Cuando el abismo te devuelve la mirada

Por: | 17 de diciembre de 2011

Records

Cada fin de año llega el momento en el que todo crítico musical afronta uno de esos retos tan inútiles como divertidos (de confeccionar y de consumir): las listas del año. A golpe de tedio, quienes escribimos sobre música nos vemos empujados a buscar otros puntos de vista, enfoques o factores comunes, en pos de un proceso de selección fresco y que evite el mimetismo con otros periodistas y publicaciones musicales. Es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo.

Viéndome en estos menesteres, en los últimos días me he encontrado una vez más con largos listados de los discos publicados en 2011, tanto nacionales como internacionales, rastreando ganadores o inequívocos merecedores de un lugar en esas místicas votaciones que, al final, sólo servirán para que algunos lectores refuercen sus gustos y que muchos otros consideren que soy un imbécil que no sabe nada de música.

Partiendo de que es imposible que alguien haya escuchado todos los discos editados en 2011, todo el proceso es una pantomima desde su propio origen. Además, gran parte de los críticos musicales que corren por ahí sólo tienen en cuenta lo que han escuchado en su trabajo (que no suele rozar el eclecticismo ni de pasada, créanme), es decir, lo que han recibido en su buzón, su redacción o de mano de algún promotor/manager/músico de piernas largas. A eso hay que añadir los dichosos perfiles editoriales que encorsetan lo que puede, o no, estar en la lista de lo mejor del año de tal o cual publicación. Una farsa, vamos.

Volviendo a mi fruncida revisión de lo editado este año, les contaba que me puse a repasar listados de novedades con ánimo conciliador y espíritu de buscador de tesoros. A medida que chequeaba iba recordando y seleccionando: “el disco de Jonathan Wilson estaba genial, y el de Twilight Singers, fantástico, y qué maravilla el disco acústico de J Mascis” pero, según iba haciendo esa preselección, no pude evitar pensar en varias ocasiones: “madre mía, qué cantidad de basura” o “todo esto es la misma mierda de siempre”. Los yankis lo llaman “the big picture”, Nietzsche, interpretado de forma libre, lo llamaba el abismo.

Repasando una buena parte de lo editado en 2011, sólo queda una conclusión posible: la producción discográfica, en general, apesta. Todo es prefabricado y teledirigido, productos diseñados para encajar en tal o cual grupúsculo sociocultural (desde la choni al gafapasta, el neo-festivalero o el viejo rockero trasnochado) y aspirar a recrear tópicos de la historia del disco, como el grupo que crece con el boca a boca, el fenómeno descubierto en MySpace, el viejo songwriter que alcanza la plenitud en su madurez o el descarado grupo de jovencitos jodidamente cool. Todo basura. Hasta muchos de los supuestamente infalibles parecen estar en una huida hacia delante en la que tienen que conjugar lo que hacen, lo que espera la gente que hagan y lo que realmente querrían hacer. Claro que hay cosas buenas, y discos fantásticos pero, ¿no está todo, no sé, diluido, rebajado con unos cuantos dedos de mediocridad?

More records

Xavi Sancho escribía hace unos días, en estas mismas páginas, sobre la negativa general a apoyar los destellos de modernidad, y la vuelta a formas musicales basadas, más que en la inspiración, en la pura imitación; y tiene razón. Pero, ¿qué modernidad? La mirada a los clásicos es inevitable porque, la verdad, poca cosa podemos hacer ya a la hora de crear música, aparte de alterar y desordenar factores. El problema llega cuando uno no recurre a escuchar a Crosby, Stills, Nash & Young pero flipa con unos petardos como Fleet Foxes o cuando se deja fascinar por Kitty, Daisy & Lewis sin haber escuchado en su vida a Bill Haley, por ejemplo. Revival ha habido siempre pero, de ahí a contar la vieja película como nueva, hay un trecho.

Esas infuencias son inevitables y, desde luego, no incompatibles con hacer algo fantástico. Reescuchando el “Songs For Beginners” de Graham Nash es imposible no detectar grandes similitudes con lo que hace Wilco, lo que no quiere decir que esto último sea un paquete. Lo mismo podríamos aplicar a Violent Femmes y Wave Pictures, sin cargarnos a estos últimos por exceso de inspiración. Otra cosa es que el 80% del rock americano de raíces no es sino un fusilamiento masivo de Tom Petty, Bob Dylan, Neil Young y tantos otros, al igual que todo el moderneo, el tecnopop, etc, hace lo propio con Ian North, Talking Heads, Eyeless In Gaza, Ultravox, o cualquier vieja referencia del catálogo de Cherry Red, Factory, 4AD, etc. Hasta el primer disco de Duran Duran suena más moderno que el paripé que hay que aguantar de algunos grupos “modernísimos”, de esos con cantante afectado y tecladito de doce teclas.

El problema no es que las nuevas bandas beban, se inspiren e incluso imiten, eso ha ocurrido desde tiempos de Chuck Berry. Siempre será mejor copiar con gracia que ser original y ser un ladrillo, pero la mayor parte de copias que se producen en la era líquida en la que vivimos, se basan en conceptos estéticos, reproducción banalizada y muy poca sustancia. No queremos algo nuevo, queremos algo bueno y, a poder ser, de verdad.

Por eso, últimamente, enfrentarse a las listas de lo mejor del año, acaba siendo algo realmente deprimente. Hagan la prueba, echen un buen vistazo a todo lo editado este año, y piensen cuantos grandes discos encuentran. Grandes de verdad, no buenos o disfrutables. Miren al abismo y verán que el abismo les devuelve la mirada con cientos de referencias que, probablemente, dentro de unos años no se encuentren ni en la caché de Google.

Hay 15 Comentarios


Mi lista sugerida con álbumes relevantes en www.resenasonoras.wordpress.com


Mi lista sugerida con álbumes relevantes en www.resesasonoras.wordpress.com

M83, Bon Iver, Girls, Washed Out, Battles e incluso Adele, así de primeras, han hecho buenos discos y ni siquiera los has nombrado. Y los que no habré oído!

Parece que hay opiniones para todo, De eso se trata, ¿no?
Coincido en que no hay tantos buenos discos nuevos, algunos si porsupuesto, pero eso tambien ha sido así siempre y ni cualquier tiempo pasado fue muejor ni el presente es una porqueria.

A Jordi G.L contestarle que tiene razón en lo que quiere transmitir, pero el caso es que hay pocos Barça-Madrid al año y muchos partidos de aficionados ;-)

Hola Yahvé,
Muchas gracias, me da igual lo mainstream o lo alternativo (unos se creen más "guays" por adjudicarse esos adjetivos y otros al contrario, ya ves), a muchos como yo lo que nos interesa son referencias por parte de gente que tenga más tiempo para inverstigar para ahora escucharlos yo y quedarme con lo que me motive.

Saludos.

Yo estoy asustado de lo rápido que se quema hoy en día a grupos que se encumbraban dos años atrás. No me creo que se pierda el talento de un día para otro y, al hilo de tu articulo, sospecho que hay mucha gente de la que difunde opinión mas interesada en estar a la última que en analizar lo que escucha.

Me salva la salud mental el que no tengo ni puta idea de música.

Ay, con lo que me gusta a mí la música...

Hay muchos discos de este año que me encantan, en el texto menciono los de Jonathan Wilson, J Mascis y Twilight Singers y en este mismo blog he escrito sobre otros cuantos (Wave Pictures, Herman Dune, John Scofield, Wilco, Gregg Allman, Lucinda Williams...).
Y podría citar más: en mi top-lo-que-sea están Centro-Matic, Tyler The Creator, Stephen Malkmus, Decemberists, My Morning Jacket, Black Keys, Yob, Tom Waits, Blitzen Trapper... Incluso el último de Ryan Adams que comenta Ferran me parece precioso.
Unos cuantos, pero no tantos.

Eso sí, cuando te pasas por las orejas más de un centenar de novedades en busca de algo tan abstracto como "lo mejor del año", es cuando ves más claramente cómo lo banal, la imitación barata y la reiteración constante dominan cada vez más el mercado discográfico, si es que podemos seguir llamándolo así.
Lo dicho, no hace falta innovación constante ni aspavientos revolucionarios, con más chicha y menos tontería en el mundo de la música, haríamos listas de lo mejor del año que serían verdad.

Los que sabéis tantíiiisimo de música no paráis de quejaros de que todo ya está inventado y que estáis aburridísimos de la muerte. Pa escribir este tipo de posts quedaos en vuestras casas con vuestros vinilos y dejadnos a los demás que vayamos descubriendo las cosas a nuestro ritmo...

Honestamente, Yahvé, si no te gusta la música, dedícate a otra cosa. Gracias.

Hola Yahvé,
Felicidades por la entrada, me rallan bastante las listas que proceden del calendario, los chinos convencionales la harán en otro mes y otras culturas en sus cambios de año, creo que un blog ya va haciendo con las entradas que va publicando su lista anual, se cierre cuando se cierre el periodo. Respecto al erial de la música actual no puedo darte la razón ni quitártela, sé que llega un momento en que las raíces personales superan a la actualidad y se deja de tener la capacidad para identificarse con lo que se va haciendo, es normal, el otro día, hablando del Ashes de Ryan Adams pensaba en ello, es uno de sus grandes discos pero ya no nos sorprende a los que le seguimos desde el principio. Estoy convencido de que por ahí hay músicos haciendo cosas que de aquí unos años serán referencias para otros, ser seducido por ellos es algo que puede suceder o no, pero eso no les restará el valor de lo que hacen. No sé, me identifico con tu visión pero no con tu análisis.
Saludos

Tan medrioque como tu supuesta critica
Vaya sarta de palabras para no contar nada, te has retratado como critico, perezoso, prepotente e ignorante. Por supuesto que ha habido buena musica publicada, lo que pasa o no la has escuchado o igual no sabes escucharla. Pero tu contento acabas de hacer como critico lo mismo de lo que te quejas, de las personas que son la causa y razon de tus pretensiones.

El mundo de la música tendría que aprender del fútbol, en el que cada Madrid-BarÇa es el partido del siglo. Pues eso, cada disco nuevo, el disco del siglo.

Tan deprimente como cierto. Por cierto, una escusa estupenda para no hacer una lista.

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal