Regreso a Pulp

Por: | 27 de mayo de 2011

Pulp 
La formación más emblemática de la historia de Pulp se reunirá esta noche, a la 1.45, en el escenario principal del San Miguel Primavera Sound. La banda británica es el plato fuerte, la gran primicia por la que decenas de festivales de música alternativa suspiran esta temporada. Habrá otros cabezas de cartel más caros, aparatosos o masivos, pero pocos son emocionalmente tan simbólicos para una generación específica. Una que hoy supera los treinta. 

Diez años después de su último disco, We love life. Nueve años después de su último directo oficial. Y dos días después de un concierto "de ensayo" celebrado en una pequeña sala de Toulouse (sin cámaras, para no fastidiar la primicia). Con este timing arranca la monumental gira que les llevará por todo el planeta durante el verano. El futuro de esta insignia de los noventa, la que superó el Britpop con más dignidad, sólo se resolverá después.

Los 32 años de historia de Pulp se podrían dividir en dos etapas. Una menos conocida, marcada por la obsesión de su líder, Jarvis Cocker, con triunfar (de casi dos décadas e interminables cambios en su formación). Y otra consagrada a la ingesta del éxito, acompañada de no pocas penurias y decepciones. Y la venta de 10 millones de discos. En medio de ambas, Common people, un himno generacional tan determinante que algunos periodistas han abogado por incluirla como material de estudio obligatorio en el bachillerato británico.

Este es un repaso a esa primera etapa a través de una breve selección de canciones.

La primera formación data de 1978, cuando un quinceañero de Sheffield bautiza su banda con el nombre de una película de Michael Caine. Las reseñas iniciales en fanzines describen un cruce entre ABBA, The Fall, el quinteto postpunk de Manchester, y los héroes de la new wave local, The Human League. Pero su primera referencia conocida, el ignorado miniálbum It, navega entre delicados arreglos folk, el pop y hasta el music-hall. Pese a lo luminoso del conjunto, ya se adivina el humor cáustico que será marca de fábrica. Entre sus ocho cortes se encuentra alguna estimable gema como esta.

Wishful thinking (1982) 

 

Tony Perrin, el dueño del pequeño sello Red Rhino Records en el que el grupo militó apenas unos meses, animó al cantante a componer hits radiables, convencido de su capacidad de escribir algo "que sonara a Wham!". El resultado es Everybody’s Problem, una grabación que Cocker ha confesado que cantó con total desgana (resulta bastante evidente) y que le avergüenza particularmente. Con todo, el estribillo de una de las piezas más extrañas de su repertorio tiene su encanto, aunque no llega al nivel de There was, la preciosa cara B del mismo single.

Everybody's Problem (1983)

 

En una entrevista concedida al semanario británcio NME, Cocker confesó que poco después de firmar con el sello Fire, se cayó de una ventana cuando trataba de impresionar a una chica con una imitación de Spider-Man. Al salir del hospital, dio varios conciertos sentado en una silla de ruedas. Las bases del personaje mediático empezaban a sentarse. También su estilo compositivo. De esta época es Little girl (with blue eyes), con uno de sus estribillos menos sutiles ("Hay un agujero en tu corazón y otro entre tus piernas. Nunca has tenido que preguntarte cuál de los dos es el que él va a llenar, a pesar de lo que te diga") y una melodía que podría pertenecer a cualquiera de sus últimos discos. 

Little girl (with blue eyes) (1983)

  

La públicación de Freaks, un álbum bastante deprimente grabado en menos de una semana y que no tuvo la menor repercusión, nunca satisfizo a Jarvis. A pesar de ello, las características guitarras de Russell Senior, tan sincronizadas con la voz de Cocker en los constantes cambios de intensidad, empiezan a manifestarse como otro sello distintivo. También los teclados atmosféricos de Candida Doyle. De toda la tracklist, solo esta I want you sobrevivió ocasionalmente en su posterior repertorio en concierto.

I want You (1987)

  

Tras el fracaso de Freaks, y animados por el nuevo bajista, Steve Mackey, aficionado a las raves, el sintetizador Roland TB-303 y los rompepistas acid house que arrasaban en el momento, Pulp sofisticó el elemento disco presente en algunos de sus primeros temas. Un recurso al que recurrirían con éxito en varias ocasiones a lo largo del resto de su carrera. Un ejemplo es la formidable Death goes to disco —un single que lanzarían justo antes de que Cocker pusiera en peligro la continuidad del grupo mudándose a Londres a estudiar cine— o la soberbia Countdown, que no publicarían hasta 1992 y que años después, con el éxito de Common People, se convertiría en inesperado hit en discotecas indies de Londres a Barcelona. Un bombazo en directo, podría ser una de las sorpresas de la set list en el Primavera Sound.

Countdown (1989)

 

NME escoge My legendary girlfiend, primer sencillo de Separations, como single de la semana. El locutor de la BBC 6 y crítico musical Stuart Maconie escribe: "Un vibrante fermento con alma de club nocturno y ópera adolescente". Por primera vez, la prensa presta cierta atención a las excentricidades del histriónico Jarvis, que como en una versión lo-fi de Barry White, da rienda a todos sus tics en cinco apabullantes minutos de susurros, estribillos épicos y una atmósfera disco siniestra y sexual. Trece años después, Pulp se convierte en promesa.

My legendary girlfriend (1991)

 

Melody Maker, el hoy extinto semanario rival de NME, escoge un nuevo tema de Pulp, O.U., como single de la semana junto con The drowners, de otra banda que marcará época, Suede. Una producción arisca, casi punk, y una lluvia esquizoide de minimoogs componen la que desde la perspectiva actual es la última gran rareza de la banda, que en 1992 está a punto de dar el primer salto. Podría figurar en la set list esta noche.

O.U. (1992)

 

Babies, una oda al voyeurismo adolescente, es el himno épico, de puño en pecho, que les abrirá las puertas de Island Records. Jarvis relata con profusión la obsesión que siente por la hermana mayor de su amiga, que le lleva a espiarla desde un armario cuando esta se trae chicos a casa. Un día es descubierto y finalmente le confiesa a su amiga que acabó enrollándose con su hermana "porque se parece a ti". Pasadas dos décadas, las guitarras, absolutamente deliciosas, y la parrafada, extasiante, siguen levantando brazos y arrancando fraseos air guitar como el primer día. La canción se incluirá en el recopilatorio Intro y en el primer álbum que lanzan con Island, His 'n' hers, donde rivalizará en el corazón de los fans con otra de sus obras magnas, Do you remember the first time? Mención aparte merece la segunda versión del vídeo, puro bubblegum pop visual, que marcará para siempre el rumbo estético de la banda.

Babies (1992)

 

El club Razzmatazz de Barcelona, nombrado así en homenaje a la canción de Pulp, es el responsable de que la banda recuperara este poderoso medio tiempo en su repertorio de conciertos en 2001, tras empolvar durante años el baúl de los recuerdos. Fue en los fastos del décimo aniversario de la sala, y no hay noticias de que se vuelva a dar el caso, salvo que Cocker, que tiene una efección especial por la capital catalana, sorprenda lanzando un guiño.

Razzmatazz (1993)

    

El orgullo de la clase obrera. Con permiso de Girls and boys, de Blur, Common people es el gran himno del pop alternativo europeo de los noventa. Una compañera pija de la escuela de arte de Central Saint Martins inspiró a Cocker este tratado sobre el turismo de la pobreza y el glamour de los desclasados que supura mala leche por todos sus poros. Es probablemente la canción más política de la banda, y la que mejor dotó de discurso a un fenómeno, el Britpop, que tiene en el álbum al que pertenece, Different Class, su particular White Album. Otros de sus múltiples singlesMis-Shapes, Something changed o Sorted for e's & wizzcompletarán magistralmente el manual de instrucciones de toda una generación. Todas ellas se esperan en el set list esta noche.

Common People (1995)

  

Hay 8 Comentarios

Gracias J por quedarse solo con lo que es una nota sarcástica a un comentario de la situación cultural actual, que ya huele por repetitiva y endogámica...

Me considero cualquier cosa menos guay pero si es cierto que la superficialidad y adolescencia perpetua de muchos miembros de mi generación me solivianta...

Si usted, sin conocerme, me señala de "grimosa" -una referencia a mi higiene personal, quizá?- y "preocupante" (no se preocupe por mi, hombre de dios, tengo trabajo y duermo bajo techado, no tengo criterio musical pero si cierto espíritu crítico sobre el cultural de mi ciudad), pues mire, qué le vamos a hacer...

Resumiendo, la culpa la tengo yo por andar metiendo en peleas de caballeretes sobre tal o cual cara B (equivalente gafapasta del cañí "a ver quién la tiene más grande)

... Que lo disfruten! :)

Quiero invitaros a que visitéis mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si os gusta agregadla en vuestros favoritos,o hacedse seguidores, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

Excelente artículo recopilatorio. Cuento las horas para el concierto de esta noche!

Estuve anteayer en el concierto "de ensayo". Nos lo pasamos como enanos. El Jarvis en forma, hablando con el publico, en ingles y en frances...Explico que ese dia hacia 17 anos (con perdon, que me falta la enie) que tocaron en esa sala por primera vez. La sala, por cierto, es cojonuda, con una acustica estupenda. Repasaron todo lo repasable (bastante centrados en His n Hers) y se tiraron dos horas. Lo unico que hizo ver que era de ensayo fueron, quiza, las luces y el escenario. Por lo demas, la bomba ante una audiencia motivada y entregada.

¿Qué parte de "Este es un repaso a esa primera etapa" no has entendido, JJp? Otro que va de guay denunciando a los guays.

En el estribillo de "Little girl (with blue eyes)", la traducción jo es "Hay un agujero en tu corazón y uno entre tus piernas", no "y otros entre tus piernas". Es cierto que muy sutil no es, pero la diferencia entre la que pones tú y esta sí lo es.

Ya están los pesados que se pasan la vida diferenciándose entre ellos, los auténticos, y el resto. Lo digo por el mensaje de Cris de las 12:45. Hay bastante gente preocupada (sólo) por sus RayBan, el modelito que lucen y la portada del RDL, pero los que os pasais la vida señalándolos y generalizando lo sois aún más (guays... y hasta diría que más grimosos y preocupantes).

Pues yo ya he cumplido 40, mira por donde. Sr. Araut, le han recortado a Vd. el artículo, supongo. Porque no mencionar el "This is hardcore" tiene delito.
¿O es que no le prestaron atención en BCN a ese disco? Lo dudo mucho, siendo BCN la gran capital del pop en los 90. ¿No? Los articulistas de BCN sois más centralistas que los madrileños, de verdad. Dejad de miraros el ombligo, que ya resulta cómico.

Los 30añeros están acaparando los medios y el canon de lo que es moderno y cool. Estirando los 90 hasta lo imposible, exactamente igual que hizo la generación anterior con los 60. Tengo 34 años y soy más 90s que unas Adidas Gazelle, pero el ombliguismo de mi generación me parece de vergüenza ajena.
Somos mayores, acéptenlo ya. No llamen Jarvis ni Kim (por Gordon) a sus hijos, no les pongan nanas de Devendra Banhardt y digan que lo prefieren a Hannah Montana (acaso les han preguntado?), el sónar kids solo sirve para demostrar que son padres pero siguen siendo guays...
Dejen que otra generación tome el mando, experimente y cree nuevas músicas y nuevos formatos de entretenimiento.
Entre todos, otra cultura es posible. Gracias :D
PD: mientras tanto hay hostias como panes en #acampadabcn No se acerquen, que los mossos les pueden romper las Ray-Ban...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal