El escozor de Sic Alps

Por: | 15 de septiembre de 2011

Sic-alps-napa-asylum-drag-city
 
La cita de esta noche en El Perro de la Parte de Atrás del Coche bien se merece un par de brindis. El primero, por la inauguración de The Space Cadet, un nuevo club que nace con el propósito de reavivar las noches de los jueves madrileños con una excelente programación de directos internacionales (HTRK, Eternal Tapestry o Ruins entre otros). Segundo, porque los encargados de descorchar la botella serán Sic Alps, la última sensación del garage rock de San Francisco. Y en comparación con Thee Oh SeesTy SegallThe Fresh & Onlys o Sonny & The Sunsets, una banda mucho más grande de lo que la mayoría parece haberse percatado.

Su reciente “Napa Asylum” (Drag City, 2011) ha cosechado una bien merecida ristra de elogios y supone un auténtico punto de inflexión en la carrera del grupo. Entre otras cosas por el ¿definitivo? cambio de formación tras la incorporación como guitarrista de Noel Von Harmonson (ex Comet On Fire) y el posterior abandono de uno de sus miembros fundadores, Mike Hartman (también ex The Hospitals y Coachwhips). Lejos de quedarse en casa lamiéndose las heridas, Mike Donovan, el otro padre de la criatura, ha reclutado a Doug Armour y Tim Hellman para el tour europeo. Si a eso le sumamos que en la última semana circularon rumores de que Ty Segall sustituiría a Hamonson en el resto de la gira, no es de extrañar que la expectación por verlos en directo aumente.

Para mayor tranquilidad del aficionado, el representante de Segall ha desmentido el bulo (la agenda aprieta) y la banda está dejando un grato sabor de boca a quienes ya han tenido oportunidad de verlos en vivo. Así que dejemos aparcado el tema y ciñámonos a lo que nos espera sobre el escenario: una ración de garage rock de baja fidelidad y altas prestaciones psicodélicas.

 

Quienes no estén familiarizados con el grupo harían pero que muy bien en agenciarse una copia de “Napa Asylum” a la mayor brevedad posible. Más que nada porque después de leer por ahí referencias tantas referencias a The Velvet Underground, Spacemen 3 o Royal Trux, pueden hacerse una idea no del todo exacta sobre lo que les espera. Y porque además es posible que nos encontremos ante su mejor trabajo hasta la fecha y en el que, para colmo, han dado cabida a una mayor variedad de registros.

 

Aún siendo fieles a su libro de estilo, las canciones de su último disco se suceden como arañazos: rápidas, breves, directas… y en todas direcciones. Si se pone atención, aquí hay más cera que la que arde. Se me ocurren pocos (poquísimos) grupos capaces de citar entre líneas a The Dead C, Half Japanese, The Pretty Things, Donovan (en su momento versionaron con saña gloriosa) o The Kinks. Todavía más cuando dejan que se filtre por los recovecos más inesperados, un brillo de belleza enajenada a lo Skip Spence (“Country Medicine”) que atrapa y desarma.  

 

Y más crudo me lo ponen cuando son capaces de derramar puro vitriolo sobre los veintidós temas en poco más de cuarenta minutos, destapando el tarro de las esencias de rock de toda la vida, con paradas en el calambre noise (“Trip Train”), la avería psicodélica (“Meter Man”“Zeppo Epp”) y la luminosidad -es un decir- pop (“Cement Surfboard”, “Ball of Fame”). Todo a la vez, mezclado y sin cortar, como un inflón de blues-rock (“The First White Man to Touch California Soil”) y acid-rock destartalado (“Ranger”). Y además, concisos como una coz en la entrepierna.

 

Con semejante mezcolanza no es de extrañar que Pavement o GYBE! los reclamasen como teloneros, ni que colaborasen con Magik Markers, Broken Social Scene, The Clean, Wooden Shjips o Six Organs of Admittance. De hecho, si te gustan los primeros discos de Beck y disfrutas por igual con Times New Vikings y Guided By Voices, puede que también te entusiasmen. 

Hay 5 Comentarios

Me reitero en que el último disco es enorme, Marta. Mike es un crack y Noel un rey. Dos leyendas vivas del psyco-rock underground americano. un placer, vamos.

Abrazo!

Aún así, a mí me gusta mucho el último, y los singles y Eps de hace cuatro o cinco años ¡y me encantan sus directos! Y creo que mientras resista Mike, la banda existirá como realmente es Sic Alps, todo carisma!

Ayer se echó de menos a Matt Hartman. Mike y Noel fetén! Y sí, casi es mejor no tener ideas exactas de lo que se espera.

Eso es que te puede la cera, estimado Andrés. Ya de poder elegir, me quedo con sus dos facetas, pero esté álbum me parece más completo.


Un saludo.

No está malamente su último disco,aunque si no me he fumado un par de wakas antes,acaban aburriéndome.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal