Rumba ácida, Hipsters gitanos

Por: | 19 de julio de 2011

Acidrum

“Acid Rumba (Spanish Gypsy Grooves 1969-1976)” es una de esas felices anomalías discográficas de edición limitada en vinilo que nacen ya con vitola de culto. Un asombroso recopilatorio que aborda el fenómeno de la rumba gitana con el espíritu propio de los “Nuggets”, ofreciendo al oyente una panorámica -por desconocida, casi inédita- de la sorprendente asimilación psicodélica de la época. Un movimiento soterrado, pero de efectos revolucionarios, que aportó modismos foráneos a la jerga caló y sirvió para allanar el camino a la nueva generación de artistas que alumbraría el gipsy rock de los setenta, popularizado por Las Grecas, Los Chorbos o Veneno.

Más allá de la ardua tarea de documentación, se adivina tras los surcos un exhaustivo trabajo de campo. Un proceder rayano en la prospección arqueológica (del que deja las yemas de los dedos cubiertos de ácaros de tanto excavar en el baúl de los recuerdos) y que, además de constancia, requiere del criterio suficiente para cribar el grano de la paja. El mismo que ha permitido a los responsables del sello Hundergrúm Records contar en su haber con un selecto catálogo de maravillosas excentricidades en torno a fenómenos musicales tan autóctonos como el rock progresivo castizo o el pop catequista de Semana Santa. Y siempre huyendo, ojo, de la posmodernez cómplice y del chascarrillo carpetovetónico, muy en la linea de Finder’s Keepers, la prodigiosa escudería de rescatadores vintage capitaneada por Andy Votel.

A la notable calidad (y rareza) de esta nueva entrega hay que añadir el talante quijotesco de la misma. Pocos estilos musicales han sido tan injustamente infravalorados en nuestro país como la rumba. Algo por otra parte incomprensible, en vista de la calurosa acogida alcanzada por géneros afines, como la cumbia o la salsa, entre los ambientes más selectos de la modernidad. En los últimos años, eso sí, hemos asistido a un tímido -pero constante- movimiento de reivindicación, impulsado en gran medida por la encomiable labor divulgativa de la popular serie “Achilifunk” y algunos tímidos esfuerzos precedentes como “Spanish Grooves” (Nuevos Medios, 2001) o “El Ventilador (25 Rumba Catalana Hits)” (Satélite K, 2003). Pero ni con esas; mal que nos pese a algunos, la rumba sigue siendo un género mayoritariamente denostado a día de hoy como una expresión fiestera y canalla, asociada a la marginalidad y al consumo masivo de cutre-cassettes de gasolinera. ¿Un síntoma más de la naturaleza cainita y prejuiciosa del pueblo español, tan poco dado al ejercicio de una memoria histórica alejada de los tópicos preconstitucionales? 

 

Este maravilloso volumen nos regala quince joyas insólitas; una ristra de perlas rítmicas y melódicas preñadas de duende gitano y distorsión mestiza que invitan a indagar a fondo en sus orígenes. Sorprende (lo justo) encontrarse con nombres del prestigio de Dolores Vargas “La Terremoto” y Bambino; en su vibrante “A meter el gol” el de Utrera ya acentuaba las bulerías con el fuzz con visionarios resultados. 

Tan solo tres años después, al mismo tiempo que el insigne Adolfo Waitzman se lo llevaba crudo con el primer gran éxito de ventas del flamenco-pop junto a Encarnita Polo y desde Belter coronaban a Rosa Morena como la nueva folclórica de la generación ye-yé, Los Amaya daban el calambrazo de salida al enchufar sus guitarras a la red eléctrica. “Bailen mi rumbita” es todo un melocotonazo rumbero, contagioso y vacilón, pero con un plus de groove que ubica a los catalanes a la cabeza de la nueva ola ácida.

Rumba Brava están detrás de dos de los mejores temas del recopilatorio: “Rumba, Rumba” y “Baila, canta y ríe”, apostando por una producción abiertamente psicodélica (wah-wah y bongos incluidos) sin perder un ápice de la personalidad rumbera original. En esto les toman el relevo Reto Gitano, pisando el acelerador a ritmo de palmas y bordando un punteo de regusto inequívocamente rockero que apunta a unos Gipsy Kings en clave pura sangre y sin domesticar.

 

Otra sorpresa mayúscula: Chango se desmarca con un híbrido entre El Raval, la salsa y el soul más desenfrenado que debería bastar para sacarle los colores al mismísimo Pitingo. “Chivato” es todo un prodigio de carisma lumpen para enmarcar, a la altura del “Xaví (Chavi)” de Peret. Un single que lo tiene todo, de los que ya no se hacen en este país ni queriendo: fresco, chulesco y con un vozarrón para el recuerdo. 

Junto con la revoltosa relectura a la que someten Juncal y sus Calistros al clásico de Richie Valens, "Tequila", nos encontramos con una toma de El Noi del "Zorongo Rock" de Alfonso Santiesteban que es pura delicia. Y seguimos sumando pintorescas presencias al repertorio con un par de aportaciones ("No llores más" y "Dejé de querete") de Morena y Clara, remedo de Las Grecas apadrinado por el infame Lauren Postigo que conserva intacto su potencial entre oportunista y memorable, antes de cerrar con un cover anónimo del emblemático "Te estoy amando locamente"

 

Si este recorrido por el pasado (no tan lejano) de nuestra piel de toro sirve para que alguno se quite las anteojeras, ya valdrá la pena. Quién sabe si pasado mañana, al mirar atrás, acuñaremos para la ocasión algún término trendy que lo revalorice de puertas adentro (¿"tropycal spanish"?) de manera similar a lo que ya ocurre en el extranjero. Si no que se lo pregunten a Gonjasufi

Hay 18 Comentarios

Nos adentramos en la obra y vida de la pintora gitana Lita Cabellut
A través de su pinturas y de sus opiniones, repasamos la situación del pueblo gitano en Europa.
http://joseluisregojo.blogspot.com/2012/03/lita-cabellut-pintora-gitana-heroina.html

A José Ortiz le gusta abusar de chicas y niñas gitanas, trabaja en Prodefincas s.l. C/. Estrella Polar 20

Buen reportaje.

Tropical Spanish ya existe,es un colectivo que se dedica a la organización de conciertos y sesiones de música reggae y ska en Madrid.Así que inventate otro nombre,por favor!!!!

En lo referente a Gonja Sufi, yo creo que sería más apropiado hablar de gaslamp killer, el responsable del beat con el sampleo de Las Grecas.

Por cierto,
El Luis, Yo te lo digo cantando:
http://www.youtube.com/watch?v=6b8mgM8Qfds

Lo que era cutre, es cutre y será cutre, por mucho gafapastismo que le quieras dar. Si esta es la herencia musical española, es logico que el panorama actual esté como está. Damos mucha pena, eso si, algunos más que otros.

genial que termines hablando de Gonjasufi. Griffi hizo una versión antes que él de Achili bastante buena también: http://www.youtube.com/watch?v=yYQ6ERCfgmQ

España es, aunque sea en el fondo, muy de coches de choque.
Y ahí, los mejores, son ellos.

ja,ja! genial como está escrito me he reído muy a gusto...la música, toda ella, por otro lado, me gusta desde cría.

Yo es que es escuchar la cumbia esa y me dan ganas de... arcadas, eso, me dan arcadas. Larga vida al Rock!!

No se menciona a El Luis y solo indirectamente a La Susi.

Este post me ha alegrado la mañana XD lol
Gracias David Bizarro!!!!

Qué manía y obsesión con la "modernez", lo "trendy" y sobre todo con los "modernos" y medirlo todo en relación a estos. Tanto por parte de críticos como por parte de los que estamos a este otro lado. Es en general que llevamos cerca de 20 años desde que se ha vendido la idea (y ha sido aceptada casi universalmente) de que la "cumbia" o la "salsa" es lo nuestro o que es mucho más nuestro que el rock, el jazz o lo que sea. Sí y no, porque es cierto que por cierta afinidad cultural (la del idioma fundamentalmente, diría yo) la mayoría podríamos tender a sentirnos más cerca de "lo latino" que de lo anglosajón. Pero desde hace bastantes años eso no deja de ser una elección personal, porque la oferta y la posibilidad de escuchar de todo, y de entrar en contacto con casi todo lo que queremos es casi infinita. En resumen, que no veo por qué me debo sentir más cercano a Peret que a Neil Young, por poner un ejemplo. Nadie suele plantearse si los escritores, los pintores o los cineastas son de aquí o de allá, si resultan más cercanos culturalmente o no.

Soy muy fan de los Manero, pero el disco de Pandilleros es de lo peorcito que han hecho.

A ver si sacan pronto otro y se redimen. :)

Te recomiendo el último disco de la Fundación Tony Manero, una ópera homenaje a este movimiento, con una espectacular puesta en escena. Se llama Pandilleros, basado en la vida del barrio de Sant Genís dels Agudells de Barcelona, donde algunos de sus integrantes vivieron el fenómeno de las pandillas de los 80.

Un saludo

A tí puede que te guste, pero a mí me trae recuerdos de cutrerío, caspa, apuros y malos rollos.
Por eso no tiene éxitos estas recopilaciones. Aquellos tiempos fueron muy chungos, y ésto nos los recuerda demasiado

Qué bueno, siendo no español es difícil conocer esta música pues creo que nunca se le comercializó tanto fuera de España, o al menos no mucho, eso o será que a mi generación directamente no llegó (y mira que tengo 30)... GonjaSufi increíble ejemplo del reuso de la música. El artículo me ha dejado con ganas de más.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal