. Para acabar de rematarlo, cuentan con la colaboración de DJ LeonBotha, un artista de 24 años superviviente de Progeria, una enfermedad que provoca un envecimiento prematuro deformando completamente el cuerpo y limitando la esperanza de vida a unos 13 años. Los videos que circulan en la Red, donde explican de qué va todo el asunto, son una maravilla hecha, claramente, por alguien que no creció en el gueto. El disco ha recibido críticas bastante dispares: Playground y Jenesaispop, más de un 7; Pitchfork, un 5,5. Pero estos últimos, que también son de Chicago, se lo toman todo siempre muy en serio. Como cuando puntuaron a La Oreja de Van Gogh con un notable (aunque lo hayan borrado ya de su hemeroteca).

Hay 1 Comentarios

Lo primero podria ser el lado mas oscuro de M83, el segundo parece una secuela de un video de Aphex Twin.. ; )

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal