Más que 'La unión', la comunión

Por: | 12 de noviembre de 2010

Eltonjohn
La fascinante historia de cómo Elton John
decidió dejar la música pop. El 25 de agosto de 1970 Neil Diamond cogió un micrófono para anunciar la que sería la primera actuación en directo en los Estados Unidos de un inglés bajito, rechoncho y estrafalario llamado Elton John. El escenario no era un gran estadio para un macroconcierto, mucho mejor, se trataba de un pequeño y mítico garito situado en el número 9081 del bulevar Santa Mónica en Los Angeles. El bar en cuestión aún se llama The Troubadour todavía es un lugar de peregrinación para todos los amantes de la música puesto que en sus micrófonos se confirmaron carreras como las de Linda Ronstadt, Joni Mithchell, James Taylor, Bruce Springsteen, The Eagles o el mismísimo Van Morrison.

Durante aquellos días de verano, sentado en una de las mesas de The Troubadour, otro músico llamado Leon Russell, no quiso perderse las primeras actuaciones de aquel inglés adicto al piano y a las gafas de pasta de dudoso gusto que ya había demostrado mucho de lo que era capaz al otro lado del charco. Y fue dicho y hecho. El famosísimo Russell que había participado entre otros con Delaney & Bonnie y era respetadísimo por su larga y fructífera colaboración con The Beach Boys y Joe Cocker, entre otros decidió hacer unos cuantos bolos, —incluido el Fillmore East neoyorquino—, con aquel excéntrico músico de 37 años recién llegado a Estados Unidos.

Caprichos del destino, en 2001, el propio Elton John en una entrevista con Diego A. Manrique publicada en EL PAÍS SEMANAL explicaba así las claves del éxito de su etapa de máxima productividad entre 1970 y 1976: “Llegué a la conclusión de que todo consistía en entrar en el estudio con muchas ganas. Estábamos ansiosos de materializar grandes canciones y eso se notaba. Competíamos con Burt Bacharach, Leon Russell y Jackson Browne”. Más tarde llegó el declive, con una comercialísima y un punto hortera década de los ochenta y tres discos en los noventa que él mismo califica como “irregulares”. Tanto que un día se descubrió pensando: “Estás queriendo parecer moderno y tú nunca has sido un esnob de la música. Eso no es más que una táctica dilatoria para tu principal reto, que es recuperar el entusiasmo de los setenta”.

Pese a repetidas entregas mediocres en las que siempre amenazaba con dejar definitivamente la música, Elton John se refugió en la calidad y calidez de sus directos. Sin embargo, aquel pensamiento de abandonar definitivamente el pop más comercial que le hizo multimillonario puede estar a punto de cristalizar con su último trabajo, The union, en colaboración con aquel Russell que le bendijo en el mercado estadounidense.

 

 

En 2008 durante el primer episodio de Spectacle, un programa musical con Elvis Costello que producía con su pareja David Furnish, el músico habló de tres cantantes y compositores que pensaba que habían sido injustamente olvidados por el público. Uno de ellos era Leon Russell. Furnish que no conocía la música de Russell se compró todos sus discos y los metió en su Ipod. Un año más tarde Elton John y su marido estában de safari por Sudáfrica. Durante el almuerzo se el productor de televisión se levantó y puso el disco Retrospective de Russell en su Ipod. Una imprescindible y fascinante colección condensada en 18 pistas de las mejores composiciones del compositor y cantante estadounidense que incluye exitazos como Roll in my sweet baby’s arms, Lady blueBack to the island De pronto y sin poder evitarlo a Elton John le asaltó un torrente de lágrimas y entró en un estado de tristeza incontrolable con toda suerte de mocos y pucheros. Tanto que su pareja asustó. “Su música me transporta a una de las épocas más bellas y fantásticas de mi vida y no hay derecho a que la gente haya olvidado lo maravillosa que puede llegar a ser la música de ese hombre y eso me pone muy triste”, se justificó John.

 

Elton John es famoso por conseguir todo lo que quiere y en ese momento en el que el abandono y el corte de relaciones con Russell durante más de 37 años le había generado un ataque de nostalgia, tuvo claro que colaboraría una vez más con aquel que había sido su ídolo. Consiguió su teléfono, le llamó a su casa de Columbia a las afueras de Nashville (Tennessee) y consiguió que el músico le contestara que sí a una propuesta para grabar juntos. Elton quería de una vez por todas reafirmar su compromiso con el R&B el soul, el gospel, el country y el rock que tanto añoraba. Dio la casualidad y tuvo la suerte de que T. Bone Burnett uno de sus productores favoritos y que había producido el multipremiadísimo disco Raising Sand con el que consagró otro dúo tan especial como el de Alison Krauss y Rober Plant, estuviera libre y dispuesto a aceptar el reto.

También, que Bernie Taupin guardara en su maleta un buen número de canciones inéditas con las que empezar a trabajar. Taupin era un valor seguro puesto que es uno de los mejores letristas del pop y había firmado con Elton John alguna de las mejores canciones de su carrera. Tiny dancer, Candle in the wind, Don’t let the sun go down on me o Daniel.

 

La presencia de aquella troupe tan explosiva en un estudio en Los Angeles corrió como la pólvora y terminó convirtiéndose en casi una atracción de feria. Todo el mundo quería saber lo que estaban tramando de tal forma que por allí se pasaron Ringo Star, Sharon Stone, Stevie Nicks, Grace Jones, LeAnn Rimes e incluso Neil Young que participó en uno de los temas. Brian Wilson también participó dada su profunda amistad con Russell de la época de los Beach Boys.

 

Fue en el momento en el que T. Bone Burnett puso en el estudio un vídeo de Mahalia Jackson cantando Didn’t it Rain  cuando saltaron todos los resortes y comenzaron a funcionar. Y el resultado es este disco, The Union, en el que Elton John expía su pecado de pereza que le ha llevado tanto tiempo para hacer un trabajo alabado por la crítica y que puede convertirse en la sorpresa del año. Eso sí, si hacemos una vez más caso de sus amenazas, también será el disco que le aparte definitivamente del pop que le dio la fama.

 

Hay 5 Comentarios

Los periodistas españoles cuando citan a Neil Diamond manifiestan una supina ignorancia sobre la obra de este cantante y autor norteamericano. Lo han tildado de hortera y han silenciado y postergado su nombre ante una serie de autores que, si bien brillaron, hace tiempo que no son más que historia. Ahora, ante el incuestionable éxito de un cantante de 74 años que sigue batiendo records de audiencia mundial en su gira de 2015 (ver la lista de Billboard), salen por peteneras diciendo que Rick Rubin lanzó su carrera. Lo que hay que ver es el boicot mediático que este artista ha sufrido en España por unos críticos que en su afán de sentirse "cool" han pasado olímpicamente de este gigante de la música moderna. Pero la realidad es muy tozuda y ha puesto patas arriba sus esquemas críticos. Yo, por supuesto, no me voy a perder su último concierto en Europa de su actual gira mundial de 2015, en Londres, el día 26 de julio en el O2. A ver si algún critico, por ejemplo el autor de este artículo, se decide a ver y a informar de lo más destacado que ocurre en el mundo de la música y no usar el nombre de un artista para introducir a otro.

NEIL DIAMOND TIENE ENORMES DISCOS ANTES DE TRABAJAR CON RICK RUBIN. EN LA DECADA DE LOS AÑOS 90 TIENE VARIOS DISCOS UNO DE ELLOS DE VERSIONES DE 1998 MEJOR QUE EL ACTUAL DREAMS. TAMBIEN TIENE DOS GENIALES DISCOS DE VILLANCICOS DE 1992 UNO Y EL OTRO DE 1994. SU MEJOR DISCO DE LOS 90 ES TENNESEE MOON. UN DISCO MAS QUE PRECIOSO Y GENIALMENTE COMPUESTO QUE CONTIENE DUOS CON BUENAS VOCES DEL COUNTRY.
HAY QUE DOCUMENTARSE UN POCO MEJOR PARA HABLAR DEL EXITO DE NEIL DIAMOND YA QUE EN LA PRENSA ESPAÑOLA A MENUDO SE LEEN LAGUNAS E IGNORANCIA POR NO INFORMARSE BIEN.

Estoy deseando oir este disco. Pero sinceramente, Elton John no necesita demostrar nada a nadie a estas alturas, es uno de los genios musicales de la historia.

Es sin duda alguna, uno de los mejores discos de Elton en muchos años. Celebro este artículo en El Pais porque casi no se ha hecho promocion del disco en España, y no lo entiendo, honestamente. Elton esta en buena forma y sus conciertos són éxitos seguros.

Jaime Conejo
www.eltonjohnallsongslist.blogspot.com

Además de conseguir el objetivo de relanzar la carrera de Leon Russell, este álbum es una oportunidad única para Elton John de demostrar al mundo quién es musicalmente, y ganarse su respeto.

Estoy segura de que para Elton John, el simple hecho de compartir un estudio con su ídolo y trabajar con gente nueva fue el detonante necesario para salir de sus estándares y arriesgarse a probar cosas nuevas. A veces el miedo al fracaso hace que los grandes artistas acaben encasillándose en un estilo, por miedo a no vender.
Tuve la oportunidad de asistir al concierto de presentaciónd el disco, con Elton John y Leon Russell compartiendo escenario...eso si es un directo!!!

Doy las gracias a David por haber metido toda la discografía de Leon Russell en su Ipod! :)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal