Al rescate de Finders Keepers

Por: | 04 de octubre de 2011

Votel

El asombroso sello capitaneado por Andy Votel, Doug Shipton y Dom Thomas publica estos días una nueva serie de recopilatorios destinados a recaudar dinero para recuperarse de la maltrecha situación que atraviesan tras el incendio del almacén de PIAS en Londres, durante los disturbios del pasado 8 de Agosto. Con el grueso de su stock pasto de las llamas, Votel ha reunido a su “círculo de confianza” (formado por Jarvis Cocker, Demdike Stare, David Holmes o Gruff Rhys, entre otros) bajo el epígrafe “Make Do And Mend (Supporting Finders Keepers)”, para seleccionar sus momentos favoritos del catálogo. La suscripción a la serie -que constará de diez entregas e incluirá material exclusivo para coleccionistas- está disponible a través de su web, tanto en descarga digital como en CD de edición limitada.

En activo desde 2001, la plataforma Finders Keepers / B-Music! ha servido de lanzadera a exóticas recopilaciones de freak-folk gaélico, psicodelia turca y bandas sonoras de culto, dando cobijo a subsellos especializados como Twisted Nerve, Bird o Battered Ornaments y consolidándose como uno de los bastiones internacionales de la cultura “crate-digging”. Su particular cruzada por cartografiar un atlas del muzzak subterráneo internacional les ha llevado a rastrear los bazares pakistaníes, la jungla vietnamita y los glaciares islandeses en busca de los más insólitos sonidos para el aficionado a las “otras músicas” y los rare grooves, apostando siempre al caballo ganador de las causas perdidas y las rarezas arqueológicas.

Por todo ello, me ha parecido conveniente repasar la colección de algunos de los maravillosos incunables de la casa para hacer un balance parcial de sus hazañas hasta la fecha. Porque la buena noticia es que, a pesar de todo, ya anuncian nuevos títulos...

VV.AA. -  “Welsh Rare Beat (Vol. 1 & 2)” (2005 - 2007). Gruff Rhys (Super Furry Animals), Dom Thomas y el propio Votel se sacan de la chistera una espléndida colección de canciones de los sesenta cantadas en galés, a medio camino entre el arrullo folk autóctono y la reivindicación psicodélica nacionalista. Publicadas por el sello SAIN como réplica a la escena anglo-americana, nos encontramos ante un verdadero festín para los degustadores de rarezas con tendencia al rock progresivo, el freak-beat y las letras inescrutables. Un repertorio de mantras que revitalizan mitos y leyendas ancestrales bajo los efectos del porro... o al menos eso es lo primero que a uno se le viene a la cabeza al escuchar a Edward H. Dafis o Huw Jones, auténticos trovadores de ascendencia druídica y caríz ácido.

  

Lubos Fiser – “Valerie And Her Week Of Wonders” (2006). Tras barajar el subyugante score de “Le Frisson des Vampires” (Jean Rollin, 1970) y los ritmos grindhouse de “Werewolves on Wheels” (Michel Levesque, 1971), esta atmosférica partitura ha desbancado a sus más firmes competidoras al podio. Seguida muy de cerca por el feminismo pop à la nouvelle vague de “Las Margaritas” (Vera Chytilová, 1966), desprende la misma belleza barroca de las imágenes del clásico de terror checoslovaco dirigido por Jaromil Jires en 1970. Una perversa revisión de los cuentos infantiles desde una perspectiva freudiana que adquiere visos de alegoría religiosa y política, aludiendo al abuso de poder del que era víctima la sociedad checa mediante el recurso del vampirismo.

 

Jean-Pierre Massiera – “Midnight Massiera: The B-Music of Jean-Pierre Massiera” (2008). Solamente por publicar este impagable compendio de la obra y milagros del polifacético productor francés, Votel y compañía ya se han ganado el cielo, eso seguro. Si  todavía no lo conocen, pueden empezar por este somero repaso a la promiscua y enigmática discografía del creador de “Les Maledictus Sound” (1968), “The Horrific Child” (1976) y “The Human Egg” (1978): todo un portento de imaginación y locura. Un adelantado a su tiempo, fan confeso de Joe Meek y Serge Gainsbourg; apasionado de la ciencia-ficción y stajanovista galáctico. La clase de genio en la sombra que urge reivindicar desde ya mismo.

  

VV.AA. - “Pommegranates” (2009). He aquí otra de las joyas de la corona. Un alucinante recorrido por el pop persa de los sesenta y setenta, donde los coros y danzas folclóricos se entremezclan con el hedonismo discotequero y el jazz islámico. Apéndice perfecto a similares esfuerzos previos de Sublime Frecuencies, supone una de las inmersiones más completas y sugerentes en materia oriental publicadas hasta la fecha e inaugura una de las líneas editoriales más interesantes del sello, perpetuada ese mismo año por el también colosal “The Sound of Wonder”. De entre la estaca con luz propia filigrana arábiga “Talagh” de la pop-star iraní Googoosh.  

      

VV.AA. – “Thai? Dai! The Heavier Side of the Lukthung Underground” (2011). Irresistible muestrario de chaladuras psicodélicas tailandesas repletas de riffs incendiarios y metales souleros, que retoma la senda de “The Sound Of Siam” (Soundway, 2010), poniendo mayor énfasis en la mímesis de sonidos extranjeros que en la rica tradición milenaria. El resultado es abracadabrante por momentos, alcanzando verdaderas cotas de delirio con la apoteósica apropiación del Morricone de “La Muerte Tenía Un Precio” y la relectura del malogrado Sroeng Santi del “Iron Man” de Black Sabbath, con piano y cadencia funkadélica

  

Me resisto a dejar en la recámara el desconcertante y adictivo himno disco “Superman Supercool” (2010) de Jacky Chalard: un doce pulgadas que vale su peso en oro. O referencias tan recomendables como “Anagram Jam”  y su inminente secuela, “Turk Jerk” (2011), así como la golosa serie “B-Music!” (2007 - 2008), acaparadoras por sí mismas de la ecléctica idiosincrasia retro del sello. 

   

Hay 3 Comentarios

Me parece que este es el primer artículo en España sobre este magnífico y arriesgado sello. La joya de la corona es, por supuesto, la banda sonora de "Valerie And Her Week Of Wonders", no solo por su calidad sino también por ser uno de los grandes y últimos referentes de los malogrados Broadcast. El resto del catálogo del sello es muy interesante, pero no es para todos los públicos. Para adentrarse en los tesoros de Finders Keepers hay que haber escuchado mucha música, creo. Enhorabuena.

Me alegra leer eso, Ramón. Este sello es una verdadera mina; nunca decepciona.


Un saludo.

Interesantísimo, muchísimas gracias. Sólo conocía y adoro la recopilación de la turca Selda (puro "Contra la Pared") pero sin duda escucharé todo esto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal