La noche de los muertos vivientes

Por: | 23 de noviembre de 2010

Aunque, en cierta forma, el revival es un género (o más bien un "para-género") que siempre ha estado presente en la vida musical de occidente, su auge empieza a ser un poco desesperante. Viendo el exitoso concierto que Eli “Paperboy” Reed ofreció en el Kafe Antzokia bilbaíno el pasado jueves, me quedaron claras un par de cosas. La primera, que a la gente le encanta, algo irreprochable. La segunda, que las “bandas tributo” empiezan a tener muchas formas, incluyendo la de los revivalistas que, a partir de la mera imitación, reciben la atención de una nueva estrella .

Todo esto tiene que ver, muy probablemente, con la falta de ideas o cosas que decir por parte de la industria musical y con la necesidad de encontrar lugares comunes en el inconsciente colectivo de la música popular. La cuestión no tiene que ver con que lo hagan bien o lo hagan mal. “Paperboy” Reed es un vocalista asombroso, eso es innegable, pero su cercanía con Sam Cooke, James Brown, Otis Redding o Al Green, va mucho más allá del homenaje o la inspiración. Si sólo fuese su voz, no sería tan llamativo (James Hunter, mismamente, es un imitador de Cooke que en directo rodea su voz de un contexto algo menos mimético), pero cada tema y cada arreglo son calcos de aquel soul de los 60, lo que acaba derivando en una música divertida, pero sin ningún espíritu. Un karaoke de lujo o una verbena de categoría. Válido como espectáculo; puro cartón piedra en el plano musical.

EliPaperboyReed

Esta música tiene sentido, en todo caso, en directo, pero en disco pierde casi cualquier justificación. ¿Quién puede querer escuchar una imitación pudiendo escuchar a Sam Cooke o a Wilson Pickett? Es cierto que nunca volveremos a ver a James Brown en concierto y que pocos pueden decir que hayan hecho lo propio con Marvin Gaye, con lo que la actuación en directo queda relativamente justificada pero, ¿qué sentido tiene el disco de Kitty, Daisy & Lewis o lo nuevo de Imelda May, por ejemplo?

Hay diferencias, por supuesto: si uno ve en directo a Imelda May se encuentra un revival digno capitaneado por una vocalista carismática y extraordinaria mientras que, en un concierto de Kitty, Daisy & Lewis, uno asiste a un espectáculo lamentable de un pseudo-hype, cuya principal atracción son unos jovencitos disfrazados que no saben ni tocar. La cuestión es que, la industria musical, aparentemente incapaz de colmar al aficionado con nuevas propuestas (¿o es que no quiere arriesgarse?), avala como nuevas algunas que, en realidad, no son sino “bandas tributo”. Cantan como X, tocan como X y se visten (disfrazan) como X; y ahí acaba su interés. Y al igual que ocurre con el soul o el rockabilly, ocurre con casi todos los géneros.

KittyDaisyLewis

La explosión revival que hubo en los 80 era otra cosa. Muchas bandas (algunas conocidas, otras olvidadas) se dejaron infectar por rasgos, sonidos y formas de vestir provenientes de los años 50 y 60, pero supieron seguir perteneciendo a su propia época y mezclar sus influencias con lo que ocurría a su alrededor. Si uno escucha a los Stray Cats, a los Long Ryders, los Beat Farmers o a Jason & The Scorchers, puede percibir la comunión entre la música que les inspiraba y la de su propio tiempo.

Como ellos, ha habido (y siguen apareciendo) decenas de grupos y solistas que podemos considerar revivalistas, pero aportan algo a la escena musical. Me vienen a la cabeza nombres como Heavy Trash, The Black Keys, Blitzen Trapper o Southern Culture On The Skids, por ejemplo, y todos ellos han sacado disco recientemente. Músicos que beben del pasado y viven en el presente, y que hacen de sus influencias una inspiración, no algo a copiar a rajatabla.

Las célebres frases de “fulanito toca como”, “canta igual que” o “suena idéntico a” encierran un anhelo comprensible, en principio, pero también una gran mentira. No tiene nada de malo disfrutar de ello, como no tiene nada de malo disfrutar con cualquier película palomitera para pasar la tarde. Eso sí, de ahí a situarlo en el mismo plano de propuestas mínimamente nuevas, hay un trecho.

Hay 26 Comentarios

No entiendo nada, ¿imitadores? ya lo de James Hunter me has matado,¿ imitador? Si ha sido su guitarra durante años, y su estilo no tiene nada que ver... en realidad sabes de algo o dices lo que les en la Mondo.

Sufres del típico caso del moderno con síndrome bipolar, dirás que sus primeros discos son buenos, como ha fichado por Warner no merece el respeto como artista y compositor que recibe... claro.

¿Has escuchado su primer disco? Ese disco NEGRO, por sonido y estilo... o solo hablas de que has ido a un concierto y poco más.

Madre mía, cuánta chorrada ¿Pero os habéis leído el puto artículo? Lo que es fácil es descalificar acusando al personal de "moderno"... Yo también estuve viendo a Paperboy, fui superilusionada, sin prejuicios, con ganas... y salí de allí muy decepcionada, no me lo creí y el tío no me transmitió nada de nada, a pesar de su magnifica voz.
Por cierto, las bandas que se mencionan son cojonudas. Aquellos que pensais que se está tirando el rollo con bandas "desconocidas" podríais escucharlas y así notareis la diferencia...

Ayer estuve viendo a Osaka Monaurail en el Kafe Antzokia de Bilbao y estuvo genial. Si podéis ir a verlo no os lo perdais.
Zaindu.

¿Desde cuando un disco necesita una justificación?

El moderno es un lobo para el moderno.

Vaya tonteria... Entonces, según tú, no existen los generos puesto que sólo los pueden usar aquellos que lo iniciaron... En la actualidad, entonces, sólo podríamos escuchar hip hop o a lady gaga... Lo demás son copias e imitaciones de tiempos anteriores....

Una cosa te gusta o no te gusta, independientemente de su tiempo y forma. No tiene sentido crear una razón tan argumentada para decir que algo no te gusta. Lo escuchas y si te entrán ganas de bailar, te gusta y si no, no, punto!

Eli? Bueno, su música es buena, la escucho y me entran ganas de bailar y se me pone una sonrisa de oreja a oreja.... pero no, no me gusta, es un imitador de bla bla bla... Vaya tonteria!!!

No nos quejemos de que el soul haya vuelto a levantar la cabeza.Imagínate un revival de chicas feas con granos imitando a María Jesús(Si.La del acordeón).O q te encontrarás por la calle pandilleros y poligoneros imitando a un joven Julito Iglesias...Demos gracias por los dones recibidos y recemos pq el cielo (en forma de culo con tanga de Monserrat caballé,no se desplome sobre nuestras cabezas.He dicho.Gabba-Gabba Hey.

No es tan difícil ser original. Uno siempre empieza imitando a sus héroes y, insistiendo, acaba haciendo algo nuevo. Otra cosa es que sea bueno. Creo que la gente que se queda en la copia tiene el mérito de detener la evolución natural de un músico. Que no es decir mucho.

Vi hace año y medio a Eli y pensé exactamente lo mismo que se dice en la crítica. Y no es cuestión de aferrarse a estilos, sino de darles un toque personal. Y eso eché en falta cuando pasados 20 minutos de sudor y botes, ya todo me parecía una (muy buena) fotocopia. Cosa que no me pasa, por ejemplo, con Richard Hawley (al que he visto ya 3 veces en directo), al que podría acusarse de agarrarse a un estilo, una época, y Roy Orbison.

A mí tampoco me gusta la propuesta de Eli, pero no hay que ser tan fundamentalista,, hombre. .. Efectivamente el SOUL está de moda y como tal pasará. Aprovechemos el momento y disfrutemos de conciertos, publicaciones, reediciones de discos, etc. Peace and Love, brothers....

Fue un conciertazo, si no le conociera ni Dios y le hubieras visto en un garito de mala muerte de Memphis le pondrías por las nubes. Yo desde luego lo último que veía en escenario era un muerto viviente.
Hacer buena música estrictamente ceñida a un género es tan difícil como hacer buen cine de género, anda que no hay bandas de, por ejemplo, estilos jamaicanso que huelen a verbenilla y lo digo como enamorado del ska y el reggae.
La ecuación es sencilla, CANCIONES + SONIDAZO = BUENA MIERDA, sea el estilo que sea. Sólo que como es Soul y no rock llama más la atención y siempre sale algún SNOB a tirar con posta lobera.
Por lo demás, coincido en que había demasiado palmero en el Antroki y poco espacio para bailar a gusto como exigía lo que sonaba en el escenario.

Acepta que hace casi dos décadas que vivimos en plena postmodernidad. Revisitación de géneros pasados, fin de la originalidad, pastiche, etc. Y no me quejo. Ser moderno es agotador, una zanahoria siempre un poco más lejos, y ser "auténtico"... eso, por suerte, ya nadie sabe qué es. Lo único malo es que nos quedamos bailando a solas con la lógica del mercado... pero eso es algo que sobrepasa lo musical.

Moderno tú.
No, moderno tú.
Que no! Moderno tú!!
Moderno tú!
Tú.
Tú.

Te aseguro que si vivieras en un pueblito sin conciertos y sin posibilidad de viajar TE MORIRÍAS por un concierto de Eli. Vale, no canta como Al Greene, y qué? Si todos los que no cantan como Al Green no cantaran simplemente no saldrían discos. Entonces estaríamos contentos. Yo mismo prefiero descubrir a algún desconocido grupo Northern Soul antes de comprarme el disco de Eli (y por mucho que uno escuche y escuche nunca llegará a conocer todo el material de los '60 que hay) pero eso no significa que Eli y otros como Sharon Jones no lo hagan muy bien. Estamos todos de acuerdo en que esta es una nueva moda pero bueno, mejor esta que otras, no? Creo que hubiera sido más acertado un artículo que analizara el por qué de esta moda (al no ser un experto la única que se me ocurre es Internet).

Me parece a mí que estás pecando de modernillo.
Resulta que Eli o Imelda son meros imitadores, pero Blitzen o SCOTS no.
¿No será que te invade una absurda necesidad de criticar lo que se pone de moda o goza de cierto éxito comercial?

Yo no lo veo así. El soul, el rockabilly, el garaje, el ska, etc. son músicas de género. Las formas de expresión musical de esos géneros quedaron fijadas en un momento histórico determinado y no han seguido evolucionando. Quien quiera interpretar esas músicas tiene necesariamente que ceñirse a las convenciones del género o de lo contrario de saldrá de él, y esto no es revivalismo, es autenticidad. Las músicas de género tienen un auge extraordinario en la actualidad porque Internet tiene la virtud de congregar a sus aficionados y generar nuevas audiencias entre un público joven al margen de las campañas de marketing de la industria musical, y esto es lo que no tiene precedentes en épocas anteriores a la actual. Sin embargo este fenómeno puede convivir perfectamente con la innovación. Tal vez lo que haya faltado en la música de los últimos 20 años haya sido la creación de géneros novedosos, identificables y con un número significativo de aficionados, pero esa es otra cuestión de la que habría mucho que hablar para analizar sus causas.

por ahí tienen razón
demasiada cotorra
habría que desplumar a todas
que asco de murmullos

Es verdad que Eli tiende mucho a imitar el soul sesentero pero, ¿y qué? A mí me gusta. Estuve en el concierto que dio aquí, en Bilbao, y salí con la adrenalina por las nubes. Aunque he de dar la razón a Hobbit, la gente no callaba (especialmente un grupo de cotorras que tenía detrás, vaya gallinero). Me gustaría saber cuántas de esas personas han pagado por ver el concierto, y cuántas han sido invitadas.

Por cierto, el tema "Pick your battles" acompañado únicamente por el trompetista me encantó. ¡Grande Eli!

Algo de razón tiene......, pero no deja de ser una vieja pose snob, sobre todo si se acompaña de nombre de grupos que casi nadie a oido.

"Esta música tiene sentido, en todo caso, en directo, pero en disco pierde casi cualquier justificación" Lo has entendido pero no te has dado cuenta :-P Son espectáculos creados para la escena en directo, que graben o no discos, es anecdótico, tampoco van a vender demasiadas copias...

Yo estuve en Eli Paperboy Reed en Bilbao y Arcade Fire en Madrid. Eli Paperboy Reed me da la sensación de que ha perdido un poco de fuerza, comparado con el concierto que ofreció en el Azkena Rock en 2008. Lo ví en Santander también y Sharon Jones se lo comió. Pero quería aprovechar para comentar que el público de Bilbao fue lamentable. No calló en todo el concierto. La peña hablaba mientras el artista pedía silencio. Lamentable. Había gente en corro en mitad del concierto, dandole la espalda... lo de los invitados en los conciertos huele mucho y es algo que deberían de cortar. Muy mal (además iban de graciosos).
Arcade Fire me gustaron mucho, me pareció un conciertazo. Y prefiero que llenen estadios Arcade Fire a que lo haga Shakira. Cuanto pagaría porque en las radios y bares escuchasemos tantas veces a los canadienses como a la colombiana. He dicho!

Totalmente de acuerdo,aunque su primer disco me gusta,y además mucho

He estado en el concierto de Arcade Fire en Madrid y en el de Eli en Bilbo.
Primero decir que estoy de acuerdo con que el sonido en Madrid fue malo y poco contundente. De acuerdo con que la puesta en escena no fue hiper mega cargada. Pero si para ti es lo más destacable pues siento lástima por ti. Nosotros salimos encantados, felices, muy motivados. Lo que vimos no fue normal, si no bestial. Lo hicieron tan bien y llegaron tan adentro que el sonido fue algo muy secundario. Si de aquí en adelante me preguntan que es la felicidad contestaré que ver a Arcade Fire en directo se acerca al concepto que tengo de la felicidad.

En cuanto a Eli pues bueno, estoy contigo de que fue un concierto basado en la forma de cantar de muchos otros interpretes pero, y qué? es la conclusión de que sacas de eso? que pena, de verdad. Yo fui uno de los que vibró junto a la banda y sintió como le palpitaba el corazón por la fuerza de esas cuerdas vocales.

Que gustazo de semana, Eli Paperboy Reed en Bilbao y Arcade Fire en Madrid.

Viva la música en directo!

Estamos esta semana un poco negativos creo yo. Primero con los Arcade Fire y hoy con Eli "Paperboy" Reed...Además de ser este ultimo un tema tratado ya en multitud de ocasiones sigo sin estar de acuerdo. Si seguimos ese rollo tendríamos una banda de cada estilo y en cada época y punto pelota, los demás serían meras imitaciones sin imaginacion ni nada nuevo que decir no? Si yo con mi banda me pongo a hacer ska o funk, no estoy diciendo nada nuevo? Son simplemente estilos, patrones a seguir musicalmente, diferentes a lo demás desde el momento en que soy yo o quien sea el que está haciendo un nuevo tema, desde mi cabeza y desde mi corazón, inspirandome en todo lo que he oido y poniendole mis diferencias. Lo de Eli es soul, soul como el de antes pero no "el de antes". Puede servir fenomenalmente para descubrir a la gente a grandes de los 60, de los que claramente bebe Eli claro. Pero insisto, no creo que sea una mera copia. Es soul sin más. Buen soul que creo que hace falta hoy en día.

Quincuajesimonovena reflexión (por llamarla de alguna manera) sobre lo mismo. Muy original.

Coincido contigo en que las bandas revivalistas de antes conjugaban el revival con la música de su tiempo. El problema de las bandas de hoy día es que no tienen referentes musicales actuales (y ya llevamos toda una década de sequía). Y la industria tiene muchíiiiiiisimo que ver en esto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal