Cuatro mentiras sobre música e internet

Por: | 30 de noviembre de 2011

Big bucks, yeah

Con la música ocurre como con la crisis. Todo el mundo tiene una teoría sobre qué, cuándo y cómo van a ocurrir las cosas, sobre a dónde nos lleva está embrutecida vorágine en la que el mundo de la música y sus aledaños se encuentran desde hace un tiempo. Pero, en realidad, nadie tiene ni pajolera idea que qué va a pasar realmente. Vemos señales aquí y allí, y algunas cosas parecen definitivas pero, visto lo visto, es difícil estar seguro.

Ahora que el nuevo gobierno puede pasarse por donde se tercie las iniciativas del anterior y que la SGAE está a las puertas de lo que debería ser un saneamiento (en el peor de los casos) o una auténtica refundación (en el mejor), es un buen momento para desmentir algunos supuestos instalados en los discursos de interesados e implicados en esa enorme casa de citas (no perdamos aún la compostura) que es el mundo de la música en nuestro país. Son mentiras en toda regla, o medias verdades que tienen poco de verdad, pero seguro que las has escuchado más de una vez en esas cabezas parlantes que salen por televisión o en las anónimas y embarradas aguas por las que navegas desde tu ordenador.

 

Todo músico tiene derecho a ganarse la vida con su música

Enorme mentira, enarbolada habitualmente por los paladines de la propiedad intelectual, para contrarrestar los ataques de algunos internautas, casi siempre lloriqueando y clamando la de puestos de trabajo que se están perdiendo en el sector (esto sí es verdad, mira por dónde). Dedicarse a la música, como a cualquier profesión, es una opción. Si juegas bien tus cartas, tienes mucha suerte, un talento irreductible o comes lo que tengas que comer, tal vez puedas ganarte la vida con ello. Es decir, ¿si uno estudia derecho podrá dedicarse a la abogacía? Pues igual sí, o igual no. ¿Si uno entrena mucho podrá ser jugador profesional en la liga? Pues casi seguro que no. No es tan difícil de entender.

 

La música es de todos, y es un derecho universal disfrutar de ella de forma gratuita

Esta si que es buena. Eric Dolphy decía que la música volaba libre y que, una vez la tocabas, era imposible de capturar. Vale, eso sí es de todos. El problema es que la música grabada, empaquetada y planeada para ser vendida como producto es precisamente eso, un producto. Si yo soy músico y escribo mis canciones, me pago un estudio, unos músicos, un diseño, una edición y una distribución (que nadie se engañe, en el 98% de los casos es más o menos así), qué menos que poder decir que esa pequeña cantidad de información enlatada es mía.

Internet ha dado a los músicos la oportunidad de ofrecer su obra de forma gratuita a cualquier interesado, y muchos de ellos la han aprovechado. Hay millones de canciones y de piezas que son regaladas en Internet por sus artistas y, sin embargo, la mayor parte del público quiere la que cuesta dinero. Es como si la gente fuese al quiosco a llevarse el periódico por la cara y, ante la negativa del quiosquero, se le dijese “oiga, que tengo derecho a la información”. El quiosquero tal vez respondería “pues vaya y coja uno de los varios diarios gratuitos que hay”, y entonces el cliente, henchido de indignación, dijese: “ya, pero es que yo quiero ÉSTE”.

En España, además, tenemos Spotify, y todavía nos quejamos. Sale gratis si aguantas los anuncios y no escuchas más de 10 horas al mes, y por una mensualidad de 5 € te libras de restricciones y de publicidad. 5 euros. Al mes. Millones de discos disponibles. Y hay quien dice que es un abuso.

 

Gracias a internet, los nuevos grupos lo tienen más fácil que nunca

Claro, tienen más fácil hacerlo todo ellos mismos. Y también resulta más fácil que cualquier otro profesional del sector frecuente ese lugar de su cuerpo donde no da el sol. No importa que sean multinacionales, sellos independientes, promotores grandes y pequeños, bares de carretera con unas baldosas como escenario o managers de pacotilla y 20%: Internet ha dado tantas facilidades como excusas para ofrecer a los nuevos músicos cada vez menos, de forma presumiblemente legítima.

Contratos basura, porcentajes enfermizos, obligaciones delirantes, cesión de derechos, exclusivas en management, merchandising, etc… Todo vale para exprimir al músico con la excusa de que, como la cosa está muy mal, debe pagarlo todo él, desde la grabación a la edición, los carteles, la gasolina de la furgoneta y la infecta pensión en la que dormirá tras dar un concierto que, seguramente, no cobrará. Eso sí, si por un casual dicho músico genera beneficios en el futuro, toca repartir. Facilísimo, sí. Hagámonos un MySpace y a vivir de la música.

 

No importa lo que hagan las maléficas compañías de la industria discográfica, con internet ha llegado la era de la libertad y nunca podrán volver impedir que la música sea gratuita

Bueno, esto ya es la repanocha. Aquí hay dos tipos de enunciante, el que antes compraba música y ahora no y el que antes no compraba música y ahora tampoco. Irónicamente, gracias al nuevo orden mundial, ambos consumidores pagan por música cada mes. No a Universal, Warner o cualquier sello independiente, sino a Telefónica, Vodafone, Orange o quien les provea de banda ancha, también conocidos como los nuevos amos del cotarro. Algunos internautas se ponen el traje de Robin Hood para celebrar la caída de las multinacionales, como si el pueblo por fin recibiese lo que es suyo, bañándose en la tan ansiada gratuidad de la música, libre de yugos desalmados.

Por supuesto, la mayoría usa el ADSL para muchísimas más cosas que descargar música, pero el tráfico está ahí, para quien quiera verlo. Si tú descargas música ilegalmente, estás pagando por ella. Poco, tal vez, pero pagando. Y el que te permite hacerlo y te cobra por ello, es quien tiene la sartén por el mango y quien, eventualmente, te hará pasar por su aro.

La forma de sacarte la pasta es como la energía: ni se crea, ni se destruye, sólo se transforma. Pero si tú eres más feliz así, pues no se hable más. Disfruta mientras puedas.

 

Hay muchas más mentiras circulando por ahí, arrojadas por una y otra parte de un conflicto en el que unos y otros tienen intereses. Todos por dinero, claro. Algunos para ganarlo y otros para no gastarlo, pero siempre por el poderoso caballero. La música, pobrecilla, es lo menos reivindicado y defendido por toda esa banda de autodenominados defensores de la cultura que, en lo que realmente piensan, es en su cuenta corriente.

Hay 80 Comentarios

Hola:

Desde luego la cosa ha cambiado radicalmente, y no solo para mal, bien es cierto que la posibilidad de financiarse mediante las ventas de discos ya no existe mas que en un porcentaje mínimo, pero como contrapartida asistimos a una democratización brutal de los materiales y medios necesarios para grabar con calidad, así como de las posibilidades de aprender y avanzar en la forma de hacerlo, y todo gracias a la revolución digital. Llevo muchos años haciendo música y recuerdo los tiempos en los que grabar con un mínimo de calidad era algo prohibitivo para el que empezaba debido al coste del equipo necesario, hoy casi se puede hacer en casa. Y sin casi.

Lo que quiero decir con esto es que basta ya de lamentos, si bien es verdad que hace 20 años te podías hacer de oro con la música no es menos cierto que hace 70 no podías, y la música existe desde el principio de los tiempos, ahora bien, ni hace 70 ni hace 20 podías grabar en tu casa con la calidad que puedes hacerlo hoy, tomándote el tiempo que quieras y sin presiones de ningún tipo y al día siguiente de terminar que lo pueda escuchar cualquiera en cualquier parte del mundo. Eso es la primera vez que pasa, y es acojonante las posibilidades que tiene. Ya estoy cansado de los lamentos porque ya no vamos a ser Nirvana, el oficio de músico ha sido muy jodido y muy difícil de toda la puta vida, igual que el de actor y en general el de cualquier disciplina artística, así que si lo que quieres es que te fiche la Emi, grabar un disco o dos y dar algún conciertillo de vez en cuando entre juerga y juerga, mejor prepárate una oposición, si por el contrario lo haces por pura y sincera vocación trabaja en ello, todo lo que puedas, y usa la cabeza para intentar alcanzar la excelencia. Tu talento, si lo tienes, hará el resto.

Para Sergio Garrido. Acabo de ojear un poco una de esas tiendas que has citado e insisto, los precios varian, en el caso de lo mas barato en 3€ con respecto a una de las tiendas en las que compro regularmente en mi ciudad.Yo no digo que los discos sean o no caros aquí, yo lo que digo es que la gente lo utiliza como excusa para justificarse.Todo producto tiene el valor que tu le quieras dar.Para mi un cd de Bustamante no tiene ningún valor aunque costara 1€ y puedo pagar verdaders fortunas en otros casos.Claro que hay tiendas muy caras pero es que los precios son libres y cada tienda pone el precio que quiere, lo que hay que hacer es buscar la mejor oferta.En mi calle hay dos fruterias una mas cara que la otra, así funciona el libre mercado.Por cierto, el que el cd esté precintado no significa necesariamente que sea nuevo, las tiendas tiene aparatos para precintar los cd.

No creo estar muy de acuerdo con el primer punto. Lo que criticas es que tengan derecho a ganarse la vida con su música, y luego pones ejemplos que lo único que sirven es para explicar que alguien puede valer o no para lo que tiene derecho a ejercer.

Es decir, que todos tenemos derecho a ser lo que queramos, o a hacer lo que queramos, vaya, pero otra cosa es que valgamos para ello.

Yo tengo derecho a volar, nadie me lo impide, y si yo quiero, lo haré. Pero si tengo miedo a estrellarme contra el suelo, entonces es que no valgo.

Espero haberme explicado.

Para Tara. Sin ir más lejos el ultimo de Greg Brown, Freak Flag, me costó 15 dolares con gastos de envio, brand new. Cuando dos meses después por fin apareció en la tienda que todo el mundo conoce, no daré publicidad no se merecen, pues costaba 18,95 euros. No es la mitad desde luego pero le faltaría dos euros y dos meses de espera para serlo! Llevo demasiado tiempo comprando discos como para poder reconvencerme de que España es el lugar idóneo para hacerlo. Más bien al revés.

¿Vas a censurar todos los comentarios que no estén de acuerdo con tu opinión?

Ah, y soy intérprete y autora, y una de esas terroríficas internautas que despellejas en tu artículo, tan terroríficamente defensora de una cultura libre de abusos de los cuatro peces gordos de siempre.

Qué sarta de falacias, por favor!! El ejemplo de los periódicos no podría ser más desafortunado, puesto que la prensa nacional escrita puede consultarse gratuitamente en internet. Para este tema recomiendo "RIP: a remix manifesto", que puede descargarse gratuitamente y con subtítulos en castellano aquí: http://www.zonaindie.com.ar/rip-a-remix-manifesto-con-subtitulos-en-espanol

Vale la pena leerlo solo por lo bién que está escrito, pero es que encima lo que dice es genial. Gracias

Para Paco. MusicStack, Funrecords.de y el mismo amazon uk y com en el apartado de «used and new». Solo hace falta leer lo que pone en descripción del producto, en ingles claro está. Hay tiendas de discos anunciando sus productos completamente nuevos y precintados. Les sale muchísimo más barato y cómodo usar las tiendas on-line ya consagradas que montar su propio espacio en internet. Son los mismos nombres de «supuestos» particulares que aparecen una y otra vez con ventas de decenas de millares, casi todos con nicks que hacen referencia a la propia tienda de discos, como caiman u otros.

Yahvé M. de la Cavada ¿tu cobras por escribir para el pais? o lo haces gratis? en fin, cada dia tenemos que ver como retrasados mentales escriben en los medios mientras gente con talento es censurada...

para Sergio. Ah, y aquí en ofertas no encuentras discos baratos también?, de grupos extranjeros?. Del tema digital y los precios no hablemos, digamos que trabajo en ello y se de lo que hablo. Los discos, en general, de oferta, extranjeros, españoles, novedades, etc da igual, son mas baratos aquí que en Francia, Inglaterra y demás. Hablamos de CDs. Me gustaría saber qué discos os han costado mas baratos fuera, dónde y de hace cuánto son esos discos. Ahora va a resultar que los compró en un mercadillo en Camden...

Se me olvidaba, estoy totalmente de acuerdo con el artículo.Ante el gratis total no hay alternativa, y eso lo he visto con la polémica de Spotify cuando decidió restringir las escuchas gratis, la gente empezo a despotricar por ello.Hay una generación entera de jóvenes que han crecido con las descargas gratuitas y no aceptan ni aceptarán pagar ni un céntimo por algo que pueden conseguir gratis, no tiene que ver nada si la música es cara o no.Tengo 47 años y yo sí se si un disco es caro.Cuando empece a comprar discos en 1977 valian 400pts, eso si que eran caros.Menos cinismo y menos hipocresía que más caros son los juegos y cada vez que hay una novedad hay colas en las tiendas.

Vaya sarta de estupideces. Y que esto se publique en un periódico nacional, es ya de chiste. De verdad, todavia hay gente que seguimos comprando musica, mucha, que vamos a los conciertos, muchos y que, por otro lado, desargamos música, llamemosla "ilegal". Habla con los músicos, creo que no estarán muy de acuerdo con tu artículo.

Me gustaría saber dónde compra toda esa gente esos discos tan baratos fuera de España.Yo si voy a dar nombres. Play.com, inglesa,buenísima tienda on line, te lo mandan a España sin gastos, una reedición de Pink Floyd cuesta 2€ menos que en Radyre, tienda de Salamanca donde compro regularmente, como vereis no es la mitad de precio como se dice por ahí.Suele haber de 2 a 3€ de diferencia de media, siempre habra excepciones pero lo normal son esos 2 o 3€ de diferencia.

Que post. más genial, y que grandes verdades, pero por desgracias determinados y estúpidos Mantras, se han instalado en la conciencia colectiva..y a ver quien es el guapo que los fulmina de la misma....suerte.

Me ha gustado la comparación entre los músicos profesionales y los deportistas profesionales, idea que debería meterse en la cabeza de todo aspirante a vivir del gusto del público. En ambos casos la mayoría de los que lo intentan se quedan como aficionados y al final se ganan la vida como pueden, quizá como profesores de música o de educación física. Incluso los deportistas que triunfan suelen tener una carrera corta y un olvido rápido. Y ello no es una injusticia universal.

Para Tara. Me ha llamado la atención tu comentario y alusión a las mentiras, así que leí comentario de Ana. Según entiendo ella no habla en ningún momento de novedades. Las novedades sí que son algo más caras en extranjero, más el envío. Pero no mucho más. Soy comprador de discos, en cantidad, y cuando no es novedad, basta que sea álbum de hace un par de años, pues la situación cambia radicalmente. Y lo que cuesta aquí 15 ¡en mejor de los casos!, se puede encontrar en internet por la mitad de precio y con gastos de envío incluidos. Y no me refiero a las ventas de los particulares. Un apunte,- estoy hablando de música no en español. Referente a la música española no puedo opinar, no tengo ni idea, ni me preocupa.

ana, la de los precios de los discos. No sé dónde habrás comprado esos discos extranjeros que dices, pero ya te adelanto que si ha sido en libras, o te has comprado algo en rebajísimas o es imposible que te haya costado 12 euros. España es uno de los países donde mas baratos son los discos. Pregunta en EEUU, una novedad a cuánto está, en Francia, en Inglaterra.... por favor, no mientas. Se nota que eres de las que dice en el artículo, de las que antes compraba música y ahora no o de las que antes no compraba música y ahora tampoco. Y encima mintiendo... Que no te lo van a regalar al precio que tu quieras, chavala!.

Hola a Todos.
Creo que la industria discográfica ha sido incapaz de reconocer sus errores y echa la culpa a internet para justificarse.
Durante años se han dedicado a promocionar grupos por su imagen y no por su música.
Durante años nos han cobrado precios abusivos por los Lp's, Cd's o por las descargas legales. ¿Como es posible que me cueste más descargarme un cd de forma legal, que si me lo compro en la tienda?
Ahora solo me descargo música para ver si me gusta y lo hago porque me creo con derecho a ello, ya pago un canon digital, pero sobre todo porque han desaparecido todos los programas, tanto de radio como de televisión, que nos daban a conocer los nuevos grupos y discos.
Los artistas tienen mas fácil poner su música a disposición del público, pero no deja de ser una gota en la inmensidad del oceano.
Es necesario que vuelvan esos críticos profesionales que filtraban, de entre toda la oferta, aquellas que consideraban que merecía la pena.
Aquellos que amamos la música nunca tuvimos tanta música a nuestro alcance, pero tampoco lo hemos tenido nunca tan difícil para encontrar aquello que nos gusta

Magnifico artículo con una postura clara que comparto al cien por cien. Lástima que unos señores, llamémosle «Nos hemos montado un chupe y no queremos desprenderse de el», pues lástima que estos señores sgaeístas no opinan ni remotamente parecido, ni jamás se acercaran a la postura de este reportaje. ¿Porque? Pues porque tienen poder e influencias que les permiten blindar su maravilloso chupe de forma vitalicia y desde las más altas estancias del gobierno. Cosa que otro bando del dicho conflicto no tiene ni en pintura. Una situación que a estos últimos provoca frustración, incomprensión, sentimientos de discriminación y como resultado una rebeldía total y absoluta. Es decir, cuanto más dure esta situación mayor será la distancia entre unos y otros. El gobierno podría solucionar el tema, pero es imposible porque para ello primero debería ser imparcial y segundo ser sabio, pues lo que digo - imposible.

ejem... por qué yo pago 9,99€ al mes por Spotify Premium???

Estoy de acuerdo con casi todo lo que dices en este excelente artículo, con una salvedad. La primera refutación es un sofisma. Cuando se dice que "todo músico tiene derecho a ganarse la vida con su música", es obvio que uno no se refiere a que cualquier torpe sin talento, por el mero hecho de elegir esa profesión, tenga derecho a pagar la hipoteca con su trabajo. No creo que alguien pretenda que los músicos se escapen a las normas de mercado en cuanto a creatividad (que son azarosas, como es sabido). Lo que se pretende afirmar es que no haya nadie que viva de tu trabajo; vamos, que el objetivo de esta afirmación, ya tópica, son los parásitos de la creación. Es cierto que se trata de una reducción al absurdo, pero la realidad converge con ella cada vez más: si a la gente con talento no se le da la posibilidad de que vivan de su trabajo, la cultura se banaliza. Van Gogh vendió un cuadro en su vida, es cierto. También lo es que Picasso vivió como un rajá. No es muy saludable pedirle a los creadores que, además de ser buenos en lo suyo, sean héroes ascéticos. Un saludo

Hola, esta claro que esta guerra, internautas usuarios P2P, industria musical, al final los que salen peor parados (segun mi opinion) son los musicos, los que generan la materia prima vaya. Creo que como bien se dice al final del ariculo, aqui lo que importa son los euros, todos los demas argumentos esgrimidos por unos y otros son justificaciones en ocasiones disparatadas o ridiculas.
Supongo que la solucion no es facil, ya que evidentemente unos ganen mucho o poco no queiren dejar de ganar ni un centimo, y otros tienen acceso gratuito a la musica y no quieren que deje de serlo. Pero se deberia de tener mas sensibilidad pro unos y otros, por el musico, sobre todo el musico en activo que sigue trabajando y necesita de tiempo para seguir creando. Y al final el tiempo se compra.
Saludos

Buenas! Estoy contigo en que es una enorme mentira que 'todo músico tiene derecho a ganarse la vida con su música'. Eso no es así, porque yo –que soy músico– sí tengo derecho a ganarme la vida con mi música. Otra cosa es que me la quieran comprar. Creo que yo –y sólo yo– decido lo que hago o haré con mi música: venderla, compartirla, donarla, etc., pero soy yo quien decide no otros. Si yo quiero venderla lo hago, otra cosa es que me la compren. Si yo quiero compartirla con otros, lo puedo hacer, pero seré yo quien lo decida. Acertaré o me equivocaré, pero seré yo quien tome la decisión de hacerlo. No serán otros los que digan si mi música debe ser pirateada, compartida o vendida. Es como si yo decidiera qué hacer con lo que hay en tu frigorífico: me lo llevo gratis o me lo llevo y te dejo dinero por ello, o no me lo llevo. es como si yo te dejo mi coche para que lo utilices y luego tu le alquilas mi coche a otro.

hola, yo me dedico a esto de la "musica", quisiera felicitarte por el articulo ya que no suelo leer nada con sentido acerca de este tema.
Lo primero que me gustaria comentar es que la industria discografica es la que esta en crisis, todo esta cambiando a una velocidad increible y nos tenemos que ir adaptando, pero los grupos que realmente interesan a la gente hacen sus conciertos y venden su musica y productos. Estamos entrando en una epoca mas real, van a desaparecer casi todos los grupos "basura" que han sido famosos por la publicidad y no por el interes de los oyentes.
Tambien me gustaria recalcar que tanto la SGAE como el gobierno deben ayudar a la cultura musical fomentando el interes en los colegios y ayudando al artista que de verdad lo necesita, espero haber aportado algo, un saludo y hasta otra, tengo muchas mas cosas que decir....

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal