Wilco no es Jeff Tweedy

Por: | 31 de octubre de 2011

Wilco_live

Es decir, sí, pero no sólo. Digamos que es, al menos, un 50% de la banda. Un 60, si os sentís generosos, pero Wilco es mucho más que él. Sus canciones son la base de todo y su férreo liderazgo marca la hoja de ruta del grupo, pero siempre hubo algo más que Tweedy en Wilco, llámese Jim O`Rourke, Jay Bennett o las cenizas de Uncle Tupelo. En el nuevo Wilco –el que se estrenó en el doble directo de 2005 “Kicking Television”– Nels Cline, Glenn Kotche y el miembro original John Stirratt son tan importantes para la música de la banda como la expresiva voz y la inspirada pluma de su frontman.

Esta sensación de esfuerzo colectivo se refuerza al escuchar a la banda en vivo. Con uno de los directos más sobrecogedores del momento, los de Chicago son algo digno de ver. Un concierto de Wilco es mucho más que “un concierto más”, no tiene nada de común ni de rutinario. Y es precisamente ahí, a pie de escenario, donde uno comprueba que, aunque Tweedy es el jefe, sus compañeros de filas no son simples comparsas.

Es, sobre todo, una cuestión de sonido, de carácter: sin Cline, Stirratt, Kotche y, en menor medida, Mikael Jorgensen y Pat Sansone, Wilco ya no son Wilco, por mucho Tweedy que haya. Ahora, más banda que nunca, son una perfecta y reluciente locomotora conducida sapientemente por su líder, un tipo con ideas claras (le pese a quien le pese) que un buen día decidió cambiar a coprotagonistas como Bennett y O´Rourke por un puñado de colaboradores residentes en toda regla.

 

En sus 17 años de existencia, Wilco ha pasado por tres etapas diferentes. Tweedy y Stirratt siempre han estado ahí, pero cada una de las encarnaciones de la banda ha sido definida por diferentes personalidades y un enfoque siempre cambiante. Esto nunca ha sido bueno para mantener contentos a los fans, un colectivo que, independientemente de lo que piensen o sientan sus miembros por separado, tiende a patalear ante los cambios de dirección de sus grupos favoritos.

Wilco tuvo suerte en 2001, cuando un álbum como “Yankee Hotel Foxtrot” caló estupendamente entre sus seguidores a pesar del volantazo que suponía para la banda. El giro se saldó con Tweedy echando al bueno de Jay Bennett y dejándose seducir por las ingeniosas ideas de Jim O’Rourke y su fichaje estrella, Glenn Kotche. Si “Being There” fue un álbum tan de Bennett como de Tweedy, con “Yankee Hotel Foxtrot” ocurrió exactamente lo mismo con O´Rourke, a pesar de la presencia de Bennett en el mismo. Tras el brillante y transicional “A Ghost Is Born”, y la tímida y progresiva retirada de O´Rourke, la nueva formación de Wilco asumió poco a poco la labor en la sombra de Bennett y O´Rourke, principales colaboradores de Tweedy hasta entonces, resultando en una banda más colectiva que nunca.

Aunque el giro de “Sky Blue Sky” no gozó del mismo abrazo de aceptación que el revolucionario “Yankee Hotel Foxtrot”, la banda continúa imperturbable su camino, como se pudo ver en “Wilco (The Album)” o en el reciente “The Whole Love”. Ajeno al síndrome –tan propio del pop y el rock– de “a mí me gustaban antes, ya no son lo mismo”, Tweedy se sigue poniendo el mundo por montera, para perplejidad de fans y periodistas que sólo entienden la última encarnación de Wilco como una versión diluida de lo que una vez fue. Tal vez por falta de empatía, por snobismo, ignorancia o por pura incapacidad para aceptar la libre evolución de una formación inquieta, muchos han confundido la sencillez con la involución en la música del grupo.

Resulta difícil creer que todos los que reniegan de los últimos discos de Wilco (presunta y discutiblemente más simples que algunos ilustres predecesores) les seguirían a ciegas tras cuatro entregas en la línea de “Yankee Hotel Foxtrot”, porque la magia de ese disco también reside en el hecho de no haber sido devaluado a fuerza de reiteración. “A Ghost Is Born” fue un paso adelante lógico y natural, y “Sky Blue Sky”, a su manera, también. Sin caer en formulas ni en repeticiones oportunistas.

Como Tweedy es el principal compositor e ideólogo de Wilco, es normal que cada álbum refleje su momento o periodo vital. Así, igual que “A Ghost Is Born” representaba el desasosiego de Tweedy, “Sky Blue Sky” hacía lo propio con la placidez, “Wilco (The Album)” con la realización y “The Whole Love” con la autoafirmación. Estos últimos discos no son fruto de un Tweedy atormentado así que, ¿por qué iban a tener que embarrarse en la tensión y tenebrismo de otros discos y otras épocas?

Más allá de complejos y comparaciones extramusicales con álbumes anteriores, “Sky Blue Sky” es un álbum de inmensa belleza y, si bien “Wilco (The Album)” es un esfuerzo irregular, hay que reconocer que contiene algunas canciones de primera. Más redondo y focalizado que sus dos anteriores trabajos, “The Whole Love” adolece sin embargo de la ausencia de una o dos canciones tan memorables como ‘Wilco (The Song)’, ‘Impossible Germany’, ‘I’ll Fight’, ‘Sky Blue Sky’ o ‘You And I’. “The Whole Love” parece querer rescatar detalles del pasado sin renunciar al apacible presente, pero ¿quién sabe?, tal vez sea un nuevo calentamiento de motores precediendo un nuevo giro, por pequeño que sea.

Esta semana llegan a España para presentar su último álbum en cuatro fechas que parten de un sold out rotundo, a excepción de su concierto en Vigo, que aún tiene localidades a la venta. No es la primera vez que Wilco se acerca a nuestro país y, aunque “The Whole Love” no cuenta con el beneplácito de todos sus fans, esta vez parece especial. En realidad, cuando se trata de Wilco, todas lo son.

 

Hay 24 Comentarios

Ah! Quería sugerir a nuestros críticos favoritos una banda muy desconocida pero que maravillaría ahora, ya que en mi época joven coincidente con la movida, apestarían a los integrantes de esta ( hasta que llegó The Dream Syndicate, claro ). Su nombre: Firefall. Del famoso Rick Roberts. Saludos cordiales.

Bueno, pues a los profanos desconocedores de la banda, se nos ponen los dientes largos de oír las lindezas que caen sobre el papel de uno y otro crítico. Lástima no haber podido asistir al Price y no conocer antes a estos muchachos y a sus teloneros. Las referencias sí las conocemos muy bien, de Jackson Browne a David Crosby, pasando por Neil Young, que por lo leído sobrevolaron el techo del circo. Pues ya puestos y ante la exagerada pleitesía rendida a un "solo" de ese chico proveniente del virtuosismo guitarrero y que no sé el nombre (la canción está referida a Germany, creo) hecha por uno de los Fernandos de El País.com, decir que los mejores solos de la década se nos incrustaron en el Rock in Rio de Arganda del Rey, por parte del propio Neil y por similitud. Porque por virtuosismo Pat Metheny ha dejado en lo que va de siglo, unos cuantos en Alcalá de Henares y en Galapagar ( con Brad Mehldau aquí ). La verdad es que la gente de Madrid sigue siendo una suertuda.

Es que a mí me da que la una o dos canciones tan memorables como ‘Wilco (The Song)’, ‘Impossible Germany’, ‘I’ll Fight’, ‘Sky Blue Sky’ o ‘You And I’ son "Art Of Almost", "I Might", "Born Alone" y "One Sunday Morning..."

pues yo los conocí a través de sky blue sky y me parece uno de sus mejores discos, sino el mejor. Lo digo por los comentarios en contra. Es curioso lo subjetivo que es todo, y mas la música.. pero lo bueno es eso, que hayan diferencias y debate.
Y ánimo a blogs como este. Aunque estaria bien que sirvieran tambien, aparte de para reflexionar sobre albumes nuevos o giras de artista consagrados, para que pudiéramos descubrir nuevos grupos...
Ahora voy a hincarle el diente al ultimo, que todavia no lo tenia.

Por favor, ya está bien del eterno debate sobre si Wilco molaban más en la época del YHF o el Summerteeth, o el A Ghost Is Born, que fue el disco que se la terminó de poner dura a los críticos de la Rockdelux y fans de Radiohead, que si el Sky Blue Sky fue un bluf que te cagas, que sí ahora se han relajado, que si Tweedy es un ser fascinante e indescifrable...
Aquí en España parece que muchas veces sólo nos importa que un grupo se atreva a meter ruidismo avant-garde o sintetizadores en un disco de rock para tenerles en cuenta, o que su líder sea controvertido en las entrevistas y que haya tenido multitud de problemas personales y con los ex-miembros de su banda. Pero se nos olvida lo más importante y que poca gente que publica artículos suele mencionar: que Wilco y Jeff Tweedy son ante todo herederos y perpetuadores de una saga que viene de muy lejos en América, y que abarca a gente como Elvis, John Lennon, Neil Young, Alex Chilton, Gram Parsons o Paul Westerberg; que Wilco toman el testigo y mantienen vivo el legado del Country, del Rock'n'Roll y del Punk en nuestros días.
Que son, y esto no es una opinión sino un dato, el mejor grupo de rock'n'roll de la actualidad tanto en directo como en estudio.
Precisamente por que se han ganado el derecho a hacer lo que les venga en gana, y porque las expectativas creadas son tan altas que cada grabación es un nuevo desafío a la audiencia. Por favor, centrémonos en las canciones y admiremos cuán grandes son.

El ultimo CD es buenisimo.
Estoy deseando verlos otra vez despues de Berlin el año pasado.

Para los fans en crisis el disco -The Whole Love - "by the path-illa, again":
http://isohunt.com/torrent_details/328697661/%3Ftab%3Dsummary?tab=summary

Es difícil que vuelvan a repetir el nivel de A Ghost is born, pero hay que reconocer que, hoy por hoy, tienen uno de los mejores directos del circuito.

A parte del disfrute del directo, es encomiable la fe infinita que los auténticos fans de un grupo les profesan, y Wilco se merece eso y mucho más. Pero la historia nos enseña una y otra vez que el genio es finito, que las ideas se agotan o, como mucho, ayudan a volver a articular... el mismo precioso discurso.
Es inherente al ser humano, al genio creador. Es tan estúpido creer que las bandas puedan seguir generando una trayectoria ascendente tras 20 años, como que los Rolling pudieran sacar un superventas a estas alturas, o que la mejor canción de Bowie está por venir.
Mis hijos pequeños insisten en repetir el placer de un chiste, un juego o unas cosquillas hasta que se hace obvio que ya no es tan divertido.
Espero que ellos puedan disfrutar al menos la mitad de lo que yo disfruté escuchando Wilco, pero también les deseo que tengan los pies en la tierra.

Vale chicos, como vosotros digais. . .
Plin!

Hola Yahvé,
Aún tiene que llegar la hora de que algo firmado por Wilco me decepcione, hay momentos más sublimes y otros menos, pero todo lo que ha publicado (con los vaivenes y los cambios) es de una calidad indudable.
Saludos

Marah es una banda de mierda, no me comparen...

I might, Dawned on me y Born alone; son 3 temazos que hasta los de Marah darian un brazo por tenerlos.

"en menor medida, Mikael Jorgensen y Pat Sansone," Claro, porque Sansone solo es coproductor del nuevo disco.

Es un hecho, no algo subjetivo, que a Wilco les falta algo de lo que tenían. Mejor para ellos, ahora parecen chavales felices y eso debería ser lo mas importante, pero ahora son una castaña comparados con antes. No hay nada fresco ahí dentro, no se trata de deconstrucción, si no de frescura, de tensión real, no de sucedaneos a un precio mas caro.
El motivo de que ahora la gente reniegue de ellos es el gran vínculo emocional que se tenía en el pasado con esas personas (Tweedy). Si ellos cambian (como así es) es normal que no gusten tanto. Aun así sus fans se multiplican, y son unos autenticos bestias en directo. Hay que verlos, siempre y cuando se pueda pagar la entrada....
La única salvación sería echar a todos los miembros de la banda e excepción de John Stirratt, ese si que es el 50% de la banda.
En definitiva, hay que comprender a Wilco y a sus fans desencantados.
Yo siempre seré mucho mas de MARAH.

El País no es Yahvé M. de la Cavada...


En Manchester pagué 28 libras, unos 24€. Un precio normal, no?

Totalmente de acuerdo contigo Yahvé. Tuve el placer de ver a Wilco el pasado 25 de octubre en Manchester y puedo reiterar que ahora Wilco es más que Jeff Tweedy. La llegada de Nels Cline por ejemplo ha dado una nueva dimensión al grupo, los directos son casi pura orfebrería, son puertas abiertas a otros lenguajes (algo muy de Chicago, supongo) pero sin avaricia. Quizá fue el sonido de la sala, pero el volumen de la guitarra de Cline estaba al mismo nivel de la voz de Tweedy lo que provocaba un precioso efecto envolvente. La voz era sólo un elemento más de todos los que habían en el escenario. Viendo a 6 tios ahí uno puede pensar que quizá alguno sobre pero todo parecía encajar de manera mágica. Además vi a Tweedy en buena forma, cantando como nunca! Estaba simpático, y eso que tardó 45min en decir "hola!" al público :)
En resumen, un gran gran directo. Empezaron con temas de su último disco y terminaron con temas más conocidos como Shot in the arm, cuyo estribillo todo el mundo cantaba. Nada, animo a todos a verlos en directo! Creo que en las salas es donde mejor funcionan. Saludos!

Yo tengo entrada para mañana y estoy ansioso por verlos.
Vale que Wilco no es Tweedy pero ¿Es imaginable un Wilco sin Tweedy? Puede que fuera algo bueno también pero no sería Wilco (The Band)

http://planetamancha.blogspot.com/2011/10/i-am-trying-to-break-your-hurt.html

Los vi el sábado en Londres, y creo que es de lo mejorcito que se puede ver en directo hoy en día. Por cierto, las entradas costaban 32 libras...

Estoy de acuerdo; no me parece muy normal que la gente que antes los adoraba ahora pase de ellos porque ya no hacen esa "deconstrucción" que tan bien les salió en A ghost is born... Siguen siendo un grupo muy por encima de la media, aunque les falte un poco de esa transgresión. Pero también es cierto que este disco y Yankee Hotel Foxtrot son muy superiores a los últimos tres discos. No es ninguna novedad en el rock (ni en la literatura, ni el cine), que las mejores obras de arte suelen surgir de los momentos de mayor confusión, depresión, etc. del artista. Puede que sea un topicazo, pero Wilco son una muestra más. Menos mal que siguen en forma y la calidad de su directo es incontestable.

Amén.

Ví a Wilco hace dos años en el Teatro Cervantes de Málaga, y todavía me suenan ecos del concierto. Inolvidable, perfecto, mágico y de andar por casa a la vez.

No solo contratar más noches, también rebajar un poco los precios. Pagar 70 euros me parece una auténtica barbaridad para los tiempos que corren. Es el doble que en la anterior gira. Son precios para ricachones.

La verdad es que poder ver a una banda como Wilco en el Circo Price me parece algo delicios, pero... ¿por qué no contratan un par de noches más? Hay muchos que se quedarán sin verlos en Madrid (yo esta vez nooo ;-b)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal