Lo indie era lo indie...

Por: | 22 de noviembre de 2010

Arcade-fire-neon-bible-cartoon

Qué duda cabe que el multitudinario concierto del sábado pasado de Arcade Fire en el madrileño Palacio de los Deportes ha supuesto uno de los eventos musicales más importantes de 2010 por méritos propios. Sin embargo, para un servidor, la visión que se ha dado del concierto desde los medios ha sido cuanto menos desproporcionada, dejándose llevar en la mayoría de los casos por la euforia del momento.  Porque no nos engañemos, señores: una cosa es asumir las simpatías que despiertan los canadienses entre sus incondicionales y otra muy distinta permitir que los árboles no le dejen a uno ver el bosque.

Pero antes de entrar en materia, permítanme que me remonte a 2005, cuando tuve oportunidad de asistir a dos conciertos de la banda en la gira de presentación de “The funeral” (2004); el primero de ellos en el Primavera Sound (Barcelona) y el segundo en Paredes de Coura (Portugal), con apenas dos meses de diferencia entre ambos. La impresión que me llevé entonces del grupo fue la de una banda más que prometedora, con una habilidad especial para tocar la fibra del público gracias a una retahíla de himnos de eficacia probada y un directo que derrochaba vitalidad y con la que realmente conseguían contagiar entusiasmo.

Vaya por delante que no es mi intención desacreditar el estatus actual de la banda con el ya manido recurso de que "cualquier tiempo pasado antes del mainstream fue mejor". Más que nada porque n o ha lugar: con el paso de los años los Arcade Fire no solo han conseguido asentarse como una de las bandas más importantes de su género a nivel internacional, si no que se han mantenido siempre fieles a su particular libro de estilo. Disco a disco han patentado un sonido reconocible, propio e intransferible, desbancando a Primal Scream y Franz Ferdinand como “el grupo indie del siglo XXI” y recibiendo el parabién de vacas sagradas del calibre de Bruce Springsteen o David Bowie. Incluso el propio Chris Martin ha reconocido públicamente la innegable impronta de su música en el “Viva La Vida” de Coldplay.

Aclarado esto, permítanme enumerar algunos “peros” a su fulminante ascensión al estrellato del rock de estadio. No entraré a enjuiciar su último álbum, “The suburbs” (2010), ya que me ha resultado especialmente antipático. Más que nada porque -lo reconozco- se me atraganta la afectación teatral que vienen acusando desde el exitoso “Neon Bible” (2007), llevando la ornamentación instrumental y vocal (esos coros cada vez más empalagosos) a niveles que se me antojan exasperadamente plomizos. Si a mis razones personales le sumamos un show deslucido por una mezcla de sonido imposible y una escenografía más bien pobre e impropia de un grupo que se caracteriza por su “colosalismo”, comprenderán que un servidor saliera del recinto con una sensación decepcionante. Sobre todo teniendo en cuenta el abusivo precio de las entradas.

No es que el grupo no cumpliera con las expectativas; es más, en ciertos momentos incluso juraría que estaban dando un buen concierto. Lástima que resultase una tarea tan ardua de descifrar, sumidos como estaban bajo una inescrutable bola de graves que quitaban lustre a las guitarras y hacían inaudibles los violines, que no se dejaron notar hasta la mitad del repertorio. Eso por no mencionar el escaso provecho que le sacan a sus dos baterías y ese empeño cada vez más absurdo en brincar de un lado a otro del escenario mientras aporrean una caja sin microfonear… ¡en el interior de un pabellón con capacidad para más de 15.000 personas!

Y lo siento, amigos, pero tampoco me convencieron en absoluto ni los guiños de complacencia de cara a la galería, ni la cada vez más forzada efusividad de alguno de los miembros del grupo; empezando por una cargante Régine Chassagne que evidencia preocupantes síntomas de un histrionismo escénico a lo Björk, cariocas de colores incluidas. Eso sí, la imparable batería de hits que despacharon en hora y media no está al alcance de ninguna otra banda del momento y estoy seguro de que en las condiciones adecuadas el espectáculo habría estado a la altura.

Lástima, repito, que no haya sido el caso.

Hay 74 Comentarios

"Como bailar de arquitectura", Xavi. Y en ocasiones, sobre todo cuando es a contracorriente, le toca a uno danzar con la más fea.


Un saludo.

Hablar de música es como nadar de arquitectura, o algo así.

David, creo que tienes razón en eso de que te parece que hay gente que no se ha leido el texto entero. Puede que sea el formato pero es cierto que uno lee el texto y de seguido los comentarios y ya parece todo uno. Se podría decir algo parecido del concierto: no sé si fue bueno, o es que teníamos muchas ganas de que fuera bueno y al final todo se mezcla. El álbum a mí, de momento, sólo me parece interesante, pero ahí queda. Es distinto y eso tiene mérito; de todos modos no creo que hubieran podido mantener la euforia de Funeral por mucho más tiempo. Respecto a lo de si AF son o fueron indies creo que sí, fundamentalmente porque no se les puede clasificar de otra manera. Puede que el indie sea precisamente una especie de cajón de variedades donde entra todo aquello que no sabemos donde poner...

Permitome dudar, si ustedes me lo permiten, que Arcade Fire fuera alguna vez indie. Ni siquiera en sus primeros discos.

El concierto en Madrid estuvo bien pero el pésimo sonido del palacio de los deportes. No es un sitio para conciertos por mucho que se quiera, sonido malo malo malo.
Y son capaces de llenar 15.000 personas en Madrid pero en Santiago gratis apenas fueron 11.000 (por mucho que se inflen las cifras trabajé en ese concierto y no hubo ni una más).
Uno de los grupos del momento, a ver si en unos años llegan al nivel de banda de culto y altamente influyento como Radiohead.

Excelente concierto en Barcelona, uno de los mejores que he visto en mi vida, y no tengo queja del sonido. Supongo que la calidad del sonido dependerá en buena medida de la ubicación. Y me parece que "The Suburbs" es extraordinario, tanto como los anteriores, aunque diferente. No encuentro esos coros que comentas en este disco y me parece mucho menos afectado o impostado que "Neon Bible".

Tampoco creo que AF tiendan al colosalismo, y valoro muy positivament su sencilla puesta en escena. Son ahora mismo de lo más honesto que se puede encontrar dentro de los grupos exitosos actuales. Y por comparación con lo que vengo pagando por otros espectáculos, 35 euros no me parecen un precio tan abusivo, aunque ahorrarlos cuesta bastante, no te lo negaré. Aunque tienes razón que por esa cantidad deben garantizar un buen sonido.

También me sobraron las carreritas del hermano Butler con el tambor y la cintas cariocas de la Chassagne, aunque hay que reconocer que lo dan todo sobre el escenario.

Gracias por tu crítica, David. Saludos.

Tienes razón, el último disco no es tan brillante como lo fue Funeral. En cuanto al concierto estuvo bien, salí un poco decepcionado la verdad pero el problema era el sitio, cuando sonó el primer tema se escuchaba fatal, distorsionado, solo en los temas más tranquilos pude escuchar los violines y me impresiono.

Esther, gracias por tu opinión. La verdad es que he estado dos días contestando mensajes y puede que haya respondido con demasiada ironía en algún caso, lo reconozco. Aunque siempre desde el respeto, a pesar de los ataques directos a mi persona, en los que se cuestionaba (no es tu caso) mi profesionalidad o se me acusaba de ésto o aquello.


Me da la impresión de que hay gente que no se ha tomado ni la molestia de leerse el texto entero y han sacado sus propias conclusiones desde el orgullo herido del fan. Lo que sí puedo decirte es que no era mi intención a la hora de escribirlo. Lo que buscaba era dar mi opinión sobre el concierto e invitar al debate sobre el grupo, algo que me parece sano y legítimo. Está visto que los Arcade Fire levantan pasiones, sí. Tal vez demasiado conformistas y fanáticas, pero pasiones al fin y al cabo.


Un saludo.

Hombre David, te felicito por el artículo. Estoy de acuerdo con gran parte de lo que dices y sí, no todo fue perfecto en el concierto de Madrid, tampoco lo fue en el de Barcelona, al que yo asistí, pero en todo caso...no es AF de lo mejorcito que se hace ahora? dejando a un lado todo el fanatismo que se respira? ¿o es que hay que sacar punta a todo de tal manera que se pueda desprestigiar a una banda que ha sabido marcar la diferencia entre el resto, de manera elegante, atrevida y efectiva? Bien, no fue perfecto y el sonido les falló, sí... pero fue de lo mejor que he visto este año, y no creas que asisto a pocos conciertos. Larga vida a AF y a sus tambores.

Por otro lado, un periodista como tu creo que debería aceptar mejor las críticas de la gente que te escribe aquí, y no rebelarte de tal forma (como he visto en algún caso), eso denota poca profesionalidad, desde el respeto.

Nota: y fíjate que yo también creo que el último disco es flojo de narices, pero no he conseguido dejar de disfrutar con su épica, a pesar de los pesares.

David, mejor déjalo porque con los fundamentalistas (que se renuevan generación tras generación, que cruz) has topado. AF = Dios o muerte.

Anita: desde este blog he dado mi opinión al respecto del concierto, simple y llanamente. Empieza a parecer como si uno tuviese que pedir permiso (o peor aún, perdón) por escribir sobre lo que opina. Y que conste que lo he hecho con la educación y (creo yo) argumentos suficientes como para que la gente se soliviante hasta puntos tan sobredimensionados. Pero bueno, con la cúpula del "indie" hemos topado. Y tacharme de materialista y hablar de de "magia" en referencia a Arcade Fire me sigue pareciendo un poco discutible, pero bueno. Aún así es tu opinión y la respeto.

Todo eso está muy bonito decirlo aquí, díganselo a las personas correspondientes. El concierto fue digno de ver, fue muy aceptable. El sonido falla en todos lados y mil factores más que he leído por ahí ya es criticar por criticar porque parece que haya sido el primer concierto de sus vidas. Nada es como nos gustaría a nosotros que fuera, está claro. Hablando del tipo chaporreando una caja sin microfonear, ¿te molesta? ¿No entiendes que lo hace porque está viviendo su profesión sin importar lo demás? Es magia, pedazo de materialistas. Haber pensando antes de pagar la entrada, que por cierto, se sabe de sobra que podría haber sido muchísimo más cara.

Tino: coincido contigo en que lo que resulta molesto es un murmullo en sala pequeña, por lo que tiene de falta de respeto tanto de cara al artista como al resto del público presente. Decir tan solo que yo no he criticado la actitud del público asistente, que me parece legítima y acorde con este tipo de conciertos. En cuanto a lo de la pantalla, insisto en que los visuales eran pobres, casi tanto como las panorámicas de "webcam" y el resto del montaje.


Joanin: Supuse que te referías al concierto de Compostela (¿eres de los que dicen SCQ, lo mismo que MAD, BCN, VLC?) del que estaba bastante al tanto, entre otras cosas porque soy gallego. Nada que añadir al resto, qué quieres que te diga.


Un abrazo a todos.

Estimado David,

Se que te he puesto en bandeja una desautorización por clasista de mi comentario, restando valor a todo lo en él contenido; sin embargo, te creía conocedor del concierto gratis que Arcade Fire dio en Santiago de Compostela (SCQ) este verano por el MTV Day, por lo que fue gratis para mí y para todo el que acudió al evento (unas 20.000 personas).

Procuraré ser más prudente al dar por hecho tu conocimiento acerca de bolos y/o festivales en España.

X lo demás, gracias por tus comentarios!

yo lo que no entiendo es lo de la gente que se queja porque el público está demasiado entregado o corea las canciones... a mí lo que me jode es ir a una sala a ver a john cale y escuchar a 4 imbéciles hablando sobre coches copa en mano por sobre la música. o que stephin merritt tenga que pedir silencio al público en un auditorio. estuve feliz de ver que la gente enloquecía con las canciones. y no sólo el público: a los músicos se les notaba que sentían algo parecido (como si estuvieran pensando "qué temazo estamos tocando, qué pasada" pero BIEN)... no sé, no termino de entender esas quejas.
-
sí estoy de acuerdo en que faltaba volumen y que no todo sonaba como debía (la percusión de wake up, por ejemplo). yo estaba en pista, a unos 15 metros de la valla, centrado. pero tampoco me parece como para pedir devolución de la entrada, ni de lejos. salí muy satisfecho. igual es que soy muy fan (por cierto, cómo ha crecido en presencia escénica win butler desde aquella presentación en BCN 2005).
-
ah, la otra cosa que no entiendo es eso de reclamar más escenografia (PARA QUÉ???) o pantallas de vídeo. más que nada, porque sí había pantalla (o igual aluciné que la había en un momento de comunión mística).

Mufastor: tal vez sea yo el raro pero lo de la comunión mística en un concierto como que no lo veo. Y más cuando no se escucha o cuando el concierto resulta plano y gris. Lo siento, será cosa mia, pero me reafirmo en cada una de mis palabras.


A Juan simplemente decirle que por mucho que cueste el evento a nivel organizativo eso no justifica la chapuza perpretada en la mesa de sonido. Si el concierto hubiese cumplido los mínimos que no me canso de repetir, me hubiese ido de allí con una opinión más positiva. En cuanto a lo que entendemos como "independencia musical" creo que nuestros criterios difieren, pero eso da para otro debate. De todas maneras coincidimos en varios puntos de los que mencionas, aunque vender gato (apaleado) por liebre a cuarenta euros el kilo me parece cuanto menos criticable.


En cuanto ti, Joanin, solo te puedo decir que bien por ti y por tus contactos "by the face", brother. Estás en la pomada y lo pilotas mogollón. Si hasta citas al Pitchfork como fuente super-fiable y especializada. Super en la onda, vamos. El caso es mezclar churras con merinas. Has tenido la suerte de ver un buen bolo y me alegro por ti. Aunque yo hubiese asistido acreditado el resultado me habría parecido el mismo. Y lo que me parece que sobra aquí es conformismo y fanatismo. Y otra cosa te digo: he visto más y mejores conciertos en "salas mugrientas" como tú dices que en Palacios de deportes. Si no te fías de mi criterio siempre les puedes preguntar "a la putas y al torero".


A todos muchas gracias por vuestros comentarios. Intento responder en la medida de mis posibilidades pero el correo se me colapsa por momentos. De todas maneras parece evidente que el tema se agota y resulta cada vez más difícil alcanzar un término medio. Mi postura es (y seguirá) siendo ésta. Y por lo que veo hay alguna gente que la comparte y me entiende.


A todos, unos y otros: nos leemos.

Eso no es cierto, hay bastante gente a la que ha decepcionado el tercero de AF (cuarto si contamos el primer EP, que dura más que algunos discos "completos").

En todo caso, empiezo a comprobar que mis impresiones antes expresadas son ciertas: se huele cierto aroma talibán contra todo aquel que no comparta flipe con AF.

excelente david bizarro. entendemos tu punto. como que se les acaba la sustancia (no solo a AF, hay varios en la lista)...

...tres comentarios:

1º debes ser el primer crítico que devalúa la trayectoria de AF en pendiente decreciente, ya que la crítica es unánime al incluirlos entre los pocos grupos q ha mantenido el nivel disco tras disco (no creo necesario remitirme a pitchfork y demás por reiterativo...)

2º q putada lo del precio... yo les vi by the face este verano en SCQ al aire libre y con cañas free order; cualquiera podía haberlo hecho; la verdad, meses después, tras haber estado en decenas de festivales x toda europa este año (including primavera, superbock, amstel, paredes y glastonbury), es el concierto q más m ha gustado (y no solo por el -inexistente- precio)

3º pocos grupos pueden hacer un tracklist como el ofrecido x AF en directo, especialmente ese final de concierto; previsible, sí; esperado, más. (joder, son 3 discos, ¿q sorpresas se puede uno esperar?)

conclusión: es de lo mejor q se puede ver hoy día sin sentirte muy raro por buscar música en una sala mugrienta con 4 putas y un torero. especialmente si no tienes complejos mainstream (q creo q es lo q mueve este artículo).

Un saludo.

Joanin

Pues si la música va de transmitir emociones, el sábado por la noche quince mil personas las sintieron y les hicieron cantar, saltar, bailar, dar palmas, retorcerse hasta no poder mas. Poco más es necesario analizar.

En mi opinión, lo empalagoso es una crítica que ya la he leído sobre cualquier grupo "indie" que trasciende de lo "indie" y ya aburre por lo manido de los argumentos utilizados.

En cuanto al sonido, desde el suelo del Palacio de los Deportes, relativamente cerca del escenario, no era malo, sin ser espectacular... ahora bien, si el reciento es malo, quizá la critica tendría que recaer sobre el organizador, no? Y si hay algo que yo criticaría, es la falta de sorpresa en un set-list que, en todo caso, fue como un "greatest hits" (que ya les da para eso)... podía haber sido un poco más largo y, en ese sentido, se puede decir que cumplieron y punto... y, en eso, tienen MUCHO que aprender. Faltó sorpresa.

Ahora bien, el problema parece radicar en los 40 euracos... como si independiente signifique ser idiota... y, como si la fijación de precios en conciertos dependiera siempre de los deseos de la banda en sí.

En primer lugar, la independencia la marca el hecho de no alterar tu arte en función de criterios meramente comerciales. Yo me consideró incapaz de criticarles en ese sentido, ya que cada disco ha tenido una evolución y no hay indicios de repetición en la formula de Funeral.

En segundo lugar, la independencia musical no implica que tengas que morirte de hambre por decreto. Evidentemente, ellos no se van a morir de hambre y lo dicho es una exageración. Pero lo que está claro es que es su modo de vida y ellos consideran que su arte vale eso... y si quieres lo pagas, y si no, pues no lo pagas. Al final de la historia hay una cosa evidente, nadie, absolutamente nadie que se dedique a una profesión (y ser músico lo es) va a regalar su trabajo. En todo caso, visto el ritmo de venta de las entradas, es evidente que el precio fue "barato" para lo que podía haber sido por el mero funcionamiento de la oferta y la demanda. Visto así, el precio era inferior al valor de mercado... y, a pesar de todo, es iluso pensar que Arcade Fire fija el precio final.

Como nota al respecto, las entradas las compré vía Ticketmaster. A estas alturas de la historia, creo que todos conocen la guerra entre esta compañía y Pearl Jam (quienes no son sospechosos en lo referente a la fijación de precios, digo yo... en todo caso, casualmente hoy mismo viene un artículo en El País al respecto). Los precios fueron similares hace unos cuatro años.

En definitiva, en la fijación del precio influyen muchos factores. El coste del recinto, el coste de toda la infraestructura (material y humana), la comisión que se llevan los puntos de distribución y venta de entradas, los promotores, etc..

Bien, siempre se les puede decir: "La próxima a la Joy Eslava, vamos 500 y todos tan felices"... pero se quedaría fuera mucha gente y creo que casi es mejor que más gente podamos verlos... ojalá hubiera sido en un sitio mejor, pero es lo que hay.

En todo caso, no son santos de tu devoción y, para mi, son la banda de la década. Respeto parte de la crítica, pero caes en alguna contradicción y lo de los 40 euros tufa muchísimo... en serio, con todo el respeto. No obstante, agradezco la lectura.

Jaime: lo de Vincent Gallo y Juliette Lewis si que fue para olvidarlo. Y aún a riesgo de desviarnos del tema, yo también aplaudo la prudente decisión de Murphy. Lo mismo deberían plantearse en ir haciendo los Primal Scream, por cierto.

No me he olvidado, sólo menciono a los que tocaron el mismo día que AF. De todas formas, también aquel año tocó el ladrillazo de Vincent Gallo, que para un pub ugual está bien pero para tocar delante de 18.000 tios como que no.

No quiero irme por los cerros de Úbeda, pero ya que mencionas el tercer disco de LCD, más que desinflarse diría que cae un poco en el autoplagio ya que determinados temas recuerdan a otros anteriores y se pierde el factor sorpresa.

Pero ahí surge la honestidad brutal de Murphy para reconocer esta situación, reconocer que quizá no tenga más que ofrecer y cerrar el chiringuito antes de caer en la rutina y en la repetición sin más de una fórmula de cierto éxito. Y creo que esto lo ha hecho demasiada poca gente (que diría Fernando Alfaro).

Eso no quita que dentro de unos años asistamos a la reunión de turno, pero bueno, por el momento un 10 para Murphy. Un 6,5 para Arcade Fire.


Coincido (casi) de pleno, Jaime. ¡Aquel año Paredes fue un festín! Te faltan Nick Cave & The Bad Seeds, Wovenhand, Death From Above 1979, !!!... Solo faltaron Killing Joke, que se cayeron de cartel en el último momento.


En cuanto a LCD Soundsystem la verdad es que su último disco se me desinfló enseguida. Pero qué quieres que te diga, en directo son estupendos.

Pues que quieres que te diga de lo del Pabellón. Lo que es yo, doy gracias que haya grupos tan buenos como LCD que no salgan (o mejor dicho, no salgan del todo) del underground y los podamos disfrutar con la cercanía y espontaneidad que ofrece un sala, lejos de montajes grandilocuentes y en realidad vacíos.

Te diré que yo también vi a AF en Paredes de Coura aquel año y me parecieron geniales (vaya cartelazo por cierto, sino recuerdo mal, después tocaron The Roots, QOTSA y los Pixies, por ese orden). Pero hoy por hoy, tanto montaje, tanta expectación, tanto seguimiento (hasta en medios como éste), fatiga y me da una enorme pereza.

Cuando el otro día vi en las noticias de Antena 3 (creo) la noticia del concierto de AF, me dio la sensación que se está preparando el relevo de U2. Ese grupo de supuesta calidad que llega a las masas y que a todo el mundo le gusta porque le parece genuino y auténtico y contra el que no se admiten críticas.

Ya lo intentaron con Coldplay, pero es que son muy malos y aburridos.

Sólo espero que con los trabajos de AF no pase como con los de U2, cuanto más reconocimiento peores discos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal