Tres caras de Satoko Fujii

Por: | 23 de enero de 2012

Satoko Fujii by Stefan Postius

Por muy democrático que sea el mundo del jazz –con respecto a otros géneros, al menos– hay cosas que son difíciles de mantener en el lugar que les corresponde por derecho. No importa lo bueno que uno sea, hay una serie de circunstancias que condicionan inexorablemente la propia repercusión, más allá del apoyo que reciba por parte de prensa, sellos, managers y promociones varias.

Hablo de la democratización del jazz porque, en esta música en concreto, cada vez es menos capital (si es que alguna vez lo fue) ser norteamericano para ejercerla con el beneplácito natural y automático por parte del público. Mucho menos ser negro, a pesar de las sandeces que, como un niño resentido y pataleante, anda vertiendo últimamente el pobre Nicholas Payton en busca de unas migas de atención. En el siglo XXI, el jazz es más indefinible que nunca, más abierto, ecléctico y multirracial de lo que Coltrane nunca soñó.

Por ello, entre las figuras más interesantes del momento se alza la pianista japonesa Satoko Fujii, cuya personalidad musical es tan polifacética como atractiva. Digna heredera de Paul Bley, Cecil Taylor o Keith Jarrett, entre muchos otros, en su música conviven multitud de tendencias entre las que destacan el jazz, el avant-rock y el folclore de su país, siempre mezclados en diferentes cantidades según el proyecto que afronte en cada momento. Con una discografía que crece a gran velocidad (en su mayoría, muy bien autoeditada), en los últimos meses la pianista ha editado tres álbumes excelsos de tres proyectos muy diferentes, uno de ellos inédito hasta el momento. El nivel de todos ellos es altísimo pero, la distancia geográfica y la situación minoritaria de la figura femenina en el jazz (salpicada, aún, de cierta condescendencia pasiva por parte de algunos sectores de la comunidad jazzística) hacen que no se le preste la atención merecida. Echemos, por tanto, un vistazo a tres de los discos de jazz/improvisación más destacables del año pasado, fruto de una misma personalidad creativa.

 

Kaze es el nombre de un recién estrenado cuarteto en el que Fujii y su marido y asiduo colaborador, el asombroso trompetista Natsuki Tamura, se unen a dos miembros del colectivo de improvisadores franceses Muzzix: el trompetista Christian Pruvost y el batería Peter Orins. Juntos forman un cuarteto de formación atípica (dos trompetas, piano y batería) que saca a la luz una química impresionante entre sus miembros ya que, más que un proyecto de la pianista, Kaze se presenta como un esfuerzo completamente colectivo. “Rafale”, grabado en directo sólo siete meses después de formarse el grupo, es un testimonio fiel de la asombrosa mezcla de abstracción improvisada y una catarsis instrumental que roza el post-rock. No es que a la carrera de Satoko Fujii necesite de más proyectos para deslumbrar a cualquier aficionado pero Kaze es un soplo de aire fresco tanto en la discografía de la pianista como en la escena de vanguardia actual.

 

Watershed” es la segunda entrega discográfica de un proyecto en el que Fujii fusiona una rama de la música folclórica tradicional japonesa con formas de vanguardia más cercanas al free-jazz y a la libre improvisación. Esta mezcla, que en principio puede parecer antinatural, en manos de Fujii se convierte en un vehículo excepcional de fusión estilística intercontinental y atemporal. La inseparable pareja Fujii-Tamura se acompaña en este proyecto de los norteamericanos Curtis Hasselbring (trombón) y Andrea Parkins (acordeón), en una formación más atípica aún que la de Kaze. Con un repertorio compuesto por piezas originales de la pianista y adaptaciones de canciones tradicionales japonesas, el segundo disco su Min-Yoh Ensemble revalida lo ya expuesto en el también sobresaliente “Fujin Raijin”, estreno discográfico del proyecto publicado en 2007.

 

Por último, la nueva entrega de uno de los proyectos decanos de la pianista (y uno de los más interesantes): su Orchestra New York. Formada en una de sus fructíferas estancias en Estados Unidos, fue el primer vehículo orquestal de la pianista –su debut, South Wind, data de 1997– y, con el paso del tiempo, ha visto nacer a sus contrapartidas orientales en variantes como su Orchestra Nagoya, Orchestra Tokyo y Orchestra Kobe. Estas no tienen nada que envidiar a la versión norteamericana a nivel musical, pero esta última tiene el añadido de ser un all-stars del underground neoyorquino más inspirador: desde Briggan Krauss –saxofonista de Sex Mob– y Stomu Takeishi al siempre interesante Ellery Eskelin, pasando por luminarias del downtown como Herb Robertson, Chris Speed, Oscar Noriega, Andy Laster o Frank London, la Orchestra New York es una formación de auténtico lujo. “Eto”, título de su  nuevo álbum, viene a raíz de la “Eto Suite”, composición en catorce partes que sirve de columna vertebral a un disco que se sitúa en primera línea del jazz orquestal de 2011. Más ortodoxo que su trabajo con Kaze o el Min-Yoh Ensemble, la música de la ONY se acerca a formas de free-jazz contemporáneo que por momentos puede sonar como una versión modernizada y combativa de Gil Evans o Carla Bley, aunque la personalidad de Fujii no necesita de comparaciones para definirse.  

 

Estos tres registros son sólo lo último de esta apasionante pianista, la punta del iceberg en una discografía que rezuma un talento injustamente desconocido entre muchos aficionados al jazz contemporáneo. Tres discos que, por sí solos, dibujan un perfil ineludible en la improvisación del siglo XXI. Merece la pena tirar del hilo en busca de las (muchas) otras caras de Satoko Fujii.

 

Hay 2 Comentarios

Hola Yahvé,
Gran descubrimiento el que me has posibilitado, Satoko suena fantástica y con esa capacidad de producción me va a tener enganchado unos cuantos días para poder "tenerla" un poco.
Saludos y felicidades por la entrada

Tuve la oportunidad de verla en directo cuando actúo en el Bimhuis de Amsterdam, y puedo corroborar lo escrito en este blogs. Vale la pena oirla y verla, fue todo un descubrimiento para mí.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal