El jazz ya no tiene mamá

Por: | 10 de abril de 2012

Trio Digital Primitives

No lo digo yo, lo dice Cooper-Moore: “El jazz ya no tiene mamá. En el pasado tuvo varias, el ragtime, el blues, el bebop…” Mientras declama, como un reverendo en una tarima del Speaker’s Corner, Assif Tsahar y Chad Taylor tocan un ritmo furioso e hipnótico. “El jazz es una puta. Se ha vendido a los poderosos”. Y no le falta razón.

Esa es la espina dorsal del concierto que ofrecieron Digital Primitives el pasado sábado en Santander, dentro de la programación sabiamente dirigida por el Aula de Música de la Universidad de Cantabria. Sus responsables llevan unos cuantos años programando uno de los calendarios más cabales y estimulantes que ofrece la vanguardia jazzistica en nuestro país, y no es casualidad que lo del pasado sábado se sitúe entre lo más interesante que han ofrecido (y, probablemente, ofrecerán) los escenarios españoles este año. “La universidad mató al jazz”, exhortó también Moore en su “Jazz Ain’t Got No Mama”. En este caso, el comentario no fue del todo acertado.

Digitalprimitives1

Digital Primitives es un proyecto nacido de la unión de tres francotiradores de la escena más activa y comprometida de la vanguardia norteamericana. Cooper-Moore, histórico pianista del free (que en este proyecto toca multitud de instrumentos, pero no el piano), Assif Tsahar, bullicioso saxofonista y clarinetista israelí, afincado en Nueva York desde hace más de 20 años, y Chad Taylor, baterista polivalente y 50% del fabuloso Chicago Underground Duo. Los tres músicos convergen en un proyecto multidisciplinar y de una pureza extrema, plenamente comprometido con la música, en general y con mayúsculas. Pueden partir del free jazz, pero su enfoque se deja infectar por el blues, el reggae, el folk, el rock o el spoken word, sin artificios ni medias tintas. Honestidad acústica aplastante para el que quiera escucharla.

El público que disfrutó del concierto del sábado lo tuvo claro. No es fácil presenciar una actuación tan genuina, tan global, tan llena de vida. Una de esos raros momentos en los que una audiencia se sabe, sin ningún lugar a dudas, poseedora de un auténtico privilegio.

Digital Primitives 3

Al día siguiente, bajo el patrocinio de la hiperactiva asociación Sol Cultural, el mismo grupo actúo en otro lugar de Santander, en un contexto completamente distinto: la calle. Los mismos músicos y la misma propuesta combativa en un marco diferente, ante un público diferente. ¿El resultado? Similar. Cambiamos las butacas de auditorio por las cañas a la luz de las farolas, el ambiente y los niños correteando, todos asombrados por lo que ocurría ante sus oídos. Los sonidos de las aceras neoyorquinas transplantados a la capital cántabra, sin anestesia. Ahí sí que se la juega uno, y Digital Primitives ganaron. Otra vez.

Resulta irónico que uno de los mejores conciertos de jazz de la temporada tenga lugar en programaciones que operan, como quien dice, bajo radar, fuera de los focos y completamente ajeno a los canales más conocidos. Precisamente ahora, que empezamos a tener avances de lo que nos traerán los grandes festivales en los próximos meses. Esos que tienen presupuestos, subvenciones y sponsors, que programan a artistas pop cuyo catering cuesta tanto como el caché de uno de estos grupos auténticos, pero (presuntamente) “poco rentables”. Esos que se jactan de albergar en sus carteles lo mejor del jazz cuando lo único que garantizan es una profunda somnolencia, en el mejor de los casos, ante la simple lectura de sus reiterativos programas. Ya se sabe, cuando manda el dinero, no mandan las sorpresas, y esto no es algo que ocurra exclusivamente con el jazz, ni mucho menos. Por eso resulta tan refrescante encontrar estas propuestas y contemplar como un público no especializado se muestra tan receptivo y encantado, desafiando todos los prejuicios de los programadores iletrados y perezosos.

Chad Taylor

Dicho todo esto, un pequeño vistazo al jazz que pasará por clubes o pequeños auditorios de nuestro país en abril nos demuestra que, el que busca, encuentra. Por supuesto, no cabe duda de que el evento jazzístico del mes es la gira de Robert Glasper, enmarcada dentro del festival itinerante Jazz In Blue, que le llevará a Barcelona (13 de abril), Madrid (19 de abril), Málaga (20 de abril), Murcia (23 de abril), Avilés (26 de abril) y Valladolid (28 de abril). El pianista presentará su recién aparecido “Black Radio”, una explosiva mezcla de estilos que podría ser la contrapartida de raza a las ñoñerías de Esperanza Spalding, que también tira de “radio” en los últimos tiempos. Joven, orgulloso y lleno de talento, Glasper ha convertido en trayectoria lo que en un principio parecían simples escarceos con el hip-hop, compartidas con amigos como Bilal, D’Angelo o Mos Def. Para algunos, se ha alejado demasiado del jazz; para otros, está entre quienes empujan está música hacia su futuro. Verle en directo puede resultar revelador.

RobertGlasperExperiment2byMikeSchreiber

Bajando a pie de club hay una cita ineludible que, como con dos de los conciertos de Glasper, se presenta dentro del estupendo Ciclo 1906 Jazz, que ya lleva unos años realizándose, siempre con éxito y buen gusto. La propuesta en cuestión es FLY, un supertrío compuesto por el saxofonista Mark Turner y la sección rítmica del célebre trío de Brad Mehldau: Larry Grenadier y Jeff Ballard. Todos han estado en nuestro país en repetidas ocasiones (Turner ha tocado y grabado por aquí con mucha asiduidad y Ballard llegó a vivir una temporada en España cuando aún era un baterista desconocido), pero estos conciertos prometen ser muy especiales, más aún en pequeños clubes de jazz de ciudades como Valencia (24 de abril), Madrid (25 de abril), Bilbao (26 de abril), Barcelona (27 de abril) y Lugo (28 de abril). Músicos y amigos, esta formación de élite lleva tocando muchos años, pero no se reúnen tanto como sería deseable, así que es aconsejable no perdérselo.

MarkTurner

Otro grupo muy interesante es el del contrabajista y compositor Arthur Kell, miembro del colectivo Brooklyn Jazz Underground y asiduo a los clubes de jazz de nuestro país. Lo especial de la ocasión es que Kell se presenta con un cuarteto reformado con nuevos miembros muy interesantes. No es que hasta ahora no haya venido acompañado de nombres interesantísimos (como Loren Stillman, Gorka Benítez, Joe Smith o el fabuloso Brad Shepik), sino que la sustitución de Stillman, Shepik y Smith por Michael Blake, Nate Radley y Mark Ferber puede dar un color muy diferente a su música. Ferber y Radley son dos de los músicos a tener en cuenta en la escena neoyorquina actual y Blake es, sencillamente, uno de los mejores saxofonistas de su generación, motivo más que suficientes para acudir a los conciertos de Gijón (18 de abril), Valencia (19 de abril) o Barcelona (20 de abril).

Hay otros conciertos más que interesantes, en especial el del trío de Vijay Iyer en el homenaje que cada año le brinda el Aula de Cultura de Getxo a Pío Lindegaard (28 de abril), pero también los de Steve Kuhn (17 de abril, Lugo) y Chico Freeman (19 de abril, Vigo) en el XVII Ciclo de Jazz de la Fundación Barrié, o los dos conciertos que ofrecerá el mítico guitarrista Pat Martino en Bilbao (27 de abril, en la misma sala en la que toca Kenny Barron el día 30) y Pamplona (28 de abril, dentro del Ciclo de Jazz UPNA). No digáis que no estabais avisados.

Hay 4 Comentarios

Qué grandes los Digital Primitives. Cómo me arrepiento de no haber asistido al concierto de Barcelona el año pasado.
A ver si vuelven por aquí!

Bueno, Nina Simone tampoco tenía madre, ni padre... (ni casa, ni zapatos, ni dinero...) y seguía siendo genial.
´
http://planetamancha.blogspot.com/

If you like hip-hop, you might like my blog, Rhymes and Reasons. It’s a series of interviews with hip-hop heads who discuss their lives and a few songs that matter to them. Pretty powerful stuff. Check’em out here:
http://thisisrhymesandreasons.wordpress.com/

Niños acercándose al free jazz!! Y a plena luz del día!! Hay testimonios gráficos de eso... ;)

Reconforta saber que el jazz no 'pop' se acerca a nuevos públicos sin prejuicios ni elitismos... Ojalá fuera la tónica general...

Por cierto, gran titular!!

Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal